Historia de España: Cronología, reyes, edad media y más

España es una nación con una amplia historia que abarca desde la antigüedad hasta el presente. Normalmente no con el nombre actual. Ha sido un dominio vencido por unos pocos avances humanos, pero también ha sido campeón y creador de todo un reino, sigue leyendo sobre la Historia de España.

Historia de España 1

Historia cronológica de España

Para comprender la historia de España debes conocer inicialmente su circunstancia geológica. España imparte a Portugal la Península Ibérica, situada en el escandaloso suroeste de Europa, y se abre de manera similar al Océano Atlántico y al Mar Mediterráneo.

Te Recomiendo Ver...

Sus puntos de confinamiento son el oeste con Portugal y hacia el norte con Francia y Andorra, y todo lo que queda de sus flecos son oceánicos. Aislada de Marruecos por el estrecho de Gibraltar y Francia por los Pirineos, efectivamente franqueada por sus fronteras, España es una nación de unión, un andamio entre África y Europa.

Sus propiedades naturales se muestran por arrugas elevadas y su elevación normal, en contraste con sus vecinos europeos, es de segunda categoría en comparación con la de Suiza. Está situado en el lado norte del ecuador, y más cerca del ecuador, es decir, es una nación subtropical mediterránea. Esto se demuestra inequívocamente por la atmósfera, los arroyos, la vegetación común, los suelos, las escenas de campo e incluso el estilo de vida de sus parientes.

Con los ataques celtas hace miles de años a.C, las reuniones de indoeuropeos desembarcaron en España, que se asentaron en el interior y el oeste. Los celtas dejaron un rastro semántico indoeuropeo y difundieron la quema y la utilización de diferentes dispositivos de hierro. Los griegos entraron en contacto con la Península, descubrieron algunas poblaciones locales, la raza mediterránea, que llamaron íberos, el nombre del Iber (Ebro), que se extendió a lo largo de la deriva del Mediterráneo.

Te Recomiendo Ver...

Esta región recibió el nombre de Iberia. Adicionalmente en medio de los mil años a.c. los griegos colonizaron el territorio del norte de la deriva del Mediterráneo y los fenicios del sur, que en el siglo 6 a.c, cayendo bajo territorio cartaginés.

El impacto de las sociedades griega y púnica en la población autóctona dio inicio, entre el año 500 a. C. los comienzos de la romanización, al avance humano ibérico. En medio de las guerras púnicas que se alzaron contra Cartago y Roma, los cartagineses intentaron la victoria de España para controlar sus minas de plata y sus almacenes de soldados de combate contratados como la premisa de otro reino cartaginés.

La España romana

La batalla ganó terreno rápidamente en Levante y Andalucía, sin embargo, encontró una sólida protección de su entrada al interior. En la oposición perseverante que los clanes hispanos contradecían, surgieron las guerrillas lusitanas de Viriato.

La España visigoda

En medio de los siglos terceros y cuarto, se produjeron intrusiones de diferentes grupos de personas germánicas en los Pirineos, lo cual fueron saqueadores. Después de que entraron los visigodos, unos germanos aún más edificados, que, como socios de los romanos, poseían el Tarraconense y, después de la caída del Imperio, se establecieron con autoridad en Hispania. (Ver: Tomatina España)

España musulmán

Las constantes guerras comunes entre las incomparables familias visigóticas fueron la variable activadora de la pérdida de su dominio en España y están bajo el control de los musulmanes. La descendencia de Vitiza, en conflicto con el rey Rodrigo, llevó a los musulmanes a su guía. Bajo la dirección del pionero bereber Tariq b Ziyad, atacó la Península (711) y venció a las fuerzas armadas de Rodrigo en la batalla de Guadalete (19-26 de julio). En el año 716 se habían apoderado de casi toda la nación, a la que llamaron al-Andalus. Después del éxito, la península se coordinó en el califato de Damasco y se movió para ser supervisada por su emir.

Reyes

El procedimiento moderado de la unidad política española comenzó con esta regla, el matrimonio de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, que conectaba recetas pactistas de respeto por las organizaciones de cada reino relacionado. La prevalencia estadística y monetaria de Castilla, en lugar de la fatiga humana y la desarticulación financiera de la corona catalano-aragonesa, fomentó la posición preponderante de Castilla en el nuevo Estado, a la que obligó a los destinos y estándares acumulados en la Edad Media.

