Descubre todo sobre Alfonso Ugarte: biografía, muerte y más

Alfonso Ugarte y Vernal fue un militar peruano que también desempeñaba tareas como agricultor y empresario. Fue uno de los más resaltantes héroes de la guerra del pacífico.

Biografía de Francisco Ugarte

Alfonso Ugarte nació en la ciudad de Iquique en la provincia de Tarapac, según su documento bautismal, que se registra en el libro No. 26, del área de San Lorenzo de Tarapacá, está fechado el 13 de julio de 1847 y, dado que lapso que paso desde su nacimiento no se menciona, se acepta que así fue. Traído al mundo ese día. Sus padres eran ricos cargadores de Tarapaca, Don Narciso Ugarte y Rosa Vernal Carpio. Estudió en el lugar donde creció y en Valparaíso, donde se graduó como contador.

En 1876 regresó a Iquique, donde trabajó en el trato con las organizaciones de salitre de su familia, y en el ámbito civil se convirtió en el alcalde de Iquique en 1876, importante miembro de la beneficencia social y uno de los autores en diciembre de la Compañía de Bomberos de Iquique, una de las más experimentadas en el Perú, terminó siendo su tercer teniente.

Hacia el inicio de la Guerra del Pacífico,  Alonso Ugarte, quien estaba dispuesto a hacer un viaje a Europa por asuntos de negocios de la firma Ugarte Zeballos y compañía que él mismo había hecho, optó por permanecer en el lugar donde creció.

Compuso una brigada con su propio dinero, un regimiento formado por especialistas y artesanos de Iquique, a los que llamó Batallón «Iquique N ° 1», compuesto por 429 combatientes y 36 oficiales, cuya dirección esperaba. Hizo una confirmación y dejó pruebas de que estaba posponiendo su matrimonio con su primo Timothy Vernal.

Se interesó en el choque de San Francisco o Dolores y en la escaramuza de Tarapacá. En el último mencionado, luego de poner a los guardabosques chilenos en el disparo de su unidad, fue herido por un proyectil en la cabeza, considerando todo, siguió luchando y visitó el campo para mantener una distancia estratégica desde que se hizo la encuesta de los caídos.

Después del triunfo, se negó a ser llevado a Arequipa para su arreglo; ni cuando contrajo enfermedad intestinal, tuvo que pedir permiso de bienestar. Se retiró junto a la fuerza armada peruana y la población de Tarapacá a Arica. Ugarte fue líder de la Octava División en la protección de la ciudad de Arica, donde participó en las dos reuniones militares del Coronel Francisco Bolognesi. (ver: Profirio Diaz)

Muerte en la batalla de Arica

En la Plaza de Arica esperaba el puesto de Comandante de la Octava División del Ejército del Sur y se interesó en las dos Reuniones de Guerra que trajo el viejo Coronel Francisco Bolognesi, en las cuales se hizo la afirmación de proteger la plaza «hasta el punto cuando el ultimo cartucho esta quemado «.

Murió luchando sin miedo en el choque de Arica, lo que fue de admirar, ya que era un ciudadano regular y no un oficial militar. Unas cuantas historias muestran que fue propulsado montado en su corcel desde el punto más alto de Morro, transportando con él el estandarte de Perú, para evitar que el enemigo lo aceptara como trofeo, murió al parecer entre las piedras.

Esta declaración es más probable que no haya sido transmitida por los observadores y también se dice que durante mucho tiempo se descubrió el esqueleto de un caballo que se había caído al pie de la pendiente. El estudiante de historia Clements R. Markham también registra esta adaptación en su auténtico trabajo sobre la Guerra del Pacífico.

No obstante, a pesar del hecho de que en las partes peruanas sobre el choque de Arica, se hace referencia a Ugarte como uno de los asesinados en la ladera junto al Coronel Bolognesi, ninguno de ellos habla de su salida al océano a caballo. Sea como fuere, debe considerarse que en esa época no era normal  dar sutilezas sobre el camino de la muerte de un guerrero.

Un observador de la realidad fue un oficial chileno que luchó en la ladera de Arica, quien, en una carta que el escritor chileno Pascual Ahumada distribuyó en su libro Guerra del Pacífico: registros oficiales, confirma que Alfonso Ugarte, como adversario, pensó estaba escapando, ya que no daba pelea y lo veía caer.

El surtido de Ugarte se encontró al pie de El Morro, según lo registrado por el ministro de barrio de Arica, José Diego Chávez, en el libro de sepulturas, fechado el 15 de junio de 1880, con el cuerpo colocado en una especialidad del panteón cercano.

