Conflicto armado en Colombia: Origen, historia, causas y mucho más

El conflicto armado en Colombia es una serie de sucesos violentos que han estado presentes durante casi dos décadas. Esto ha llevado a Colombia a ser conocido como uno e los países más violentos del mundo. Aprenda sobre este tema en el siguiente artículo.conflicto armado en colombia 1

Antecedentes y Actores del conflicto armado en Colombia

El contexto histórico de Colombia en los últimos sesenta años ha sido marcada radicalmente por el conflicto armado. Ante todo, la desigual repartición de la tierra y la ausencia de espacios para el apoyo político dieron lugar a la utilización de la brutalidad y la lucha armada.

Una técnica que en los próximos años se fortaleció con la irrupción de la distribución de drogas, la guerra narco-psicológica, la proximidad de nuevos personajes políticos y equipados en un escenario de batalla progresiva, Guerra Fría y guerra contra el miedo, convirtiendo la lucha en su razón de ser y estrategias de subsistencia.

Te Recomiendo Ver...

En esta circunstancia única, los grupos armados han apoyado la utilización del salvajismo como la estrategia principal para cambiar la sociedad y con la expectativa de no permitir cambios que puedan considerarse legítimos.

En este sentido, la ruptura hecha por los desacuerdos, la utilización de la brutalidad y la batalla por el poder denotaron los elementos sociales y políticos que se han producido en Colombia desde que la República se construyó (siglo XIX) hasta la actualidad, cuando Colombia abre otra parte en su historia con las formas actuales de armonía.

Tiempo de La Violencia

En el siglo diecinueve, el Partido Conservador y el Partido Liberal de Colombia estaban regulados. El primero fue descrito por tener una motivación continuista del marco social y político que aseguraba los intereses de la clase acomodada; mientras que el segundo, se mostró como un cambio electivo y con respecto a los intereses de los comerciantes y las agrupaciones menos apoyadas de la sociedad.

Te Recomiendo Ver...

La batalla entre las dos potencias se probó a través de 54 guerras comunes: 14 de tradicionalistas contra disidentes, 2 de inconformistas contra moderados y 38 de no conformistas contra no conformistas. El encuentro terminó liberándose en lo que se conoce como el tiempo la violencia.

El Bogotazo

Hacia el comienzo del siglo XX, enfrentamientos entre inconformistas y conservadores, el aumento de la crueldad, las muertes y las animosidades fueron la petición del día. El entorno social y financiero en el que se impuso la nación  cultivó los procedimientos de radicalización de los acontecimientos políticos.

La muerte del competidor presidencial liberal Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, provocó una afluencia de salvajismo en la ciudad de Bogotá, conocida como el Bogotazo (1948), que en poco tiempo se extendió a todo lo que queda de la nación.

Se produjeron actos brutales como incendios a estructuras publicas, destrucción de documentos, muertes de autoridades, emboscadas en tiendas, robos a iglesias…

En algunos territorios, se construyeron cortes famosos, se expulsó a los líderes de los ayuntamientos, se escapó a los detenidos y se formaron gobiernos progresistas.

Frente nacional

En 1956 el Partido Conservador y el Partido Liberal marcaron el Pacto de Benidorm, en España. Una afirmación que construyó el arreglo de rotación política entre las dos potencias.

Este acuerdo fue legítimo hasta 1974 y fue protegido como una llegada al marco basado en la ley después del fascismo militar del general Gustavo Rojas Pinilla.

Sea como fuere, el acuerdo incluyó solo dos partidos tradicionales, que es la razón por la que comenzó el aumento de los desarrollos de resistencia: el Movimiento Liberal Revolucionario (MRL), el Movimiento Revolucionario de Trabajadores Independientes (MOIR) y la Alianza Popular Nacional (ANAPO).

Origen del conflicto armado

En el siguiente vídeo puede aprender sobre el origen de este conflicto, que ha marcado de manera muy significativa la historia de este país:

Los protagonistas

Una de las cualidades del conflicto armado en Colombia es la mayoría de los personajes en pantalla que han sostenido y cambiado el conflicto en la nación.

A pesar del hecho de que los principales personajes en la contienda han sido, de manera confiable, las agrupaciones políticas convencionales y los desarrollos de la guerrilla, el surgimiento de varios grupos progresivos, paramilitares y el impacto del comercio del narcotráfico ha tenido una gran trascendencia, como lo indica el período objeto de investigación.

Además, debe recordarse que, en términos concretos, Colombia ha sido retratada por un agujero social entre una primera clase política con una sólida proximidad territorial, grandes terratenientes y monopolizadores y, por supuesto, minorías, por ejemplo, grupos indígenas, afro-descendientes y trabajadores que no se han acercado a un acceso similar  a las administraciones estatales.

En algún lugar en el periodo de 1974 y 1990, el contexto histórico de Colombia se distingue por unos pocos cambios  que, a pesar de introducir algún avance, mantendrían las deficiencias sociales genuinas de un tipo auxiliar.

Estos incorporan el orden de un cambio agrario con el objetivo de permitir que llegue el acceso. En 1978, la supresión política y equipada ejercida bajo el cuerpo legislativo del Presidente Julio César Turbay Ayala (1978-1982) del Partido Liberal fue conocida por la declaración del dudoso Estatuto de Seguridad con el objetivo de aplacar las revueltas sociales que desataron diversas Infracción de los derechos humanos.

Paralelamente, a lo largo de la década de 1970, se hicieron cambios intensos en la estrategia financiera: se redujo la intercesión del estado, ofreciendo ascensos a los procedimientos de progresión monetaria.

