Cultura Caral: Historia, descubrimiento, ubicación y más

La cultura Caral o civilización Caral se creó en el periodo de tiempo comprendido entre 3000 y 1800 a. C., siendo la articulación más clara de las órdenes sociales complejas en la zona peruana norcentral o Norte Chico.

Historia

La presencia de esta cultura se descubrió a partir de 1996, a causa de un grupo de arqueólogos encabezados por Ruth Shady, a través del Proyecto Arqueológico Especial Caral-Supe. Exámenes minuciosos han demostrado que esta civilización es contemporáneo con otros establecimientos cívicos crudos del mundo, por ejemplo, Egipto, India, Sumeria, China, pero que no se parecen en nada a ellos (que intercambiaron sus logros).

Te Recomiendo Ver...

En América, es el establecimiento cívico más experimentado de los prehispánicos, superando en 1500 años el progreso olmeca, otro centro civilizatorio imperativo situado en Mesoamérica. En Perú, supera en días de antaño la cultura Chavin (1200 a. C.), que durante mucho tiempo había sido considerada como la cultura madre de Perú. A partir de ahora, según todos los signos, se puede decir muy bien que a partir de la cultura Caral comienza el progreso humano andino. (ver: cultura maya)

En la secuencia arqueológica, la cultura Caral se relaciona con el periodo Arcaico Tardío (hace un tiempo Preceramic Tardío), logrando el Formativo Inferior, alrededor de 3000 a 1800 AC. Esa edad ha sido afirmada a través de diferentes dataciones por radiocarbono en los Estados Unidos.

El hallazgo de Caral a lo largo de estas líneas cambió los planes que hasta ese momento se habían tenido con el surgimiento de establecimientos cívicos anticuados en Perú y América, en general. De antemano, Chavín de Huántar fue considerado como el enfoque social más establecido en el Perú, con un mayor de 3200 años de edad (1200 a. C.).

Te Recomiendo Ver...

Su ubicación

La zona de desarrollo e impacto de la cultura Caral, denominada territorio peruano focal norte, es de 400 por 300 km, e incorpora los valles de la deriva (Santa, Nepeña, Sechin, Culebras, Huarmey, Fortaleza, Pativilca, Supe, Huaura, Chancay y Chillón), las secciones montañosas de Huaylas y Conchucos junto a los buenos países de Junín, y los tazones de las cabeceras de Marañón, Huallaga y Ucayali en el desierto.

En toda esta región, el valle de Supe, emerge claramente, situado en la región de Barranca, provincia de Lima, donde en solo 40 kilómetros del océano, se han reconocido 20 asentamientos de este desarrollo, cuyas expansiones van de 0.16 hectáreas hasta la derecha alrededor de 80 hectáreas.

Ocho de ellas son las más grandes, entre las cuales surge inequívocamente por su naturaleza multifacética la ciudad santa de Caral, de la cual el nombre del modo de vida determina. Fue, sin duda, la capital del local.

Los asentamientos alternativos con desarrollos estupendos son Pueblo Nuevo, Cerro Colorado, Allpacoto y Llapta (en el banco correcto del Supe); y Lurihuasi, Miraya y Chupacigarro (en la orilla izquierda). En la deriva cerca de la desembocadura del Supe, emerge Áspero, que era, como todos los signos, la ciudad de Caral.

De hecho, incluso antes de la revelación de esta cultura, en ese momento se conocía la presencia de algunos asentamientos pre-arcillosos a lo largo de esta zona peruana norte-focal, desde donde se había considerado la presencia de asociaciones sociales de varios niveles.

Descubrimiento

Los arqueólogos sabían de la presencia de importantes destinos en el valle de Supe desde principios del siglo XX (por ejemplo, Áspero fue contemplado por Max Uhle en 1905 y Julio César Tello en 1937, y por Willey y Moseley en la década de 1960).

La ciudad sacrosanta equivalente de Caral fue investigada en 1948 por Paul Kosok y Richard Schaedel, y distribuida bajo el nombre de Chupacigarro (tomada de una hacienda cercana) después de 17 años, aunque ni uno ni los otros aventureros pudieron decidir su vestigio.

