Los Hermanos Ayar: Historia, quiénes fueron, sus esposas y más

La historia comenzó en 3 cavernas localizadas en la montaña Tambotoco llamada Maras Toco, Sútic Toco y Cápac Toco; de los cuales 3 organizaciones llamados Maras, Tampus y la de Los Hermanos Ayar salieron.

los hermanos ayar 1

¿Quiénes fueron Los Hermanos Ayar?

Hace unos cuantos  años atrás, el dios Ticci Viracocha (el fundador del mundo) envió a sus jóvenes más asombrosos en busca de tierras productivas para crear maíz, su alimento más importante para otorgar a todos los hombres de la tierra. Como tal, seis relaciones de Cusco, en la región de Tambotoco de Pacaritambo, en una montaña llamada Pumaorqo, había tres ventanas o cavernas. (ver artículo: pirámides mayas )

Te Recomiendo Ver...

De la central “capac toco” (ventana rica) vinieron nuestros descendientes Los cuatro Hermanos Ayar. Todos ellos, al igual que sus compañeras de vida, tenían poderes y habilidades fenomenales para comenzar la misión inconcebible. La pareja fundamental fue creada por Mama Guaco, la guerrera, una mujer asombrosa y fuerte que llevaba un aybinto (tipo de ola) y que con un solo impacto podría causar deslizamientos torrenciales poco comunes. Su compañero Ayar Cachi, fue el más abrumador y hostil de la posteridad de Viracocha, dicen que tenía la naturaleza de los rayos.

Ayar Uchu, por otro lado, era extraña y religiosa, podía hablar con Viracocha a través de la brisa, la tierra, la llamas y el agua, mientras que Mama Cora guardaba le transmitía los secretos de las plantas milagrosas que su padre les daba. La tercera pareja estuvo conformada por Mama Rawa, semidiosa, de buen humor y más trabajadora de las cuatro hermanas, pudo hacer música con su Tinya, reconoció cómo tejer y mantuvo en cada material la memoria y la historia de su padre Viracocha, mientras Ayar Aucca.

El brazo derecho de Manco Capac, llevaba una coraza de plumas de guacamayos y tenía una fuerte relación con los espíritus familiares. El asunto social fue cerrado por el más establecido de Ayar y el más completo Ayar Manco Capac, quien tomó ese nombre desde que salieron por la ventana de Capac-Toco e implica “rico”. Ayar Manco fue rápido, agudo y un estratega alucinante.

los hermanos ayar 2

Te Recomiendo Ver...

Transmitió con él un ave de presa llamada Indi, a quien todos adoraban y temían. Su pareja, Mama Ocllo, tenía la delicadeza de una madre, pero luego con sus ojos podía encantar a cualquier mamut. Ella era la responsable de salvar a las familias.

Se muestra que Ticci Viracocha le dio un espléndido trozo de oro a Ayar Manco, que elegiría la tierra donde crearían maíz y comenzaría su experiencia. Los parientes Ayar dejaron Tambotoco en la asociación de diez ayllus que pasaban sus armas. Tenían como jefes a Mama Guaco y Ayar Manco. Después de dos o tres horas se conectaron en Guanacancha, donde vencieron con un período en busca de tierras productivas. ( ver articulo: agricultura en Perú)

De la misma manera, acumularon un par de semillas que Mama Ocllo transportó con ella desde Tambotoco, sin embargo, esa llegada fue terrible para el maíz y así siguieron adelante. En los viajes Ayar Cachi, mostrando su habilidad y calidad de fuerza, derribó una pendiente y realizo una cascada. Con miedo y con celos de ese control, los demás parientes, después de llegar al lugar llamado Haysquisrro, planeaban desecharlo. Ayar Cachi volvió a Tambotoco y detrás de él estaba Tambocheccay, un empleado confiable del grupo social.

Al ponerse en contacto en Tambotoco, Ayar Cachi entró en un culto. Tambochecay tocó el camino con un deslizamiento torrencial. Hoy, Tambochecay está colgado a la piedra junto a la ventana de Capac Toco. Los familiares que se encontraban en Haysquisrro, después de escuchar el trueno que Ayar Cachi provocó con sus escándalos, comenzaron a lamentarse y quejarse considerando si se habían decidido por la mejor opción.

Después de este momento problemático, continuaron con la misión. Llegaron a un área donde se encontró el Guanacauri (ahora Wanakaure oblicuamente). Desde allí se puede ver todo el valle del Cusco. En el propósito más sorprendente de esta montaña había una huaca que se parecía a un hombre convertido en piedra. Ayar Uchu continuó corriendo hacia la imagen pedregosa y, cuando estuvo cerca, esperaba moverse de todas formas, se había demostrado que no era apto, sus pies se habían vuelto de piedra y se habían unido a la parte posterior de la huaca.