El resultado fue el desmoronamiento de la estructura social, la expansión de los costos de los préstamos, la hipótesis ampliada y el enfoque empresarial.

Surgimiento de guerrillas contemporáneas

El inicio de la guerrilla contemporánea en Colombia se acredita, entre diferentes perspectivas, al rechazo financiero y la ausencia de espacios para la cooperación política. Entre las partes excluidas, emergen el ámbito universitario e intelectual, el pueblo obrero y la población indígena.

Entre las guerrillas más famosas del a mediados del siglo XX se encuentran las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, el Ejército Popular (FARC-EP), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército de Liberación del Pueblo (ELP) y el Movimiento XIX de abril (M-19).

Cada desarrollo ha reaccionado a un origen político, ideológico y militar que refleja toda la gama de líneas en que se ha dividido la izquierda colombiana.

Cada uno de estos movimientos se concibió específicamente según circunstancias territoriales, y adoptó estándares políticos separados y métodos específicos para trabajar. En los años primarios, los desarrollos guerrilleros se presentaron como producto de la decepción política y social.

Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército Popular (FARC-EP)

Las FARC-EP se formaron en 1964 como un movimiento de autoprotección de los trabajadores, filosofía marxista-leninista y cuyo procedimiento militar ha sido principalmente la batalla de la guerrilla. Sus comienzos suceden en la reunión principal del Bloque Sur.

En este vídeo puede aprender sobre la historia de las guerrillas contemporáneas en Colombia:

El objetivo era hacer que la guerrilla hablara a la población del país y estableciera una administración comprometida con la redistribución del bienestar.

En 1982, en la VII Conferencia en el distrito de Guayabero (Meta), la guerrilla eligió incluir el “Ejército de Individuos (FARC-EP)” para el nombre y dilucidar la idea operativa estratégica y clave.

En una dimensión topográfica, esta agrupación armada ha sido cada vez más amplia en los lugares del sudeste del desierto y en los campos de la base de la Cordillera de los Andes.

En el año 2000, el movimiento controló casi el 40%de la región colombiana, con alrededor de 12,000 soldados y en 2007 con 18,000 según las presentaciones de la asociación.

En 2008, Tirofijo falleció de un ataque al corazón y dejó el mando a Alfonso Cano, quien muere a causa del Ejército en 2011. Actualmente, Rodrigo Lodoño Echeverri, conocido como Timochenko coordina el desarrollo y tiene alrededor de 8,000 individuos.

Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN)

El ELN fue traído al mundo en 1965, impactado por la Revolución Cubana (1959) y la Teología de la Liberación. Junto con las FARC-EP, dan forma al supuesto interés insurreccional. Verificadamente, el surgimiento de este desarrollo tiene que ver con la radicalización de la batalla de clases a través de la brutalidad.

Este procedimiento está entrelazado con el requisito de supervivencia y la convicción de la inconcebibilidad de dar un plan de salida a través de diferentes canales a la circunstancia con la que se encuentra la nación.

En este momento, el líder del ELN es Nicolás Rodríguez Bautista, nombre falso “Gabino” y tiene alrededor de 3.000 soldados y la base ideológica es marxista-leninista.

El ELN ha tenido mayor cercanía en la zona del Catatumbo, en la zona norte de Santander, la división sur de Bolívar, las oficinas de Arauca, César, Antioquia, Cauca, Nariño, Chocó y Valle del Cauca.

El objetivo principal de este movimiento armado es el efecto sobre las fuerzas cercanas y locales; portadores de la proposición del “doble poder”, reunidos a partir de la participación en El Salvador. El ELN fue traído al mundo con el impacto de la Revolución Cubana y otras batallas de patriotas.

Ejército Popular de Liberación Nacional (EPL).

El Ejército Popular de Liberación Nacional se estableció en 1966 y, en contraste con los pasados, su sistema de creencias es marxista-leninista-maoísta conectado al Partido Comunista.

Esta reunión experimentó un procedimiento de desactivación de 2,000 guerreros en 1991. En la actualidad, una pequeña disidencia llamada Frente Libardo Mora Toro funciona en el Norte de Santander.

Movimiento 19 de abril (M-19)

El M-19 entra en escena en 1973 y varía de los otros encuentros rebeldes debido a su carácter de país, su discurso democratizador y el hecho de que se caracterizaron como enemigos del oligarquismo, hostiles al radical, desarrollo de solidaridad y con una propuesta política. Fue concebido debido a la pronunciada tergiversación discrecional en 1970.

Una parte de sus principales pioneros había luchado recientemente en las FARC-EP y se había convertido en un poder político (Alianza Demócrata M-19) después del consentimiento del acuerdo de Corinto en 1984 de una afirmación de armonía en 1990 y el procedimiento de cimentación concordado en 1989, que dio lugar a otra Constitución en 1991.

Este año, el EPL, el Partido de los Trabajadores Revolucionarios (PRT) y el Movimiento Armado Quintín Lame (MAQL) se retiraron adicionalmente.

Paramilitarismo

Son grupos de extrema derecha, que aumentaron durante la década de 1980 y tienen su lugar de nacimiento en la institución de la Ley 48 de 1968 a través de la cual el Estado colombiano permitió la privatización de batallas equipadas a causa de personas regulares aseguradas por intereses de las élites territoriales.

