Descubre todo sobre la función de la semilla y mucho más

Aprende todo sobre la función de la semilla de forma sencilla, en este artículo. La función común de la semilla es la de ayudar a la reproducción de la planta. Cada semilla emerge de un fruto, y una vez cultivada en la forma adecuada, de ella nacerá una nueva planta

¿Qué son las semillas?

En términos de la botánica podemos decir que: las semillas son una parte del fruto de una planta. Pertenecen al grupo de las plantas espermatófitas (plantas que se reproducen por semillas).

Te Recomiendo Ver...

Estas cumplen una función reproductiva importante ya que son portadoras de un embrión, y al ser sembradas dan vida a una nueva planta de su misma especie.

Las semillas entran en la composición de las plantas angiosperma y las gimnosperma. Ellas tienen como función ser los óvulos maduros de las plantas de esas especies. Las plantas se pueden propagar a través de la proliferación de la semillas.

Partes de la semilla

Embrión: es la planta, minúscula que se encuentra dentro de la semilla de forma aletargada. El embrión está conformado por 4 partes que son las siguientes:

1.- La Radícula: Esta es una raíz básica, se le denomina primera raíz y es la que porta el embrión. De esta raíz generalmente se forman otras raíces secundarias con unas características particulares como pequeños vellos que le permiten ejercer la función de absorber los distintos nutrientes que el suelo le ofrece.

Te Recomiendo Ver...

función de la semilla

2.- Plúmula: Es un pequeño brote que se situado sobre la semilla y su posición es opuestamente a la radícula.

3.- Hipocotilo: Es aquel lugar que se encuentra en medio de la radícula y la plúmula. Su objetivo es transformarse en el tallo de la planta.

4.- Cotiledón: El cotiledón corresponde a las primeras hojas que se forman de una planta que está en un proceso de germinación. Tiene por función almacenar energía para proveer a la futura planta. Entre los cotiledones va creciendo el brote que será una planta.

5.- Endospermo: o se conoce como albumen, es el almacén de nutrientes de que posee la semilla.

6.- Epispermo: es una cubierta externa que tiene la semilla. En la semillas de la planta gimnosperma esta piel que la cubre se denomina testa y en la plantas angiosperma se presenta el caso de que cuentan con dos cubiertas una se llama testa y la otra se le denomina tegumen.

Función de la semilla

Ejercen un trabajo fundamental para la renovación ambiental y la ecología. Se encuentra en la naturaleza y es alimento de una gran variedad de especies animales, tanto los domesticados como de los que se encuentran en el escenario natural sin el cuidado del hombre.

función de la semilla

La semilla también es utilizada para la producción agrícola, ya que es parte de la alimentación del ser humano, quienes la consumen de manera directa, crudas o cocidas, y también procesadas para la elaboración de diversos platos.

En virtud de que la semilla puede ser almacenada por un tiempo prolongado, garantizan el sustento del hombre. Por esta misma razón, se puede decir, que permite ser preservada y evitar su desaparición del medio ecológico.

Un uso fundamental de la semilla es que ha servido de estudio en muchos laboratorios y esto ha proporcionado conocimientos importantes para botánica y como aporte para empresas de la agroindustria, del campo de la alimentación y de la medicina, entre otras.

Dentro de las funciones más común o natural de la semilla está la de  perpetuar la especie, y este proceso lo realiza por los siguientes modos:

 1) Dispersión de la semilla:

Para la dispersión es necesario que exista un medio que ayude a esparcirse. Este puede ser a través del viento que hace posible el desprendimiento de algunas semillas y hacerlas llegar a distancias desde donde está la planta que las originó. También a través del entorno acuático como los ríos, lagos, lagunas y otros, así mismo la dispersión por medio de los animales y finalmente por el cultivo del hombre.

función de la semilla 

2) Germinación:

Consiste en un proceso mediante el cual los granos de la o las semillas permiten el crecimiento del embrión y se da el escenario perfecto para la formarmación de un brote que se convertirá en una planta, para que esto se cumpla, se requiere de unas condiciones acordes como por ejemplo que las semillas germinadas estén en un lugar aireado y húmedo.

