Descubre todo sobre la Batalla de Huamachuco, historia y más

La batalla de Huamachuco tuvo lugar en los Andes del Perú en el año 1883, entre el Ejército peruano a solicitud del general Andrés Avelino Cáceres y el Ejército de Chile, dirigida por el Coronel Alejandro Gorostiaga, dentro del ámbito de la guerra del Pacífico.

batalla de huamachuco 1

Eventos previos a la batalla de Huamachuco

Después de la Batalla de San Pablo, el Coronel Miguel Iglesias emite una presentación de la hacienda de Montan el 31 de agosto de 1882, en la que se pide la concordancia entre Chile y Perú, lo que hace que la cesión provincial sea una parte notable de la comprensión. Andrés Avelino Cáceres estaba en contra de una serenidad de este tipo.

Te Recomiendo Ver...

Iglesias contó con la asistencia de los dominios del norte del Perú y otras potencias peruanas en Lima como el Coronel Manuel de la Encarnación Vento, quien se encontraba en Canta con una intensidad de 300 hombres. En enero de 1883, Iglesias se comunicó a sí mismo como “Presidente Regenerador de la República”.

Los emisarios de Iglesias responsables de Juan de Lavalle inician una empresa amigable con los chilenos a cargo de Jovino Novoa en Chorrillos. Con el presidente Francisco García Calderón derrocado en Santiago, Lizardo Montero como primer vicepresidente reconoció al cuerpo legislativo de Perú desde el 28 de septiembre de 1881 y realizó el congreso en Arequipa. (Ver articulo: Perú republicano)

batalla de huamachuco 3

Desde Arequipa llegó primero a Tarma y, un rato después, a Canta Coronel Isaac Recavarren con 200 hombres que empezaron desde el ejército de Lizardo Montero. Retirar el órgano de gobierno de iglesias. Corre con Recavarren el Coronel Leoncio Prado. El 3 de abril de 1883, las tierras de Cáceres en la orilla de Chancay y el Coronel Urriola parten en el Corvette de Chacabuco, tolerando fortalezas de Lima, por las cuales Cáceres sale a Canta y luego a Tarma.

Te Recomiendo Ver...

El 3 de mayo de 1883, la base del Tratado de Ancón fue acordada entre Patricio Lynch y Miguel Iglesias, quien acepta este plan de juego oculto de Cajamarca. Lynch espera golpear a Cáceres y enviar a León García con 2,000 hombres para Canta (regimientos de Buin, Línea 4, Curicó, Aconcagua y 150 jinetes de Granaderos), a Del Canto con 1,500 para Lurín (contingentes de la línea 2, Coquimbo y Granaderos).

Las dos fuerzas se unieron en Chicla el 5 de mayo de 1883. Junto con las tropas de García estaban dos coroneles peruanos relacionados con Iglesias: Manuel Vento y Luis Milón Duarte. Lynch también hizo un crédito en mayo de 1883 al mediador Mariano Castro Saldívar por la compra de los arreglos que arman poderes firmes a Iglesias como Vidal García en Trujillo con 200 hombres, Genaro Carrasco en Piura con 480 hombres y estos no son emboscados por guerrilleros de Cáceres.

El 16 de mayo de 1883, Cáceres formó un grupo asesor de guerra en Tarma y se dirigió al norte. El 21 de mayo de 1883, León García llegó a Tarma y del Canto se reunió el 26 de mayo, pero Cáceres ya no estaba en el vecindario hacia Huaraz para reunirse con Recavarren. Cáceres con 2,300 hombres se reúne en el Cerro de Pasco el 30 de mayo y, cruzando la Cordillera Blanca en Arguaycancha, llega a Huaraz el 15 de junio de 1883.

Ante los temas de solicitud entre García y Del Canto en Tarma, Lynch se nombra como nuevo pionero del esfuerzo a Marco Aurelio Arriagada que sale de Lima y se encuentra en Aguamiro en Huánuco el 12 de junio de 1883, tomando el control de la Tropas de Del Singing y García.

Movimientos para llevar a cabo la batalla de Huamachuco

Para garantizar a Miguel Iglesias y su organización con un número de 400 hombres en Cajamarca, Patricio Lynch envía a Alejandro Gorostiaga de Trujillo a Huamachuco el 3 de mayo de 1883, para evitar que Recavarren golpe la Asamblea de Iglesias.

