Escritura azteca: Significado, características, tipo y más

Adquiere todo el conocimiento referente a la escritura azteca, descubre la historia de esta civilización, su legado, y el significado de su lenguaje literario, en este articulo podrás aprender de donde proviene y como se descubrió esta escritura así como también fue cambiada por sus acontecimientos históricos.

Escritura azteca

Escritura azteca y su significado

La historia de los aztecas comienza alrededor del año 1000 dC, cuando una tribu guerrera, probablemente impulsada por el hambre, comienza una larga migración hacia el sur.

Te Recomiendo Ver...

Enfrentados a mil dificultades durante su largo viaje, los aztecas avanzan a pesar de todo, convencidos de que el dios que los cuida eventualmente les revelará el lugar donde finalmente pueden encontrar su ciudad. Así, en 1325, en la meseta central de México, los aztecas , también llamados mexicas, encontraron la ciudad de Tenochtitlán en una isla pantanosa del lago de Texcoco al construir un templo allí.

La capital azteca se divide en cuatro partes, bajo la custodia de los dioses asociados con los cuatro puntos cardinales. En el centro de la ciudad, en el recinto sagrado, se encuentran los templos principales, incluido el Templo Mayor o el Gran Templo, que se convertirá en el corazón de su ciudad y el centro de su universo espiritual y material. El reinado de los aztecas durará cerca de 200 años, hasta 1521.

Los aztecas construirán suntuosos palacios, templos y mercados, en resumen, una gran ciudad, que tendrá 200.000 habitantes en su apogeo. El poder azteca, una sociedad imperialista, se basa en la diplomacia y en una guerra casi continua para desarrollar el imperio, así como en los tributos obtenidos de los pueblos conquistados, es decir, los impuestos que se aplican regularmente.

Te Recomiendo Ver...

Una vida gobernada por dioses y calendarios: Como muchos pueblos mesoamericanos, los aztecas dividen el universo en tres grandes niveles: el cielo, la tierra, una isla que sostiene en su centro el Templo Mayor, y el inframundo que está subterráneo y habitado por el dios de los muertos y su compañera.

El dios y la diosa de la dualidad son la fuente de cuatro dioses creativos que ocupan los “cuatro caminos del universo” correspondientes a los cuatro puntos cardinales. Para esta gente, se trata de mantener constantemente el equilibrio entre las fuerzas divinas actuales, un ejercicio delicado gobernado diariamente por dos calendarios que dictan tanto el ciclo del maíz como los rituales exigidos por unas 200 deidades.

Para los aztecas, el tiempo es cíclico y los dioses a su vez influyen, a intervalos regulares, en la existencia de los humanos según dos calendarios que interactúan entre sí. El calendario solar o el calendario anual tiene una duración de 365 días y consta de 18 meses de 20 días, es decir, 360 días más 5 días considerados perjudiciales durante los cuales es necesario evitar cualquier actividad.

Cada mes está dedicado a un dios mayor que es honrado. El calendario adivinatorio también determina ceremonias religiosas y fechas importantes. Cada día se define con un glifo o un signo escrito (hay 20) y con un número del 1 al 13. Estos signos y figuras se combinan en un orden invariable y se repite la misma combinación de signos y números.

Una vez que hayan transcurrido las posibilidades de 13 X 20, es decir, después de 260 días. Cada 52 años, los calendarios solares y rituales encuentran su alineación inicial. Para los aztecas, es un momento de gran angustia, este último se pregunta si el mundo terminará, esto siempre ha sido un tema controversial en la cultura mexicana.

En diferentes momentos de su historia, los aztecas han estado en contacto directo con las civilizaciones vecinas que poseen un escrito, y es de ellos que aprendieron su sistema de comunicación gráfica. Así podrían beneficiarse del conocimiento de los toltecas.

Según el Códice de Florencia, una de las fuentes esenciales del antiguo México, los toltecas eran grandes eruditos que habían iniciado la tradición de relatos de años y destinos, y todos sus descubrimientos formaron el Libro de los Sueños.