Las principales estimaciones recibidas por los nuevos soberanos se habían ido para el restablecimiento de la nacion por medo de la solicitud. Estas medidas apoyaron la dictadura monárquica, que se reforzó con la producción de reuniones, la reorganización de la hacienda y el fortalecimiento de la fuerza armada.

El enfoque social y financiero de los Reyes Católicos fomentó el equilibrio y el ajuste de la sociedad española después de las emergencias extremas del siglo XV. La intensidad monetaria de la respetabilidad castellana se combinó con la afirmación de la propiedad de sus enormes latifundios y sus derechos jurisdiccionales.

En Cataluña, después del último episodio de las guerras de remensas (1484-85), el arreglo se restableció por fin con la decisión de mediación de Guadalupe (1486) y se autorizó una progresión de medidas que permitieron iniciar una recuperación de la recuperación. La garantía de la corona a la granja de ganado lechero y al intercambio de vellones fomentó la increíble extensión de la economía castellana, a pesar de que a costa de vender la futura mejora rural y moderna.

Con la implantación de la Inquisición, la eliminación de los judíos (1492) y el cambio restringido de los moros de Granada (1499), que provocó su primer levantamiento, los Reyes Católicos se relacionaron con la norma en Castilla, para el fin de las minorías paganas. Y salvar por todos los medios la profunda solidaridad de la nación.

Esta elección de los Reyes Católicos reflejó las opiniones medievales castellanas y fortaleció los estados de ánimo intransigentes y el sentimiento de respeto y limpieza de la sangre y se unió de manera concluyente a los destinos políticos y religiosos. El alma de campaña de las respetables clases castellanas encontró una rápida articulación en la guerra de Granada. El reino de Granada, la última fortaleza de los musulmanes en la Península, fue finalmente vencido en 1492.

Historia de España en la edad media

España imparte a otras naciones europeas el comienzo de la Edad Media como un momento de cambio irritante después de la caída del Imperio Romano. De hecho, incluso los españoles pueden suponer que nuestro reino germánico en comparación, el visigodo, fue presumiblemente un destacado entre los más excepcionales de cada uno de los individuos que comprendían Europa.

En medio de los siglos sexto y séptimo, en gran medida debido al extremo La romanización de la hispania que prevalecieron. A partir de ese momento y en las zonas menos abrumadas por los inquilinos recién llegados, en una progresión constante aumentarán los esfuerzos distintivos de autonomía que terminarán tomando forma en áreas y reinos cristianos que mantendrán durante mucho tiempo una combinación de asociaciones complejas con unos y otros.

Durante un período de tiempo considerable, estos estados cristianos se moverán en una variación incesante de asentamientos, asociaciones, guerras marginales, relaciones familiares, esfuerzos por la unificación y la desunión, sin embargo, están facultados por una motivación bastante inconsciente para recuperar las regiones del sur.

La disposición de la concurrencia medieval, efectivamente compleja en los restos de Europa, se ve incrementada considerablemente más sutilmente en España por las relaciones de guerra y paz entre los reinos cristianos y entre éstos y el universo musulmán de Al-Andalus, igualmente privado de homogeneidad y tendente, similar a sus vecinos cristianos, a constantes tensiones de solidaridad y estallido.

Los elementos de la guerra medieval y la paz en España entre los reinos cristianos y las administraciones políticas distintivas de Al-Andalus tienen como resultado otra realidad curiosa para la Edad Media española, o, en otras palabras, de individuos que colonizan y repoblan extensos territorios de la región.

Historia de España siglo XIX

En el siglo XIX, España cambió significativamente, ya que la agricultura se modernizó y se creó una industria de vanguardia. Además, el antiguo gobierno absoluto fue suplantado por uno parlamentario y protegido. La Inquisición y los derechos señoriales también desaparecieron, y la antigua sociedad primitiva incitó al desembarco de una sociedad de clases, hecha de clase media y obreros.

Este procedimiento de recarga se denominó Revolución Industrial y clase media liberal. Era como la que existía en Europa occidental, a pesar de que en España la industrialización no logró una mejora extraordinaria. Asimismo, la agroindustria siguió siendo el segmento más esencial de la economía española.

