Cultura hebrea: historia, características, religión, y mucho más

Son innumerables las dudas que surgen en torno a la verdadera cuna de la civilización. Si nos circunscribimos a la cultura hebrea, vemos que a lo largo de la historia universal existían también fenicios, egipcios y árabes, así como vestigios de las costumbres y tradiciones de China o de la cultura maya ; cada uno de los cuales hicieron sus aportes a la historia de la humanidad.

Todo debe partir del sitio donde se evidencie el nacimiento de la agricultura, y los primeros asentamientos humanos; lo cual aún no queda claro en la historia, sin embargo, sumergirse en la cultura hebrea es una buena aproximación a los orígenes de la civilización.

Ch

Te Recomiendo Ver...

Historia de la cultura hebrea

Las primeras culturas humanas se originaron a orillas de los ríos Nilo (Egipto), Tigris y Éufrates (Mesopotamia), lugar de tierras muy fértiles que sirvieron de cuna a la civilización. Pasaban por los territorios que hoy ocupan los países Turquía, Siria e Irak, que se unen en el canal Shatt al-Arab, que desemboca en el golfo Pérsico.Ch

Dentro de estas sobresale la cultura, la cual toma elementos culturales externos,  los reorganiza y forma una cultura original, básicamente en el aspecto religioso. Lo que se evidencia al establecer el monoteísmo, levantar mejores construcciones que conjugaban lo religioso con lo astronómico, e instituir un Dios con una sólida filosofía ética, que sobrepasó las fronteras. En esto entró en franca contradicción con la religión de la antigua China, la cual era y sigue siendo politeísta.

A través del tiempo, estos espacios geográficos, que sirvieron de asentamiento a pueblos primitivos, y propiciaron el desarrollo de culturas antiguas; se convirtieron en epicentros de desarrollo político y cultural, y por tanto dejaron un legado en la historia de la humanidad.

Ejemplo de ello es que los primeros grandes Estados se establecieron allí, a comienzos del tercer milenio; posiblemente por las características de estas zonas, las cuales impulsaron el desarrollo de una economía sólida, la que más tarde sería parte de la cultura hebrea.

Te Recomiendo Ver...

Estas tierras vieron nacer grandes culturas como la sumeria que evolucionó en la escritura, agricultura, en el uso de metales (bronce y cobre), estudió los movimientos de las estrellas, depuró la fe y las prácticas religiosas reguladas por un sacerdocio.

ChFigura también el Imperio Babilónico, el cual mantuvo guerras con los asirios y egipcios. En el aspecto cultural sobresalió por su arquitectura con la reedificación de templos antiguos, y la edificación de un palacio imperial de grandes proporciones con terrazas y jardines colgantes, que al decir de los griegos, era una de las siete maravillas mundiales. En este aspecto simuló el desarrollo de la cultura egipcia  donde se levantaron grandes monumentos, o de la cultura inca reconocida también por sus grandes estructuras

Asimismo, el código de Hammurabi (creado en 1760 a.C.) es un legado de la cultura Babilónica, el cual es considerado la primera legislación de la historia. Este manuscrito fue moldeado en una estela de piedra y era la ley común de la época. Se ubicaba en el templo de Marduk, el dios babilónico.

En el aspecto religioso ambas culturas tenían miles de dioses, Tunner (1974). Entre estos se destacan: Anú, dios del cielo; Enlil, dios del aire y del viento; Enki, dios de la tierra y de las aguas subterráneas frescas; Sin, el dios de la luna; Nintud, diosa de la fecundidad; y Utu, dios del Sol.

Por otra parte, los sumerios y babilonios crearon las bases para el desarrollo de la ciencia, lo que podría denominarse una protociencia.

Otra cultura que vio su desarrollo en esta geografía fue la Asiria, que habitaba la parte superior del río Tigris, la cual se especializó en la minería, el comercio y la innovación en las arte. Dominó la zona media del río Éufrates, llamada Gosen, en Egipto; y conquistó toda Mesopotamia.Ch

Asimismo, tenemos a los Hicsos quienes controlaron Egipto y acogieron al dios Ra o dios Sol, plasmado en las artes como hombre halcón. Fueron monoteístas y dos de sus principales representantes fueron el faraón Akenatón y su esposa la reina Nefertiti, ambos de la dinastía XVIII de Egipto.

Como parte de la dinámica migratoria, algunos pueblos decidieron quedarse en la Mesopotamia occidental y Palestina, como los amorreos; otros optaron por movilizarse a Siria o a la Mesopotamia septentrional. Es así como se convirtieron en los antecesores de los arameos, referidos en la biblia, donde además se mencionan edomitas, moabitas y otras tribus ubicadas al este del mar Muerto, en las prolongaciones de Palestina, las cuales tenían una posición geográfica importante.

Estos desplazamientos les permitieron a esos pueblos percibir de manera total la influencia egipcia y babilónica, y en el tercer milenio pasaron a formar parte del Imperio Babilónico, reconociendo la autoridad del Rey Hammurabi.  Entonces, agregaron a su cultura la escritura, las costumbres, la lengua, las leyes y los mitos babilónicos.

De esta manera hacen su entrada a Palestina los hebreos a través de dos procesos migratorios: con los amorreos a finales del siglo XVIII a.C. y en los siglos XIV y XIII antes de Cristo, por la desorientación del Imperio Egipcio. Vale mencionar que en 1750 antes de Cristo, ciudades de Siria y Babilonia eran gobernadas por dinastías amorreas.

