Mazahuas: Significado, ubicación, característica y más

Los Mazahuas (mazaguas) son un pueblo indígena de México, que básicamente poseen la parte noroeste del Estado de México y pequeñas partes de Michoacán y Querétaro. La mayor centralización de Mazahuas se encuentra en los distritos de San Felipe del Progreso y San José del Rincón del Estado de México. 

Significado

Es la población local más diversa de México y Michoacán. El término Mazahua es un nombre étnico náhuatl que significa “ciudad de ciervos”. Se originan a partir de los movimientos nahuas hacia el final del período posterior a la clase y la combinación racial y social de los asentamientos toltecas-chichimecas. Se asentaron en el territorio de San Felipe del Progreso a partir de ese momento.

La enumeración de 2000 distinguió a 101 759 hablantes de ese dialecto (46,709 hombres y 55 80 mujeres). Se introducen en el noroeste y área focal del Estado de México, fundamentalmente en distritos rurales. Desde el primer punto de inicio del siglo XVI, Mazahua involucró a esta zona, que forma parte de una progresión de montañas, laderas y valles, donde gana el frío.

Te Recomiendo Ver...

Historia

Los Mazahuas se establecieron a mediados del siglo XVI en el noroeste y en la parte occidental central de la provincia de México. Con respecto a los atributos de la tierra del área, se puede decir muy bien que tiene montañas y valles extensos y victorias frescas. Esta ciudad surge de la combinación de dos sociedades, los toltecas y los chichimecas.

De todos modos, esta es una reunión étnica que habla de un enigma específico para los analistas a la luz del hecho de que no hay mucha información sobre sus tiempos iniciales. En cualquier caso, es concebible que en algunos manojos de Mazahua se vea cómo emerge una parte de las tradiciones de los progenitores debido al intercambio de edad a edad. Un caso de esto es en música, movimiento, dialecto y en ceremonias específicas.

El dialecto de Mazahua tiene un lugar con la reunión otomana, la familia otomana Otomi Mazahua (Soustelle, 1993), y muestra pequeños contrastes provinciales que comienzan con una sociedad y luego con la siguiente, que no interfiere con la correspondencia entre ellos. Los estudiantes de historia no logran una concurrencia en los puntos de partida de Mazahua y en el momento en que tocaron la base en el valle de México.

Año de 1945, considérelos como uno de los cinco clanes del movimiento chichimeca impulsado por Xolotl, como lo indicó Jiménez Moreno, ocurrido en el siglo trece, hasta el año 1224. Esta reubicación obviamente se originó en Chicomoztoc, Local Siete Cuevas-, afirma que Los mazahuas se alzaron en la fase del Valle de México como partes de los racimos Acolhua que llegaron poco después de los Chichimecas.mazahuas

Te Recomiendo Ver...

La palabra Mazahua puede venir como Mendieta de sí mismo, el jefe de uno de los cinco clanes de la reubicación de Chichimeca Mazáhuatl. No obstante, Carrasco (1950) confía en que Mazahua es una palabra nahua que significa “ciervo”. El contexto histórico de esta reunión está firmemente identificado con el de los Matlazincas que abrumaron el Tolucadal y aterrizaron en Michoacán. (Ver artículo: pipiles).

Mazahua etnorregión, el estado de México está representado por la circunstancia de la indigencia, que se muestra en sus formas de vida, atraso social y monetario y elementos estadísticos significan los profundos desequilibrios en el entorno nacional y sus consecuencias para el avance de las reuniones indígenas en la vecindad y la dimensión provincial.

El Consejo Nacional de Población (CONAPO) inscribió un registro de insignificancia para el Estado de México de 6042, denominado segunda clase. No es así para los distritos del área de Mazahua en los cuales ocho de las trece regiones que mantienen un alto nivel de minimización, San Felipe del Progreso, con un extremo de 9188; con una clase trabajadora, Jiquipilco, Jocotitlán y El Oro, los dos sobresalientes Atlacomulco y Valle de Bravo tienen un archivo bajo.

Ciertos indicadores financieros del entorno étnico son persuasivos en cuanto al grado de descontento de las necesidades fundamentales en que las reuniones indígenas de los mazahuas de México participan en la discusión. Sin lugar a dudas, la relación de indigencia se refleja como un estilo de vida que ha sido presentado por el marco occidental prevaleciente.

Existe un desequilibrio aparente y la maravilla básica, absoluta o parcialmente restrictiva para el acceso local a la utilización de productos y empresas, y la inversión en temas de luz de día.