Antes del paseo de Cáceres a Huaraz, Arriagada con 3.000 hombres lo completa las grandes naciones del sur, cruza la montaña de Guaramarca y se pone en contacto en Recuay el 17 de junio de 1883. En ese punto, Gorostiaga estaba en la sierra norte.

El 20 de junio las fuerzas de Cáceres y Recavarren se encuentran en Yungay. Cáceres incorpora la circunstancia de que Gorostiaga va hacia el este y que cruza la montaña que corre por la Laguna de Llanganuco, conectando en Pomabamba el 26 de junio de 1883. La severidad de la carrera de montaña y la falta de asistencia a los cursos de acción disminuyen su tropa.

En el momento en que se conocen estos planes, Cáceres envía noticias falsas a Yungay, quien dijo que cubrirían sus fuerzas en la sierra sur, detrás de la Cordillera Blanca. Arriagada se conecta a Huaraz y luego a Yungay el 23 de junio de 1883, abandona el rumbo norte y viaja hacia el sur, experimentando Huánuco, Cerro de Pasco, allí se encuentra con las tropas de Urriola enviadas por Lynch el 12 de julio, y no encuentra a Cáceres finalmente llegando.

Lima el 5 de agosto de 1883. En la parte que Arriagada levantó a Patricio Lynch en su entrada a la capital, dijo que de los 2,870 hombres que salieron de Lima, perdieron en la pelea 571 a pesar de no haber estado involucrado con los militares de Cáceres. Sin embargo, solo con montoneros, estos contratiempos fueron esencialmente el resultado de fallos debidos a enfermedades y abandono.

Te Recomiendo Ver...

Gorostiaga llega a Sihuas el 25 de junio de 1883, de todos modos, luego de observar los carriles y aumentos impedidos, regresa a Huamachuco, y además se entera del asunto social de las fuerzas de Recavarren y Cáceres. Gorostiaga deja Sihuas y se encuentra con Corongo contactando a Pallasca y cuidando de que Cáceres esté en Pomabamba, deja Pallasca en dirección a Mollepata para llegar a Huamachuco y quedarse quieto frente a González.

Para ayudar a Gorostiaga, González sale de Trujillo y se pone en contacto en Santiago de Chuco con 600 hombres, con él pasando provisiones y municiones. Experimentan que Mollepata, Tres Ríos llegaron a Huamachuco el 6 de julio de 1883. Alrededor de esa fecha, las fuerzas chilenas agregadas tenían 1,500 hombres de las tres armas. A fines de mayo de 1883, Trujillo incluía las fuerzas del Coronel José Mercedes Puga, quien había creado sus fuerzas en Cajamarca y era leal a Cáceres.

Cáceres se encuentra con Conchucos y se pone en contacto en Mollepata y sabe que el avance de González envía a Recavarren a golpearlo en Tres Ríos, pero las tropas de González no descansan y continúan su paseo sin encontrarse con Recavarren.

Cáceres se pone en contacto en Tres Ríos el 7 de julio de 1883, donde hace un importante cuerpo de guerra y se enfrenta a las fuerzas chilenas. En esa fecha, los poderes de Cáceres lograron 1,440 hombres equipados con los rifles Peabody y Remington, sin cuchillos, con ausencia de municiones (30,000 unidades) y potencia mínima montada, que se basó en 11 armas de contrastes.

Batalla de Huamachuco

El 8 de julio de 1883, Cáceres decidió no tomar la mejor forma de acercarse a Santiago de Chuco para lograr la ciudad, pero la mejor manera de llegar a Escalerillas al sur de Huamachuco se expandió por la montaña de las Huaylillas y las estaturas de Cuyulga hacia el sureste. (Ver articulo: Confederación Perú boliviana)

Cáceres ordena al Coronel Francisco de Paula Secada que salga a la plaza desde la pendiente de Santa Bárbara, el Coronel Pedro Silva embosca en beneficio de la ciudad y el Coronel Isaac Recabarren la izquierda que recibe suministros dejados por las tropas chilenas.