Tribus hebreas se desplazaron a Egipto en cuyo territorio se quedaron por aproximadamente cuatrocientos años. Allí fueron víctimas de la dominación. Para el año 1165 a.C salieron de esas tierras. Moisés los guió a la península del Sinaí y los convenció para que, junto a otros hebreos que vivían en los contornos de Cades, se convirtieran en seguidores de Yahweh (dios de los pastores del Sinaí).

ChLuego les estableció un ritual y les hizo entrega de un código; esto formó el núcleo de la nación hebrea, que se llamó Israel. Cuando Moisés reorganizó esas tribus, se dio un avance paulatino hacia el norte, entre el Mar Muerto y la llanura costeña.

Ha de recordarse que Moisés nació, de acuerdo a la biblia, en tiempos cuando un Faraón egipcio ordenó que todo hijo de padres hebreos fuera condenado a muerte. Sin embargo, Moisés fue rescatado por la hija del Faraón, luego de ser abandonado por su madre. Ella lo adoptó y crió de acuerdo a las normas y lujos del palacio. Este episodio de la historia antigua es un ícono la cultura hebrea.

Moisés nunca se olvidó de su pueblo. Un día cuando maltrataban a un hebreo, mató a uno de sus agresores. Por lo anterior, tuvo que huir al desierto, donde conoció a Yahvé -nombre con que se designa a Dios en la Biblia- y sintió la urgencia de salvar a su pueblo. Es así como se convirtió en protagonista del Éxodo –segundo libro de la Biblia–, en creador de la nación y fundador de la religión hebrea, ya que los dirigió a Canaán y les enseñó la existencia de un único Dios.

Estas mismas tribus hebreas conquistaron comarcas al este del río Jordán, dominaron Jericó, en el siglo XII a.C., y, progresivamente, ocuparon Siquem, ciudad situada en la meseta. Allí, Josué –profeta bíblico sucesor de Moisés–, dio a las tribus un código y una liturgia que, al parecer copiada de los pobladores de Canaán.

Tiempo después esas tribus se unieron y conformaron la nación hebrea llamada Israel, que más tarde, con la división del reino después de la muerte de Salomón –rey de Israel, hijo del rey David–, fue dominada por la tribu de Efraín; aunque seguía llamándose Israel.

Las tribus ubicadas al sur denominadas Judá y de Benjamín, se hicieron llamar Judea, lo que formó parte luego de la cultura romana. Los grupos con mayor poder como los de José, Efraín, Manasés y Benjamín, tomaron el territorio ubicado al margen más alejado del río Jordán.

Después de luchar por varios años, llegaron los clanes de Judá y sus socios Simeón, Leví, y los kenitas; estos se introdujeron en la parte más al norte de Palestina, desde el desierto.

Lograr la tierra prometida de Canaán no fue fácil para los hebreos, pues antes de lograrlo fueron amenazados por los filisteos provenientes de Asia Menor e islas del mar Egeo, quienes los precisaron a ceder buena parte del territorio conquistado.

Este episodio motivó la unificación hebrea y la constitución de la monarquía el año 1025 antes de Cristo, ya que hasta ese momento los  Jueces (hombres sabios) fueron quienes gobernaban la nación (Mcnall, 1970, p. 119).

Hubo manifestaciones en contra de esta forma de gobierno, y circuló la versión de que el Dios de Israel era el verdadero Rey del pueblo. Es el dios que identifica la cultura hebrea.

Reyes

SaúlCh

El primer rey hebreo fue Saúl (1028 a. C. – 1013 a. C.) de la tribu de Benjamín, quien ocupaba el cargo por concesión de Dios. Es decir, el Rey se convirtió en un enviado de Dios.

Así pues, Saúl tenía la obligación de gobernar de acuerdo con los preceptos de la voluntad de Dios, según las revelaciones de sus profetas.

Saúl, quien no contaba con un ejército estable, logró repeler a los filisteos y se planteó anexar ciudades cananeas independientes. Fue respetado como la salvación política de Israel.

David

Al morir Saúl, lo suplió David (1013 a. C. – 973 a. C.) por cuarenta años, tiempo en el cual aumentó la concentración de poder y conformó un ejército con sus leales, el cual derrocó a los filisteos y unió a las doce tribus en un solo Estado fortalecido, bajo un monarca absoluto. Este rey identifica la cultura hebrea.

CHInició, asimismo, la construcción de Jerusalén, sitio no conquistado hasta entonces por los hebreos. Esta ciudad pronto se convirtió en el centro político del Estado debido a su situación estratégica entre los grupos del norte y del sur (2 Samuel 5:6, La Biblia).

Con la introducción del hierro y su empleo en muchos usos, se generó una revolución técnica que benefició la agricultura y las construcciones. A este rey también se le atribuye la unión del Estado, la nación y el culto.

Salomón

El último rey de la monarquía fue Salomón (973a. C.- 933 a. C.) –hijo de David–, el cual alcanzó todo el territorio. Aunque no aumentó las conquistas hechas por su padre, se dedicó al impulso cultural y económico de su reino.

La creación de la ruta histórica de Egipto – Mesopotamia, reafirmó la monarquía hebrea, que tenía una posición de importancia en el comercio y en la política internacional. Sin embargo, su fortaleza contrastó con la debilidad de sus grandes vecinos: Asiria, Babilonia y Egipto.

Salomón incentivó la construcción; para ello contó con la participación de las ciudades de Tiro e Hiram, las cuales formaban parte del Estado Fenicio, el cual se especializaba en artes industriales y comerciales: Ya anteriormente el rey David había establecido relaciones amistosas con ese Estado, las cuales fueron selladas con la alianza instaurada en el  reinado de su hijo Salomón.

Su deseo era construir un templo majestuoso para Yahvé y sus sacerdotes; lo cual alcanzó, sin embargo, los gastos de construcción los absorbió directamente el pueblo.