Semillas de Chía

Las semillas de chía pertenecen a las plantas de clasificadas como herbáceas son propias de la familia lamiaceae, que también se conocen como Salvia hispánica.

Esta planta es originaria de Centroamérica y se dice que fue parte de la dieta de los indígenas quienes supieron ver sus propiedades. Los aztecas ya realizaban su cultivo y aprovechaban sus nutrientes.

No obstante, su uso no permaneció en el tiempo, puesto que no se había vuelto a hablar de estas semillas sino hasta hace poco, cuando se han difundido sus propiedades y redescubierto sus beneficios para la salud. Actualmente son comercializadas en los mercados de todo el mundo, y son consumidas por gran cantidad de personas.

En materia de alimentación se está generando un fenómeno a nivel mundial que avanza poco a poco a un solo objetivo y es el mejoramiento en la calidad de los alimentos. Esto se trata, en parte, de evitar el procesamiento excesivo de los mismos.

función de la semilla

Es por ello que se puede observar que muchas personas prefieren ingerir alimentos en su estado natural y el consumo de semillas como las de chía, para obtener sus beneficios y su alto contenido de fibras, su contenido proteico y grasas saludables entre otros.

La chía es un alimento que no cuesta trabajo de agregar a nuestra comida, ya que pueden ser consumidas trituradas o completas.

Como beneficio adicional, las semillas de chía puede ser consumidas enteras o molidas, lo que permite obtener sus nutrientes consumidas solas o como ingrediente de diferentes comidas.

Comúnmente las semillas de chía son de color negro o de color blanco siendo las primeras aportantes de fibra y las segundas de proteína natural.

En el cultivo de las plantas de chía no se requiere el uso de químicos contra el control de plaga ya que estas por naturaleza las rechazan, lo que hace que su siembra sea muy ecológica y por tanto su producción totalmente orgánica.

función de la semilla

Función de la semilla de chía

La Semilla de Chía tiene como función principal la de reproducir su especie y servir de alimentos a diferentes grupos de animales y también a personas, por último sirve para brindar salud al ser humano que la consume, ya que actúa como medicina natural y a la vez aporta gran cantidad de nutrientes al organismo.

La chía es una semilla  que tiene una propiedad que al colocarse en remojo se impregnan de agua y se vuelven pesadas, por lo que al ser ingeridas dan la sensación de llenura por lo que su consumo es ideal en personas que desean perder peso.

Por otra parte, su característica principal es que posee una gran cantidad de ácidos grasos  omega 3 que es necesario por los sistemas del cuerpo humano para mantenerse sano. El consumo de las semillas de chía activan el metabolismo haciéndolo más rápido, permitiéndole perder peso.

Como suplemento de la alimentación su contenido de fibra, proteína y omega 3 proporciona el beneficio de disminuir notablemente los niveles de colesterol y regular el sistema digestivo.

De acuerdo a lo descrito anteriormente, las semillas de chía poseen propiedades que actúan específicamente en determinados órganos y sistemas de nuestro cuerpo, lo cual indica lo beneficioso de su consumo en las proporciones y formas adecuadas. A continuación podemos enterarnos de algunos beneficios que estas semillas nos ofrecen:

función de la semilla

  1. Actualmente se realizan estudios para el uso de la semilla de chía en la dieta de los pacientes con diabetes mellitus tipo 2, dado que estas semillas, por su capacidad de absorción de líquidos hace que la digestión sea más lenta y esto ayuda a que el nivel de azúcar en sangre se mantenga óptimo.
  2. Las semillas de chía contienen una gran cantidad de fibras que nos beneficia en el buen funcionamiento del tracto digestivo, depurando al cuerpo de una gran cantidad de toxinas que de no eliminarlas pueden producir daños al organismo.
  3. Tienen un gran contenido de ácidos grasos esenciales. Estas grasas son de tipo saludable y es importante consumirlas ya que el organismo del ser humano no las produce por sí mismo. Su ingesta es excelente porque funciona como antiinflamatorio, nivela el sistema nervioso y previene enfermedades cardiovasculares.
  4. También contienen calcio lo cual nos sirve para la prevención de la osteoporosis, fortalecimiento de huesos, ayuda en la coagulación sanguínea y a mantener una buena dentadura, entre muchas otras cosas.
  5. La chía posee manganeso, que es importante para tratamientos contra la depresión, la diabetes y la presión arterial.
  6. El fósforo es otro componente de la semilla de chía, lo cual es importante ya que su consumo nos provee los elementos necesarios para mantener en buen estado de los órganos del cuerpo humano. El fósforo ayuda al desarrollo a través del crecimiento y a formar tejidos y células.
  7. Son una parte importante en la alimentación de personas vegetarianas y  veganas, ya que al consumir unas cucharadas de estas semillas en una comida al día les proporcionan la proteína requerida por el organismo.
  8. Tal y como se mencionó anteriormente, las semillas de chía estabilizan los niveles de glucosa y también ayuda a corregir la resistencia a la insulina.
  9. Es importante decir que algunos aminoácidos presentes en la chía se encargan de estabilizar el apetito y el descanso.
  10. Se cree que las semillas de chía regulan la hipertensión arterial de personas con la enfermedad de la diabetes. Igualmente controlan no solo el colesterol como se dijo antes, también es combatiente de los triglicéridos altos.