Población

La ciudad de Mazahua ha salvaguardado su articulación social a través del dialecto, las convenciones orales, la música, el movimiento y el arte; su vestimenta, su perspectiva y sus costumbres y horarios religiosos adquirieron a partir de una edad y luego a la siguiente, y más aún en los últimos tiempos en el Centro Ceremonial. (ver: arquitectura olmeca)

El idioma nativo es la conexión fundamental para la correspondencia y la personalidad dentro de la familia y la sociedad. En cualquier caso, hay un número creciente de casos de niños que nunca vuelven a aprender o que nunca hablan su primer idioma.

Otra marca comercial crítica es el “recado”, que es un tipo de asociación para el trabajo o la actividad de la red. La unidad social Mazahuas es la familia, que puede ser atómica o amplia. Contar un matrimonio de dedicación requiere alrededor de tres casas antes de la visita de la señora por parte de la familia del novio.

Asimismo, hay una notable cercanía en el Distrito Federal, en Toluca y en la región de Guadalajara, debido al movimiento en curso. Según las estadísticas de 2010 en México, hay 116,240 hablantes del dialecto en el Estado de México, lo que representa el 53% del número total de hablantes de dialectos indígenas en el estado.

A pesar de su proximidad a la Ciudad de México, la cultura Mazahua es generalmente oscura para los mexicanos. Un camino por el cual los Mazahuas mantuvieron su estilo de vida es a través de las prendas femeninas, que contienen componentes con implicaciones particulares y cualidades particulares. Las prendas de vestir incorporan una camisa, una falda llamada chincuete, una anágua, bata, rebozo, quexquémitl y un encaje.

En este vídeo puede aprender mucho sobre los Mazahuas:

Organización social

Sus expertos más elevados se llaman mayordomos, cargos y “mayordomito”. Todos son elegidos y permanecen en la administración en el tiempo establecido.

Las capacidades principales son la asociación de las celebraciones, las ilustraciones tribales y las tareas que son un estilo para ordenar el trabajo de la red.

Las familias pueden ser atómicas (padre e hijo) o ampliadas (tutores, jóvenes y otros familiares). Dentro de la furia de Mazhua, el amor se entrega a los muertos.

En la temporada de realización de un servicio conmemorativo, el lugar involucrado por el individuo en la familia hace una solicitud específica. En el centro están los compañeros, alrededor de sus hijos, por último, el nieto.

El día de la muerte habla de una extraordinaria crítica en la cultura de Mazahua, ya que cuando los visitan y los recuerdan, la disciplina esquiva los poderes más allá de la tumba, así como la propia red.

En el momento en que llega ese día, se levantó la visita de una reunión que duró y no solo las flores y las coronas de las tumbas, sino que además las familias conversan entre sí para que el espíritu de los fallecidos obtenga algunas respuestas sobre las ocasiones más recientes.

Tanto a lo largo de la vida cotidiana como después de la muerte, los abuelos son los más considerados y respetados de la familia. En las tumbas, esto se observa claramente al echar un vistazo a las decoraciones que tienen.

Cultura de los Mazahuas

Independientemente de su cercanía a la Ciudad de México, la cultura de Mazahua es moderadamente oscura para los mexicanos en general. Una manera por la cual los Mazahuas han mantenido su estilo de vida es a través del vestido de las damas, que contiene componentes con implicaciones particulares y cualidades particulares.

Las prendas de vestir incorporan una camisa, una falda llamada chincuete, una falda, una bata, un rebozo, un quexquémitl y un soporte. Las capas de vestido, particularmente las faldas, le dan a las damas un aspecto vigoroso. Los atuendos convencionales de las damas, particularmente en la forma tejida a mano en vellón, corren el riesgo de desaparecer, a pesar del hecho de que hay esfuerzos para ahorrar las habilidades y costumbres importantes para cuidarlo.

Vestido de mujeres mazahuas

Las faldas están fijadas con una banda tejida, cuyas estructuras tienen una importancia social extraordinaria. La banda es un destacado entre los componentes más vitales, que se usan alrededor del abdomen, que se considera como el enfoque de vitalidad identificado con el universo y la Madre Tierra. Estas tiras están tejidas con estructuras cambiadas destinadas a transmitir pensamientos, historias, sentimientos y encuentros.