Las fuerzas de Gorostiaga se alejan de la ciudad de Huamachuco para terminar en una posición desventajosa, perdiendo municiones. Con esto incluyen las estaturas de la montaña Sazón hacia el norte, donde encuentran puestos de la época inca que les sirven de seguridad. El 9 de julio de 1883, algunas asociaciones de Cáceres que tenían la ciudad de Huamachuco y empujaron hacia la montaña de Sazón, intercambiaron disparos de rifle con las potencias chilenas que fueron eliminadas.

A las 3:00 pm de ese día, 200 hombres de la ciudad vecina de Santiago de Chuco se reunieron en el campamento peruano bajo solicitud de Santiago Calderón y otros vecinos excepcionales, transportando con ellos pan, harina y coñac para los militares. El personal de posicionamiento de Cáceres comienza la experiencia el 11 de julio.

El 10 de julio de 1883, Gorostiaga comenzó el movimiento de dos asociaciones hacia Cerro Cuyulga antes de que las fuerzas del Coronel Puga, que estaba en Trujillo, se reunieran con las divisiones de Cáceres. Cubiertos por la niebla, una asociación de zapadores, entrenada por el capitán Amador Moreira, se zambulle desde el Cerro Sazón y luego, a petición del capitán Ricardo Canales, hacia Santa Bárbara. Para enfrentarse a los de Santiago de Chuco, Cáceres envía una asociación de Junín y Jauja, haciendo retroceder a las asociaciones chilenas.

Para reducir el retroceso a los Zapadores, Cáceres envía asociaciones de los Cazadores de Concepción y Marcavalle en el curso del Coronel Juan Gastó, intentando incorporar a las tropas chilenas en el retroceso. Para garantizar la última referencia, Gorostiaga envía una asociación desde la unidad de Concepción bajo el curso del Capitán Luis Dell’Orto.

Asimismo, envía el flanco izquierdo chileno a otras dos asociaciones de Concepción y Talca que se enfrentan a la división del Astete alemán. Antes de la carga peruana, las tropas chilenas se retiran a la montaña Sazón, su motivación de vuelo. En un movimiento consistente, las asociaciones chilenas se pelean, a medida que nuevos contingentes peruanos entran a la batalla.

La lucha es el combate a la izquierda chilena en la inclinación de Conochugo hacia donde Gorostiaga envía nuevos poderes para garantizar a los oficiales y las armas de fuego montadas. La moderada chilena fue vigilada continuamente por la asociación del regimiento de Talca, coordinada por Julio Meza, quien luchó contra las asociaciones de Manuel Cáceres.

A las 12:00 las fuerzas peruanas avanzan subiendo la montaña Sazón incluyendo su base y las inclinaciones. La batalla se libra sobre la inclinación de la inclinación. Cáceres envía las pistolas para señalar el propósito más sorprendente de la inclinación para tomarlas. Las fuerzas de Cáceres nunca volvieron a tener municiones y sin picas se miran con los topes y en movimiento de la pendiente.

Gorostiaga muestra una pila del escuadrón de Cazadores a Caballo, enseñado por el Sargento Mayor Sofanor Parra, cerca de un cargo general a la hoja de su infantería contra la línea peruana. La infantería peruana es expulsada en toda la línea, antes de que esta nueva condición Cáceres ordene que la artillería regrese a su posición única para cubrir el retroceso de todos modos, cuando estaba haciendo este movimiento, es tomada por los oficiales chilenos.

Mientras tanto, Cáceres, seguido por su escolta, se dirige al campo donde se terminó la dispersión de la infiante  ría peruana, dando sentido a cómo reagrupar al regimiento Tarma y lo abordó para hacer una resistencia definitiva. Golpeada por la infantería y los oficiales chilenos, la unidad fue pulverizada y la escolta del general pasó en su mayor parte. El teniente Gamarra sugiere esta última vez de la batalla.

Después de la demolición peruana, las tropas chilenas comenzaron el maltrato de los dispersos, los coroneles Isaac Recavarren y Leoncio Prado, quienes fueron heridos, fueron expulsados ​​del campo por sus guerreros, el segundo sería recibido en poco tiempo. Finalmente, la infantería chilena mantenida con dos trozos de enormes armas tiene la circunstancia de cuyulga inclinada. Los oficiales se esforzaron infructuosamente por conseguir al general Cáceres.

Dejar Comentario