Frederic Engel contempló el sitio durante la década de 1970, y proporcionó detalles sobre la naturaleza pre-arcillosa del sitio en 1987, ya sea como sea, sus casos no fueron reconocidos por los arqueólogos, como se puede ver en la escritura arqueológica, hasta 1997.

En 1994, Ruth Shady comenzó un estudio en el valle de Supe, desenterrado en 1996, cuyas consecuencias distribuyó en 1997, atestiguando de manera transparente la idea precerámica de la ciudad consagrada de Caral y de la principal civilización andina.

cultura caral

Esta afirmación fue nuevamente Conseguido con incredulidad y despido por los arqueólogos. Sea como sea, con el desarrollo de la investigación y las nuevas producciones y, además, las diferentes y progresivas pruebas de radio de carbono, se ilustrarán por fin la reliquia, la creatividad y la naturaleza académica del progreso humano de Caral.

Características

A pesar de que en lugares como Valdivia, en Ecuador, se creó arcilla a partir del 4000 a. C., en Caral no se utilizó; de ese punto viene la categoría de precerámica, a pesar de que a la Dra. Ruth Shady, su pionera, le gusta hablar de cerámica (sin producción de loza), ya que cuando los peregrinos anticuados de Caral tenían una cantidad expansiva de maza (cucurbitáceas) que utilizaban como titulares, no necesitaban de cerámica.

El logro más sorprendente de esta civilización fue el desarrollo de comunidades urbanas sustanciales, con estructuras estupendas, trabajadas de una manera excepcionalmente astuta con piedra, tierra y materiales vegetales, cajas tejidas y cerradas con medidas y pesos extremadamente fluctuantes (shicras) pero muy Homogéneo para fomentar el trabajo según la calidad física de sus fabricantes y artesanos.

Las estructuras trascendentes son las pirámides aventuradas, los cuadrados redondos o semicirculares empapados en los frentes, con escaleras que brindan acceso a las cimas, donde se observan salas y espacios para rituales y ceremonias.

La prueba arqueológica también demuestra una enorme generación rural de algodón para redes de pesca y prendas tejidas en el método torzal,  y también expresiones excepcionalmente complejas de artesanía melódica que realmente dan forma a los vientos de madera con figuras grabadas de criaturas legendarias que proponen un carácter religioso.

Las distinciones en tamaño entre los asentamientos y sus estructuras demuestran una cadena de mando entre las poblaciones que los involucraron, e incluso la presencia de una asociación política que hizo que su desarrollo fuera concebible.

El área Norcentral peruana

El Perú anticuado ha sido percibido como una de las seis regiones del mundo donde se produjo el desarrollo de civilizaciones indígenas, siendo una de las dos principales zonas del hemisferio occidental, junto con Mesoamérica, donde se produjo tal ocasión, sin embargo, en una de ellas otro para la existencia: los olmecas parecían 1500 años después del hecho que Caral.

En la actualidad, Caral-Supe ha ampliado el horizonte de complejos establecimientos cívicos en el área peruana durante más de doce siglos. La cultura Chavin,  900 a. C., durante bastante tiempo se consideró que el desarrollo principal del subcontinente sudamericano todavía se refiere a todas las cosas consideradas, todo el tiempo en varias obras generales.

La divulgación de Caral ha cambiado el punto focal de consideración desde los altos territorios de los Andes (donde Chavín, Wari, Tiahuanaco y los incas tenían sus mayores focos) hacia la deriva o la ubicación litoral.

Caral-Supe está situada en el territorio focal norte de la deriva, aproximadamente 182 km al norte de Lima, extendiéndose alrededor del Valle de Casma hacia el norte y hacia el Valle de Lurín hacia el sur.

Incorpora cuatro valles costeros: Huaura, Supe, Pativilca y Fortaleza. Los destinos realizados se encuentran entre los últimos tres valles, que se forman en una llanura típica frente a la playa.