Los hebreos deseaban que Jerusalén fuera una ciudad abierta –internacional- para impulsar al reino a tener dominio mundial, tan aspirado por los Estados orientales.

Ch

Salomón, considerado como uno de los hombres más sabios de entonces, tuvo una gloria superficial, ya que la acumulación de oro de la cual se jactaba y evidenciaba la prosperidad del país, generó cambios económicos que intensificaron las contradicciones internas.

Estas diferencias constituían un riesgo para la unidad nacional, ya que la edificación del templo arrojó un déficit en la economía de Palestina, que era pobre en recursos. Por ello Salomón cedió veinte ciudades y recurrió al trabajo obligatorio.

A la muerte de Salomón, el descontento creció en el pueblo, incluso, las tribus del norte no aceptaronque su hijo, Roboam, los gobernara. Debido a ello se separaron 10 tribus, y establecieron su propio reino, denominado Reino de Israel o Reino de Samaria. Este rey fue sin duda otro icono de la cultura hebrea.

Sin embargo, en el año 722 a. C. fueron sometidos por los asirios y estos reinos terminaron siendo tomados por las poblaciones más numerosas que los rodeaban. A partir de allí se les llama las diez tribus perdidas de Israel.

La historia registra que en la península de Arabia se asentaron semitas o hijos de Sem –hijo de Noé– , nómadas de origen con tradiciones pastoriles, que constituían una sociedad patriarcal en la que el padre constituía el jefe de la familia y las mujeres estaban sometidas prácticamente a la servidumbre; eran compradas o capturadas.

La poligamia era práctica común, incluso, los textos sagrados hebreos registran que Jacob y Salomón eran polígamos. Características estas que conformaron la cultura hebrea.

Características y ubicación de la cultura hebrea

La evolución social de los hebreos fue generada por la acción mutua de elementos complejos y su cultura aglutina materiales de muchas fuentes. El culto a Yahveh y la religión, unieron las experiencias de las tribus en las batallas realizadas, para dominar a los pueblos cuya cultura material era más avanzada.

A lo largo del tiempo la religión hebrea evolucionó. Desde su aparición como pueblo nómada ejercieron la religión animista (todo tiene alma) con diversas prácticas de magia, hasta la aparición de Moisés (1100 a. C.). Consideraban que la mayoría de los fenómenos sucedían por la acción de personas o poderes sobrenaturales intangibles, como el espíritu humano. Por tanto no existía diferencia entre lo espiritual y lo material; sin embargo, aceptaban la existencia de una identidad práctica responsable de cosas y acontecimientos.Ch

De hecho, la religión se considera una alternativa que le permitía a la persona compensar sus inquietudes sobre fenómenos del medio circundante. Además, era donde interactuaba el humano con el espacio y la sociedad de la cual forma parte.

Por ejemplo, los hebreos veneraban las fuentes de agua; líquido considerado con conocimientos sobrenaturales, tal como se evidencia en un juicio donde el agua santa era bebida por el infractor y el veredicto se pronunciaba expresando la frase “agua viva”, como símbolo de interacción entre el desierto y las zonas vitalizadas por esta.

Estos elementos de la religión destacaron dentro de la cultura hebrea.

Dioses locales

El imaginario colectivo dentro de la cultura hebrea tenía muchos dioses locales sin nombre ni tradición, en torno a los cuales se agrupaban espíritus benignos y malignos como “Lilith” a quien, en ocasiones, se le asignaban características femeninas y, en otras, se le consideraba una bruja que vagaba por las noches.Ch

La luna, los montes, los árboles, los manantiales, las cuevas y otros elementos eran espíritus o refugio de espíritus venerados y consultados por este pueblo.

Del siglo XII al siglo IX a. C. evolucionó la religión hebrea con la adoración a un solo Dios (monolatría), el cual tenía características antropomórficas (apariencia humana), y conferían la defensa del orden universal.

El Dios de Moisés era llamado Yahvé ya que estimaban ofensivo pronunciar el nombre de Dios.

Según el texto bíblico Moisés preguntó a Dios su nombre, para dar instrucciones al pueblo: Dios respondió: “…Yo soy el que soy…” (Éxodo 3:14). Frase lapidaria de la cultura hebrea.

El hecho de que los hebreos comenzaron a adorar solo Dios (monoteísmo) no significaba que el pueblo hebreo negara la existencia de otros dioses. Otra de las culturas que establece un contraste con esta es la cultura India ,donde se presenta uno de los mejores ejemplos de politeísmo al adorar a muchos dioses.

Su Dios no solamente se ocupaba de sacrificios y ritos; también tenía una gran preocupación por la conducta ejemplar del ser humano y su bondad de corazón. Así se entiende la divulgación de los diez mandamientos, los cuales fueron entregados a Moisés de la mano divina; sin embargo, algunos investigadores piensan que este texto no es totalmente original, ya que a su juicio los mandamientos fueron anteriores, y lo que se entregó fue su recopilación.

ChAl pasar de los años, los hebreos no diferenciaban entre los distintos dioses y su Dios; de ahí que el profeta Elías no insistía en la descalificación de otros dioses, pero si insistía en la importancia de creer en el Dios de Moisés, ya que este era que debían adorar los hebreos, por ser el verdadero Dios de la justicia, y quien se ocupaba de manera real por su pueblo.

Luego otros profetas como Isaías, Oseas, Amós y Miqueas ahondaron en la importancia de adorar a un solo Dios, lo que produjo una revolución religiosa, ya que al resaltar el aspecto ético de su Dios, dejaban de lado el valor de los ritos y de sacrificios, muy utilizados en la cultura hebrea.