Contraindicaciones

A pesar de todos los beneficios que estas semillas pueden ofrecer, es importante saber que, como todo, los excesos son dañinos. La chía puede causar algunos efectos desagradables en determinadas personas, por lo que se sugiere observar las posibles consecuencias:

función de la semilla 

  1. Malestares gastrointestinales. Debido a que contienen fibra en gran cantidad, pueden ocasionar cólicos, inflamación del abdomen, y/o diarrea. Ante estos inconvenientes es propicio consumir las semillas de chía de manera controlada para aprovechar sus beneficios sin verse afectado por estos raros efectos.
  2. Si se consume en exceso puede pasar que baje la presión arterial, dado a su alto contenido de ácidos grasos omega. Algunas personas que se han visto afectadas por esto también han observado sangramientos. En tales casos es aconsejable la consulta con un médico, quien podrá indicar una manera adecuada de su consumo.
  3. Puede ocurrir que al consumir la chía surjan algunas alergias. Esto no ocurre con frecuencia, no obstante han habido casos de urticaria y picor en el cuerpo y ojos. suelen ser normales, pero puede darse alguna alergia al ingerir estas semillas.
  4. No se aconseja consumir las semillas de chía a mujeres embarazadas, ya que sus efectos después de su consumo no han sido comprobados, tampoco es recomendable en mujeres en períodos de lactancia.

En el balance de los efectos positivos y negativos del uso de la semilla de chía, resultan más beneficiosas que perjudiciales, sólo es necesario saber que al consumirlas hay que evitar el exceso y ante las dudas es preferible consultar con un especialista de la medicina.

función de la semilla

La Moringa

La moringa es una planta de género Moringaceae también conocida como marango, natural de la India, Etiopía, Filipinas y Sudán,  sin embargo se cultivan en algunos países tropicales de las zonas de los continentes Africano, Asiático,y Americano.

La moringa se cultiva con las semillas o con la siembra de tallos. Su siembra es aconsejable a pocos centímetros de profundidad en el suelo húmedo. Empieza a brotar aproximadamente a las 2 semanas y si el suelo ha sido tratado con abonos naturales, pueden darse en un lapso de unos 4 días.

Te Recomiendo Ver...

Tiene la característica de crecer con rapidez, hasta una altura de aproximadamente 4 centímetros de alto y es necesario podar la planta para que crezca. Si esta poda se hace en la parte alta de la planta se está forzando a que crezcan las ramas de la zona baja de la planta, y si se siembran las plantas en fila, se hace lo que se le llama un cerco vivo . En algunos países se planta el cultivo durante el mes de junio para cosechar sus frutos en el mes de abril del año siguiente.

Esta planta debe cultivarse en suelo que drene muy bien y es de hacer notar que no es una planta para exponer en el frío porque no resiste bajas temperaturas, y es de las plantas que toleran bien la sequía.

Las semillas de moringa se pueden utilizar tiernas y sin cocinar, aunque si se dejan secar se ponen duras y se parecen granos de frijol. Se pueden cocinar de diferentes maneras para distintas comidas.