Los tres valles principales cubren solo 1,800 km², y la investigación ha puesto de relieve el grosor de los centros de población. La deriva peruana se presenta como una posibilidad “irrealista e incluso inusual” para el avance “impecable” del progreso humano, en contraste con diferentes enfoques mundiales.

Es asombrosamente seco, flanqueado por dos sombras orográficas (causadas por los Andes hacia el este y el anticiclón del Océano Pacífico por el este). En cualquier caso, el área está atravesada por más de 50 vías fluviales que transportan el agua desde la montaña, y la mejora del amplio sistema de agua de estas fuentes es inequívoca en el desarrollo de Caral-Supe. Todos los depósitos de diseño estupendo se encontraron cerca de los canales del sistema de agua.

La datación por radiocarbono de Jonathan Haas. Descubrió que 10 de las 95 pruebas realizadas en los territorios de Pativilca y Fortaleza dieron fechas anteriores al 3500 a. C. El más establecido, con fecha de 9210 a. C., da “signos constreñidos” de asentamiento humano en medio del Arcaico temprano.

Dos fechas desde el 3700 a. C. están relacionados con el diseño mutuo, sin embargo, parecen ser atípicos. Es desde el 3200 a. C. en adelante que el asentamiento humano a gran escala y el desarrollo de la red se manifiestan inequívocamente. Mann, en una auditoría de la escritura en 2005, propone “quizás antes de 3500 aC”.

Como la fecha subyacente del período de preparación de Caral-Supe. Su trabajo toma nota de que la fecha más puntual relacionada con la garantía de una ciudad es de 3500 a. C., en Huaricanga, en la zona norte de Fortaleza, a la luz de las fechas de Hass.

Las fechas tempranas de los tres mil años de Haas recomiendan que la mejora de los lugares costeros e interiores se realice en paralelo. En cualquier caso, de 2500 a 2000 a. C., en medio de la época de mayor extensión, población y avances que se cambiaron inequívocamente hacia lugares del interior, por ejemplo, Caral, a pesar del hecho de que estos dependían de la pesca con caña y la recolección de mariscos de la costa. Estas fechas concuerdan con las fechas de Shady en Caral, que demuestra una habitabilidad total desde 2627 hasta 2020 a. C.

Alrededor de 1800 a. C., el avance humano de Caral comenzó a disminuir, lo que concuerda con la presencia de los enfoques más sorprendentes hacia el sur y el norte, a lo largo de la deriva y hacia el este dentro del cinturón de los Andes.

Los Caralinos dejaron sus enfoques poblados, los Las razones son oscuras (tal vez debido a fiascos comunes, por ejemplo, los temblores y el fenómeno de El Niño, que cayó en su economía rural). Pero la coherencia del desarrollo andino se mantuvo y cientos de años después del hecho surgió otra increíble cultura peruana.

Aprenda sobre la cultura Caral en este video:

Cultura Caral ¿el origen de la civilización andina?

Se ha planteado acerca de Caral, que era la sede de una red formada por unos pocos ancestros y dirigida por los jefes o delegados de esas herencias donde uno de ellos sería el principio Curaca y los otros sus socios.

Los Curacas de estos ancestros llevarían y organizarían la vida de los ocupantes de las diferentes comunidades urbanas y ciudades contemporáneas de Caral, por ejemplo, Áspero, Allpacoto, Miraya, Kotosh y La Galgada, entre otros.

Cada uno de ellos tenía una costumbre similar y formaba un amplio y eficiente sistema de correspondencia y comercio. Es más probable que Caral haya sido el líder de toda esta red.

El factor de reconciliación social y cultural que mantuvo a los ocupantes del valle de Caral-Supe probablemente fue la religión, que tal vez se utilizó como un método para el apego y la compulsión.

La religión en ese momento era la estrategia del Estado para el control de la población, la generación de mercancías y su flujo. Se habla de esto en los increíbles monumentos religiosos (las pirámides) con sus plazas, cámaras y áreas elevadas del fuego consagrado donde ocurrieron las diversas celebraciones del calendario estilizado, la imagen de su carácter social.