Comienzan a destacar elementos sociales y políticos de su Dios, como cuando Miqueas dice: “¿Qué pide de ti Yahvé, si no ser justo, y amar la misericordia para andar con tu Dios?” registrado en Miqueas 6:8 (La Biblia).

Derecho

En cuanto al Derecho, sus aportes principales fueron el código Deuteronómico, el cual fue la síntesis de los discursos proféticos de la época, y el Decálogo que es el conjunto básico de las leyes divinas de la Biblia.

El derecho hebreo hace referencia al conjunto de normas jurídicas del pueblo hebreo. Las principales fuentes del derecho hebreo son: La Torá, La Mishná y El Talmud; documentos de referencia dentro de la cultura hebrea.

La Torá

Torá “instrucción” ó ”enseñanza”. Compila los cinco Libros de Moisés. Expresa doctrina o Ley, como también enseñanza. Se dio a conocer hace más de 3500 años.

La Mishná (“estudio”, “repetición”)

Es un cuerpo explicativo de leyes judías agrupadas, que resume la tradición oral judía, desarrolladas durante siglos desde tiempos de la Torá hasta su codificación, realizada por Rabí Yehudá Hanasí, entre los siglos II y III (220 d.C).

TalmudCh

Se trata de la interpretación del Antiguo Testamento realizada por profetas, rabinos, maestros e iluminados judíos para su pueblo, el cual tiene dos partes principales: la Mishna (leyes religiosas) y la Gemara (explicaciones e interpretaciones y comentarios). Para el hombre común el Talmud, está lleno de odios, supersticiones y afirmaciones aberrantes.

Arte

Literatura

Las obras literarias fueron agrupadas y organizadas durante el período de mayor auge de la monarquía. Entre estas se mencionan los cantos nupciales del Cantar, salmos, los proverbios, de los Cantares, las Crónicas, el Éxodo, el Génesis, los Jueces, los Reyes y otros libros denominados sapienciales, como el Eclesiastes.

Música

La música tenía un gran valor por lo que la usaron para ceremonias religiosas. El shofar era un instrumento musical hebreo (cuerno de cordero usado en ceremonias rituales). También utilizaron sistros, panderos, adufes, flautas, liras y cítaras. Estos instrumentos forman parte de la cultura musical hebrea.Ch

Arte visual

Por lo general fue de tipo geométrico tendiendo hacia la abstracción. Sin embargo, hubo excepciones como aquellas que tuvieron el propósito producir arte ritual y litúrgico.

ChArquitectura

Impresionante fue la estructura del Templo de Jerusalén (en todas sus versiones), al igual que los palacios y viviendas de los nobles. En tiempos de la monarquía los hebreos desplegaron el orden arquitectónico proto-jónico.

El pueblo hebreo en la actualidad

Actualmente, el pueblo judío se encuentra asentado en una parte del territorio palestino, después de haber padecido diferentes dominaciones. Esto se debe al esfuerzo de los Sionistas, para que los judíos tengan una patria segura en el territorio de Palestina. Mantienen imperturbable su religión, costumbres y tradiciones.

ChEl Estado de Israel, surgió en 1948 cuya capital es Jerusalén, el cual  surgió al finalizar la de la Segunda Guerra Mundial, en 1948; con lo cual no están de acuerdo los estados árabes vecinos.

A partir de allí han tenido una serie de conflictos bélicos con sus vecinos árabes, que datan de 1949, 1956, 1973; en la actualidad se encuentran en disputa con los palestinos que piden su territorio, sin embargo, Israel ha logrado un notable desarrollo en lo político, social y económico, y se reconoce como máxima representación de la cultura hebrea.

Literatura y escritura de la cultura hebrea

En La Biblia (del griego ‘los libros’) se encuentra las principales expresiones de la literatura hebrea antigua. Es una colección de textos canónicos o sagrados para las religiones judía y cristiana.

En cuanto a lo rigurosamente cultural, en La Biblia se recopila cuantiosa tradición literaria de varias culturas como la mesopotámica o la egipcia. Adicionalmente, ese libro sagrado tiene un incuestionable valor literario que ha influenciado la civilización, en áreas como el arte y la literatura, en especial, en la del mundo occidental. El hecho de que ha sido traducida total o parcialmente a más de dos mil idiomas, así lo confirma.

Se divide en dos grandes partes: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento: El Antiguo Testamento lo conforman cuarenta y cinco libros manuscritos en hebreo, entre los siglos XI y I a.C., aunque hay una porción escrita en arameo. No es fácil definir las fechas por la fuente oral de muchos materiales. En estos libros se narra la historia revelada del pueblo hebreo, incluyendo sus creencias y tradiciones.

Por su parte el Nuevo Testamento está estructurado por veintisiete libros escritos en griego (siglo I d.C.), los cuales se centran en el nacimiento, vida, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret.

Antiguo TestamentoCh

  • Los libros que constituyen el Antiguo Testamento son de cuatro tipos:
  • Libros históricos: Se escribieron con los relatos de la tradición oral, sobre la historia del “pueblo elegido” por Jehová y sobre biografías y anécdotas de personajes d importancia para ese entonces.
  • Libros poéticos: Contienen gran profundidad lírica y belleza literaria.
  • Libros proféticos: Escritos por profetas, donde predomina el carácter prescriptivo (normas) y predictivo (vaticinios).
  • Libros sapienciales o gnómicos: Sentencias morales que se expresan de forma aforística y proverbial con un objetivo didáctico.

Nuevo Testamento

Se encuentra basado en los Escritos en griego acerca de la vida de Jesucristo, de sus seguidores y de los Apóstoles. Se divide en Evangelios, Hechos de los Apóstoles, Epístolas de Pablo, epístolas generales y el libro de El Apocalipsis.Ch

En los cuatro Evangelios —los libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan— se narra la vida de Jesucristo.