El cuerpo reconocido como el del coronel Alfonso Ugarte fue trasladado a Lima en 1890, junto con las partes restantes de diferentes guerreros ejecutados en la guerra. En la versión del periódico de Lima El Comercio del 10 de julio de 1890, se hace referencia a que, antes de la repatriación, se abrió su gabinete en Arica y se encontraron «partes del cuerpo y un calcetín con el nombre de su marca». Una reunión de distinguidos tarapaqueños transportó las partes restantes en un desfile conmemorativo al sepulcro del mariscal Castilla. (ver: Pascual Orozco)

Mucho tiempo después, las partes restantes se guardaron en la catacumba familiar en la que la madre de la leyenda había trabajado, en el cementerio de Lima. Más tarde fue cambiado a la Cripta de los Héroes de la Guerra de 1879, en el Cementerio del Presbiterio Maestro, donde ahora mismo descansa, en la tercera dimensión, dentro de un cofre de piedra.

Intentando aclarar la disputa sobre el cuerpo de la leyenda, Geraldo Arosamena Garland logró en 1979, en su capacidad como líder del Centro de Estudios Histórico-Militares del Perú, la aprobación para abrir la supuesta tumba de Alfonso Ugarte, encontrando, esencialmente, su Partes restantes y parte de su uniforme envuelto por una pancarta peruana. Estaban en gran condición, particularmente el cráneo y la cara.

En este vídeo podrá encontrar muchos datos interesantes sobre este importante personaje de la historia peruana:

Alfonso Ugarte en el Arte y la literatura

En medio de la guerra, las obras de teatro comenzaron en la escaramuza de Arica; De esta manera, se ha encontrado una propaganda chilena en la que se ve a Alfonso Ugarte arrojándose desde la nariz de Arica en su caballo y buscado por cinco guerreros que vuelan la bandera chilena. En la imagen, Ugarte no tiene la bandera peruana en sus manos.

Hay dos composiciones célebres que hablan de la leyenda que transmite la pancarta peruana y que salta a caballo desde el Morro de Arica. Uno fue elaborado por el pintor limeño Juan Lepiani y el otro por el artesano italiano Conde Agostino Lodovico Marazzani Visconti en 1905. El último se muestra en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, ubicado en la Plaza Bolívar de Pueblo Libre. Lima

La escritura y el verso han hecho adicionalmente la variante dominante de la transmisión de Ugarte a la suya. El artista José Santos Chocano, en su renombrada «Epopeya del Morro», versifica el paso del santo de la manera que lo acompaña:

De pronto, en su corcel, entre el tumulto
que arrolla el invasor, rápida avanza
Alfonso Ugarte: esgrime un meteoro.
Tal en las sombras del dolor oculto
brilla a veces un rayo de esperanza…

Es blanco su corcel (cascos de oro
y pupilas de Sol). Rasga la bruma
como flecha veloz; y sobre el alta
cumbre erguido en dos pies, salpica espuma
con relincho de horror… ¡y luego salta!

Estrellóse por fin en la ribera;
y la ola al besarlo lastimera
lo envolvió en la mortaja de su espuma:
mientras un solo instante, uno tan solo,
detuvo su fragor la lucha fiera;
que todos, todos, con sorpresa suma,
parecían mirar entre la bruma
el rayo aún de esa veloz carrera…

alfonso ugarte

De hecho, incluso un creador chileno ha novelizado la leyenda:

Cita textual de la página 279, tomo 3:

«… Al galope nervioso de su caballo, sereno como en unas maniobras abandonó Alfonso Ugarte el reducto protector y dio vuelta en torno, para ir hasta los artilleros y fusileros que estaban a espaldas del cuartel, sobre la arista del morro que da al mar. A una voz suya, todos los fusiles enmudecieron y los soldados, al volverse, pudieron contemplar la soberbia estampa del coronel iquiqueño, recortada en el vértice del peñón contra el telón de fondo del océano. Le vieron también cómo, con un gesto resuelto se desprendió de su capote y lo echó sobre la cabeza de su caballo. Luego, irguiéndose, sobre los estribos, gritó con toda su alma ¡Viva el Perú! y picando espuelas se lanzó al vacío. Con un grito de estupor estrangulado en las gargantas, peruanos y chilenos, vieron al altivo jinete volar, como en un caballo alado y describiendo una impresionante parábola, ir a estrellarse contra las puntiagudas rocas asomadas en la espuma del mar que azota los pies del morro.»

Jorge Inostroza c.

Importancia

Es injustificable disminuir la valentía de Alfonso Ugarte a su epopeya que transcurre en la ladera de Arica. A decir verdad, su caballería comienza cuando comienza la guerra, al igual que un joven y organizando una excursión de trabajo a Europa, optó por permanecer en su país para agregarse a su barrera.

Los activos monetarios de su familia los hicieron accesibles a su nación socavada, en un solitario movimiento de separación. Él mismo, formó, preparó, vistió y mantuvo con su propio efectivo una unidad completa, el Iquique, cuya dirección tomó. Siendo solo un personal no militar, con una preparación militar ad libbed, demostró la intrepidez y la perseverancia en la zona de guerra.

En este video, aprenda algunas cosas sobre Alfonso Ugarte

Dejar Comentario