Pero si creemos en las historias náhuatl del Códice de Florencia, Los aztecas ya han llegado en posesión de la escritura. De hecho, los que guiaban a los aztecas, los que llevaban a los dioses a sus espaldas, se llamaban amoxoaque, es decir, “los dueños de los libros” y “llevaban tinta negra, colores, libros, Los escritos, llevaban el conocimiento”.

La escritura náhuatl de los aztecas no duró más de tres siglos: heredera de una brillante tradición, sufrió con la conquista española una brutal desaparición.

Por una extraña paradoja de su destino, sus destructores, al mismo tiempo, han contribuido a su supervivencia al elevar para diversas necesidades, políticas, legales o religiosas, la escritura de cuerpos en escritura náhuatl. La única fuente conocida que propone una fecha para la introducción de las escrituras en náhuatl es Codex Xolotl.

En la placa IV de este documento, encontramos la primera mención de un escritor, llamado Coatlitepan, en el año 4 Acatl, es decir, en 1275. El guión náhuatl probablemente representa la síntesis de varias contribuciones que se originan al mismo tiempo. Tierras altas mexicanas y el área mixteca, quizás con influencias más lejanas.

Fue con la ayuda de este escrito que las personas nahuas registraron la información que querían ser olvidadas. Los principales temas discutidos después de la Conquista son la economía, con registros de impuestos o registros catastrales ( Codex Mendoza o Tepetlaoztoc );

Política o historia, como en el Códice Xolotl que trata de los tres siglos de historia de la ciudad de Texcoco, cerca de México; Religión con, en particular, los libros de hechizos o tonalamatl, que fueron utilizados por los sacerdotes para sus predicciones (Codex Borbonicus o Borgia).

Hay muchas razones para creer que esa fue también la información (sobre papel, pergamino o tela) antes de la llegada de los europeos. Pero para el período prehispánico, probablemente sea necesario agregar libros a contenidos legales, poéticos y científicos.

Características

La escritura náhuatl se refiere a la escritura utilizada por las poblaciones de habla náhuatl en el momento de la conquista Español, uno de cuyos momentos clave es la caída de México-Tenochtitlán en 1521. Geográficamente, el centro de uso de este sistema bíblico fue el Valle de México y sus usuarios más famosos fueron los aztecas.

Cerca de la escritura mixteca, tiene importantes similitudes con esta última, hasta el punto de que algunos documentos (el grupo Borgia en particular) están, según los autores, vinculados a uno u otro de los escritos.

Que desde hace treinta años, bajo el impulso de Joaquín Galarza, ha soplado un nuevo viento sobre estos estudios y que en la última década se han publicado un cierto número de códices, el nombre más frecuente que se da a los libros de escritura tradicional, acompañados de estudios.

Un hecho bastará para entenderlo. Hoy en día, no existe un diccionario digno del nombre de los elementos constitutivos de este escrito y nadie puede encontrar rápidamente el valor de cualquier elemento, ni localizar sus ocurrencias, mucho menos visualizar los contextos.

Tampoco tenemos estudios sobre la sintaxis de las imágenes y su dirección de lectura. Nuestra capacidad de lectura es, por lo tanto, muy pobre y, en consecuencia, las afirmaciones generales que se pueden hacer sobre este escrito deben ser muy mesuradas y siempre puestas en perspectiva con profunda ignorancia.

No es momento de retórica sobre los límites del sistema, sino más bien de discutir algunas de las potencialidades que actualmente podemos percibir.

La debilidad de nuestro conocimiento se debe a muchos factores. Entre ellas, las más importantes me parecen ser: nuestra propia concepción de la escritura y la erradicación de la escritura indígena tradicional.

Sin nuestro conocimiento, nuestra concepción de la escritura está moldeada por nuestra propia experiencia bíblica, por lo que se ha dicho sobre ella durante siglos y, finalmente, por el trabajo de los lingüistas. Estas influencias convergen en la misma dirección y tienden a hacernos admitir que cualquier escritura sería un sistema de fijación unívoca de unidades lingüísticas. La escritura sería sólo el reflejo de una lengua.