En el Libro de Hechos se revela la historia de la Iglesia y de los Apóstoles, en especial los viajes de las misiones de Pablo, luego de la muerte de Cristo.

En las cartas o Epístolas de Pablo, se da instrucciones a los líderes y a los fieles de la Iglesia. Las demás cartas las escribieron otros Apóstoles y en las cuales se aconseja a los santos de aquellos tiempos.

Por su parte en el libro de El Apocalipsis, escrito por el apóstol Juan, se plasma profecías en relación a los últimos días.

El Apocalipsis

Con el libro del Apocalipsis culmina la serie de las Sagradas Escrituras y la revelación presentada por Dios a los hombres. Su mensaje confirma la garantía del cumplimiento de todas las promesas de Dios. Por ello el libro es considerado la revelación de Jesucristo.Ch

El Apocalipsis fue un libro escrito por el apóstol san Juan, en el ocaso de su vida, alrededor del año 100 d.C. Lo es escribió en estilo epistolar a las iglesias de Asia Menor, las cuales pasaban por tiempos difíciles a causa del acecho romano.

Enigmático y muy difícil de entender; es una obra que se presta a generar diferentes interpretaciones, por ello debe observarse con cuidado la forma como lo interpreta la iglesia.

El emperador romano Domiciano del período (81-96 d.C.); ejecutó una fuerte persecución a los cristianos. Paralelamente los cristianos eran atacados por los judíos y ansiaban el regreso de Cristo, para librarlos de todos sus males.

En ese contexto fue que el apóstol escribió el Apocalipsis, para confortar y animar a los cristianos víctimas de las comunidades del Asia Menor.

Te Recomiendo Ver...

Organización social en la cultura hebrea

Los hebreos eran originarios de Caldea (en Mesopotamia), descendientes de Sem, hijo de Noé. Vivieron como nómadas un extenso período, dirigidos por patriarcas; emigraban de los sitios de asentamiento cuando se les agotaban el pasto para sus rebaños.

De esta manera llegaron a EgiptoCh, donde los faraones los dominaron y sometieron a trabajos forzados. Tiempo después se sublevaron y lograron escapar en masa formando caravanas, que deambulaban por los desiertos de Sinaí, guiados por Moisés, hasta llegar a Canaán, donde se establecieron para siempre.

La sociedad  estaba estrechamente relacionada con su religión. El núcleo era la familia patriarcal, en la cual el padre era la máxima autoridad. Al principio vivían en grupos familiares dirigidos por el más anciano que cumplía el rol de patriarca, el cual administraba justicia, regía la guerra y los ritos religiosos.

También existían los esclavos que se adquirían por compra o por ser prisioneros de guerra; no se les torturaba y se les respetaba la vida. En los tiempos de nómadas los hebreos vivían en tiendas con pocos enseres, para facilitar su traslado en la búsqueda de pastos para sus rebaños. Al asentarse en Palestina, habitaron casas de piedra con huertos, constituyendo poblados.

Organización política de la cultura hebrea

Jacob/Israel -patriarca hebreo-  tuvo doce hijos, cada uno de los cuales era representante de una tribu, por ello se les conoce como las doce Tribus de Israel.

ChAl principio no formaron un solo estado, pero ante el peligro aceptaban se comandados por un único jefe al que llamaban Juez, quien por lo general era caudillo de su pueblo. Éste ejercía los poderes sobre las tribus con gran autoridad.

Estas tribus conformaron una suerte de confederación, la cual generó el reino unido de Israel que tuvo por reyes a David, Saúl, y Salomón. A la muerte de Salomón, en 941 a.C., hubo una gran rivalidad entre las tribus que  generó la división del reino en dos unidades políticas,El reino se dividió en dos estados diferentes:

  • Diez tribus del norte formaron el Reino de Israel, más vasto y fuerte, cuya capital era Samaria, 931-722 a.C.
  • Dos tribus del sur formaron el Reino de Juda, el cual tenía como capital en Jerusalén, 931-587 a.C.

Debido a esta división hubo un debilitamiento económico y religioso en ambos reinos, lo que favoreció a los pueblos vecinos: Los invadieron los asirios y más tarde los caldees, quienes los conquistaron y esclavizaron.

De vuelta a Palestina

En tiempos cuando el imperio Neo babilónico fue destruido por Ciro El Grande, se les permitió a los hebreos volver a Palestina, y los persas a su vez accedieron a que se reorganizaran como comunidad religiosa con atención a su política. A pesar de que no todos regresaron, permanecieron unidos de acuerdo a su religión, lengua y costumbres.

Cultura hebrea antigua

La meta territorial de los pueblos semitas en el desierto de Arabia fue la región de Palestina.

Los semitas cananeos fueron los primeros en llegar, quienes tomaron su nombre del país de Canaán. Fueron vencidos y desalojados por los semitas hebreos que divididos en tribus se asentaron en la región (siglo XIV y XI a.n.e.). Fundaron dos reinos: Israel (capital Samaria) y Judá (capital Jerusalén) en los siglos XI y VIII a.C.

Posteriormente fueron conquistados por civilizaciones poderosas.

Su primordial aporte fue religioso (el monoteísmo), al elevarse a la creencia de un único Dios, Jehová, cuya adoración no exigía estatuas ni figuras materiales.

Organización políticaCh

Patriarcas: Las tribus eran gobernadas por los ancianos, llamados patriarcas, ya que su sabiduría estaba dada por la experiencia.