Ayar Uchu permanece convertido en una huaca o piedra bendita, donde se crearía un asilo en agradecimiento por ese pariente. Desde ese momento Guanacauri sería el Pacarina del Cusco. Los familiares continuaron con su viaje llorando el fallecimiento de Ayar Uchu y Ayar Cachi. Se encontraron en un lugar llamado Matagua (al pie del Guanacauri). Aquí se quedaron por un buen rato, hicieron un par de casas y sembraron una parte de las semillas.

Manco Capac y Mama Ocllo tuvieron un bebe que llamaron Sinchi Roca y es en este lugar donde desempeñan las administraciones de iniciación esenciales, por ejemplo, el Rutuchikuy (peinado) y el primer Guarachico (comienzo de la guerra juvenil, se habló a Dios por oído y pon el vestido wara).

Un día, la mama Guaco tomó dos barras y las arrojó hacia el norte. El primero fue al lugar llamado Colcabamba, pero no pudo abordar a la luz de la forma en que era tierra libre y el segundo se acercó a la ciudad de Cusco, el dominio llamado Guaynapata. Manco Capac pudo ver desde Matagua una piedra que delimitaba la responsabilidad de las ciudades asentadas en Cusco, donde se encuentra directamente el Convento de Santo Domingo.

Ayar Auca va al lugar mostrando que había nacido un par de alas de Alcamari, en la ciudad de Quirirmanta a Matagua. Los parientes continúan su camino para el famoso Cusco. Al llegar al valle de Gualla (hoy se desarrollan Kayra y Guallapampa), vieron un montón de habitante social de los pioneros de esa zona.

La madre Guaco tomó su aybinto entre sus manos y con una fuerte energía ejecutó a uno de ellos. Al ver esto, los demás huyeron a la cima. Al ver esto, la gente de la zona sometida a los parientes de Ayar, quien garantizó la parte donde el grupo de Santo Domingo es correcto, se encontró y comenzó a producir la Casa del Sol, que llamaron Inticancha. Hicieron edificios por etapas en desarrollo y comenzaron a poblar el valle.

La historia cuenta que la aventura de los hermanos de Ayar se mantuvo durante varios años y que fueron ellos quienes construyeron una mejora excepcional. Cuando se encontraron en Cusco tenían semillas de maíz extraordinarias y cuando fueron plantadas crearon cosas maravillosas. La historia de los hermanos Ayar se mantiene a través de las fuentes orales en estos pueblos, donde cruzaron antes de establecer el Imperio Inca en Cusco.

Esposas de Los Hermanos Ayar

Las esposas de estos ídolos fueron sus compañeras durante sus aventuras las cuales llevan por nombres los siguientes:

  • La esposa de Ayar Cachi fue Mama Huaco
  • Esposa de Ayar Uchu fue Mama Cura
  • La esposa de Ayar Auca fue Mama Ocllo
  • Esposa de Ayar Manco fue Oclla

Mama Huaco lideraba a la mujer poderosa, la cual guiaba los ejércitos. A diferencia de Mama Oclla la compañera de Manco Capac lideraba a la mujer mas delicada, sensible y amorosa.

Leyenda de Los Hermanos Ayar

Los Hermanos Ayar, como lo demuestra esta leyenda, comenzó en tres cavernas dispuestas en una colina de Tambotoco llamada Maras Toco, Sútic Toco y Cápac Toco; de los cuales tres organizaciones llamados Maras, Tampus y Ayar salieron. Los parientes de Ayar eran cuatros hombres y cuatro mujeres, las personas eran Ayar Uchu, Ayar Manco, Ayar Cachi y Ayar Auca. ( ver articulo: tepehuanes )

Uchu se identifica con el vegetal, el manco a un grano (Bromus Mango) y el cachi a la sal; La onomástica a estos tres nombres nos ofrece a comprender una religión por las consecuencias de la tierra. Auca, por supuesto, implicaba la actitud de guerrero. A estos 4 parientes se les unieron sus hermanas Mama Ocllo, Mama Raua, Mama Cora, en conclusión Mama Huaco.