Las reuniones habituales y los ejercicios conjuntos, por ejemplo, la remodelación de las pirámides permitieron el reconocimiento de la intensidad y la personalidad social fortificada. Sea como fuere, es más probable que no haya flotado en un camino no tan inmenso en la era de lo que podríamos llamar un progreso humano de armonía sobre la base de que no se han observado ni encontrado armas o estructuras de protección hostiles.

Te Recomiendo Ver...

Por otra parte, sin duda, la artesanía y los negocios se utilizaron prodigiosamente para mantener la generación monetaria de una manera funcional y exitosa.

La mayoría de los anteriores serían una razón para el avance humano andino posterior debido a Wari y a los quechuas de Cuzco, y están disponibles en Caral como los ejemplos más establecidos de las principales organizaciones peruanas del período prehispánico, por ejemplo, la correspondencia (acuerdo de comercio y flujo de mercancías y empresas), el calendario formal (relacionado con la generación, el desarrollo y la pesca) o el desarrollo y rediseño de santuarios y el marco común, entre los más excepcionales. (ver: cultura tlaxcalteca)

Organización económica

El público en general de Caral era una pieza de un sistema de locales que lo abarcaba todo y enunciaba a lo largo del tazón del río Supe. En este sistema había asentamientos frente a la playa y otros situados en regiones más altas (sierra); entre cada uno de ellos hubo un intercambio de artículos (intercambio de negocios), con la Ciudad de Caral obviamente como el punto focal de toda la red.

Visto así, la importancia viene de la especialización, es decir, el aumento de reuniones específicas , es presenciado en ciertas actividades monetarias.

Pesca

La extracción de elementos marinos (pescado y mariscos) fue el principal proveedor de proteínas. Fue creado en su mayor parte en la ciudad frente al mar de Áspero, desde donde se dispersó el elemento marino a cada uno de los asentamientos en el valle.

En Áspero, se produjeron métodos de pesca, que comprenden la utilización de trampas, cordeles, pontones y redes de fibra de algodón con boyas de mates y pesos de piedras atadas.

La importancia de este movimiento se puede encontrar en la medida de las estancias de especies marinas encontradas en la ciudad de Caral.

Destaca la gran proximidad de la anchoa; igualmente capturaron sardina, jurel, lorna, corvina, cabinza, pejerrey, bonito, lubina, coco, cachema, cuchilla, tollo; y recogieron machas, choros, mariscos y caracoles. Adicionalmente, se han encontrado estancias de ballena azul y tiburón blanco.

Agricultura

Los hombres de Caral construyeron una agroindustria concentrada en el valle de Supe. Utilizaron dispositivos sencillos, por ejemplo, se adhiere y se coloca en la madriguera. Además, fabricaron canales del sistema de agua extremadamente básicos que transportaban el agua del arroyo a los campos.

Las plantas nutritivas que desarrollaron fueron: mate o calabaza, achira, pacae, pajuro, nuez, guiso, guayaba, lucuma, papa, pallar, batata, frijol, aguacate y maíz. Además, fue de gran importancia el desarrollo del algodón, cuya fibra explotaron en una escala extensa.

En este vídeo podrá encontrar más datos interesantes sobre la cultura Caral:

Comercio

Los pioneros intercambiaron sus artículos a través del acuerdo: los de la deriva, ofrecieron sus artículos retirados del océano (pescados y mariscos); los de los valles costeros, el algodón y los productos orgánicos, y los de los países buenos, sus artículos hortícolas (cultivos de sustento) y de cepillado (camélidos). El punto focal de todos los arreglos fue sin duda la Ciudad Sagrada de Caral.

Asimismo, es obvio que este sistema se extendió a lugares cada vez más retirados, ya que en la región de Caral-Supe se han obtenido los resultados de la sierra (palo de lloque, plumas del cóndor), el desierto (congompe, pieles de primates, plumas de ave) y la deriva central. Intercambiaron artículos materiales, así como información y componentes sociales.