Abraham

Fue el primero de los patriarcas. Nacido en la ciudad de Ur, Mesopotamia. La Biblia refiere que a los 75 años oyó la voz de Dios, que le ordenaba dejar la tierra de Ur. Historiadores afirman que eso ocurrió en el reinado de Hammurabi, en el año 2050 a.C.

Comienza la peregrinación hacia la tierra prometida en el desierto, con sus seguidores, donde Jehová le aseguro las tierras de Canaán en recompensa a su obediencia.

Los hijos que tuvo con su esposa Sara, Isaac, y su esclava Agar, Ismael, son el génesis de muchos conflictos en el Oriente Medio, ya que esos hijos darían origen a los judíos y árabes respectivamente.

Jacob

ChHijo de Isaac y nieto de Abraham. Dios dio a Jacob el nombre de Israel, posteriormente a que éste se enfrentara a un ángel. Tiempo después llegó a ser el padre de los israelitas. Se desposó con Caldea y volvió a Palestina. Tuvo 12 hijos lo cuales fundaron las Doce Tribus de Israel.

Yahvé continuamente declaró su amor por Jacob “… yo amé a Jacob, y odié a Esaú…”.

Según la biblia Jacob adquirió la primogenitura de su hermano Esaú a través de un plato de lentejas. A su esposa, Raquel, la logró gracias a tío Labán,  a cambio de catorce años de trabajo.

Según algunos datos Jacob, probablemente nació en Lahai-roi, veinte años después del matrimonio de sus padres; para ese entonces su padre Isaac tenía 60 años de edad, y su abuelo Abraham, 160 años.

Moisés (salvado de las aguas)

Libró a su pueblo de la dominación egipcia a través del Éxodo. Recibió los diez mandamientos en el Monte Sinaí. Su pueblo fue castigado durante 40 años por la idolatría que le profesó. Casi llega a la Tierra Prometida (Palestina); dejó a su pueblo al mando de Josué, quien sí llegó a esa Tierra.

ChJueces

Eran considerados los hombres más sabios. Surgieron cuando los hebreos se establecen con definición en Palestina, abandonando la vida nómade. Se dividieron en doce tribus que nombraban a los Jueces para su gobierno.

En este segundo periodo de la historia hebrea, este pueblo lucha por el afianzamiento, en la Tierra Prometida donde habrían de asentarse definitivamente.

Los jueces más celebres fueron:

Gedeón (poderoso guerrero)

Quinto Juez que aparece en el libro “Jueces” de la biblia (Capítulo VI al VIII). Según la epístola de los Hebreos era ejemplo de hombre de fe. Perteneció a la tribu de Manases.

Liberó a los hijos de Israel de los Madianitas -nómadas árabes de los desiertos de Siria y Arabia-, quienes oprimían y robaban a los hebreos. Fue cuando es llamado por Dios para hacer libertar a su pueblo.

Sansón

ChDe la tribu de Dan, que representó la encarnizada defensa contra los filisteos. Poseedor de una fuerza extraordinaria asociada a su larga cabellera, cuyo secreto fue revelado por so consorte Dalila. Reseña La Biblia que con una quijada de burro mato a mil filisteos.

Samuel

El final de los jueces a fines del siglo VI a.C. venció a todos aquellos, pero su prestigio se debió al ascendiente espiritual y religioso que tenía. Combatió la idolatría y unificó a los hebreos, quienes decidieron reconocer una autoridad común a todos formando, así, un solo estado monárquico cuyo primer rey fue Saul.

Reyes

Surgieron por la necesidad de unificarse contra su enemigos, los filisteos en la costa y los nómadas del desierto.

Reyes de la cultura hebrea antigua: Saúl (1117 a.c.), David (1077 a.c.), Salomón ( 1037 a.c.) y Jeroboam (931 a.c.).

Religión de la cultura hebrea

En la cultura hebrea la religión dominó todas sus manifestaciones. Al prohibirse la representación de la divinidad, se estimuló la literatura, lo que generó el texto sagrado conocido como La Biblia, denominada también las Sagradas Escrituras.

La desigualdal entre la religión hebrea con las demás del Cercano Oriente es que cree en un solo Dios (monoteísmo), el cual es justo y bondadoso; demanda de su pueblo el cumplimiento de la moralidad. No posee forma humana, por tanto no puede ser representado.

ChDios hizo al hombre inferior a él, y de acuerdo a su imagen –inmortal–, pero como ha pecado es castigado. Otro contraste es que Dios actúa con los hombres y no fuera del mundo de ellos. Eso no quiere decir que no volverán a caer en el politeísmo.

Un elemento importante en la religión hebrea fue y sigue siendo la moral. Yahvé determinó prohibiciones y limitaciones sobre el hombre porque lo creó, sin embargo, también lo encamina para que alcance su felicidad plena. Es así como Yahvé establece los Diez mandamientos que se resumen de la siguiente manera: Se prohíbe el politeísmo y la idolatría, la invocación del nombre de Dios en vano, así como el juramento falso; se prohíbe matar robar, mentir, codiciar bienes ajenos; asimismo, se ordena honrar a los padres y respetar día de descanso.​

En el siglo XIV a.C. un sector de los hebreos establecidos en Canaán se fue a Egipto en vista de una hambruna que azotó esa región. Fueron acogidos por los egipcios y trabajaron para ellos. Inicialmente, cumplieron diversos trabajos; luego probablemente, se incorporaron al sistema de corvea, el cual consistía en trabajar gratuitamente para el señor feudal; es decir, si no podían pagar los tributos con la cosecha, debían hacerlo con su trabajo; en otras palabras,  debían trabajar para el faraón .