Por ejemplo, una gran cantidad de criaturas emplumadas cuando todo está dicho muestra magnificencia, oportunidad y elegancia. En cualquier caso, si una criatura emplumada es representada con un cardo en su pata, puede significar algún tipo de tormento físico o de otro mundo. Otra imagen esencial es una estrella adaptada, el guardián de la noche que trae mensajes y es un defensor del bienestar.

Prendas de vestir convencionales de los mazahuas.

En el área de Mazahua, las damas presentadas tienen un semental o aro de hoz similar a la costumbre, la preparación debe comprar un par de estos para su mejor mitad en lugar de un anillo. Estos aros están hechos de monedas de plata y hechos por orfebres habituales.

Durante la década de 1970, se hicieron esfuerzos dirigidos por María Teresa Pomar para salvaguardar esta convención de plata, que estaba en peligro de aniquilación. Los esfuerzos por fin llevaron a la formación de una organización de orfebres Mazahua cuyas personas han ganado honores por su trabajo.

Lenguaje de los Mazahuas

Los Mazahua también se llaman Tetjo NAA Jñatjo, que significa ampliamente “los individuos que hablan su propio dialecto”. La palabra Mazahua presumiblemente se origina en náhuatl que significa “ciervo restante”, en referencia a las personas que persiguen al ciervo a la caza.

En cualquier caso, la caza de ciervos desde hace mucho tiempo ha pateado el cubo como una convención con la pérdida del entorno natural de los ciervos. Otra elucidación del nombre se origina en el nombre del jefe principal de la ciudad llamado Mazatlí-Tecutli.

El dialecto de Mazahua tiene un lugar con la rama de dialectos otopameanos de la familia de dialectos otomanos, identificado con los otomíes, pame, matlatzinca y otras reuniones étnicas. A pesar de los esfuerzos por salvar el dialecto y la cultura, el nivel de los jóvenes que aprenden Mazahua a medida que su idioma nativo está disminuyendo.

Como se indicó en la enumeración de México de 2010, hay 116,240 hablantes del dialecto en el Estado de México, que se refieren al 53% del número total de hablantes de dialectos indígenas en el estado, una gran parte de los cuales es bilingüe en español. Debido al movimiento, el dialecto de Mazahua es actualmente el sexto dialecto más hablado en la Ciudad de México.

Las costumbres y fiestas de los Mazahuas

La convicción religiosa y la cosmología de mazagua son una mezcla de catolicismo y convicciones indígenas. Las celebraciones anuales dependen de la agenda católica donde cada red tiene una persona santa benefactora, la más conocida de las cuales es Isidro Labrador. Dos de las mejores celebraciones son la Exaltación de la Santa Cruz (3 de mayo) y el Día de los Muertos (2 de noviembre). Los movimientos consuetudinarios realizados en eventos poco comunes incluyen la Danza de Pastorales, Danza de santiagueros y Danza de concheros.

Fuego nuevo

Para el grupo de personas de Mazahua, el 19 de marzo es una fecha conmemorativa para ellos en esta fecha en que ocurre el regalo con el nuevo fuego.

Donde la costumbre está compuesta por el jefe preeminente Mazahua y comienza con el don que utiliza el copal y coordina los cuatro enfoques cardinales que hablan a los seres divinos, señores de las llamas, señores del aire y señores de la tierra. Por lo tanto, la madera está situada en el punto focal de este lugar, además, se transmite de manera adecuada.

Ofrenda al agua

La ofrenda al agua ocurre entre el 15 y el 16 de agosto de cada año, en la cual la ciudad presenta un festival que lleva a los individuos al agua y a la banda alrededor de un lago o arroyo; Esto se debe a que la cuenca recuerda a sus parientes y a los Mazahuas, es un método para agradecer por tener agua y pedir disculpas si el agua se utiliza erróneamente.

Esta costumbre es clara a la luz del hecho de que falta el agua en la ciudad y, según lo indicado por sus convicciones, el agua puede ser asfixiada y, en consecuencia, no hay agua, etcétera. La población general de Mazahua también se ha convertido en una realidad seria.

La vestimenta de la mujer Mazahua

En Faldas, huaraches, abrigos, interiores con largos trozos de tonalidades y cuello ardiente, junto con un arreglo de tachuelas verdes, se reconocen los atributos de una dama Mazahua, y continúan manteniendo el estado de ánimo de sus cuatro faldas dobladas de un lado a otro, que normalmente tienen una figura gruesa y abrumadora, con frecuencia debido a la cantidad de jóvenes que normalmente se propagan de seis a doce posteridades.

