Mascaras maya: Historia, significado, el Jaguar y mucho más

Adquiere todo el conocimiento referente a las Mascaras Maya, en este articulo podrás descubrir, su simbología, lo que significaba para esta civilización, su historia y mucho mas a continuación.

Mascaras maya

Mascaras maya y su historia

La instalación de los mayas en América Central es de alrededor del año 2000 a. C. Esta brillante civilización, que alcanzó su punto máximo en el llamado período clásico, entre 250 y 900 dC, se ilustra en todas las áreas: astronomía, matemáticas y un complejo sistema de escritura, compuesto de glifos, recientemente descifrados.

Te Recomiendo Ver...

La organización de la sociedad se basa en ciudades- estado independientes que se desarrollan a través de alianzas y conflictos sucesivos. Si conocemos a los mayas por la magnificencia de sus sitios (Chichén Itzá, Tikal…), florecieron otras formas artísticas, incluida la escultura, más desconocida, que la Pinacoteca quiso resaltar.

El verde, el color favorito de los mayas, asociado con el jade, el material más precioso y sagrado formó una asamblea ideal para representar a las deidades del panteón maya, y principalmente al dios del maíz, K’awiil, gracias al cual sus gobernantes alcanzaron su objetivo. Inmortalidad y cualidades sobrenaturales llevándolas durante ceremonias rituales.

Las máscaras hechas de teselas de piedra verde en un sorprendente naturalismo combinaron los rasgos humanos, animales y vegetales. La técnica de mosaico, basada en el uso de jade, conchas, caracoles marinos, obsidiana, hematita, amazonita y turquesa, permite a los artesanos crear varias formas. Un ejemplo sorprendente es la máscara ceremonial del Templo de los Búhos, Dzibanché.

Mascaras maya
Otra aplicación fue la de las máscaras funerarias encontradas en los entierros de las élites mayas, como la de la Tumba I, Estructura VII, Calakmul, Campeche. Tenían que personificar a sus súbditos por la eternidad. Siete tumbas fueron reconstruidas en su contexto, con el fardo (que se refiere al cuerpo del difunto envuelto) y el resto del llavero funerario que contiene joyas, cerámica y otras ofertas.

Te Recomiendo Ver...

Tenga en cuenta el notable trabajo de los facsímiles que permiten una reconstrucción de máscaras imposibles de transportar más allá de las fronteras. La máscara de Pakal del sarcófago del templo de las inscripciones es un muy buen ejemplo.

Por su misterio, la máscara cautiva más que cualquier otro elemento de disfraces. Ya sea para hacer la mascarada o para asustar, para imitar o para esconderse, siempre sorprende.

Mascaras maya

Escribir en este accesorio de vestuario desde un ángulo histórico es evocar bailes rituales, ceremonias sagradas y prácticas mortuorias, porque las creencias y las máscaras son inseparables. En las culturas antiguas, el hombre sufrió las incontrolables sacudidas de su entorno y dotado de razón, conceptualizó las fuerzas de la naturaleza en divinidades para estructurarlas en modelos cosmogónicos.

La percepción de lo terrenal y lo sobrenatural se unificó y se crearon rituales para entrar en comunicación con lo divino. Con el tiempo y la evolución de las técnicas de fabricación, los objetos sagrados llegaron a apoyar los rituales. Al inhibir las expresiones faciales y al mismo tiempo permitir las mayores excentricidades corporales, la máscara es el punto de ancla más íntimo y codificado entre el hombre y lo sagrado.

En la cultura occidental, uno usa la máscara para entretenerse en Hallowen o en las noches atrevidas, pero la expresión “usar una máscara” también se refiere a una afirmación negativa, o a una actitud de hipocresía. Sin embargo, esta percepción habitual de “usar una máscara” también es parte de un ejercicio imaginario, vinculado a las creencias.

Mascaras maya

Por ejemplo, ¿no es interesante observar que al ponerse la máscara psicológica de felicidad o indiferencia, el individuo también responde a los códigos, para controlar lo que cree que quiere decir o para emitir un juicio que cree que está representando, un poco como el celebrante que domina su mensaje en una ceremonia sagrada?

La abundancia y omnipresencia de la máscara se explica tanto por el orgullo popular como porque su uso aún es relevante en los rituales populares. Retrocedamos en el tiempo para poner todo esto en contexto. El descubrimiento de quince máscaras de jade mayas, con la participación de su restauración, se considera la investigación arqueológica más importante desde el comienzo del XXI °. (México está bordeado por Guatemala, que comparte la rica historia compartida de los pueblos Maya).