Esta ideología tiene una consecuencia muy simple: muchos especialistas en temas mesoamericanos consideran que, de las imágenes aztecas, sólo se escriben aquellas que convencionalmente se llaman glifos (y más particularmente los nombres de personas o lugares).

Los especialistas en escritura van más allá y consideran que lo que aparece en los códices, o en otros medios, no es una cuestión de escritura, sino que sería un “avance”.

Hay que tener en cuenta que a principios del siglo XVI, los hombres tenían la práctica tanto de la escritura tradicional como de la escritura en caracteres latinos, enseñada por religiosos españoles.

Por ejemplo, esto es lo que uno de ellos, Chimalpahin, escribe cuando habla de los libros de sus antepasados, los códices:

“El relato de las costumbres del pueblo y la historia de su genealogía principesca están escritas en negro y en colores, están escritas con signos en papel, nunca serán borradas, nunca serán olvidadas, pero siempre serán preservadas.”

Cuando el autor habla del libro que está escribiendo, en caracteres latinos, muestra la misma preocupación por la preservación y transmisión del conocimiento: y para que no desaparezca o se olvide, una vez más, ahora lo reviso, lo renuevo, lo pongo en un libro.

Este testimonio muestra que el punto de convergencia entre los dos sistemas de escritura no debe buscarse en la relación con una lengua, aquí el náhuatl, sino con una función. Es decir, la capacidad de preservar y transmitir información.

Tipo

La escritura azteca llamada náhuatl está compuesta de diseño figurativo a medio camino entre el pictograma y el ideograma. Los símbolos de esta escritura incluyen elementos que representan caracteres, glifos y otros signos.

Para algunas transcripciones, el script náhuatl usa rechazos, como en los jeroglíficos egipcios. Como los egipcios, los aztecas usaban jeroglíficos y glifos y llegó muy tarde a una forma de escritura primitiva. Los rastros restantes de la escritura son manuscritos y códices, pintados en la piel o en papel del agave.

La mayoría de los códices hechos antes de la conquista española fueron destruidos, pero los españoles tuvieron muchos ejecutados por los escribas aztecas a su llegada a México. Hay dibujos más o menos convencionales que representan cuentas o cuentas, así como signos figurativos que, cuando se usan fonéticamente, forman rechazos.

Uno de estos manuscritos, el Codex Mendoza, que lleva el nombre del primer virrey de Nueva España, Don Antonio de Mendoza, que había ordenado su composición, se divide en tres partes. El primero cuenta la historia de los señores de Tenochtitlán; el segundo es la lista de impuestos pagados por más de 400 ciudades al emperador Moctezuma I. El tercero describe la vida de los aztecas.

Los glifos que se usan con más frecuencia son el signo de la palabra colocado frente a la boca de un personaje, las huellas de movimiento o un templo en llamas que se derrumba para indicar que se ha tomado una ciudad.

El sistema de puntuación parece bastante aproximado. De hecho, funciona como un cómic cuando se trata de contar una crónica, pero también como un cómic (los elementos del tributo) y como un rebus (los nombres de las ciudades) cuando se trata de sostener el Cuenta de impuestos. Sin embargo, es imposible transcribir realmente una oración, y mucho menos un poema, como se puede hacer con un alfabeto.

Nadie sabe cómo podría haber evolucionado este sistema más tarde. Aún así, cuando llegaron los españoles, los aztecas todavía estaban al principio de la escritura. En cuanto a las figuras, no sabían su uso y representaban sus caracteres numéricos mediante figuras simbólicas.

Te Recomiendo Ver...

Glifos simbólicos

En la primera página del códice Boturini, se utilizan los glifos simbólicos de viaje (pasos) y habla (volutas). El primer límite de la representación figurativa es el de los elementos de hormigón que no tienen una forma particular, como el agua, el aire o el cielo. La necesidad de mencionar estos objetos determinó la invención de signos convencionales para evocar el nombre y el concepto.