En los años ochenta, la sección en la escena de los traficantes de drogas hizo que la disputa con los guerrilleros fuera cada vez más desconcertante. Los distribuidores comenzaron a poner sus inversiones en propiedades rústicas, que es la razón por la que llegaron a convertirse en objetivos de chantaje.

Los paramilitares se difundieron gracias a la ayuda de ricos terratenientes y pequeños industriales. Una ocasión que denotó de manera concluyente el desarrollo del paramilitarismo en estos años fue el secuestro por parte de la M-19 de Martha Nieves Ochoa, un familiar de individuos del cartel de Medellín.

Durante los años 90, se realizó la reunión Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que se unió a diferentes grupos paramilitares. Las AUC se dividieron en el periodo de 2003 y 2006 por un procedimiento de retiro adoptado por la Justicia y la Paz (Ley 975 de 2005) promovida por el entonces Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez.

En los primeros dos años, 23 grupos fueron castigados, en los que participaron cerca de 14,000 personas. No obstante, algunos grupos no incluidos en el procedimiento de jubilación han enmarcado lo que actualmente se conoce como BACRIM o paquetes penales.

Fuerzas de seguridad

Los poderes de seguridad incorporan las Fuerzas Militares (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) y la Policía Nacional. Estas asociaciones iniciaron la batalla contra los grupos extremistas con la adopción de la Doctrina de las fuerzas armadas Nacional que tenía como objetivo la destrucción del peligro socialista a través de la formación de cuerpos de seguridad hostiles para temer al enemigo y ayuda para mejorar.

En los últimos tiempos, los poderes de seguridad han experimentado un procedimiento de reconstrucción y modernización a través de proyectos, por ejemplo, el Plan Colombia, que ha contado con la ayuda de los Estados Unidos y que ha planeado reafirmar el estándar de la ley y limitar el sistema de venta de drogas.

El comercio de armas que energiza el salvajismo guerrillero y otras agrupaciones armadas. Sea como sea, según el informe de Human Rights Watch de 2015, hasta julio de 2014, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía ha investigado más de 3,500 casos de ejecuciones ilegales supuestamente ejecutadas por 785 individuos del Ejército en algún lugar del periodo de 2002 y 2008.

Narcotráfico

Durante la década de 1990, Colombia se convirtió en el principal productor de hoja de coca en el planeta. Como lo indicó Rafael Pardo en su libro “El contexto histórico de las guerras”, en el periodo de 1975 y 1995, la estructura del negocio era básica.

Bolivia y Perú crearon el 90% de la hoja de coca, y el pegamento y la base de coca, se transportaron en pequeños aviones a los desiertos colombianos, donde se refinó el 90% de la cocaína del mundo, que se vendió a los Estados Unidos.

Esta estructura resultó ser cada vez más desconcertante cuando Las legislaturas de Perú, Colombia y Ecuador optaron por controlar las franjas. En cualquier caso, cuando apareció un crecimiento en Perú y Bolivia que pulverizó la región desarrollada, Colombia también comenzó a controlar el producto.

Las FARC-EP facilitaron una porción expansiva de las hectáreas de productos, que aumentaron su límite militar y procedieron a controlar 150,000 hectáreas de cultivos de hoja de coca situadas en dos millones de hectáreas de áreas silvestres en el sur de la nación.

La inversión de las FARC-EP en el narcotráfico tiene que ver con el procedimiento de producción de este opio. Los guerrilleros son financiados por la reunión para la seguridad de las cosechas ilegales, el gasto en laboratorios (“roca sólida”) y la utilización de pistas de aterrizaje subrepticias.

Posteriormente, en medio del choque equipado, el trato tranquilo se completó como un método para financiar tanto a los guerrilleros como a las agrupaciones de autoconservación.

El crimen organizado

Los sistemas criminales están principalmente comprometidos con el tráfico de drogas y armas. En los años ochenta, los carteles de la droga se amasaron principalmente en las áreas urbanas, siendo el más conocido el cartel de Medellín y el cartel de Cali.

Estos dos fueron destruidos en la década de 1990, luego de ser objeto de amplias mediaciones por parte de la policía colombiana. El cartel de Medellín fue destruido y la cárcel de Cali detenida, lo cual fue un logro para los expertos.

Según el informe “Cuatro años de guerra contra drogas ilegales: una ventaja de ahorro de dinero” del Ministerio de Asuntos Exteriores, hubo un gran incremento en el desarrollo de la coca después de este período.

Después de la desaparición de los nuevos cárteles, se han incrementado los racimos y se ha observado un desarraigo de sus ejercicios hacia América Central y México. Los cárteles malintencionados se mantienen en contacto con los paramilitares y con los guerrilleros.

A pesar del hecho de que las drogas no fueron un factor de guerra adecuado, fueron el punto en el que los involucrados en el intercambio de medicamentos optaron por probar al Estado para cambiar sus leyes, específicamente, el acuerdo de eliminación con los Estados Unidos.

Víctimas

¡Basta Ya! es la frase que se mantiene. El informe del Centro de Memoria Histórica, distribuido en 2013, afirma que en el periodo de 1958 y 2012, la disputa causó la desaparición de 40,787 guerreros y 177,307 ciudadanos regulares.

La cantidad de personas desaparecidas en el rango de 1981 y 2010 fue de 25,000, la cantidad de 27,023 secuestrados y la cantidad de homicidios de 150,000. De esta última cifra, el 38,4 % correspondía a los paramilitares, el 16,8% de las guerrillas y el 10,1 % de la Fuerza Pública.