Nombrado por la sílaba k’oh, que significa “imagen” o “representación”, son la expresión de un sistema de creencias ancestrales. En Mesoamérica, la máscara aparece al comienzo del antiguo preclásico (2000 a 1000 aC), mientras que los pueblos se establecen. Jade fue para los mayas lo que el oro.

Mascaras maya

Representado para los incas es un material muy importante. Desde las profundidades de la tierra y sus sombras que recuerdan a las del cielo y el océano, esta piedra semipreciosa es el símbolo de la durabilidad, la humedad, la fertilidad, la renovación y el renacimiento. Al igual que las conchas marinas y los minerales metálicos, el jade simboliza las líneas de comunicación entre los tres planos del cosmos.

El jade, extraído de los depósitos de las Tierras Altas, se convirtió en un material muy atractivo por su simbolismo, pero también por sus propiedades. Se creía que un “aliento de vida” lo habitaba, porque en la noche, esta piedra se enfría considerablemente y con el calor del sol, el vapor de agua se escapa dando la apariencia de un aliento, de una exhalación .

Luego, los mayas atribuyeron un poder a las máscaras, el portador que encarnaba lo divino y aporta la inmortalidad a los muertos. Duro, pero quebradizo, también permitió la fabricación por la técnica del mosaico. En la época clásica, también se utilizaron conchas, caracoles marinos, obsidiana y hematita, luego apareció turquesa en las composiciones de las máscaras e incluso reemplazará al jade.

Significado

El significado de el uso de jade en la cultura maya es sumamente simbolico, sumado a que no era utilizada otra piedra preciosa como el oro, dado a que no poseían oro en su zona geografica. El color verde del Jade evocaba la naturaleza y la conexión espiritual.

Estas máscaras a menudo representan una deidad, como K’awiil, el dios del maíz, una planta esencial para la supervivencia de los mayas. Con la ayuda de tableros pequeños, “la deformación cefálica se practicó para dar a la cabeza [del soberano, durante su vida] una forma oblonga que recuerda a la de una mazorca de maíz “. A veces, la máscara representa al rey muerto que la usa, y no a un dios: podemos observar los rastros de esta deformación ritual en la máscara tanto como en el cráneo.

El ámbito simbólico: En el arte maya simbólico y monumental encontramos este mismo simbolismo: los personajes enmascarados son los avatares de los dioses, mientras que el jade es tan fundamental como el cielo o el océano, las fuentes de vida y la dualidad celestial y acuática. De ahí viene una gran cantidad de cualidades: durabilidad, humedad, fertilidad, renovación, renacimiento, aliento y esencia vital.

mascaras maya
Deformidad cefálica, una práctica común en la carne: Invocar y personificar al dios del maíz, fue una práctica común, la deformación cefálica, darle al cráneo una forma alargada que recuerda a una mazorca de maíz.

Esta plagiocefalia, aplicada por la élite a los bebés, tuvo el efecto de no solo deformar el cráneo, sino también causar asimetría en la cara, junto con un estrabismo convergente y divergente.

Mientras que la restauración de las máscaras ha puesto de manifiesto la destreza de la obra de los escultores, también ha podido levantar el velo sobre las características antropomorfas de una cultura maya milenaria que no ha terminado de revelar los secretos de su sofisticada cosmogonía.

Mascaras mayas y sus nombres

Una antigua máscara que representa a un rey maya del siglo VII fue descubierta en el famoso sitio de Palenque, en el sur de México. Los investigadores asumen que podría ser el gobernante maya Pacal el Grande.

En el estado mexicano de Chiapas, se encontró una vieja máscara en un complejo arquitectónico en Palenque, conocido como El Palacio, informa el periódico The Yucatan Times, refiriéndose a una declaración emitida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH).

mascaras maya

Mascaras mayas de animales

El uso de las mascaras de animales en al cultura maya es altamente relacionada con las leyendas y las fabulas encontradas en esta cultura, también se cree que al utilizar estas mascaras los nativos intentaban evocar la energia de esos animales y asustar a los enemigos en el caso de los guerreros.

Jaguar

Los gobernantes mayas utilizaron el jaguar como un símbolo del derecho divino de los reyes. El dios Jaguar habitaba el mundo de abajo, la morada de los muertos. Todas las mañanas se convirtió en el dios del sol y viajó por el cielo, hacia el oeste, donde volvió a caer en el mundo inferior.