Los 8 parientes siguieron corriendo con sus ayllus buscando un lugar para establecerse, vagando de sur a norte, en su camino hicieron trabajo agrario y cuando estaban cosechando se rindieron cazando en otros lugares. Primero progresaron por Guaynacancha, allí Mama Ocllo terminó embarazada de Ayar Manco. Para entonces avanzaron a Tamboquiro, donde se imaginó Sinchi Roca. Más tarde se conectaron en Pallata y empezaron allí a Haysquisrro, estas caminatas apuntalaron un período de tiempo significativo.

En Haysquisrro conspiraron contra Ayar Cachi; desconcertados del poder que mostró, a la luz de la forma en que podía derribar inclinaciones y dar forma a las gargantas con el disparo de su honda, pidieron que regresara a Tambotoco para obtener el topacusi (espléndidas gafas), la napa (imagen ) y un par de semillas, una vez dentro de un especialista llamado Tambochacay lo arruinaron dentro de la cuna, y después de eso se transformó en un ave que se posó sobre una piedra, perdonó a sus parientes, y luego se convirtió rápidamente en piedra.

Para entonces, continuaron con su experiencia en Quirirmanta, donde coordinaron una junta para elegir que Ayar Manco sería el director de todos modos antes de que se casara con Mama Ocllo; mientras que Ayar Uchu tendría que petrificarse y convertirse en una huaca que se llamaría Huanacauri, con esto, mostrando que Ayar Uchu se transformaría en un ser sagrado.

El viaje continuó hasta que Matagua interpretó el huarachicuy de la nada, luego de eso perforaron las orejas de Sinchi Roca. Después de esto, Mama Huaco hizo su fortuna y lanzó dos lanzas espléndidas de oro, uno cayó en Colcabamba de todos modos, no pudo penetrar en el suelo; El otro cayó en Guaynapata hundiéndose con cuidado. Acerca de este evento, diversos fabricantes acreditan a Ayar Manco el comienzo de la vara de oro, pero todos están de acuerdo en que fue en Guaynapata donde se hundió el personal de la fundación.

Luego de eso, hicieron un par de intentos de ir donde se hundió la estaca de oro, ya que fueron rechazados por la población local, hasta que Ayar Manco tomó la decisión de enviar a Ayar Auca para que avanzara con su ayllu y el poblado que llegara. Al llegar a ese lugar, Ayar Auca terminó la piedra, en el lugar que más tarde sería el Coricancha. Después de un par de enfrentamientos con la gente cercana, Ayar Manco y Ayar Uchu llegaron al lugar y lo garantizaron, desde ese momento Ayar Manco pasó a llamarse Manco Cápac.

En la montaña Pacaritambo (doce asociaciones hacia el noroeste de Cuzco) aparecieron los parientes Ayar, después de la notable inundación que había diezmado todo. Desde la montaña llamada “Tampu Tocco”, cuatro hombres y cuatro mujeres jóvenes, hermanas y amadas de ellos salieron de inmediato.

Te Recomiendo Ver...

Eran Ayar Manco y su amada Mama Ocllo; Ayar Cachi y Mama Cora; Ayar Uchu y Mama Rahua finalmente, Ayar Auca y su otra mujer Mama Huaco. Al ver el estado de los territorios y la destitución de la comunidad con todo incluido, los cuatro hombres cazan un lugar más productivo y próspero para establecerse. Se llevaron consigo a las personas de diez Ayllus (un grupo inca que reunía a diez familias) y se dirigieron hacia el sureste.

En cualquier caso, se produjo una primera pelea entre Ayar Cachi, un hombre fuerte y audaz, y los demás. Sus parientes lo calman y esperan ejecutarlo. Con este plan de juego, le pidieron que regresara a los huecos regulares de Pacarina (llamado de esta manera, en quechua, al lugar de las etapas iniciales) para encontrar  alimento y agua. Ayar Cachi entró en el hueco regular de Capac Tocco (entrada principal de la montaña “Tampu Tocco”) y el trabajador que corrió con él, cerró el camino con una piedra ancha… Ayar Cachi nunca pudo encontrar maneras de cómo salir de allí.

Los siete hermanos y hermanas excepcionales, seguidos por los ayllus, continuaron su camino y lograron estar en el Monte Huanacauri, donde encontraron una imagen de piedra con un nombre al igual que el de ellos. Con gran plenitud de respeto y miedo ante esta imagen, entraron donde fueron adorados. Ayar Uchu dio un salto en la parte posterior de la estatua y quedó petrificado rápidamente, formando parte ante el modelo. Le dio consejos a sus parientes a continuar con la experiencia y pidiendo que celebren en su memoria la fiesta de Huarachico, o “iniciación de los adolescentes”.