En una línea similar, el anuario de acuerdos de paz 2015 de la Escuela de Cultura de Paz llama la atención sobre el hecho de que en 40 años de enfrentamientos internos, había 39,000 colombianos que fueron víctimas de incautaciones, con una tasa del 92%. (ver: recursos naturales de Colombia)

El 37% de los secuestros se acreditaron a las FARC-EP y el 30% al ELN. El anuario informa que, según el Programa de Datos de Conflicto de Uppsala (UCDP), hay al menos 1,000 pases anuales identificados con la batalla.

Entonces, nuevamente, la asociación ACNUR mantiene que desde 1997 ha habido 3.9 millones de retiros restringidos en Colombia (ACNUR, 2013).

La sociedad común ha sido influenciada generalmente por el choque provisto y durante mucho tiempo ha estado desafiando la crueldad aplicada por cada uno de los asociados con la disputa.

El grupo de mujeres, afro-descendientes e indígenas, entre otros, asume un trabajo esencial en las solicitudes de los residentes, ya que desde 1998 (el año en que se realizó el Consejo Nacional de la Paz) se suman al discurso de la armonía, guiando sus solicitudes a la comunidad. Dos guerrilleros y también grupos paramilitares y el estado.

Con respecto al número de individuos secuestrados, ¡Basta Ya! El informe reporta 5.7 millones de personas explotadas en algún lugar entre 1985 y 2012.

En 2011, el presidente Santos afirmó la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que incorporó la compensación de una gran cantidad de secciones de tierra a personas desarraigadas y la recompensa relacionada con el dinero por las víctimas de violaciones de derechos humanos.

Puede ver en este vídeo, un poco e la historias de las victimas afectadas por el conflicto armado en Colombia:

La internacionalización del conflicto

El procedimiento de internacionalización de la disputa en Colombia ha ocurrido tanto con respecto al Estado colombiano como con las agrupaciones extremistas.

Mientras que el Estado se concentró en la búsqueda de autenticidad y ayuda militar de diferentes estados, las FARC-EP crearon lo que Ana Trujillo, educadora de la Universidad Javeriana, introdujo en su investigación sobre la internacionalización del choque colombiano como “discreción paralela”, una metodología recibida por los guerrilleros durante la década de 1990.

En términos generales, estos dos personajes en pantalla en la contienda han buscado dos tipos de colaboración global: primero, ayuda política y reconocimiento externo; Y, además, ayuda militar y calculada. (ver: día de la raza)

La internacionalización de la disputa también debe comprenderse a partir de la enfermedad o de los daños y los impactos del seguro creados por un choque equipado en el lugar y en todo el mundo.

Es decir, el procedimiento a través del cual  se eleva por encima de sus propios límites con la violación de los derechos humanos, el derecho filantrópico global y las violaciones transnacionales, por ejemplo, el tráfico ilegal de armas y de personas.

Uno de los logros reales en la internacionalización de la disputa podría ser separado en medio de la legislatura de Andrés Pastrana en medio de la cual se eligió para incluir la red universal y, explícitamente, los Estados Unidos, a través de la elaboración del Plan Colombia.

Una empresa cuya necesidad era la destrucción de productos ilegales y el refuerzo del Estado. En medio de estos años, la ayuda de Estados Unidos a Colombia fue vital para obligar a la retirada de las FARC-EP.

Debido a este enfrentamiento equipado, la proximidad de los grupos de las FARC-EP se desplazó hacia las afueras, particularmente hacia Ecuador y Venezuela, avanzando así la internacionalización de la disputa.

Nuevamente, en medio de la administración de Álvaro Uribe Vélez, se tomó la decisión de evitar que la presencia asegurara un conflicto armado. (ver: volcanes de Colombia)

Esta técnica confundió la utilización de la ley de ayuda universal, el uso de algunos instrumentos para mejorar la colaboración, debilitó las relaciones de Colombia con Venezuela y Ecuador.

Según el Observatorio de Política Exterior de Colombia, la equívoca del Estado con respecto a la calificación de los grupos armados y al establecer su conexión con el narcotráfico ha hecho que la situación de la comunidad internacional, a pesar de los conflictos en casos específicos, sea problemática.

Por ejemplo, si hacia el inicio de la administración de Pastrana el grupo armado se separó de los opiáceos que se trataron, hacia el final de la orden para el presidente Pastrana, los dos personajes en pantalla se vieron como uno solo.

Por otra parte, la situación de los Estados Unidos y la Unión Europea ha sido habitualmente diferente. En 2002, la Unión Europea optó por incorporar las FARC-EP en el resumen de las asociaciones de opresores basados ​​en el miedo y en 2004 el ELN.

Te Recomiendo Ver...

Esta manifestación afirmó que la guerra contra la guerra psicológica había afectado a Europa. La alianza ha recibido posiciones conjuntas, por ejemplo, la Ley de Justicia y Paz para la jubilación de los paramilitares, pero paralelamente Francia ha asumido un trabajo individual más importante para el comercio útil y la llegada de la aspirante presidencial Ingrid Betancourt en 2008.

En el ámbito territorial, los lugares de las naciones vecinas se pueden organizar en tres grupos:

  • En primer lugar, aquellas que piensan directamente sobre los desarrollos incendiarios como grupos beligerantes (Venezuela);
  • Segundo, aquellas naciones que los ordenan como un grupo militante (Estados Unidos, Canadá, Chile, Perú, Costa Rica, Honduras, entre otros);
  • Tercero, los individuos que denuncian sus actividades rudas y solicitan la llegada de los prisioneros, sin embargo, desean renunciar a calificarlos (Ecuador, Argentina, Bolivia, Brasil, México, para dar algunos ejemplos).