Para asegurar la perpetuación del ciclo de días y noches, los gobernantes realizaron ritos para apaciguar a los dioses, de los cuales dependía el destino de la humanidad. Al igual que el dios Jaguar, los reyes mayas desafiaron la muerte al renacer del mundo inferior, al cual el humano promedio no pudo escapar.

Los mayas de la época clásica (250-900 dC) desarrollaron una tradición artística compleja y produjeron esculturas de piedra, cerámicas pintadas, figuras de barro y códices de corteza plegados en acordeón que contenían dibujos y textos en escritura jeroglífica dado a esto podrías estar interesado en las pinturas mayas.

Los ceramistas mayas eran de miembros altamente educados de la élite. Decoraron su cerámica engobe, una mezcla de pigmentos finamente molidos, arcilla y agua, y representaron rituales y mitos, y también los decoraron con patrones geométricos y jeroglíficos. Las cerámicas servían como platos y dinero, eran un símbolo de estatus social y se ofrecían a los muertos. La cerámica de barro también fue hecha para cocinar y almacenar alimentos.

Hoy en día, muchos mayas continúan practicando esta antigua religión en su tierra ancestral, que abarca cinco países mesoamericanos : México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

Esta máscara representa al dios Jaguar, quien apareció por primera vez en la cultura olmeca como un “hombre lobo”. Esta divinidad se caracteriza por sus fosas dilatadas, cejas de voluta y dientes puntiagudos. También es el dios de la lluvia y el relámpago, que vive en el mundo inferior. Los reyes y nobles mayas llevaban pieles de jaguar y peinados que simbolizaban su posición elevada.

Primera Exposición Fuera De México

Uno de los propósitos de la exposición es abrir una ventana a una civilización basada en creencias diferentes a las nuestras. Los mayas vivían en ciudades-estado con un clima perpetuo de amenaza porque las guerras eran un rito obligatorio para obtener tierra, es decir, maíz, comida, pero también mano.

Trabajo libre y una especie de reservorio para los sacrificios humanos que eran necesarios para mantener los ciclos cósmicos. Sofía del Campo Lanz, restauradora del proyecto Mascaras funerarias, le pide al visitante que comprenda que no se trata de crueldad sino de otra aprensión del mundo. Los mayas creían que el hombre estaba hecho de maíz y sangre de los dioses. El sacrificio era, por lo tanto, solo una manera para que el hombre devolviera a los dioses y la tierra lo que les debía.

Te Recomiendo Ver...

Ciertamente, uno debe ser un experto en la civilización maya para poder, quizás, entender algo de sus tradiciones y creencias. Entre los diferentes dioses y los diferentes símbolos de animales, objetos y materiales que se entrelazan entre los tres mundos cósmicos, es difícil ganar un punto de apoyo en las profundidades de este universo.

mascaras maya

Los dioses principales eran el sol y el maíz. El maíz no era solo alimento básico y un regalo de los dioses, sino también el material que constituye el hombre.

Jade y el dios del maíz: A diferencia de los incas, para quienes el oro era la materia más noble relacionada con lo divino, entre los mayas era el jade y el color verde. Jade fue considerado un elemento primordial que representa el cielo y el océano, las fuentes primarias de la vida. También simboliza la fertilidad, el renacimiento y la permanencia.

Jade también representó a K’will, el dios del maíz. Es gracias a él que las estaciones y los ciclos cósmicos continuaron continuamente y que el difunto podría reencarnarse a su vez como dios del maíz, lo que explicaría la deformación cefálica del hueso occipital de la cabeza del soberano en forma de oreja.

Las máscaras están, por lo tanto, en la escala de los cráneos alargados de quienes las llevaban. Los ojos son asimétricos y, a menudo, un lado de la cara es más plano que el otro. Una figurilla de cerámica presenta esta deformación donde a menudo el hueso de la nariz comienza en el centro de la frente. Uno de los roles del gobernante era representar a los dioses en la tierra antes de convertirse en dios mismo.

mascaras maya

Las máscaras reúnen así los dos elementos fundamentales en la creencia maya: jade y maíz, pero también conchas, caracoles y tortugas, todos los cuales tienen una dimensión simbólica relacionada con la transformación y lo sobrenatural. Así, la máscara mezcló las características del soberano con el maíz.

