Guerra Cristera: Qué es, causas, consecuencias y más

Adquiere todo el conocimiento referente a la Guerra Cristera, en este articulo podrás descubrir los acontecimientos dados en méxico durante los años 1926 y 1932, periodo que fue una trágica persecución religiosa.

Guerra Cristera

Antecedentes

México tiene una larga historia de persecución religiosa contra la Iglesia, a pesar de que la inmensa mayoría de los mexicanos son católicos.

Te Recomiendo Ver...

La persecución religiosa está profundamente arraigada en la historia de México desde la muerte del padre Miguel Hidalgo y el padre José María Morelos, quien participó en la Guerra de Independencia de México (1820-1821). (Estos dos sacerdotes fueron excomulgados por su papel en la insurgencia, así como por todo el ejército revolucionario).

Los mexicanos nunca han olvidado que la jerarquía de la Iglesia tomó partido contra ellos durante la lucha por la independencia siendo esto un pinto de inflexión de la religión en méxico.

La persecución religiosa estalló en 1870, similar a la de la Guerra Cristera en la década de 1920. En ese momento, los miembros de la resistencia católica contra las políticas del presidente Sebastián Lerdo de Tejada (1872-1876) fueron llamados “Religioneros” o “Religioneers” (1873-1876).

Guerra Cristera

Te Recomiendo Ver...

Luego tuvo lugar otra persecución durante la Revolución Mexicana (1910-1917). (La Constitución mexicana de 1917 incluyó medidas ferozmente anticlericales (Artículos 3 y 130) que negaron el reconocimiento legal de la Iglesia, requirieron el registro de sacerdotes y la reducción de sus actividades, prohibieron la educación religiosa, nacionalizaron la propiedad de la Iglesia, y decretó la celebración ilegal de ceremonias religiosas fuera de las iglesias, nota del editor.

La Guerra Cristera (1926-1929) fue la respuesta a un ataque directo a la fe católica por parte del presidente Plutarco Calles. La aplicación estricta de las disposiciones anticlericales de la Constitución mexicana de 1917 se conoce como la “Ley Calles”.

El presidente mexicano Plutarco Elías Calles adoptó una forma radical de ateísmo y socialismo que lo llevó a tomar medidas drásticas para erradicar el catolicismo de México.

Guerra Cristera

Se debe saber que Plutarco Elías Calles creció en la pobreza y la privación. Es el hijo ilegítimo de un padre alcohólico que no satisface las necesidades de su familia y termina abandonándolas un día. Sólo tiene dos años cuando su madre, María de Jesús Campuzano, muere. Fue criado por su tío, Juan Bautista Calles, cuyo nombre tomó. Convenido ateo, Juan Bautista inculca a su sobrino un odio fanático de la Iglesia Católica.

Calles quiere erradicar el catolicismo y crear una nueva forma de vida. A menudo compra libros y artículos de autores que abogan por la utopía socialista y quiere lo mismo para México. Es esta visión la que lo impulsa a decidir mantener a los gobiernos de Estados Unidos y Europa al margen de los intereses petroleros de su país. Quiere que México esté totalmente bajo el control de su gente y su tierra.

Al principio, los fieles y la jerarquía católica se oponen a una resistencia pacífica a la mencionada ley Calles.

El movimiento Cristero fue organizado por la “Liga Nacional de Defensa de la Libertad Religiosa” o “Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa”, LNDLR, una organización religiosa para la defensa de los derechos civiles y religiosos fundada en 1925.

Guerra Cristera

Se organizan protestas pacíficas en todo el país, lideradas por diferentes grupos. Además, más de un millón de firmas se reúnen y se presentan al Congreso para exigir la derogación de la Ley Calles. Cada vez, el movimiento encuentra una resistencia o es totalmente ignorado.

Habiendo agotado los caminos pacíficos sin ningún resultado, su último recurso contra el ataque es el boicot económico, que es un éxito; sin embargo, el gobierno, viendo la efectividad del boicot y el efecto económico creado, está lanzando un ataque más directo contra la Iglesia: arrestos, intimidación y ejecuciones.

Los obispos de México están ocupados contando con la Ley Calles. El papa Pío XI aprueba los medios de acción utilizados. Incapaces de llegar a un acuerdo con el régimen de Calles, y para evitar posibles confrontaciones o un baño de sangre, los obispos piden permiso a la Santa Sede para suspender el culto católico el 31 de julio de 1926, el día antes de la Entrada en vigor de la nueva ley.