Últimamente, el presidente Juan Manuel Santos ha tenido la capacidad de demostrar el significado de Colombia para el mundo a través de instrumentos de colaboración, intensificación y reorientación de las relaciones entre las naciones.

Además, el presidente Santos demostró autoridad en los intercambios sobre la diferencia de contexto en la batalla contra las drogas, particularmente en la dimensión territorial.

En este sentido, Colombia ha intentado mostrar el refuerzo de sus relaciones remotas a través de metodologías que intentan mejorar la estabilidad monetaria y social, y el desarrollo de un acuerdo externo efectivo y sostenible.

Aprenda un poco más sobre el conflicto armado en Colombia en este vídeo:

Efectos del conflicto armado en Colombia

El conflicto armado en Colombia ha producido una gran cantidad de muertos, discapacitados, secuestrados e influenciados por diversas actividades terroristas, lo que ha llevado a Colombia a ser destacado entre las más Fieras naciones del mundo y uno de los principales exportadores de drogas ilícitas.

Desde 1964 se han producido innumerables batallas, huelgas en instalaciones del ejército, disparos de capitales civiles, matanzas y asaltos a bases militares, que han dejado miles de muertos, heridos o desaparecidos.

Pérdidas y abusos de los derechos humanos.

Según lo indicado por el Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) entre el 1 de enero de 1970 y el trimestre principal de 1981, ocurrieron varios homicidios, torturas, desapariciones y diferentes violaciones de los Derechos Humanos.

“Desde 1970 hasta marzo de 1981 hubo 1053 asesinatos y 7571 casos de torturas causadas ​​fundamentalmente por las Fuerzas Armadas”.

Por su parte, Amnistía Internacional reveló que entre de 2006 y 2008, las redes que se han visto más afectadas por la disputa son personas de redes indígenas, afro-descendientes y trabajadores, víctimas de asesinato o expulsión restringida.

Con respecto a las ejecuciones, comúnmente se centra en la población trabajadora, lideres comunitarios, los individuos indígenas, los trabajadores y los individuos socialmente marginados, que ya han sido detenidos arbitrariamente, nombrados por informantes que buscan beneficios o ventajas legales, los cuales son posteriormente asesinados y aparecen como guerrilleros muertos en combate.

Por otra parte, según los informes del Comité para los Refugiados de las Naciones Unidas, en 2008 hubo certezas de la inscripción restringida de menores por parte de los poderes del estado para recopilar datos de información de grupos amados ilegalmente.

Como lo indicó una asociación similar, los guerrilleros de las FARC y el ELN, a pesar de los grupos paramilitares, practicaron el alistamiento restringido de jóvenes, que se ha extendido a zonas marginales con Venezuela y Ecuador.

Colombia también emerge entre las naciones del planeta con el número más elevado de personas desarraigadas. A mayo de 2011, el gobierno de Colombia ha reclutado a más de 3.7 millones de personas desarraigadas en la nación.

Las ONG, por ejemplo, la Consultora para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) piensan que el número genuino de personas desalojadas por el enfrentamiento provisto desde la mitad de la década de 1980 supera los 5 millones de personas.

La reubicación se ha sumado para exacerbar la disputa. Con casi 400,000 evacuados y en algún lugar en el rango de 4.9 y 5.5 millones de personas desarraigadas en 2012, la nación es el héroe de la mayor dramatización útil en América Latina, según lo indica el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Violencia contra población LGBT

Desde 2011, el Estado colombiano percibió la clasificación de la orientación sexual en el sentido de víctima de la disputa, asegurando a las personas LGBT según la Ley 1448 o la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.

En el periodo de 1982 y 1996, la profundidad del discurso de desprecio contra los segmentos sociales LGBT, debido a la expansión y unión de nuevas agrupaciones armadas ilícitas y la ausencia de protección por parte del estado.

Los paramilitares, la guerrilla, el estado, y la población general llegaron  a practicar la violencia indiferenciada a homosexuales,  bisexuales y transexuales solo por su orientación sexual  o identidad de género. (ver: día de la mujer en Colombia)

Además, se realizaron las llamadas “limpiezas sociales” para excluirlos, asesinarlos o dañarlos, esto se encuentra en el informe “Vive bajo la duda” de Colombia Diversa, y en el informe “Aniquilar la Diferencia” del Centro Nacional para la Memoria Histórica.

Opinión general sobre la guerra

A lo largo de todo el conflicto armado en Colombia, hubo disidentes prominentes contra las salvajes manifestaciones causadas por los artistas distintivos del choque equipado, y en otros en ayuda de una parte de los personajes en pantalla.

Los más esenciales han sido el Movimiento del “Séptimo recuento”, que se atribuyó en cierta medida al impulso para la producción de la Constitución de Colombia en 1991, el Mandato para la Paz de 1997.

A principios del siglo XXI se hizo un tributo a las víctimas de paramilitarismo, parapolítica y violaciones estatales, un millón de voces contra las FARC y el Gran Concierto por la Paz del 20 de julio de 2008.

Aprenda más sobre este tema y sus consecuencias en este vídeo:

A nivel mundial, en las naciones que comienzan a mostrar crecimiento en el desarrollo del terrorismo, la expresión “colombianización” se utiliza como una palabra equivalente, para expresar elementos donde la violencia, la maldad y la degradación se unen.

El término ha sido utilizado por la prensa en naciones como Guatemala, México, Venezuela, Nicaragua y Ecuador. Colombia incluso se ha relacionado con Afganistán como resultado de la relación entre las mafias terroristas y el tráfico de drogas.