Para crear estas hermosas máscaras, se recolectaron meticulosamente las teselas (tallos de maíz), desde los cuatro rincones del reino, desde el Mar Caribe hasta el Golfo de México a través del Océano Pacífico.

Máscaras de diferentes dignatarios: Los dioses eran numerosos. El depredador nocturno del jaguar simboliza la divinidad que guía en la oscuridad, pero también representa el día. Él encarnó la energía vital que hizo posible moverse de este mundo al mundo sobrenatural.

Una de las máscaras más asombrosas se encontró en la tumba de un gobernante desconocido y las escrituras en el fresco de la tumba indican que su nombre era “Pájaro-Jaguar”.

La reconstitución del Rey Pakal nos da la imagen más completa de los sepulcros de los dignatarios. Pakal (603-683) fue considerado uno de los más grandes dignatarios, su máscara fue descubierta en 1952. Pakal nació en Palenque cuando fue invadida y destruida.

A la edad de 12 años, ascendió al trono y su reinado marca un período bastante tranquilo, caracterizado por una construcción masiva. Tiene su máscara funeraria hecha con cuidado y los objetos y joyas que lo acompañarán a la otra vida: colgantes, un collar, un peto, brazaletes, etc.

mascaras maya

Además de las máscaras, la exposición incluye estelas y asientos con jeroglíficos, cerámicas, collares, aretes y pectorales, el más curioso de los cuales es el de una cabeza de tortuga compuesta de conchas y conchas. Caracoles marinos naranjas que simbolizan el centro del cosmos, desde donde el difunto renacerá como un dios del maíz.

Mientras que las otras máscaras son verdes y representan un rostro humano, la tortuga, como el árbol de la vida, simboliza el centro del cosmos desde el cual el difunto renacerá como el dios del maíz.

Ningún elemento carece de significado en la obra maya. Un cementerio con semillas y conchas fue instalado al lado del dignatario. Cada semilla y perla tiene su función simbólica, que representa el inframundo, los campos de maíz y el cielo. Estos objetos sirvieron como una puerta para que los difuntos se mudaran del mundo subterráneo a la otra vida.

Los objetos de cerámica, por otro lado, permitieron el renacimiento del soberano y garantizaron el bien del pueblo. Así encontramos un notable recipiente de cerámica en el que se maceró el maíz con el dibujo de una serpiente de agua, asociada con el renacimiento.

A través de todos estos descubrimientos, remontándonos al período preclásico, todavía estamos tratando de comprender esta civilización que, por su cosmogonía, sus dioses y sus relaciones con el más allá y lo sobrenatural, no ha dejado de sorprendernos y Para apasionarnos.

Simbología del Jade y la restauración

La máscara era un elemento fundamental en los ritos funerarios, porque según las creencias mayas, permitía a los gobernantes alcanzar el estatus de divinidad después de su muerte. Elegida para ilustrar el cartel de la exposición, la máscara de Calakmul retoma el simbolismo maya como las conchas que salen de la nariz y la boca y que representan el aliento que viaja entre los universos.

Otra parte de las máscaras expuestas representa a las deidades del Panteón Maya. Llevada por el gobernante durante las ceremonias rituales, la máscara le permitía asumir el rostro de la divinidad y cumplir con su papel de intermediario entre las esferas terrestre y celestial.

¿Por qué elegiste el jade?  “No hay oro en el territorio maya y el jade era para ellos el material más raro y precioso. Por la noche, el jade se vuelve muy frío y cuando el sol lo calienta, exhala vapor de agua. La piedra da la impresión de respirar, de estar viva. Fue este aliento el que llevó a los mayas a creer que esta piedra tenía un alma divina”

mascaras maya

Explica Sofía Martínez del Campo Lanz, comisaria de la exposición y especialista en restauración de máscaras. Doce suntuosas máscaras, magníficamente realzadas por una escenografía muy sobria, que irradian luz en la oscuridad ambiental, miran fijamente a los visitantes, ojos que no olvidamos.

La Pinacoteca de París presenta el descubrimiento arqueológico más importante de la última década en México: las máscaras de mosaico de jade. Estas máscaras excepcionales, completamente restauradas por los más destacados especialistas en arqueología maya, representan los rostros de la deidad. Creados para los gobernadores más prestigiosos de las ciudades perdidas de los mayas, su misión era garantizar la vida eterna de estos altos dignatarios después de su muerte.