La administración parlamentaria tampoco logró una solidez increíble debido al acto de caciquismo y la burguesía no fue tan inequívoca en la vida española como en Europa. No obstante, a lo largo del siglo XIX se inició un procedimiento de cambio constante que logró la modernización de la nación y el inicio de la Era Contemporánea.

Los conflictos entre los absolutistas y los inconformistas promedio impulsaron las contrarrevoluciones absolutistas, las guerras comunes, las profesiones y las batallas entre disidentes similares que provocaron la caída del gobierno y la causa de la Primera República en España, para terminar el siglo con la Restauración de los Borbones en el niño de Isabel II, Alfonso XII. La notoriedad del marco parlamentario fue disminuyendo y terminó en 1917 de cada emergencia extraordinaria bajo el gobierno de Alfonso XIII, lo que implicó el fin del gobierno.

La economía se modernizó y se creó hacia el final del siglo, especialmente en la industria catalana de materiales y la industria siderúrgica vasca. El abuso de minas por parte de organizaciones remotas e intercambios tuvo una explosión extraordinaria, ya que se hizo un arreglo ferroviario y las calles se ampliaron y avanzaron.

La República

Las Cortes anunciaron la Primera República (11 de febrero de 1873), que en once meses tenía cuatro presidentes: Figueras, Pi y Margall. Salmerón y Castelar. Sin una base social expansiva para ayudar, difamada ante la clase baja y los trabajadores, luchada por los poderes conservacionistas (connotaciones monárquicas y levantamientos carlistas de 1872-76), los gobernantes republicanos no pudieron canalizar las clases medias de cuello blanco y la clase baja con Saludos a la República.

Te Recomiendo Ver...

El desarrollo cantonalista y la incertidumbre de Pi y Margall en su moderación debilitaron el gobierno republicano y, después de la declaración del general Pavia (enero de 1874), que rompió las Cortes, el general Serrano tomó el control. Aun con el cambio social en las áreas urbanas y el descontento en el campo, la burguesía renunció a su impulso de restablecimiento y, en coalición con los poderes oligárquicos, reforzó el reclamo monárquico.

Su gobierno (1875-1885) tuvo como notable figura a Cánovas del Castillo, quien descubrió cómo terminar la Guerra Carlista (1876) y restablecer la paz en Cuba (1878). Ordenó la Constitución conservacionista de 1876 y construyó el arreglo del cambio político a través del cual su reunión, el tradicionalista, alternó con el fusionista liberal Sagasta.

En 1881, el gobierno se rindió a Sagasta y el tumo entre las dos reuniones se mantuvo con toda consistencia hasta la emergencia de 1898. En la desaparición de Alfonso XII, fue responsable del régimen de su pareja, María Cristina (1885-1902), quien necesitó mirar con los resultados genuinos de las desgracias peregrinas de Cuba y Filipinas.

A pesar de este fiasco, una gran parte de la sociedad española terminó consciente de la deficiencia de la nación y el requisito de cambios significativos. Sea como fuere, los cambios del Gobierno se redujeron a tareas básicas, mientras que los temas cruciales de la nación se abandonaron por completo.

Segunda República

En los primeros tres años, la nueva República, encabezada por Alcalá Zamora y con Azaña como jefe de gobierno, intentó establecer los marcos de un Estado de gobierno de mayoría en cuyo sistema el gobierno local, el destacamento de la Iglesia y el Estado y un Amplio programa de cambios (formación, cambio agrario, etc.).

Sea como fuere, la doble provocación a que fue sometido por las asociaciones de especialistas, que solicitaron cambios radicales y rápidos, y por los poderes moderados (el levantamiento de Sanjurjo en 1932), junto con un anticlericalismo desmedido, hostil a un crítico. Un pedazo de la sociedad española, y la gradualidad de los cambios sociales, frustró la combinación de la administración republicana, y en las razas de noviembre de 1933 las reuniones de derecha en el interior adquirieron una parte dominante. (Ver: Juegos tradicionales de España)

El giro a la derecha que dio el nuevo Gobierno en medio del oscuro bienio, con la deshonra de la etapa anterior, provocó los levantamientos de Asturias y Cataluña (octubre de 1934), cuya restricción llegó a hablar ante la principal manifestación del estado. Que comenzaría el 18 de julio de 1936.