Finalmente, el Papa Pío XI publica una carta encíclica al clero y a los fieles de México para darles valor y esperanza durante esta persecución. La Santa Sede no podría hacerlo mejor. El 18 de noviembre de 1926, el Papa publicó la encíclica ” Iniquis Affictisque ” (sobre la persecución de la Iglesia en México) para ofrecer oraciones y ánimo durante este difícil período.

Guerra Cristera

¿Qué fue la guerra cristera ?

La Guerra Cristera (también conocida como Cristiada, Cristeros significa “seguidores de Cristo”), se refiere al conflicto armado entre 1926 y 1929 rebelión campesina que quería defender a la Iglesia Católica contra el estado mexicano, luego fuertemente anticatólico.

Después de un período de resistencia pacífica, se produjeron varios levantamientos locales en 1926. La revuelta real comenzó el 1 de enero de 1927, cuando los rebeldes tomaron el nombre de Cristeros, un luchador en nombre de Cristo mismo. A pesar del fin del conflicto en 1929, las tensiones persistieron entre los defensores del clero y el estado hasta principios de los años cuarenta.

En el siglo XIX, la Constitución de 1857 provocó la Guerra de Reforma entre liberales y conservadores y las leyes de Reforma (matrimonio civil, registro civil, separación de la Iglesia y el Estado, nacionalización de las propiedades y tierras de los Estados Unidos). Iglesia, etc.) promulgada por los liberales de Benito Juárez, ya había debilitado el poder temporal de la Iglesia Católica en México.

Guerra Cristera

Cinco artículos de la Constitución mexicana de 1917 tienen la intención particular de reducir la influencia de la Iglesia Católica en el país cuyo Artículo 130 infringe los derechos civiles del clero: los sacerdotes ya no pueden usar su ropa. La ropa religiosa, pierde el derecho al voto, y tiene prohibido hacer comentarios sobre asuntos públicos en los medios de comunicación. A partir de entonces, los eventos se aceleran. Después de escuchar sobre el asesinato del padre Bátiz, un grupo de propietarios locales, bajo el mando de Pedro Quintanar, tomó el cargo de percepción y se declaró en rebelión.

Para muchos Cristeros, tanto los motivos políticos como los materiales reforzaron los motivos religiosos. De hecho, los insurgentes a menudo provenían de comunidades rurales que habían sufrido la política de reforma agraria del gobierno desde 1920, y también se sentían amenazados por los recientes cambios políticos y económicos.

Las negociaciones entre la iglesia y el gobierno, iniciadas desde 1927 por iniciativa del embajador estadounidense Dwight Whitney Morrow, terminan finalmente el 27 de junio de 1929 con un acuerdo, los arreglos.

Guerra Cristera

El culto se vuelve completamente libre, y las campanas suenan en la Ciudad de México, por primera vez en tres años. Los sacerdotes recuperan sus derechos civiles, así como la disposición real de la propiedad de la Iglesia que sigue siendo, nominalmente, propiedad nacional.

El clero entonces cesa todo apoyo a los rebeldes, incluso amenazándolos con la excomunión. Aunque no se firmó ningún acuerdo con los propios insurgentes, una minoría de ellos cesa rápidamente la lucha, los otros intentan perseguirla. Sin embargo, aislados, abandonados por algunos de sus compañeros, frente a la hostilidad de la iglesia, que querían que se respetaran los acuerdos con el gobierno mexicano, sometidos a la presión del ejército, los insurgentes son Poco a poco obligados a renunciar a la lucha.

La guerra habría hecho unos 90.000 muertos. Muchos civiles o ex insurgentes, pero también sacerdotes, serán asesinados en redadas anticatólicas en los años posteriores al final de la guerra, y algunas autoridades locales ahora también ejercen una gran presión sobre el clero en su área de jurisdicción. Alrededor de 500 líderes Cristero y otros 5,000 Cristeros fueron asesinados a tiros, a menudo en casa y frente a sus cónyuges e hijos.

Guerra Cristera

Tomará mucho tiempo para que el clero, diezmado, se recupere. Entre 1926 y 1934, no menos de 40 sacerdotes fueron asesinados, muchos otros habían huido del país.