Los arqueólogos datan el asentamiento maya en América Central alrededor del año 2000 a.C. Su asentamiento cultural incluye la Península de Yucatán y la región de Chiapas de México y se extiende a Honduras, Salvador, Belice y Guatemala en la actualidad. Esta brillante civilización se ilustra en todas las áreas: astronomía, matemáticas y un complejo sistema de escritura basado en glifos, recientemente descifrado.

mascaras maya

A diferencia de la organización centralizada del imperio inca, el sistema político maya es un mosaico de ciudades-estado independientes, que alternan, a medida que se desarrollan los acontecimientos, los conflictos armados y las alianzas. La civilización maya alcanzó su punto máximo en el período conocido como “clásico”, entre 250 y 900 dC.

Los mayas tenían una especial predilección por el color verde. Jade era para ellos el material más raro y valioso. Apanage de la élite, la piedra verde también se asoció con lo sagrado. Sorprendentemente, los mayas utilizaron estas piedras para representar a la deidad solar, como lo demuestran las muchas efigies de jade que representan el sol. Los artistas mayas hicieron máscaras de teselas de piedras verdes y mostraron gran virtuosismo. Adaptaron el tamaño y el color de las teselas para obtener el mayor naturalismo.

Las máscaras de jade expuestas fueron encontradas en entierros aristocráticos. Parte de ellos son máscaras funerarias que representan las caras individualizadas de los gobernantes mayas. La lectura de las obras se enriquece con una contextualización fructífera: las máscaras se presentan, de hecho, con el resto del ajuar funerario: pectorales, collares, aretes, pulseras, cerámicas y otras ofertas.

mascaras maya

El catálogo presenta el recorrido de la exposición, resultado de diez años de investigación y restauración, llevados a cabo por las instituciones mexicanas más grandes bajo la responsabilidad de Sofía Martínez del Campo Lanz, reconocida experta y autora de los textos del catálogo.

Para los mayas, los dioses estaban realmente presentes en sus efigies. Así que sus símbolos se fusionaron en rostros humanos: la máscara funeraria con un tocado de ave y pendientes, donde el rostro del dignatario fallecido tiene los rasgos del dios Jaguar. Llevados por sacerdotes o reyes durante ceremonias rituales, permitieron que estos, durante la ceremonia, adquirieran sustancia divina, se convirtieran de alguna manera en “dios por contacto”.

Luego, podrían establecer o restaurar los vínculos vitales que unían el plano terrenal con el plano celeste y el reino de los muertos, y convertirse, como lo indican las esculturas que adornan el sarcófago de K’inich Janaab ‘Pakal, un eje mundi o centro del mundo. La naturaleza y la función de estas máscaras, su carácter sagrado y sobrenatural, explican el uso de los materiales de los que están hechas.

mascaras maya

Para los mayas, el jade era una piedra aparte. Pertenecía a los primeros constituyentes del Universo, al igual que el cielo o el océano: en él residían los dioses creativos. “Simboliza la durabilidad, la humedad, la fertilidad, la renovación, el renacimiento, el aliento, la esencia vital”, dice Sofía Martínez del Campo Lanz, restauradora de mascaras y curadora de la exposición.

De manera similar, los materiales reflexivos, la obsidiana, la hematita especular o la pirita, con el poder de reflejar los mundos sobrenaturales, se consideraron como puntos de paso a los otros planos del Universo.

Este vínculo constante entre lo profano y lo sagrado también se encuentra en la forma particular de las máscaras. Como señala Popol Wuh, Hun Hunpu, el dios del maíz, ocupa un lugar importante en el panteón maya, cuyo renacimiento es esencial para la continuidad y la supervivencia de los ciclos cósmicos.

Es por eso que, para permitir su manifestación, los escultores practicaron una deformación cefálica de la máscara para darle una forma oblonga que evoca la mazorca de maíz. Una búsqueda de identificación que a veces iba muy lejos: no era infrecuente que la élite maya practicara la deformación tabular oblicua en bebés por medio de dos tableros pequeños.

Más allá de su aspecto puramente decorativo y el innegable interés que presentan para el historiador, estas máscaras de jade puestas en contexto por la Pinacoteca (se han restaurado siete tumbas de altos dignatarios mayas) permiten al curioso visitante sumergirse en una civilización desaparecida que, a su manera, trató de mezclar la carne de los hombres con el espíritu de los dioses convirtiéndose en uno de los descubrimientos arqueológicos mas impresionantes de la cultura mexicana.

mascaras maya

Dejar Comentario