Es su día que comienza a las cinco hacia el comienzo del día, luego de romper la masa y las tortillas lanzadas al comal, sirve el desayuno a su pálido antes de que salga el sol, que tiene una doble capacidad como la tierra y la consideración de sus jóvenes.

Las personas que invierten su energía gratuita en la red, con excelentes texturas que normalmente se tejen en sus vestidos para reuniones o tal vez deciden donar a la congregación.

Quien no ha investigado el horizonte con regularidad es el lugar en el que fue concebido; sin embargo, está contento de tener que comer y una cama para descansar.

Dia de los Muertos

El Día de los Muertos rinde homenaje a los espíritus de los predecesores y aporta contribuciones de nutrición que favorecieron en la vida junto con bebidas, por ejemplo, pulque y cerveza, junto con pan, postres y productos orgánicos.

Las tablas de sacrificios están realzadas con flores, recortes de papel, etc., aunque regularmente también contienen texturas tejidas a mano con temas de Mazahua. Los Mazahuas confían en que los espíritus de los vencidos se benefician del día de los muertos como mariposas gobernantes para apreciar las contribuciones de los alimentos frondosos que quedan en las mesas de sacrificios.

La función nuevo fuego ocurre el 19 de marzo debido al aterrizaje de la primavera. La función se lleva a cabo alrededor de enfoques alineados con los encabezados cardinales, cada uno por aprecio por un dios alternativo.

El clima suele cambiar el 15 de agosto y/o 16 vías fluviales y lagos cercanos. La motivación detrás de la ocasión es agradecer al componente por su asistencia en el ciclo agrario y pedir disculpas por el maltrato de los activos. Sucede hacia el final de la temporada de tormentas, cuando el suministro de agua comienza a disminuir.

El Xita Corpus

Una función crítica de Mazahua cercana llamada Xita Corpus, celebrada en Temascalcingo, elogia y reinterpreta una vieja fantasía de los “xita” (la gente de la antigüedad) que van a la ciudad después del viaje. Como lo indica la leyenda, piden alimento, pero no hay, y la gente del pueblo se les acerca para pedirle a Dios por la lluvia, lo que hacen. Llegan los aguaceros y el cúmulo es generoso.

Hoy el servicio se lleva a cabo relacionado con Corpus Christi, justo cuando se siembra el maíz, justo antes de la temporada de tormentas. El servicio ha mantenido su importancia, a pesar de que el desarrollo del maíz nunca más es la fuente primaria de pago en la zona. Un punto de vista primario es el conjunto intrincado usado por los artistas que descifran a los antiguos exploradores. Tiene el motivo de hacerse pasar por viajeros indígenas acostumbrados y puede pesar hasta 55 kilos.

Centro ceremonial Mazahua

El Centro Ceremonial de Mazahua está situado en una zona residencial llamada Santa Ana Nichi rodeada de bosques, a 32 km de San Felipe del Progreso, Estado de México. Fue realizado durante la década de 1980 y está dedicado a salvar la cultura de Mazahua, su historia y sus especialidades.

El sitio contiene tres estructuras que se parecen a cabinas, que se utilizan para funciones, por ejemplo, el equinoccio de primavera y también para las congregaciones. Además, contiene una sala de exposiciones que alberga una acumulación de trabajos minuciosos y diferentes artículos para mostrar la vida y la perspectiva de la cultura Mazahua.

Alimentación

Las fuentes primarias de alimento para los Mazahuas son simplemente las verduras que cosechan; como maíz, trigo, calabaza, frijoles, acelgas y diferentes quelites que aparecen en la nación sin desarrollarse, con maíz que es indispensable para el sustento.

A pesar del hecho de que la rutina de alimentación residencial era antigua, los puntos de partida de la cocina mexicana actual se construyeron en medio de la colonización española.

Así, la mayoría de sus fijaciones son de causa española y la fuente local de alimento son maíz, aji (conocido en la mayoría del mundo hispanohablante como chile), frijoles, calabaza, aguacate, batatas, tomates, cacao, pavos y muchos más alimentos cultivados en el suelo.

Bebidas Mazahuas

En la tradición Mazahua surgieron varias bebidas que han sido reconocidas y popularizadas a lo largo de los años, entre ellas tenemos: el pulque, la sambumbia y el charape.