A lo largo de todo el viaje, Ayar Auca se convirtió de la misma manera en una estatua de piedra en la Pampa del Sol. Ayar Manco, en compañía de sus cuatro hermanas, llegan a Cuzco, donde encontró terrenos increíbles; su estaca se hundió con éxito de todos modos no podía eliminarlo de manera efectiva, lo que era una señal justa. Acomodados por el lugar donde se quedaron.

Ayar Manco se estableció entonces en una ciudad, para el creador Viracocha y para el Sol. Esta ciudad fue Cuzco (ombligo, en quechua), la capital del Tahuantinsuyo (espacio de las cuatro zonas).

Mitos de Los Hermanos Ayar

Los mitos de los hermanos Ayar fue arrebatado de la tradición por el grabador Juan Betanzos (1510-1576). En Cuzco, este grabador español se casó con Anas Kollke, hermana de Atahualpa, joven de Huaina Cápac, ex asistente de Francisco Pizarro. Esto le dio acceso a los mitos y leyendas de la tradición andina. Según los mitos de los hermanos Ayar, antes de los incas, el Cusco era una región con treinta casas (pajizas, ruinas), con treinta indios, cuyo gobernante y cacique de esta ciudad se llamaba Alcaviza. ( ver articulo: grupos étnicos de México )

Hubo una inundación poco común que ahogo la región. Siete huecos naturales de este pueblo existían sumideros. De uno de ellos, Pacaritambo (Casa de Producción, Posada del Amanecer o Casa del Escondrijo), resultaron cuatro parejas y sus grupos:

  • Ayar Cachi y Mama Huaco
  • Ayar Uchu y Mama Cura
  • Ayar Auca y Mama Ocllo
  • Ayar Manco y Mama Oclla

Así, Pacaritambo involucra el lugar de la fuente de los incas. Al ver la destrucción y el estado de los terrenos, los cuatro hermans eligieron un lugar más próspero y listo para establecerse. Se llevaron consigo a la gente de diez ayllus y se dirigieron hacia el sureste. En la parte posterior del Cerro Huanacaure (una clase y media del Cusco) los hermanos Ayar plantaron papas. En esta línea mostraron un predominio social en su marcha de liderazgo.

Ayar Cachi fue atrapado por sus hermanos en una caverna

Al escalar la montaña Huanacaure, Ayar Cachi con su honda lanzó una piedra desde la cima a una pendiente y la convirtió en una grieta. Para entonces lo hizo además con tres arroyos más. Como lo demostraron los cronistas, los familiares no tardaron en descartar a Ayar Cachi por temor a estos poderes extraordinarios, a la luz de la forma en que con un solo disparo de su honda había demostrado que podía destruir pendientes o hacer que se rompieran.

Para entonces observar su excepcional calidad y cuidado con él, sus parientes lo enviaron a traer artículos de oro Pacaritambo. Con mentira le hicieron regresar por cosas que habían descuidado, entre ellas la buena imagen y unas gafas de oro llamadas topacusi. ( ver articulo: los grupos étnicos de Colombia )

Una vez que Ayar Cachi se reunió en el sitio y entró en la casa, sus parientes lo anclaron obstruyendo la entrada con una piedra tremenda. Allí llegó hasta el fin del tiempo. Como consecuencia de descartar Ayar Cachi, vivieron durante un año en el cultivo de Huanacaure.

Ayar Uchu  fue transformado en ave

Después de un período de estar allí, acordaron que el lugar no les convenía y se trasladaron un segmento extenso de una clase más hacia Cusco. Tenga en cuenta que los parientes, prestando poca atención a no tener un asentamiento establecido, no dejaron de ser agricultores. De este modo, cuando se establecieron en algún lugar, se quedaron allí durante algunos años, y después de lograr sus cosechas, partieron de nuevo.

Se encontraron en otro arroyo, donde estuvieron un año más. Desde lo alto de la grieta de esta grieta llamada Matagua, miraron el valle del Cusco y el pueblo que tenía el pueblo de Alcaviza. Como era un sitio normal, aceptaron eliminarlo y poblarlo. (ver articulo: dioses purepechas)

Los hermanos tomaron el consejo y acordaron que uno de ellos se quedaría en Huanacaure, se convirtió en una huaca esencial, y que él intercedería ante el Dios Sol, su padre para manejarlos, capacitarlos para tener adolescentes y enviarles un clima agradable. Ayar Uchu mostró alas poco comunes y se ofreció. Regresaron a la pendiente de Huanacaure y Ayar Uchu despegó en vuelo.