Función de la semilla de moringa

Al igual que las semillas de chía, la moringa tiene la función de reproducción de su especie, de alimentar animales y particularmente para servir como un producto para la alimentación y la salud del ser humano.

1.- Estas semillas tienen alto contenido de vitaminas  A, C y complejo B, contiene antioxidantes.

2.- Se ha comprobado científicamente que las semillas de moringa disminuyen las grasas que se encuentran en el organismo. Por esta razón se convierte en una semilla importante para el cuidado de la salud cardiovascular de los seres humanos.

3.- Se dice que esta semilla puede ayudar como complemento de tratamientos anticancerosos, debido a su capacidad de reducir los radicales libres del organismo. Lo cual es una propiedad muy beneficiosa para la salud en general.

4.- Contienen minerales como el zinc que es de suma importancia para el control de la segregación de las hormonas, en particular de la insulina, lo que permite que se regulen los niveles de glucosa en sangre, disminuyendo la posibilidad del padecimiento de diabetes.

5.-Estas semillas actúan como eficientes antiinflamatorios. Al bajar la inflamación de distintas partes del cuerpo, también disminuyen las dolencias y las contusiones permitiendo el mejor desempeño de quien la utiliza.

6.- Es importante para el sistema inmunológico debido a su gran contenido de vitamina A . Estas semillas aportan beneficios al sentido de la visión ya que particularmente la vitamina A produce retinol que la mejora considerablemente.

función de la semilla

7.- Las semillas de la moringa contienen una gran cantidad de proteínas que forman parte de los requerimientos diarios en la dieta de las personas. Estos aminoácidos son esenciales para el desarrollo de la masa muscular del ser humano. El consumo de estas semillas puede cubrir las necesidades por día de estas proteínas.

8.- Las semillas de moringa también ayudan a controlar el colesterol saludable  contenido en la sangre, porque las tienen ácido oleico, que además también es beneficioso para reducir la posibilidad de la formación de coágulos sanguíneos y problemas cardiacos.

9.- Debido al contenido de vitamina c, las semillas de moringa participan en el fortalecimiento del sistema inmune de las personas.

10.- Dentro de los beneficios de las semillas de moringa está que contiene Hierro, que ayuda a combatir la anemia.

11.- La vitamina A protege a la piel, combate el envejecimiento, y ayuda a la formación de colágeno. La semilla de moringa aporta esta vitamina a través del consumo de estas.

12.- De las semillas de moringa se extrae un aceite que se puede aplicar como parte del cuidado diario de la piel, como un hidratante, esta hace que se vea más saludable.

13.- Este  aceite de semillas de moringa sirve para combatir el acné, y demás afecciones de la piel del rostro.

14.- Los antioxidantes de las semillas de moringa  permite dar un cuidado particular al cuero cabelludo y brindar salud al cabello, actuando para fortalecerlo y darle un buen aspecto.

15.- Igualmente la vitamina A  contenida en las semillas de moringa así como el zinc permite reparar el cabello de cutículas abiertas, nutrición del cuero cabelludo y favorece el crecimiento del cabello eficazmente.

Contraindicaciones

Sin embargo, Consumir estas semillas de manera no controlada puede generar efectos adversos desagradables que pueden evitarse si nos informamos bien sobre la forma correcta de ingerirlas. Algunos de estos efectos son:

1.- La ingesta de mucha cantidad de las semillas de esta planta, o por largos períodos puede inducir episodios de acidez estomacal y reflujo.

2.-puede influir en las horas de descanso provocando insomnio, dado que tiene efectos estimulantes.

3.- En ocasiones causa la policitemia que es una patología que indica que han aumentado los glóbulos rojos considerablemente.

4.-La moringa ocasiona que los niveles de la azúcar en sangre disminuyan, pero en personas que suelen tener hipoglucemia deben reducir su consumo para evitar un desmayos y desvanecimientos.

5.-Cuando se inicia su consumo, puede resultar laxante, esto es debido a que la moringa es una planta depurativa y es posible su ocurrencia hasta tanto el cuerpo no se acostumbre a ingerirla.

función de la semilla

La semilla y el fruto

Una semilla como ya hemos visto es un óvulo maduro de una planta del grupo de las gimnosperma o también de las angiosperma. La semilla proporciona el embrión y de este seguro nacerá un vegetal de su misma especie. También tiene dentro de sí un gran almacenamiento de nutrientes que generan energía y se encuentran cubiertos por en una capa protectora. Estos nutrientes empiezan a formarse como un tejido fino denominado endospermo que es provisto por la planta madre y está dotado de almidón y en proteínas.