Organización política

Cada asentamiento sería hablado por un experto o curaca, a pesar de los principios de sus ayllus o reuniones familiares; lo que podría comprender el germen de un marco de administración que necesitaría expandirse de forma milenaria en todos los órdenes sociales andinos. (ver: cultura mixteca)

La clase de decisión se mostró satisfecha con la aceptación de la recaudación de impuestos de los ocupantes, tanto en mercancías como en la disposición de servicios.

Organización social

Se ha resuelto que hubo una separación social increíble, es decir, la población se dividió en clases sociales, cada una de las cuales satisfacía ciertas capacidades y estaba compuesta de varios niveles.

Algunas reuniones se encargaban de la organización y el liderazgo básico (gobernadores y ministros), y otras para los compromisos manuales, por ejemplo, la pesca, el desarrollo, la horticultura, etc.

Arte

Al ser una cultura tan extensa y rica, contaba con varias formas de expresión artística, entre las cuales tenemos:

Arquitectura

Los ejemplos más significativos de ingeniería trascendental se dan en la Ciudad Sagrada de Caral. Sus estructuras primarias son pirámides o santuarios aventurados, hechos de adobe y piedra; Como componentes correlativos, se utilizaron troncos y hebras vegetales. Son estructuras de varios tamaños. El más forzado, tanto en altura como en volumen, es el supuesto Gran Edificio Piramidal (o esencialmente la Gran Pirámide de Caral) .

Los divisores de la estructura piramidal se colocan con barro y se pintan de blanco o amarillo claro y, de vez en cuando, de color rojo. Cada edificio tenía una escalera focal que conducía a la parte superior, donde se encontraban algunas habitaciones.

En la sala fundamental había etapas bajas situadas en algunos de sus lados, y en el medio, un hogar hecho de una brecha en el suelo, asegurado con barro. Las señales muestran que la estufa tenía una capacidad personalizada; allí se cantarían diferentes sustentos como ofrendas.

Esculturas

En Caral, la estrategia de la cerámica no se construyó (es decir, piezas demostradas en barro y terminadas sobre una llama). Además, poco a poco, los caralinos no requerían cerámica, ya que tenían calabazas como depósitos, cortaban cucharas de madera y platos de piedra cortada.

A pesar del hecho de que exhibían pequeños símbolos humanos en la tierra, abandonándolos para secarse al sol. Estas estatuillas, que hablan de figuras masculinas y femeninas, se han descubierto divididas y darían forma a una parte de las ceremonias identificadas con la remodelación de estructuras y la camarilla de la fecundidad. A la luz de estas representaciones, se puede inferir el vestido, la corona y el peinado de los ocupantes de Caral.

Ornamentación individual

Los caralinos estaban adornados con cintas para el cuello de puntos y amuletos hechos con conchas marinas (por ejemplo, choro y mullu o spondylus), huesos de criaturas marinas, piedras semipreciosas, minerales, por ejemplo, crisocola, andesita y rodocrosita. Una gran cantidad de estos artículos fueron traídos de distritos inaccesibles. Las conchas se alisaron, se limpiaron y, en algunos casos, se grabaron con estructuras básicas, similares a las bobinas. Diferentes piezas de joyería tenían púas atadas con hilos de algodón.

Ciencia

Está claro que ellos sabían acerca de las matemáticas y la geometría, vitales para el plan y desarrollo de sus edificios.

Astronomía

Se ha descubierto la prueba de que los hombres de Caral sabían acerca de la ciencia espacial, que se relacionaron en la elaboración del programa, se identificaron con el festival de la alegría y otros ejercicios financieros, religiosos y metropolitanos.

Este aprendizaje fue igualmente conectado en la introducción de estructuras abiertas. Han encontrado, por ejemplo, geoglifos y líneas disipadas en los campos del desierto, por piedras cortadas dispersas; y también un área subterránea cercada inicialmente cubierta, es decir, un observatorio. También vale la pena hacer referencia a un monumento de piedra o huanca colocado en el suelo de una plaza abierta, que habría sido un instrumento de observación cósmica.