Por ejemplo, ya que, cuando el hombre camina sobre un terreno blando, deja una huella, la forma de esta traza se usó como un signo convencional para evocar los conceptos de viaje, movimiento, traducción, dirección, vuelo, etc. Del mismo modo, siendo el lenguaje el órgano principal aparente del habla, es su forma, como una voluta de humo o una coma que se ha utilizado para expresar este concepto.

Como los glifos simbólicos son convencionales, no son comprensibles de forma tan inmediata y universal como los glifos figurativos.

Glifos ideográficos

Estos son dibujos que representan conceptos abstractos como deidades, almas o sentimientos.

Estos signos son bastante arbitrarios y convencionales, pero provienen de analogías más o menos verdaderas o lógicas entre el mundo físico y el espiritual; por ejemplo, el león se ha utilizado para expresar la idea de la fuerza. Estos enlaces lógicos son de diferentes tipos:

El sinécdoque es una representación de una parte para el conjunto. Encontramos en el códice de Mendoza un escudo, bajo el cual aparece un conjunto de flechas; estos dos elementos figurativos, que son armas utilizadas en la guerra, forman juntos la metáfora de la guerra y la batalla. Este grupo no es solo ideográfico sino también fonético: se pronuncia mitl chimalli (mitl designa el rayo de flechas y chimalli, el escudo).

La metonimia consiste en sugerir un concepto de manera indirecta, representando figurativamente un elemento relacionado con este concepto. Por ejemplo, el glifo que representa figurativamente los haces de madera utilizados para encender los fuegos en la ceremonia del Nuevo Fuego también sirvió para simbolizar este ritual en su totalidad.

Del mismo modo, el material de pintura podría designar tanto la escritura como el pintor, una hierba representa el año y el sol corresponde al concepto de dios. Las metonimias solo pueden ser entendidas por aquellos que conocen el significado figurativo de estos símbolos. Este método es comparable al de los primeros cristianos que usaron el símbolo de los peces para representar a Jesucristo.

La metáfora expresa un concepto de manera simbólica a través de similitudes más o menos obvias o arbitrarias. Así, el tigre (ocelotl) y el águila ( cuauhtli ) simbolizan a los guerreros del mismo nombre y, más generalmente, la idea de valor; de manera similar, una pluma ( quetzalli ) puede simbolizar la idea de belleza aplicada a cualquier cosa porque las plumas eran un adorno de gran valor en Mesoamérica.

Los enigmas usados ​​para simbolizar seres sobrenaturales son convenciones puras que están muy alejadas del elemento real que representan. Este es el caso del símbolo de las divinidades, como Tlaloc, que estuvo representado por la lluvia y el buen tiempo.

Glifos fonética

Estos personajes no representan conceptos sino fonemas o sílabas; Han perdido toda conexión con los objetos representados. Esta forma de escribir se utiliza principalmente para representar los nombres de personas y lugares. A pesar de la escasez de los códices que sobrevivieron a la destrucción hecha por los españoles, es posible formular algunos principios generales sobre este modo de escritura.

Sabemos con certeza que Nahua había desarrollado un sistema de glifos para representar varias sílabas fonéticamente y algunas letras.

Al igual que en la escritura fonética de otras culturas, estos glifos fonéticos, silábicos y alfabéticos se derivan de la representación estilizada de varios objetos cuyos nombres comenzaron con el sonido que simbolizaban.

La escritura fonética náhuatl termina por poseer diferentes tipos de glifos:

  • Generalmente glifos de sílaba
  • Glifos monosilábicos utilizados como prefijos o sufijos, como te (que se refería a una o más personas) o tlan (locativo).
  • Glifos estilizados que representaban fonemas; así, la estilización del glifo que representa la palabra ” atl ” (agua) simboliza el fonema “a”, la de ” etl ” (frijoles) simboliza el sonido “é” y ” ohtli ” (ruta).