Por otro lado, el fruto es la parte tiene la tarea de resguardar a las semillas de los vegetales y proteger su dispersión. El fruto es el producto de la fecundación del ovario, particularmente por el aumento de tamaño de sus paredes. Otros frutos pueden nacer del engrosamiento de la cavidad floral o de algún otro sitio de la flor.

Por tanto el fruto sencillamente es el ovario engrosado y en proceso de madurez, la semilla es entonces el óvulo que ha sido fecundado también en su momento de madurez.

Ejemplos

Algunos ejemplos de plantas sembradas a partir de las semillas pueden ser:

El aguacate: Es un árbol que crece muy alto, hasta 24 metros aproximadamente. Sus frutos son de alto contenido de grasas saludable que ayudan a combatir los niveles altos del colesterol malo (LDL) en el organismo, entre muchos otros beneficios.

Su cultivo se hace a través del hueso que mediante la humedad genera una raíz, esta puede ser trasplantada a la tierra para que se nutra y comience el crecimiento del árbol.

función de la semilla

El limonero: Es una planta que crece en promedio unos 7 metros, requiere de mucha luz solar para su desarrollo y se puede plantar las semillas lavadas y abiertas se colocan en la tierra abonada, se debe estar pendiente de mantenerla húmeda. De esta semilla comienza a brotar sus cotiledones más o menos a los 15 días y a partir de éstos comienza a crecer la planta. Tal vez te interese leer sobre como sembrar un limonero

El manzano: Es una planta cuya particularidad es que requiere de bajas temperaturas. Crece entre 12 y 15 metros, se pueden germinar humedeciendo un papel absorbente y colocar las semillas dentro, este papel se coloca en un frasco hasta que comiencen a nacer los brotes. Luego de esto se siembran de bajo la tierra a unos 5 centímetros de la superficie.

El Peral: Es una planta que alcanza una altura de los 20 centímetros y no debe sembrarse en épocas de frío, aun cuando la planta puede soportar temperaturas bajas. Su germinación se hace de igual manera que la de la planta de manzano.

El embrión de la semilla

Como ya se ha mencionado anteriormente, estas almacenan la energía necesaria para que la planta en formación pueda sobrevivir. También a dentro de ella se localiza el embrión ya formado y listo para utilizar estas reservas. Es fundamental tener en conocimiento de cómo se forma el embrión para entender como una planta se forma luego de la polinización del óvulo. Es necesario conocer también este proceso para aprovechar al máximo estos enérgicos elementos biológicos como son las semillas de las plantas.

función de la semilla

Posteriormente a la fecundación del óvulo, el embrión va transformándose y pero su crecimiento se detiene, mientras el embrión se envuelve en las sustancias nutrientes reservadas, y la semilla se seca para poder resistir a las diferentes circunstancias del ambiente durante su formación.

En algunos casos de plantas no perennes la progenitora consume al límite sus reservas hasta extenuarse y morir para que los embriones puedan sobrevivir en las condiciones deseables.

En esta fase se aprovechan las reservas que produce la planta son usadas para que la supervivencia del embrión sea segura.

En ese embrión finalmente estarán ya determinados la raíz, el tallo, y las hojas que se formarán cuando la planta este germinada.

Actualmente la ciencia modifica el contenido de las semillas para obtener proteínas, aceites y otros productos para aprovechar de manera eficiente todas esas reservas de nutrientes que se localizan dentro de ellas. Su uso ha permitido crear fórmulas farmacéuticas y del conocimiento fiel del embrión de las plantas se generan avances en la agricultura. Se han podido utilizar para cultivos orgánicos, sostenibles y eficientes con el medio ambiente.

Las semillas y los frutos han sido de vital importancia en la alimentación del ser humano desde los inicios de la humanidad. La agricultura es la principal fuente de alimentación del mundo y se genera a través de las semillas y su recolección de frutos son los principales alimentos consumidos.