De los 4500 sacerdotes que operaban antes de la rebelión, solo 334 aún sirven oficialmente en 1934. En 1935, diecisiete estados ya no tienen un solo religioso. Será necesario esperar hasta el final de los años 40 para que cese definitivamente esta persecución religiosa.

Causas y consecuencias

La constitución de 1917 : En el XIX ° siglo , la Constitución de 1857 había causado la Guerra de Reforma entre liberales y conservadores y leyes de reforma (matrimonio civil, registro civil, separación de iglesia y estado, la nacionalización de la propiedad y la tierra de Iglesia, etc.) promulgada por los liberales de Benito Juárez, ya había debilitado el poder temporal de la Iglesia Católica en México.

Pero Juárez mostró, en 1867, una política de conciliación con la Iglesia y reconoció los derechos civiles del clero, especialmente el derecho al voto.

Guerra Cristera

Cinco artículos de la Constitución mexicana de 1917 tienen la intención particular de reducir la influencia de la Iglesia Católica en el país. El artículo 3 impone la secularización de la educación; El artículo 5 prohíbe las órdenes monásticas. El artículo 24 prohíbe la práctica del culto fuera de las iglesias, y el artículo 27 restringe el derecho a la propiedad de las organizaciones religiosas.

Finalmente, el artículo 130 viola los derechos civiles del clero: a los sacerdotes no se les permite usar sus ropas religiosas, pierden el derecho al voto y se les prohíbe hacer comentarios sobre asuntos públicos en los órganos del clero de prensa.

La tendencia anticatólica del gobierno también se manifiesta por cambios más superficiales, por ejemplo en la “secularización” de los nombres de lugares; por ejemplo, el estado de Vera Cruz (“True Cross”) pasa a llamarse Veracruz.

Guerra Cristera

El contexto de la revuelta: Cuando las disposiciones anticatólicas están inscritas en la Constitución en 1917, el presidente de México es Venustiano Carranza ; que es, sin embargo, derrocado por su ex aliado Alvaro Obregón en 1919, presidente entonces éste es elegido finales de 1920. El compartió las ideas anticlericales Carranza y pertenece como él a la masonería. Pero aplica las disposiciones en cuestión solo en áreas donde el apego al catolicismo es más débil.

La elección de Plutarco Elías Calles en 1924 puso fin a esta tregua entre el gobierno y la Iglesia. El nuevo presidente es ateo y, de hecho, aplica estrictamente medidas anticlericales, y esto en todo el territorio; hace votar otras leyes anticatólicas:

En 1926, la Ley para la reforma del Código Penal establece penas específicas para los sacerdotes y religiosos que violan los artículos de la Constitución de 1917 ya mencionados. Por ejemplo, el uso de ropa de oficina puede ser castigado con una multa de 500 pesos (250 dólares estadounidenses en ese momento); un sacerdote que critica al gobierno puede ser condenado a cinco años de prisión.

Guerra Cristera

Resistencia pacífica: En respuesta a estas medidas, la resistencia de los movimientos católicos se endureció. A la más importante de ellas, la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa, creada en 1924, se une la Asociación Mexicana de la Juventud Católica (creada en 1913) y la Unión Popular, un partido político católico fundado en 1925.

El 11 de julio de 1926 , los obispos mexicanos votaron a favor de suspender el culto público en todo el país, en respuesta a la Ley Calles. Esta suspensión debe aplicarse a partir del 1 de agosto. El 14 de julio, comienzan a implementar un plan de boicot económico contra el gobierno, que es particularmente efectivo en el centro-oeste de México (Jalisco, Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas).

Te Recomiendo Ver...

Los católicos que viven en esta región dejan de ir al cine y al teatro y ya no usan el transporte público; Los católicos que enseñan en las escuelas públicas van a la huelga. Sin embargo, este boicot perdió rápidamente su importancia en el otoño de 1926, en gran parte debido a la falta de apoyo que esta táctica encuentra entre los católicos más ricos, que también sufren las consecuencias económicas del boicot. Los mexicanos adinerados vienen a pagarle al ejército federal para protegerlos y a llamar a la policía para romper los piquetes, lo que los hace muy impopulares.