Efecto ambiental

En relación con el efecto ecológico, un columnista británico que exploró sus pertenencias descubrió que las salpicaduras de cultivos de coca habían pulverizado tanto la vegetación regular como las cosechas.

Aparte de estas pérdidas que influyeron en la supervivencia humana del lugar, la ayuda prometida de US $ 81 millones para impulsar la sustitución de los cultivos aparentemente pasó a manos de legisladores corruptos.

Luego, nuevamente negando las declaraciones del Plan Colombia según las cuales el glifosato es un herbicida seguro, después de cada fumigación aeronáutica, la clínica en Puerto Asís acudió a varios casos de daños y problemas respiratorios graves, particularmente de niños que habían interactuado con el compuesto o había Agua sucia contaminada.

Asimismo, deberíamos considerar los resultados producidos por otra fuente de financiamiento de agrupaciones armadas, además del narcotráfico y el chantaje, que ha tomado un montón de poder desde 2010: la minería ilícita, en particular el uso indebido de oro.

Resultados, por ejemplo, la devastación del verdor de los bosques donde se encuentran las tiendas de oriferos por la actividad de cargadores de excavadores, y también la contaminación de las fuentes de agua que abastecen a los agronegocios, la pesca con caña y los conductos de reserva de las regiones, resultado de la última transferencia inexacta de mercurio y cianuro, esencial para la revelación del oro. (ver: sectores económicos de Colombia)

Consecuencias

Pensar en el conflicto armado en Colombia y su circunstancia actual es recordar un pasado de más de 40 años entre acuerdos con grupos armados y el desarrollo de la armonía y el bienestar de sus parientes.

A medida que pasaba el tiempo, la contienda resultó ser cada vez más intensa y nuevos personajes en pantalla se unieron a las realidades: traficantes , paramilitares, terrorismo, indigencia, desempleo y cambios agrarios.

El apoyo de la sociedad en general es clave para implementar una mejora en Colombia. Es más, este es el lugar donde las asociaciones, por ejemplo, InspirAction, asume un trabajo crucial debido a su trabajo con las redes influenciadas por esta batalla.

El conflicto colombiano ha generado problemas sociales, financieros y políticos genuinos, desafíos para los pioneros políticos y redes de influencia directa o directamente.

Los intercambios y las conversaciones de paz han abierto una ventana a la confianza. Numerosos nuevos especuladores han aterrizado en Colombia, debido a las garantías de seguridad ofrecidas por el gobierno colombiano, influyendo enfáticamente en el trabajo y creando nuevos ejercicios rentables.

En este vídeo puede aprender mucho más sobre el conflicto armado en Colombia:

A pesar de estos esfuerzos por estandarizar la vida de los colombianos, todavía hay algunos problemas sociales que deben explicarse:

  • Desplazamiento de trabajadores de su territorio y de sus hogares por el poder: incita a una de las mayores crisis humanitarias, económicas y sociales que esta nación ha necesitado enfrentar. Los sociólogos y los clínicos llaman la atención sobre el hecho de que estas reubicaciones realmente influyen en las personas que las padecen y que lleva muchos años recuperar la normalidad. El principal conductor es la brutalidad relacionada con el conflicto armado.
  • Aparición de grupos armados fuera de la ley: a cargo de los diferentes abusos de los derechos humanos y la infracción del derecho humanitario internacional. La incautación y el asesinato son los delitos relacionados con el choque colombiano que han denotado el presente y el destino final de un público en general.
  • Niños y jóvenes admitidos en las posiciones de estas agrupaciones paramilitares: donde han visto maltrato sexual, delitos y agresiones contra poblaciones. La brutalidad en la que viven todos los días ha asumido un trabajo imperativo en la tasa de deserción de la escuela secundaria de esta parte de la población indefensa.
  • Separación de familias: muchas familias han necesitado enviar algunos de sus miembros a extensas áreas urbanas en busca de oportunidades de negocios o han sido obligadas a escapar del salvajismo. Además, otros, con menos suerte, han percibido cómo los individuos más jóvenes se vieron obligados a luchar a través de la administración militar o eligieron ser una pieza de agrupaciones opresoras para soportar y sobrevivir en tal situación.
  • Desempleo y ausencia de puestos de trabajo: un número significativo de trabajadores y ocupantes rústicos se han trasladado a comunidades urbanas donde es difícil descubrir una ocupación.
  • Efecto psicológico y social en los más jóvenes: la adolescencia se ha desarrollado en medio de choques armados y con frecuencia ha sido el héroe del opresor basado en el miedo y los actos crueles que sin duda afectan el desarrollo de los jóvenes en esta nación.
  • Pases innecesarios y bárbaros: miles de individuos indígenas, activistas de derechos humanos, sindicalistas de intercambio e individuos inocentes han sido asesinados y secuestrados por estos grupos armados.
  • Freno al avance financiero: los resultados sociales del choque de colombianos provistos han sido preocupantes para atraer fondos a la nación y brindar seguridad y solidez a los especialistas cercanos y globales interesados ​​en contribuir. Durante un período de tiempo considerable, los gobiernos colombianos se han esforzado por atraer a nuevos especialistas financieros ofreciéndoles estabilidad y seguridad.