Lengua y escritura

Los aztecas utilizaban un sistema de escritura pictográfica, que los conquistadores españoles y los eruditos europeos generalmente consideraban primitivo, o que no era una forma de escritura “verdadera”. Ahora parece que esta interpretación fue injusta, y también se perdió la verdadera complejidad de la comunicación azteca.

El proyecto historial pictorial (Historia pictórica en las religiones mesoamericanas) ha reexaminado el discurso azteca. En particular, los investigadores han estudiado la comunicación visual azteca como una expresión de su visión interconectada del mundo.

El trabajo comenzó con una revisión de la literatura existente, que mostró la necesidad de repensar la escritura azteca. El estudio concluyó que las suposiciones anteriores sobre el pensamiento azteca supuestamente dualista, de hecho, proyecciones eurocéntricas. En cambio, los investigadores del proyecto observaron que en el pensamiento azteca, todas las manifestaciones sensoriales eran aspectos de fuerzas diferentes pero interconectadas.

La siguiente fase mostró cómo la escritura azteca encarnaba estas filosofías. En particular, el trabajo mostró que los aztecas no hacían ninguna diferencia entre la escritura y la pintura, o entre la escritura y el arte. Todas las comunicaciones visuales aztecas fueron diseñadas para ser interpretadas como un conjunto multisensorial.

Luego, los investigadores realizaron una investigación sobre fuentes primarias con el objetivo de reconstruir las interpretaciones espirituales aztecas y la cosmología para descubrir cómo debían interpretarse los textos. Finalmente, el equipo aplicó teorías recientes de conocimiento incorporado a la pregunta.

Parece que la escritura ideográfica azteca (icónica, no fonética) era más adecuada que los sistemas de escritura fonética para la expresión de la cosmovisión cultural compleja y multisensorial de los aztecas. El trabajo concluyó que la comunicación azteca era sofisticada y que la idea europea que afirmaba lo contrario era incorrecta.

La historia pictorial ha contribuido a una nueva comprensión de varios debates académicos importantes. Además, el trabajo del proyecto ha desafiado la mentalidad colonial eurocéntrica, al tiempo que ayuda a comprender las culturas no europeas en general, lo que es importante en el contexto de la globalización.

La herencia azteca: Cuando descubrió Tenochtitlán, el español Hernán Cortés lo comparó con Venecia debido a sus muchos canales. Pero a pesar de su admiración, no dudó en destruirlo en 1521. Partido de Cuba con unos 500 hombres, su misión era asegurar el interior de México.

Recibido por Moctezuma II, quien lo recibe y le ofrece espléndidos regalos, Cortés lo hace poco después de ser prisionero. La conquista de Tenochtitlan marcó la caída del imperio azteca y lanzó la colonización de toda América Latina.

La civilización azteca es hoy considerada una de las más notables de la humanidad. Numerosas excavaciones arqueológicas y varios museos destacan la excepcional contribución de los aztecas al Patrimonio Mundial. También se encuentra en las ruinas de la hermosa ciudad de Tenochtitlan, Ciudad de México, la ciudad más grande de México, donde hoy viven unos 22 millones de habitantes.

El idioma azteca, el náhuatl, sigue siendo hablado por aproximadamente 1,6 millones de nahuas. Los mexicanos también llevan la memoria azteca en su nombre: cuando el dios Huitzilopochtli guió a los aztecas al sitio fundador de Tenochtitlán, le dio a su gente el nombre de mexicas.

Incluso hoy, su divina águila posada en un cactus y devorando una serpiente, la señal que este dios había enviado al sumo sacerdote de los aztecas para indicar el lugar donde tenían que fundar su ciudad, adorna la bandera y los billetes de mexico. También es posible navegar por algunos de los canales aztecas visitando los vecindarios de México, incluido Xochimilco.

Escritura jeroglífica azteca

La escritura náhuatl utilizada por los aztecas, que apareció en el siglo XII, no duró más de tres siglos: heredó una brillante tradición y sufrió una repentina desaparición con la conquista española.