Guerra Cristera

Los obispos católicos están trabajando durante este tiempo para enmendar los artículos más problemáticos de la Constitución. El Papa Pío XI aprueba explícitamente los medios de resistencia utilizados hasta entonces; sin embargo, el gobierno de Calles, en represalia por lo que consideraba una rebelión abierta, cerró muchas iglesias. Las enmiendas constitucionales propuestas por los obispos fueron finalmente rechazadas por el Congreso el 22 de septiembre de 1926.

El auge de la violencia: El 3 de agosto de 1926 , en Guadalajara , en el estado de Jalisco, 400 católicos armados se levantaron y se encerraron en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe. Una confrontación se involucra con las tropas federales y termina solo cuando los insurgentes carecen de municiones. Según fuentes diplomáticas de Estados Unidos, los combates han dejado 18 muertos y 40 heridos.

Al día siguiente en Sahuayo, en el estado de Michoacán , 240 soldados del gobierno irrumpió en la iglesia parroquial. El párroco y su vicario son asesinados durante la violencia que sigue. El 14 de agosto, agentes del gobierno intervinieron en el Capítulo de la Asociación de Jóvenes Católicos en Chalchihuites, estado de Zacatecas, y asesinaron al asesor espiritual del movimiento, el padre Luis Bátiz Sáinz.

A partir de entonces, los eventos se aceleran. Después de escuchar sobre el asesinato del padre Bátiz, un grupo de propietarios locales, bajo el mando de Pedro Quintanar, toma el cargo de percepción y se declara rebelde. En el apogeo de la insurgencia, controlan toda la parte norte del estado de Jalisco.

Guerra Cristera

Otro levantamiento ocurre en Penjamo (Estado de Guanajuato ), al frente del cual está el alcalde del lugar, Luis Navarro Origel: sus tropas son golpeadas en el campo por las tropas federales, pero se refugian en las montañas. A donde llevan una guerrilla. El mismo escenario se repite en Durango, donde Trinidad Mora está a la cabeza de los rebeldes, y en el sur del estado de Guanajuato, donde el general Rodolfo Gallegos toma el mando.

Mientras tanto, los rebeldes de Jalisco (especialmente al noreste de Guadalajara ) se están fortaleciendo gradualmente. La región se convierte en el centro neurálgico de la rebelión, liderada por René Capistrán Garza, presidente de la Asociación Mexicana de la Juventud Católica y con apenas 27 años de edad; Es en este momento que comienza la rebelión propiamente dicha y reclamada como tal.

Guerra Cristera

Con el tiempo, gran parte de México se encuentra involucrado en esta guerra cristera, con la excepción de algunos estados en los que no habrá insurgencia porque no han sufrido persecución. Según las estimaciones, esta guerra de tres años habría dejado unos 25,000 Cristeros muertos, y unos 65,000 al lado de las fuerzas del gobierno.

El final de la guerra llevó a una fuerte emigración a los Estados Unidos. “Después de su derrota, la mayoría de los cristeros, según algunas estimaciones, hasta el 5% de la población de México, huyeron a Estados Unidos. Muchos de ellos se establecieron en Los Ángeles , donde encontraron un patrón de John Joseph Cantwell , el obispo de la entonces Diócesis de Los Ángeles-San Diego “. Los últimos rebeldes que se niegan a huir son finalmente capturados o asesinados.

Quiénes participaron

  • El Ejercito Federal Liderado por Plutarcos Calles:

El Ejército está dividido en tres componentes: Cuartel Nacional del Ejército, Comandos Territoriales y Unidades Independientes. El Ministro de Defensa dirige al Ejército a través de un sistema altamente centralizado y altamente jerárquico, con un gran número de oficiales generales. El ejército es la rama más grande de las fuerzas armadas de México.

El Ejército está formado por 12 regiones militares, divididas en 44 zonas militares. Todas las regiones militares y las subzonas militares están vinculadas a la sede del Ejército, lo que permite que los líderes y los soldados sean muy receptivos cuando sea necesario.

Cada una de las 12 regiones militares está bajo la dirección de un Comando del Ejército, que puede extender su influencia a todas las unidades disponibles en su territorio. Este sistema también permite compensar el poder que tienen los gobernadores estatales

  • La Rebelion Campesina ( Civil ) que posteriormente fue llamada localmente como los Cristeros.

Personajes

La Guerra Cristera es un acontecimiento bélico que no tiene muchos personajes cruciales que causaron el cambio, a excepción de todos los beatificados, mar y civiles que se sacrificaron por defender su creencia.