  • Pobreza: el problema de la guerra interna y que la ausencia de trabajo alimenta la miseria de los grupos más pobres que ven que la compensación es baja, el costo típico de los artículos básicos y las evaluaciones no dejan de aumentar. La inclinación de que no hay futuro entre los sujetos colombianos más pobres y sin poder es ordinaria, a pesar del hecho de que hay otra parte de la población que obtiene los productos de la especulación remota. (ver: mapa político de Colombia)

Conflicto armado en Colombia y Salud Mental

A pesar de que Colombia ha comenzado a enfatizar sobre sus desafortunadas víctimas, hay un aspecto que no ha recibido ninguna consideración: las cicatrices, las marcas permanentes que han dejado en la mente de más de 6 millones individuos Colombianos, 33% de los cuales son jóvenes.

Incomprensiblemente, en una nación que lleva más de 60 años de guerra, no hay investigaciones genuinas que representen ese daño. Los dos últimos trabajos, aunque concentrados en solo dos zonas de la nación, ofrecen una idea de la medida del problema.

El principal, realizado por Médicos sin Fronteras un año antes entre 4.455 pacientes que acudieron a su conferencia mental en Cauca, Nariño, Caquetá y Putumayo, descubrió que la crueldad es, entre las diferentes variables contempladas, la ocasión que más influye en el bienestar emocional de la población común, con tasas de nerviosismo y abatimiento que alcanzan el 34 % de la población.

El otro informe realizado por Jiovany Arias de la Universidad de los Andes, con una muestra de 208 personas de Montes de María, encontró que el 90% tiene manifestaciones de depresión y en el 60% de las regiones en el lugar el agregado de los entrevistados tiene síntomas indiscutibles de ansiedad.

A pesar del hecho de que estas ideas sirven para comprender el programa, los especialistas quieren discutir sobre la enfermedad. Como regla general, el daño no fue causado por problemas característicos, sino más bien por condiciones naturales.

Ante la posibilidad de que se viera obligado a dejar una huella mental en lo que un gran número de colombianos ha soportado como resultado de la disputa, la desafortunada víctima tendría que llorar sola y con ella la realidad sociopolítica que vivía sería silenciada.

De hecho, el argumento no influye de manera similar a todos. Algunos profesionales señalan que solo el 5% requiere un tratamiento mental particular.

Un precedente es Carlos Mario Zuluaga, un joven de 25 años que vivió la infancia en San Carlos, una de las ciudades más influenciadas por la contención en Antioquia. Hubo 33 matanzas en 10 años, 156 desapariciones forzadas y 5,000 asaltos en el departamento. A la edad de 17 años, Carlos comenzó a presentar manifestaciones: “a la hora de la tarde no descansé para creer que en ese momento nos estaban masacrando. Digo que el infierno existe desde que lo encontré”.

Sin embargo, la parte más grande y extraordinaria presenta algún tipo de agonía que, a pesar de que no es una dolencia, es un peso que ocasionalmente no deja vivir.

En este vídeo aprenda mucho mas sobre la relación entre la salud mental y el conflicto armado de Colombia:

Más allá de los muertos y las explosiones, la guerra ha cambiado las situaciones en lugares de temor, la vida truncada se extiende e incita incomodidades, vulnerabilidades y pérdida de personalidad indescriptibles.

Incomprensiblemente, una de las emociones creadas por la contención entre las personas explotadas es la culpa. En “Designando a los no aptos”, obra de Cinep con víctimas femeninas de Antioquia, hay casos como el de un niño de 17 años que pide a su madre que lo evite de la muerte debido a sus estafadores, sin que ella tenga la capacidad de hacer nada.

En consecuencia, la idea tormentosa de que las cosas serían extraordinarias si los sobrevivientes hubieran actuado de manera diversa aparece. Del mismo modo, hay indignación contra ellos mismos y lo que queda del mundo.

La depresión y la inclinación a que sean “basura” prevalecen y la vida no merece nada. “Una circunstancia que, debido a su imprevisibilidad, influye en toda la vida”.

El daño colectivo

El daño apasionado de la disputa no se limita a la persona. La autoridad se acaba, la duda surge entre los individuos que antes eran vecinos y compañeros. Se ha caracterizado como un componente familiar.

Aunque muchos no vivieron específicamente en el salvajismo de la guerra, los especialistas o el público en general de la sociedad han sido influenciados por la disputa a través de documentos o imágenes en los medios de comunicación.

“Estamos confrontando los resultados de lo que yo llamo impactos transgeneracionales”, dice Alfonso Rodríguez, especialista en la Universidad del Bosque.

Más datos interesantes sobre el daño causado por el conflicto armado en Colombia hacia la salud mental en el siguiente vídeo:

El reto continúa

Con el avance de la Ley de Víctimas, estas personas han comenzado a ser consideradas y tratadas. Un desarraigo a largo plazo de Córdoba, considerado a fondo a través del Programa de Atención Psicosocial del Ministerio de Salud.

La especialista Bertha Lucía Castaño, organizadora de la Corporación Avanzada, aclara que esta realidad directa tiene un significado extraordinario en la reparación del daño, ya que es un ejemplo de su estado. (ver: periodo de la independencia colombiana)

Igualmente los alienta en su doble límite como víctimas desafortunadas y sobrevivientes que han intentado hacer esfuerzos significativos para derrotar la agonía y la amargura y luchar por sus derechos. Para algunos casos, la consideración psicosocial del Estado es un esfuerzo extraordinario, sin embargo, no es suficiente para el elemento de la catástrofe.

Pastora Mira, concejala del distrito, incluye que este problema no se puede atender con los trabajadores temporales, sino con un enfoque específico.