Los que trabajaron en el sistema de corvea terminaron siendo esclavos. Para finales del Siglo XIV a.C., todos se rebelaron y volvieron a Canaán, con Moisés de guía. La salida de Egipto y y travesía por el desierto se registra como el Éxodo del pueblo hebreo.  Ya en el Monte del Sinaí, Moisés tomó de Dios el Decálogo y lo divulgó en el pueblo hebreo.

Esto se relata en el segundo libro de la Biblia.

Elementos importantes

El Decálogo: Constituye los diez Mandamientos que pronunció Jehova a Moisés en el monte de Sinaí. Es uno de los aportes de la cultura hebrea más significativo para la humanidad.

Festividades religiosas

  • Fiesta de Pascua: Evocación de la huida de Egipto
  • Fiesta de Pentecostés: Recepción de los mandamientos de la Ley de Dios
  • Fiestas de los tabernáculos: Reminiscencia de la vida de Nómade en el desierto

Los Profetas

Eran considerados unos Hombres independientes de la casta sacerdotal; criticaron abiertamente los actos que juzgaban contrarios a las creencias hebreas. Actuaron entre la época del Cisma y el cautiverio en Babilonia. Los profetas más destacados fueron: Amós, Jeremías, Isaías, Ezequiel, etc.

La Biblia (1657 a.C.) comprende dos partes:

El Antiguo Testamento escrito por los hebreos, el cual trata las costumbres y pensamientos morales de los hebreos. Luego los cristianos añadieron el Nuevo Testamento con la llegada de Cristo y los comienzos del cristianismo; el cual presenta el nacimiento, vida, muerte y resurrección de Jesucristo. También versa sobre los apóstoles y profetas.

Dioses de la cultura hebrea

Inicialmente el pueblo hebreo era politeísta, sin embargo, con el paso del tiempo la adoración se fue concentrando en una divinidad única nacional por encima de las de otros pueblos (enolatría), hasta que fue aceptada de la existencia de un único dios.

El Dios judío o hebreo era invisible, nómad y omnipresente. En el antiguo testamento lo llaman Yavhé o Jeovah.

La creación del monoteísmo fue lo que se obtuvo de la labor de los profetas, lo cual encontraron en él un recurso eficiente para promover y mantener la cohesión del pueblo hebreo; gracias a ello, Israel pudo enfrentar con mayor entereza las adversidades provenientes de su precaria situación como vecino de grandes imperios a lo largo de la historia que aún se puede escuchar en distintas religiones.Ch

Junto con la creencia en un solo dios, se desarrolló también la idea de que Yahvé elige a Israel como su pueblo. Esta elección otorga al pueblo elegido la misión superior de transmitir a todas las personas que en el habitaban, la voluntad de su dios. lo que es un elemento distintivo y constituye un legado de la cultura hebrea.

Por su parte, las culturas de los sumerios y babilonios contaban con muchas divinidades, entre las que destacan:

  • El dios Anú, dios del cielo
  • Enlil, dios del aire y del viento
  • Ea o Enki, dios de la tierra y de las aguas subterráneas frescas
  • Sin, el dios de la luna
  • Nintud, diosa de la fecundidad
  • Utu, dios del Sol.

También la cultura de los Hicsos, adoptó al dios local Ra, o dios Sol.

El progreso de los hebreos del politeísmo al monoteísmo tuvo muchos contratiempos, sobre todo en cuanto a la evolución de sus conceptos de Deidad. Existían ideas variables de Dios, en cualquiera de las épocas, entre los distintos grupos creyentes semitas, las cuales se reflejan en los términos que se utilizaban para conceptualizar de Dios, entre los cuales se destacan:

Yahvé: dios de las tribus del sur de Palestina, al que asociaron con el Monte Horeb, volcán del Sinaí. Yahvé era apenas uno de los miles de dioses de la naturaleza que reclamaban la adoración de las tribus y pueblos semitas.Ch

El Elyón: el Dios Altísimo del cielo. Muchos semitas, incluyendo los descendientes directos de Abraham, en diferentes épocas, veneraron tanto a Yahvé como a El Elyón.

El Shaddai: Creencias de Yahvé para el desierto.

El: Muchas personas realmente religiosas intentaron adorar todas esas ideas evolutivas de la divinidad y surgió la práctica de referirse a la Deidad “El”. Ese término incluía otros dioses beduinos.

Elohim: Forma plural de El. Se asocia a Dios en cuanto a su creación. Algunos la utilizaban esta palabra como prueba de la Trinidad (Génesis 1:26). Elohim también se empleaba para referirse a todos los dioses falsos.

Nombres varios: A los semitas -descendientes de Sem- no les gustaba enunciar el nombre de su Deidad, por consiguiente recurrieron a numerosos apelativos como el Creador del Cielo y de la Tierra, Kyriós, Yah, el Espíritu de Dios, el Señor, el Ángel del Señor, el Todopoderoso, el Santísimo, el Altísimo, Adonai, Anciano de los Días, el Señor Dios de Israel, el Señor de las Huestes y el Padre en el Cielo.

Jehová: Término que en tiempos más recientes ha sido utilizado para designar al concepto completo de Yahvé y que ha evolucionado en la experiencia de la cultura hebrea. Sin embargo, el nombre Jehová no se usó sino mil 500 años después de la época de Jesús.

Economía de la cultura hebrea

Inicialmente las actividades productivas más importantes de los hebreos asentados en Palestina eran la agricultura y la ganadería. Los cultivos característicos era el olivo o aceituna y la uva, también sembraban legumbres y lentejas.

El pastoreo de cobras, caballos, ovejas, bueyes, y camellos acompañaba la actividad agrícola. Asimismo, trabajaron la cerámica y realizaron gran cantidad de tejidos de lino y lana.