Franco

De 1939 a 1975, en medio de 36 años, España fue administrada por Francisco Franco, general de la fuerza armada, en una administración que se inició en su sistema de reglas de mayoría natural, con Cortés y representantes, sin embargo, sin reuniones políticas y ahora se llama autocracia. Una etapa enorme y problemática, que sobrevive a una guerra común fratricida, que comienza a partir de una economía rota, con numerosos muertos y resentimientos.

Guerra civil

La Guerra Civil española sucedió entre los años 1936 y 1939, iniciada por una atmósfera de perturbación interna debido a las circunstancias financieras, políticas y sociales de la nación. Hay un golpe de Estado por el general Primo de Rivera, en el que se dan las medidas, por ejemplo, la suspensión de la Constitución de 1876, el fin del parlamento, y así sucesivamente. Restrinja la aquiescencia del tirano Primo de Rivera.

Se anuncia la Segunda República y se aprueba otra constitución, esta etapa no se equilibra a través de 13 gobiernos en 5 años. En las decisiones de 1936, la izquierda adquirió el poder, pero procedió con los enfrentamientos entre la izquierda y la derecha que causaron la ejecución de un teniente liberal.

 La respuesta al homicidio del pionero de la resistencia de la derecha, ofreció  el inicio de la Guerra civil con el ascenso militar coordinado por el general Francisco Franco, quien con la ayuda de las administraciones extremistas de Alemania e Italia gana la guerra, siendo designado Jefe del Estado español y Generalísimo de las Fuerzas de Tierra, Mar y Aire.

Contemporánea

La época contemporánea de la historia española comienza con la guerra de autonomía y continúa hasta el presente. Esta época de la historia española incorpora más de 200 años y ocasiones imperativas, por ejemplo, las guerras de autonomía hispanoamericana, las dos guerras mundiales y el fascismo de Francisco Franco entre otros.

La historia contemporánea de España es la disciplina historiográfica y la época crónica del contexto histórico de España que se relaciona con la Edad Contemporánea en la Historia Universal. Sea como sea, tradicionalmente, la historiografía española típicamente considera como un punto de referencia subyacente, no la Revolución Francesa, la Independencia de los Estados Unidos o la Revolución Industrial inglesa, sin embargo, una ocasión inequívoca de vecindario es: el inicio de la Guerra de la Independencia de España (1808).

Cada una de estas ocasiones provocó el inicio del llamado mucho después de la Guerra de Independencia (1808-1814) contra la fuerza armada napoleónica que había iniciado la intrusión de España en enero de ese año y que también era una guerra común a la luz de la hecho de que había españoles, entre ellos una gran parte de los iluminados, que reforzaron el gobierno de José I, mientras que muchos otros no percibieron las renuncias de Bayona y se mantuvieron confiables ante el “gobernante rehén” Fernando VII.

Fernando VII.

Moderna

El retraso de los musulmanes en el dominio hispano y el desarrollo moderado hacia el sur a través del doble procedimiento de colonización y reconquista han sido los principales componentes de configuración de la España actual. La restricción normal al Islam podría haber sido un factor importante de los reinos cristianos, a pesar del hecho de que en realidad era un componente de la ruptura.

La diligencia del enfrentamiento con los musulmanes en medio de los siglos XIV y XV trajo como resultado que las tendencias obtenidas en la Alta Edad Media se aclimataron profundamente y establecieron las cosas de otro mundo con las que Castilla hizo su irrupción en la escena europea hacia el final del siglo XV.

La extensión y la calidad de la corona aragonesa en el siglo XIV aparecen de manera diferente en relación con las características irregulares y los espasmos sociales de Castilla, donde el poder real no pudo forzarse a sí mismo con una alta respetabilidad, que tenía una calidad política y monetaria sin precedentes.

En estas condiciones, el desorden político, pero la solidez de los poderes rentables en Castilla, y el desorden político y el cansancio financiero en la corona de Aragón, fueron alabados en 1469 por el matrimonio de Fernando. Beneficiario de Juan II de Aragón, con Isabel, hermana del gobernante de Castilla Enrique IV a la muerte de su hermano.

Isabel fue declarada reina de Castilla, pero la posición de autoridad fue cuestionada por la hija de Enrique IV (Juana la Beltraneja). Confirmado por Portugal y una pieza de la nobleza castellana: liberó la guerra común (1475-79), por fin, gracias a la ayuda de Aragón y la hábil estrategia de Fernando, descubrió cómo forzar al lado opuesto en 1479 Este año equivalente pasó a Juan II y Fernando adquirió la corona aragonesa.