La única fuente conocida que propone una fecha para la introducción de la escritura en el suelo náhuatl es el Codex Xolotl (opuesto). La escritura náhuatl probablemente representa la síntesis de varias contribuciones tanto de las tierras altas mexicanas como de la zona mixteca, con influencias quizás más distantes.

Fue a través de este escrito que el pueblo nahua registró la información que quería evitar que fuera olvidada. Los principales temas tratados son:

  • la economía, con registros fiscales o encuestas catastrales;
  • la política o la historia, como por ejemplo en el Codex Xolotl;
  • religión con, en particular, los libros de hechizos o tonalamatl que usaban los sacerdotes para sus predicciones.

Un escrito ofrecido al lector: A medio camino entre la simple figuración pictográfica, el ideograma y el símbolo fonético, la escritura náhuatl se compone de tres elementos;

  • caracteres fácilmente identificables
  • composiciones simbólicas (glifos)
  • signos arbitrarios, enlaces gráficos o de plástico, que conectan glifos y caracteres entre sí.

Estos elementos, para adaptarse a los diferentes contextos en los que se utilizan, son muy flexibles. Así, el elemento chalchihuitl, “jade”, puede asumir aspectos significativamente diferentes en sus diversos logros.

Para transcribir los nombres propios, especialmente los de las ciudades, los aztecas utilizaban la rebaja de transferencia; por ejemplo, el nombre Coatitlán, que significa “culebras cercanas”, se transcribe utilizando el pictograma que designa a la culebra (abrigo) al que se añade el pictograma “diente” (tlan), homónimo de “cerca” y que se pronuncia de la misma manera. Corresponde al lector ver en el contexto que no es el “diente de la serpiente”, sino la ciudad “cerca de las serpientes”.

La escritura azteca juega en ambas mesas de sonido y significado. Las dos posibilidades de interpretación, ideográfica o fonética, se ofrecen al lector.

Una desaparición repentina: Después de la conquista española de México en 1521, esta escritura desaparecería de repente y casi por completo debido a la combinación de varios factores: la destrucción física de los códices, la sustitución de la escritura náhuatl por la escritura europea y, finalmente, el desprecio que sufrió.

Destrucción de los soportes: La conquista, con su consiguiente destrucción, llevó a la pérdida de códices, especialmente los que se encuentran en los templos. Esta eliminación de la memoria escrita llegó a ser sistemáticamente destruida por el fuego.

Esto parece haber sido principalmente el trabajo de los religiosos, quienes supuestamente vieron en estos documentos una manifestación de idolatría. Esta práctica no se limitó a los primeros años después de la Conquista, sino que todavía se menciona su destrucción por fuego el 17 de marzo de 1560.

Además de la destrucción directa por parte de los conquistadores, hubo una tardía desaparición por miedo. Sabiendo que estarían en gran riesgo por parte de las autoridades religiosas si fueran encontrados en posesión de documentos en escritura indígena tradicional, los indios los eliminaron o escondieron;

Por lo tanto desaparecieron para siempre, siendo victimas del tiempo que normalmente se encarga de destruirlos, la mayoría de las veces. Hoy en día, sólo quedan un puñado de documentos prehispánicos, también podría interesarte; la música prehispánica.

Cambio de redacción: Los escritos de los conquistadores españoles ignoran completamente la escritura náhuatl. Por lo tanto, no hay desarrollo sobre este tema en el Códice de Florencia – un extraordinario trabajo enciclopédico sobre el México antiguo, llevado a cabo a instancias del franciscano Bernardino de Sahagún.

No sólo los religiosos como Sahagún no dijeron nada sobre la escritura, sino que también, a través de su actividad como maestros, impusieron la escritura alfabética. Ya en el siglo XVI, junto con algunos comentarios positivos sobre él, florecieron las opiniones de que todas estas imágenes no podían constituir escritura. Esta visión ha dominado hasta el día de hoy. También podría interesarte la cultura maya.

Dejar Comentario