Sistema de registros (quipus)

En la pirámide de La Galería, encontramos un material sobrante que se ha descifrado como un quipu, la disposición de cadenas con racimos que los incas utilizaron como un instrumento auxiliar de memoria (es decir, como un método para proteger datos medibles o mensajes para impartirlos). Sería, en ese momento, el quipu más sazonado encontrado en Perú y confirmaría el artefacto milenario de su utilización. Para validar la utilización del quipu en Caral, se encontraron representaciones pictóricas de estos artículos en tres cuadrados líticos de las etapas de la pirámide de Caral Menor.

Conozca mas sobre esa civilización en el siguiente vídeo:

Medicina

El aprendizaje terapéutico se confirma por la cercanía repetitiva de las plantas restauradoras, una gran cantidad de ellas se encuentran en entornos funerarios. Por ejemplo, hay varios paquetes de tallos y hojas de sauce, utilizados contra los dolores cerebrales (es un árbol similar que contiene la sustancia de la medicina para el dolor de cabeza).

Religión

La religión, como se acaba de decir, probablemente fue el factor de la mezcla social y cultural que mantuvo a los ocupantes del valle de Caral-Supe juntos. La clase de decisión debería haber sido el árbitro entre la reunión social que hablaba de la intensidad de otro mundo de los precursores y los dioses.

A la luz de la monumentalidad de sus santuarios o pirámides aventuradas, la Ciudad Sagrada de Caral es, probablemente, el foco religioso de este progreso humano. Los individuos de diferentes partes del valle, e incluso de los distritos más remotos, tenían que correr allí para interesarse en los servicios ceremoniales.

Estos tendrían como foco los quemadores de los santuarios, donde se quemaron las contribuciones, que comprendían en su mayor parte alimentos (peces y moluscos), algodón, cuarzo, mechones de cabello y diferentes artículos. Además, las muñecas de tierra (recientemente rotas) y las combinaciones de vegetales se cubrieron con carácter votivo.

Fin de la cultura Caral

Todo demuestra que alrededor del 1800 a. C. todos los asentamientos de la cultura caral en el valle de Supe estaban desiertos. Las razones correctas no se tienen en cuenta, sin embargo, se supone que fue un resultado de ocasiones normales, por ejemplo, los temblores y el fenómeno de El Niño, lo que obligó a los peregrinos a emigrar a otros lugares. (ver: cultura Olmeca)

Sin lugar a dudas, se han encontrado indicios de acción sísmica sólida en algunos grandes santuarios, por ejemplo, la Huaca de Sacrificios de Áspero y el Templo Piramidal Mayor de Caral. Demuestran grandes divisiones y desigualdades entre los pisos que luego fueron asegurados por nuevos desarrollos. Esos temblores sísmicos deben ser de un tamaño de 7 a 8 grados en la escala de Richter.

En cualquier caso, tal vez lo que más influyó fue una o unas pocas y calamitosas ocasiones de El Niño, descritas por fuertes lluvias e inundaciones, que sin duda causarían una caída extraordinaria en la economía rural, ya que los territorios dedicados al desarrollo agrícola fueron cambiados en ciénagas y pantanos. Otro resultado sería el arenado de las costas. Del mismo modo, las brisas liberadas por El Niño podrían causar tormentas de polvo importantes que cubrirían los campos del valle de Supe.

Los pioneros en este sentido se verían obligados a emigrar a diferentes lugares donde, sin duda, fabricaron nuevos asentamientos y conectaron sus innovaciones. Afortunadamente, surgieron diferentes santuarios y enfoques autoritarios alrededor de los valles costeros, cerca de Caral y, además, más al norte y en las montañas.

Entre ellos se encuentran Sechin, La Galgada y Huaricoto (Ancash), y Kotosh (Huánuco). Estos enfoques ilustran, básicamente, la progresión del avance humano andino, cuyo centro principal es, sin duda, Caral.

En este video aprenderá muchos datos interesantes sobe la civilización:

Dejar Comentario