El Pulque

Se elabora a partir de la maduración del aguamiel, agave o maguey, específicamente de dos tipos, por lo que ambos son puré: Agave salmiana y Agave atrovirens. Se le conoce como ñogi, en el dialecto purépecha como urapi, y en náhuatl como meoctli.

El aguamiel y el pulque son una increíble fuente de suplementos, ya que contienen proteínas y nutrientes C y B2, entre otros, lo que implica que la utilización moderada de esta bebida ayuda a combatir el hambre.

Aprenda más sobre esta bebida en el siguiente vídeo:

Ingredientes:

  • 32 oz. Pulque regular
  • 1/2 taza de leche condensada
  • 1/2 taza de nuez cortada
  • Canela en polvo

Preparación

Mezcle una porción grande de de pulque común con leche y las nueces. Una vez condensados, mezclarlos con el pulque extra. Dejar reposar durante 6 horas en la nevera. Espolvoree cada vaso con canela y consúmalo.

Vestimenta

La parte de la cultura mazahua que se puede ver hoy en día es el vestido de las damas. Usan una falda blanca tejida con temas de animales y flores.

En este, utiliza otro sombreado de seda brillante, que incluye verde, amarillo, rojo, azul, púrpura. Una porción de vellón elude el abdomen unas cuantas veces, la broca tiene una sombra indistinguible del vestido y, por regla general, lleva cintas para el cuello espléndidamente coloreadas.

En general, en el clima frío, en su mayor parte utilizamos rocas tejidas con vellón por el especialista de los individuos de Mazahua, la gran mayoría de ellos con varias criaturas, por ejemplo, conejos, ponis y vívidas flores, la más utilizada es el venado. Ya que es una imagen de personalidad para los mazahuas.

Las capas de prendas, particularmente las faldas, le dan a las damas una apariencia duradera. Los atuendos habituales de las damas, particularmente en la variante tejida a mano de vellón, corren el riesgo de desaparecer, a pesar del hecho de que existen esfuerzos para ahorrar las habilidades y convenciones importantes para cuidarlo.

Las faldas son de presa con una raya tejida, cuyas estructuras tienen una importancia social increíble. La banda es un destacado entre los componentes más críticos, que se utilizan alrededor de la sección media, que se considera como el foco de vitalidad identificado con el universo y la Madre Tierra. Estas tiras están tejidas con estructuras fluctuantes, destinadas a transmitir pensamientos, historias, sentimientos y encuentros.

En el local de Mazahua, las damas han enviado un semental o un arco para colgar, por supuesto, la preparación debe comprar un par de estos para su mejor mitad en lugar de un anillo. Estos tacos están hechos de plata y están hechos de orfebres habituales.

Durante la década de 1970, impulsada por María Teresa Pomar para salvaguardar esta costumbre de los orfebres que fueron socavados, se hicieron esfuerzos. Los esfuerzos a largo plazo impulsaron la producción de un gremio de plateros de Mazahua, cuyos individuos han ganado honores por su trabajo.

Los Mazahuas confían en que grandes y astutos viven dentro de los panteones, sin embargo, en el Día de los Muertos, el malévolo resulta y causa una gran variedad de debacle. Para evitar que esto lastime a los muertos, ponen formas en las tumbas para evitar el aborrecimiento.

Una parte de la cultura Mazahua que puede verse en cualquier caso hoy es el vestido de la dama. Llevan una falda blanca tejida con temas zoomorfos y botánicos. En eso, utilizan otra seda brillante con tonos excepcionalmente sólidos, similar al verde, amarillo, etc. Un pedazo de vellón se pliega sobre su abdomen unas cuantas veces. La camisa es indistinguible a la sombra de la falda. Las piezas de joyería en su mayor parte demuestran accesorios excepcionalmente comprobados.

Artesanías de los mazahuas

Los artesanos de Mazahua que viven en las ciudades vecinas, en la región de San Felipe del Progreso, están dedicados a la producción de fundas, cinturones, revestimientos para el suelo, sacos, toallas de mesa, quexquemitl, abrigos de lana y abrigos. Estos artículos comprenden una vasta parte de la economía de los expertos, ya que, como consecuencia de su acuerdo, obtienen beneficios que utilizan para comprar resultados de primera necesidad.

Los artesanos no tienen un lugar fijo para ofrecer sus artículos, para dejar los lugares donde crecieron para ofrecer, la mayor parte de ellos logran el distrito y cualquier persona de negocios tranquila, que se muda desde un lugar a otro para obtener sus intercambios.