Ayar Auca se convirtió en una estatua de piedra

Una vez de estar en el cielo, Ayar Uchu regresó y exhortó a Ayar Manco a cambiar su nombre a Manco Cápac a la luz de la forma en que fue enviado por el Sol, su padre divino. De manera similar, le pidió que se saliera desde donde estaba e ir al pueblo que había visto, ya que los aldeanos lo harían de la mejor manera. Además, le dio a su pareja como compañero de vida Cura para que le sirva en lo que necesite, sin embargo, debe llevar consigo a sus hermanos Ayar Auca.

Dicho esto, Ayar Uchu se transformó de inmediato en una piedra para anclar a su familia hasta el fin del tiempo. Obtener esta ventaja en el escenario andino es una manera de lidiar con continuar con la excepcionalidad de un personaje, por lo que la forma reconocida por Ayar Uchu no lo protegió de hablar con sus parientes.

Ayar Manco fundó la ciudad de Cusco

Manco Cápac, Ayar Auca y las cuatro mujeres y sus parejas fueron a Cusco para buscar Alcaviza. Antes de lograr ese pueblo, repasaron a los pioneros que plantaron estofado de coca y frijoles. Allí, Mama Huaco golpeó a un indio con unas ayllus (boleadoras), lo asesinó, abrió sus entrañas y sacó sus pulmones y corazón en medio de todos los habitantes impactados quedaron al ver como inflo sus pulmones.

Los indios, nerviosos por esa perspectiva de ese evento, se trasladaron al valle de Hualla, donde se concentraron a la siembra de coca Hulla,  siendo esta muy querida por los incas que la respetan significativamente. Poco tiempo después, no dudaron en conversar con Alcaviza, quien los reconoció.

Vinieron a hacer una casa donde se ubicaba el convento de Santo Domingo, para los dos hermanos y las cuatro mujeres. Con las semillas que trajeron de Pacaritambo, plantaron maíz. Ayar Auca falleció dos años después, y él nunca tuvo hijos. Manco Cápac y Mama Ocllo llegaron a tener solo un hijo, Sinchi Roca.

Justo cuando este soberano inca ocupaba algún lugar en el ámbito de los dieciséis y diecisiete años falleció Manco Cápac. Además, tras cinco años, Alcaviza falleció. Sinchi Roca, cuando tenía veinte años, se casó con Mama Coca, la joven de un jefe de Zañu, para tener un joven llamado Lloque Yupanqui.

Personajes de Los Hermanos Ayar

En la leyenda de los hermanos de Ayar es la costumbre de los incas en la que se dice que cuatro hermanos con sus cuatro compañeras llegan a Cuzco, lo que resulta en el gasto de un movimiento de encuentros. Uno de estos cuatro hermanos, Ayar Manco, vendría a establecer la ciudad inca de Cusco (actual Cusco), por lo que es el principal pionero del dominio inca llamado Manco Cápac a partir de ahora y en el futuro previsible.

De la montaña llamada “Tampu Tocco” salieron de inmediato cuatro hombres y cuatro mujeres jóvenes, hermanas y compañeras de vida.

Eran Ayar Manco y su amada Mama Ocllo; Ayar Cachi y Mama Cora; Ayar Uchu y Mama Rahua en conclusión, Ayar Auca y su otra significativa Mama Huaco.

Al ver el estado de los territorios y la pobreza del pueblo en general, los cuatro hombres cazan en un lugar más listo y próspero para establecerse. Se llevaron consigo a las personas de diez Ayllus (una afiliación inca que reunía a diez familias) y se dirigieron hacia el sureste.

En esta leyenda los personajes mas destacados son los hermanos Ayar con sus sorprendentes poderes místicos que poseían, el primer hermano llamado Ayar Cachi junto a su compañera de vida Mama Huaco, fue capturado en una caverna por sus hermanos.

El segundo hermano Ayar Uchu quien su esposa era Mama Cura y este personaje fue convertido en ave.

Su tercer hermano Ayar Auca, la esposa de este personaje era Mama Ocllo, ese personaje fue que el se convirtio en piedra al postrarse en la parte trasera de la estatua.

Y por ultimo el que construyo la ciudad de Cusco el hermano Ayar Manco quien su esposa fue Mama Oclla, la que estuvo con el hasta el final de su victoria y nunca lo abandono a pesar de las adversidades que atravesaron en el camino tan difícil que les toco recorrer. Todo esto se debe a la leyenda de Los Hermanos Ayar creadores de la ciudad de Cusco en el Perú.

Dejar Comentario