Historia de España y Cataluña

Cataluña no existió hasta mediados del siglo XIII, cuando Jaime I el Conquistador caracterizó los límites entre el reino de Aragón y la provincia de Barcelona. En Cataluña ha habido algunos esfuerzos para declarar su ruptura, primero con lo que queda de la Corona de Aragón y después con España. (Otro excelente articulo es este: Los gitanos en España)

En 1462, los catalanes rechazaron a Juan II de Aragón y ofrecieron la corona de Barcelona al rey de Francia y diferentes candidatos. Nuevamente se rebelaron contra Felipe IV y le transmitieron la corona al gobernante de Francia (sin libertad, una vez más), liberando una guerra que provocó la pérdida de Rosellón y Cerdanya, que van a Francia; Mal negocio.

Es más, una vez más, ahora con aragoneses y valencianos, a mediados del siglo XVIII lucharon en la Guerra de Sucesión (no de “retirada”), en la que los catalanes, pero no todos, debían ser gobernantes de España Carlos de Austria Y no Felipe de Borbón (en este sentido, de autonomía, nada por ningún medio). En 1873, en medio de la Primera República, se declaró el Estado catalán, intercambiado con la propia República.

Se confiaba en que las personas tengan el privilegio de elegir lo que deben ser, sin embargo, el problema es que tanto la Generalitat de Cataluña como el Gobierno de Madrid tienen legisladores limitados decididos a captar mejor y salvaguardar sus intereses por encima de muchas personas.

España y Cataluña en la historia

España y Portugal

En este período se produjo lo que históricamente se conoció como la “Unión Ibérica”, en la que el reino de Portugal estableció una asociación dinástica “aeque principaliter” junto con espacios alternos que conformaban la monarquía española bajo las reglas de Felipe II, Felipe III y Felipe IV, porque hubo una confrontación histórica que termino en la independencia de cada una de las naciones mencionadas, así como España logro su independencia, lo mismo ocurrió con Portugal.

Esta asociación dinástica duraría desde 1580 hasta 1640, cuando se produjo la supuesta Guerra de Restauración portuguesa, una confrontación sangrienta que impulsaría la fundación del lugar de Braganza como el centro de administración y reinado en Portugal. En el Tratado de Lisboa de 1668, la monarquía española percibiría y tendria que aceptar la libertad ganada de Portugal. un máximo logro histórico.

Desde la revolución del 5 de octubre de 1910 en Portugal hasta el fascismo de Primo de Rivera en España, que suavizó de manera incompleta las relaciones respectivas al encontrar colaboraciones ideológicas con la administración portuguesa, estas relaciones ibéricas se enredaron.

El 17 de abril de 1939, Franco y Salazar celebraron el supuesto Pacto Ibérico en Lisboa, una comprensión del compañerismo y la no agresión. Durante el segmento inicial de la Segunda Guerra Mundial, las relaciones bilaterales se intensificaron debido a los intereses razonablemente únicos de los dos estados En la contienda como el cariño de Portugal hacia Inglaterra, tocó la base en una condición de semi-inexistencia de éstos en medio del año 1941.

Después de un año, en 1942, una reunión entre Franco y Salazar celebrada en Sevilla en febrero de 1942 sirvió para establecerlos lugares de las dos naciones,  que en diciembre de ese año declaró el decreto del Bloque Ibérico.

La legislatura de España estaba en contra de la participación de Portugal (parte constitutiva) en la OTAN en varios eventos. Una contradicción entre los dos estados ocurrió en 1956 después de la fundación de relaciones discrecionales de España con la India, que se identificaría con una diferencia de intereses en el asunto de las provincias; España estaba más dispuesta que Portugal en su mayor parte a ser hostil a las posiciones colonialistas.

A partir de ese momento, las dos naciones hicieron un camino típico hacia la unión europea. Notable en la estandarización de las relaciones fue el paso de España de 1983 a la OTAN (asociación a la que Portugal tenía un lugar anteriormente), o la regularización de las cumbres hispano-portuguesas. El 1 de enero de 1986, las dos naciones se consolidaron en la Comunidad Económica Europea. (Ver: Ciudades Españolas Patrimonio de la Humanidad)

Dejar Comentario