Plutarcos Calles

Nacido de una relación fuera del matrimonio, Plutarco Elías Calles es el hijo de Plutarco Elías Lucero y María de Jesús Campuzano, miembro de una familia rica de Sonora. De niño, vivió con su madre hasta que ella murió, cuando tenía cuatro años.

Fue recogido por su tía María Josefa Campuzano y su esposo Juan Bautista Calles. Estudió en Hermosillo y, sin una fortuna personal, practicó muchos trabajos para sobrevivir, como un maestro de escuela, el tesorero municipal del puerto de Guaymas , el inspector general de educación o el director de un hotel.

También es masón , y desde 1926, entra en una fase de violencia anticatólica. La guerra de los Cristeros, el nombre de los rebeldes católicos que se organizan para escapar de los abusos y ejercer su libertad de culto, se está librando durante este período.

Guerra Cristera

Papa Pio XI

Pío XI tuvo que enfrentar la política anticatólica del gobierno mexicano de Plutarco Elías Calles, que refuerza las disposiciones de la Constitución mexicana de 1917.contra los católicos (prohibiciones de cualquier intervención de la Iglesia en la escuela primaria, órdenes monásticas, celebraciones públicas de culto fuera de las iglesias, restricciones al derecho de propiedad de las organizaciones religiosas, infracción de los derechos civiles de los miembros del clero:

Prohibición de la vestimenta religiosa, pérdida del derecho de voto, libertad de expresión en los asuntos públicos en los medios de comunicación): las “Leyes de Calles” deciden el cierre de las escuelas católicas, la limitación del número de sacerdotes por habitantes, la expulsión de sacerdotes extranjeros, la condena a 5 años de prisión por cualquier comentario político de un sacerdote, el cierre de capillas, 142 iglesias.

Crean interferencia del Estado en los asuntos internos de la Iglesia a través de registro obligatorio de los párrocos en instituciones locales y su autorización para el culto, el Estado de Tabasco, incluso llegando a hacer que el matrimonio sea obligatorio para ser “ministro de un culto”, que estaba implícitamente dirigido al culto católico, las leyes que prohíben la acción pública católica llevan al cierre de hospicios e instituciones caritativas.

El gobierno respondió con violencia a la resistencia popular a esta política y desde 1924 hasta 1937 México vio una revuelta popular sin precedentes en nombre de “Cristo Rey” (la guerra de los cristeros). Muchos sacerdotes fueron ahorcados o fusilados.

El clero local estaba dividido sobre la actitud a adoptar: ¿conciliación o revuelta? el 11 de diciembre de 1925 el Papa promulgó la encíclica Quas Primas, que estableció la fiesta de Cristo Rey, que animó a los católicos mexicanos a resistir. La cuestión mexicana quedó espinosa hasta 1937.

Guerra Cristera

Enrique Gorostieta Velarde

Nacido en Monterrey , de una prominente familia mexicano-vasca, recibió una educación católica porque su familia, tanto paterna como materna, era muy auténtica creyente. Su vida temprana está poco documentada, pero sabemos que su padre, abogado y hombre de negocios, tenía vínculos personales con Victoriano Huerta, y que su madre animó a Enrique a emprender una carrera militar. Se matriculó en el colegio militar de Chapultepec en 1906.

Después de graduarse en mayo de 1911, el mes en que se presentó la renuncia del presidente Porfirio Díaz, Gorostieta, como protegido de Victoriano Huerta , sirvió durante las campañas contra Emiliano Zapata.en septiembre de 1911 y contra Pascual Orozco en abril-mayo de 1912. Durante la corta dictadura de Huerta 1913-1914, el padre era ministro de Finanzas Gorostieta.

Su gran mérito como Cristero general fue llevar la disciplina militar a una insurrección desorganizada. Se le atribuye el cambio de los “ejércitos” cristeros en un ejército cristero, que durante un tiempo pudo ganar muchas batallas en el área donde operaba: las zonas rurales de Jalisco, Michoacán, Colima y Zacatecas.

Guerra Cristera

Sin embargo, ante la falta de apoyo oficial de la Iglesia Mexicana y el Vaticano desgarrado por los conflictos internos, los cristeros nunca se podría plantear como una fuerza política o militar real en las negociaciones llevadas a cabo entre el Vaticano y México sobre los derechos de la Iglesia bajo la Constitución.