Luego el comercio fue lo que adquirió más importancia como actividad productiva. Lo que se debió a su ubicación geográfica en Palestina, que constituía un puente de mercaderes entre Mesopotamia y Egipto. Comercializaban aceite y vino e importaban metales (cobre de Chipre, hierro de Australia, oro de Arabia), marfil y especias.Ch

Las relaciones económicas de los hebreos se alteraron cuando se establecieron en las tierras Canaán. Llegaron como pastores nómades y prontos se convirtieron en agricultores sedentarios.

Buena parte se enriqueció y se transformó en terrateniente, adquiriendo esclavos y servidumbre.

La Propiedad

En cuanto a la propiedad hubo un equilibrio a través del año sabático, el cual consistía en que uno de cada siete años se dejaba reposar los campos, concediendo a los pobres la producción.

Igualmente, se conmemoraba el año del jubileo; fiesta solemne realizada cada 50, donde además de dejar de reposo las tierras, retornaban a los dueños originales y recuperaban la libertad los esclavos.

Tanto el año sabático como como el año del jubileo son legados de la cultura hebrea que hoy se practican en otras sociedades, con las respectivas adaptaciones.

Producción agropecuaria

Los hebreos sobresalieron en el cultivo de cebada, uva, trigo, olivo y e higueras. Además de que con asnos, ovejas, cabras y bueyes

El Comercio

Se desarrolló la industria y el comercio, especialmente en tiempos del rey Salomón. El método de comercializaban era a través de  caravanas por tierra, y utilizando de embarcaciones para los pueblos del Mediterráneo Oriental y el mar Rojo. En esto el aporte de los fenicios fue vital en equipamiento y como guías.

El aceite, la miel y el trigo que daba la tierra se cambiaban por madera y productos manufacturados de Fenicia.

Por otra parte, del enigmático país de Ophir (Somalia, África) trasladaban oro, piedras preciosas y maderas extrañas.

Incienso y las especias se importaban de Arabia a Palestina, desde donde se distribuía a Siria, Fenicia y Egipto. También se instauraron relaciones comerciales entre Palestina y Tiro, ciudad fenicia que reinaba en el Mediterráneo. Esto también sirvió de propagación de la cultura hebrea.

ChVestimenta de la cultura hebrea

La vestimenta entre hombres y mujeres difería notablemente, pero eran muy parecidas entre sí en cuanto a su diseño general. Existían leyes que prohibía el intercambio de vestido.

El vestido hebreo antiguo diferiría entre ambos géneros en las prendas de vestir interior (camisa), la túnica exterior o ropa, faja, prenda exterior o manto y el tocado.

Túnica

La túnica era un atuendo característico, que llegaba hasta los pies y que usaban hombres y mujeres, las cuales venían provistas de flecos para recordar los mandamientos de la ley de Dios, según la Biblia.

KipáCh

Se trata de una Pequeña gorra redonda que cubría toda la cabeza de los varones hebreos,  mayormente se la colocaban por costumbre, como símbolo de respeto, cuyo uso era obligatorio en sitios sagrados como cementerios o templos.

Su origen proviene del Talmud –texto principal del judaísmo- , donde se orienta su uso como señal de respeto, debiéndose cubrir ante el Señor. Es sin duda unos de los elementos tangibles de la cultura hebrea.

Talit

Manto de oración utilizado por los hebreos en ceremonias religiosas. En la época hebraica el término talit (del griego stole) significaba alguna sábana o manto, incluso el que se usaba para las oraciones, ya que tenía flecos en las extremidades o pezuelos, en cumplimiento de la ley bíblica (Num. 15, 38), destinados a recordar a los israelitas los mandamientos divinos.

Es rectangular, sirve para tapar la espalda y los brazos, colocándolo extendido por la parte ancha. Los fieles prefieren el talit de lana que se puede arrojar sobre la cabeza y debe llegar hasta más abajo de las rodillas, preservando la parte angosta arriba.Ch

Durante las oraciones se lleva el talit parcialmente doblado, con las puntas superiores tiradas por encima del hombro. Solo los hombres llevan talit (mayores de 13 años) durante las oraciones diurnas. El religioso que oficia la misa lo usa en todas las ceremonias.

Se usa en la sinagoga y tiene por lo general rayas negras o azules de diferentes medidas. Se evoca una bendición especial al ponérselo, y en ocasiones lo besan en señal de reverencia, antes de colocárselo.

También es acostumbra tocar la Torá con el talit, cuando se lleva el rollo en procesión, y besar el talit después. Actualmente, es costumbre en muchos lugares usar el pequeño talit (de seda), doblado.

Su uso se interpreta en el sentido de que reviste a la persona de un espíritu de santidad, y refleja la elemental igualdad de todos los hombres ante Dios. Se utiliza también para cubrir a los novios en la ceremonia nupcial. Es un símbolo de respeto dentro de la cultura hebrea.

Tefilín

Los tefilín, cuyo uso fue tomado de pasajes del Éxodo y del Deuteronomio, simbolizaban la expulsión del pueblo hebreo de Egipto. Se usaban al momento de que los varones ingresaban como miembros en el culto, o sea a partir del Bar Mitzbá, que acontecía a los trece años.Ch

Lo constituían dos envoltorios de cuero sostenidos por dos correas, todo en color negro; correspondientes a un animal kasher (matados de una manera especial), donde se conservaban fragmentos bíblicos. Una de ellas se sujetaba a uno de los brazos -el que no ejecutaba función-, y se giraban sobre él siete vueltas: el otro seponía sobre la frente, como medida para recordar de los preceptos religiosos. Era a un signo de humildad, ante Dios.

Estas tradiciones aún se conservan y están vigente en la cultura hebrea.

Dejar Comentario