La solidez de las lesiones mentales debe incluir diferentes círculos, por ejemplo, seguro social completo. También deberíamos experimentar la Justicia, ya que la exención deja que el agresor pueda seguir socavando a las personas en cuestión y en las condiciones.

El desdén Jean Amery, un vencedor del holocausto judío, habla sobre el surgimiento de un sentimiento anormal en medio de un público general que se ha levantado de la guerra y procede como si nada hubiera ocurrido.

Es de vital importancia y una obligación del estado, otorgar a el tratamiento adecuado a las personas que han sufrido traumas durante el conflicto armado en Colombia. Las cicatrices emocionales no sanan solas, por lo tanto, estos individuos deben recibir el apoyo por parte de entes facultados para entregarla.

De igual forma, es necesario recordar que no solo la agresión física causa traumas, los familiares de las victimas de violencia resultan psicológicamente dañados, tanto o mucho mas que ellos. Por lo tanto, para una correcta superación del desastre, los estos también deben ser tratados.

El Arte y el conflicto armado en Colombia

El arte, a la luz del conflicto armado en Colombia, ha servido para pensar y conocer los sucesos de los que no tuvimos la menor idea, para hacer notar lo que ha ocurrido en la nación.

En diferentes casos, se ha utilizado para sustentar una historia defraudante de personas que se han encontrado con actos feroces. Este curso inspecciona la relación alucinante que existe entre la mano de obra, lo que hacen los artesanos y otras empresas sociales en relación con la forma con la que, como público en general, se ha manejado el conflicto armado en Colombia.

Hay diversas formas de expresión, además de las imaginativas, que miran hacia el desarrollo de la armonía, por ejemplo, aquellas creadas por activistas que trabajan por los Derechos Humanos, por árbitros entre agrupaciones armadas, por personas que trabajan con ex soldados, por asociaciones y no por gobiernos.

Sin embargo, el teatro, la composición, la danza, la música, la representación en el tratamiento de las lesiones son fundamentales porque son actividades que acompañan a las personas en cuestión, por lo que se separan de sus encuentros para evitar nuevas lesiones.

Solo a través de este tipo de instrumentos, las personas tendrán la capacidad de visualizar nuevos dialectos y nuevas implicaciones para reproducir otra realidad, debido a la purga, un componente básico de la demostración llamativa, la película y las expresiones de la experiencia humana como un regla.

A través de la artesanía, podemos ayudar al alma percibiendo al individuo del otro en nosotros mismos, a través de la simpatía.

Cuando la intensidad representativa de las expresiones de la experiencia humana se intercala en circunstancias de contención, sigue los sentimientos de una población a la luz del hecho de que las sensaciones privadas e insinuadas se descubren y van hacia el desierto hacia la sociedad en general, hacia el intercambio de Silencios, tormentos, heridas.

El arte es un movimiento innovador con un poder apasionado. La inventiva tiene la capacidad de establecer nuevos lazos que no podrían haberse construido ya.

Las manifestaciones artísticas son un dialecto del alma, una apertura hacia los sueños, una revelación de las sustancias que ocupamos y que pueden transfigurar los componentes que los influyen en el espacio y el tiempo.

Por otro lado, el arte en una circunstancia de disputa puede ser un componente que libera en las desafortunadas víctimas el deseo de describir, dejar de lado el temor, agregar a la pieza de varios recuerdos concebible.

En este vídeo podrá aprender un poco mas sobre este tema:

Medios de Comunicación

En los últimos acontecimientos relacionados con los procesos de paz en Colombia, se ha hecho notorio como los medios de comunicación han asumido posturas diferentes en cuanto al conflicto armado en Colombia se refiere. 

Algunas editoriales se enfocaron en torno a las desventajas del proceso, su suspensión y la manera en que éste otorgaba ventaja a los grupos rebeldes. Según algunos periodistas y sociólogos, los medios de comunicación han jugado un papel importante como actores del conflicto. 

Es evidente como muchos de los medios tergiversan la información a conveniencia, dando en muchas ocasiones un a perspectiva errónea de lo que realmente sucede en el país y como evolucionan los procesos de paz.

Las posturas que han tomado hacen parecer que en el país existen varios niveles de ciudadanos, es decir, que algunos individuos tienen mayor importancia que otros, ya que, se hace pública información referente a grupos específicos, cuando muchos otros son ignorados.

Posibles soluciones al Conflicto armado en Colombia

Es bien sabido que el conflicto armado en Colombia es el más antiguo en el mundo, además de esto, los grupos rebeldes no han cumplido su cometido al levantarse contra el sistema de gobierno para hacer cumplir sus ideales.

En vista de que el problema sigue latente, han surgido algunas propuestas o alternativas que pueden ser tomadas en cuenta a la hora de solucionar este gran problema que afecta mayormente a los colombianos que no tienen ninguna inclinación y solo esperan cursar su vida cotidiana de manera normal.

Hasta la actualidad las alternativas que se han presentado son pocas, estas son:

  • Considerar la posibilidad de reformas legislativas inclinadas hacia la inclusión y la participación popular.
  • construcción de un acuerdo político: con el fin de unir ideales entre los grupos armados y el Estado. Siendo esta la opción mas viable y la que se desarrolla en la actualidad.

De acuerdo con la teoría de algunos sociólogos, en pocos años este conflicto podría evolucionar hacia su finalización por vías de negociación o su acotamiento por la perdida de tierras, también la disminución de la estructura de las guerrillas por acción estatal en una combinación entre la lucha estatal y acciones sociales.

Dejar Comentario