Diecinueve días antes de la fecha programada de cese de las hostilidades, sobre la base de un acuerdo redactado por el Embajador de los Estados Unidos Dwight Morrow entre el Papa Pío XI y el obispo mexicano Pascual Díaz y Barreto, Gorostieta fue muerto como resultado de una operación del Servicio de Inteligencia del Gobierno Mexicano (2 de junio de 1929).

El movimiento se derrumbó rápidamente, Gorostieta intentó retirarse en Michoacán, donde esperaba reclutar combatientes y continuar la rebelión. Un agente federal que se había infiltrado en el círculo interior Gorostieta advierte general de caballería mexicana en presencia de Atotonilco, Jalisco, y lo mató durante un breve intercambio de fuego.

Guerra Cristera

Emilio Portes Gil

En agosto de 1928 , fue nombrado ministro del Interior por el presidente Plutarco Calles . El presidente electo Álvaro Obregón fue asesinado en julio, el Congreso designó como presidente provisional Emilio Portes a partir del 1 de diciembre de 1928. Durante su mandato, abogó por la libertad de culto y la separación de la iglesia y el estado. Tiene que enfrentar la revuelta del general José Gonzalo Escobar en 1929 que reaviva el movimiento de los cristeros.

En el momento más crítico, reunió a representantes de los partidos y grupos que apoyan el régimen y, según los deseos del ex presidente Calles, creó el Partido Nacional Revolucionario (que se convertiría en el Partido Revolucionario Institucional, PRI) en marzo de 1929.

Tres meses después, firma un tratado con el clero católico que marca el inicio de la decadencia del movimiento rebelde Cristeros. En noviembre de 1929, una nueva elección presidencial vio la victoria de Pascual Ortiz Rubio, quien lo sucedió como presidente en febrero de 1930.

Posteriormente, ocupó los cargos de Ministro del Interior de febrero a abril de 1930, presidente del Partido Nacional Revolucionario, Primer representante de México ante la Liga de las Naciones en 1932, procurador general de la República, ministro de relaciones exteriores en el primer gobierno de Lázaro Cárdenas del Río , entre diciembre de 1934 y junio de 1935, y finalmente embajador de México en la India en 1951.

Guerra Cristera

Ejército y organizaciones sociales

Al principio el gobierno de Calles no toma en serio a los cristeros. Antes de ir a la guerra contra los cristeros, el generalísimo Ferreira dijo a sus soldados: “No vamos a la guerra, vamos a cazar”. Los obispos que apoyaron la rebelión eran una minoría, una gran mayoría de los eclesiásticos estaban en contra, por temor a ver a México hundirse en un charco de sangre.

El Papa Pío XI, por su parte, trató de enviar embajadores para negociar en nombre de los católicos, pero sus embajadores siempre fueron cazados. Más tarde, el Papa Juan Pablo II beatificará o canonizará a 34 mártires de esta guerra, como José Sánchez de Río, quien, a los catorce años, fue torturado por el ejército por haber sido Cristero y luego ejecutado porque se negó a convertirse en ateo.

El 23 de febrero de 1927, los Cristeros ganaron una gran victoria sobre el ejército, que responde liderando la política de la tierra chamuscada . Pero, los rebeldes no pierden la esperanza y luchan ferozmente; además, crean una rama de mujeres, patrocinada por Juana de Arco, que se encarga de la oferta y el espionaje.

Guerra Cristera

En 1928, Calles es reemplazado por Emilio Portes Gil. Tolerante y de mente abierta (o ansioso por terminar la guerra), comenzó las negociaciones con la Iglesia Católica. La libertad de culto está completamente restaurada, los sacerdotes tienen nuevamente derechos civiles y el estado mexicano está comprometido a no perseguir más a los católicos romanos.

Satisfechos, muchos cristeros bajan los brazos. Pero algunos fanáticos continuaron la guerra para hacer de México un estado dominado por el catolicismo fundamentalista. Todos fueron excomulgados. Desde el final de la guerra, el país sufre de grandes desigualdades y el gobierno se enfrenta a un aumento de la delincuencia.

Cuántos años duró

A pesar de que esta guerra se declaró finalizada en 1932, los estragos de la segregación religiosa han perdurado incluso en nuestros tiempos transformando la cultura mexicana.

Dejar Comentario