Una y otra vez, la creación de las artesanías está vinculada a trabajadores calificados en manos de delegados que se comprometen a comprar sus artículos y luego los ofrecen en comunidades urbanas en expansión, los costos son vergonzosamente altos.

Durante mucho tiempo, los tejidos habituales, por ejemplo, ciervos, corceles, flores y la estrella de Mazahua han sido desarraigados por las preferencias e inclinaciones de los compradores, descubriendo ahora una mayor cercanía a las ilustraciones y logotipos de los planes relativos al fútbol.

A pesar de que los intercambios han sido parte de la personalidad de los Mazahuas, las nuevas edades profesan pasarlos por alto, ya que se niegan a seguir con la costumbre tribal.

Religión

Mazahua se originó en una zona donde ya existían numerosos ciervos, posteriormente el término Nathuatl Mazahuacan que significa “donde ciervos”. La región de Mazahuas se encuentra básicamente en la provincia de México y se extiende hasta el territorio de Michoacán.

La población en general, Mazahuas o Jñatjo, es la más grande de la organización, luego de distinguir a las personas con Habla de Población y Vivienda II 2005-95411 que hablan su dialecto. Depende de la condición focal occidental de la región noroeste, principalmente en 13 distritos rústicos: Almoloya de Juárez, Atlacomulco, Donato Guerra, El Oro, Ixtapan del Oro, Ixtlahuaca, Jocotitlan, San Felipe del Progreso, San José del Rincón, Temascalcingo , Valle de Bravo, Villa de Allende y Villa Victoria.

El catolicismo folklórico manda, y en algunos puntos son asociaciones religiosas y políticas, que es una pieza de un marco único.

Las reuniones, congregaciones conducidas por hombres convincentes en la red, se reúnen con personas con cargos políticos y religiosos y están a cargo de los arreglos para las partes comunes y religiosas de la asociación.

Hay tres lugares para la articulación religiosa: la iglesia de la ciudad, los discursos y las piedras sacrificiales de los hogares. Cada uno se compara con una dimensión de asociación social: la ciudad, la familia más distante y sus individuos unidos a través del compadrazgo y la familia local. Un arreglo de posiciones religiosas (investigadores, autoridades, oradores temáticos heréticos y cómplices promueve la reconciliación de la red por lazos familiares y preferencias, que se unen a las partes de confianza.

Te Recomiendo Ver...

Aprenda mucho mas sobre los mazahuas en este vídeo:

Territorio y ecología

El lugar que poseen los individuos de Mazahua tiene un marco rocoso compuesto de pequeños alcances montañosos de altura media que forman parte de la Sierra Madre Occidental y repercusiones de la Cordillera Neovolcánica; Estos ofrecen un motivo para el robusto arreglo de San Andrés que atraviesa las regiones de Jocotitlán, San Felipe del Progreso, Atlacomulco y El Oro.

También encontramos campos aventurados críticos para la agroindustria. El río Lerma comprende la corriente fundamental de ese territorio; La vía fluvial de La Gavia, el arroyo Las Lajas, el arroyo Malacotepec y La Ciénega son todavía esenciales.

Los suelos de marca registrada son los suelos poco profundos y oscuros y las superficies de piedra caliza y arenosa que se pueden erosionar sin esfuerzo.

Existen diferencias en la localidad: regiones boscosas y otras semidesérticas o con un alto nivel de desintegración. Algunas montañas están protegidas por bosques de árboles de madera.

La caza furtiva y la deforestación en el área han hecho que especies de vegetación muy variadas estén en peligro de eliminación.

La acción benéfica habitual es la agricultura. La enumeración de 1990 nos da la información que lo acompaña: la población económicamente dinámica alcanza el 39,3%; de esto, el 40% está involucrado en el área esencial, es decir, en ejercicios identificados con horticultura, animales domesticados, caza, servicio de guardabosques y pesca con caña; El 32% en el auxiliar que se identifica con la fabricación de trabajos hechos a mano y el trabajo en el negocio de desarrollo y el 28% en ejercicios identificados con el intercambio y las administraciones.

La propiedad del terreno puede ser ejidal, común y privada. Los individuos de Mazahua entregan en su mayor parte maíz y, en menor grado, frijoles, trigo, cereales, avena y papas; en unas pocas regiones desarrollan guisantes, verduras y flores. La generación es esencialmente para la auto-utilización.

La acción de los animales domesticados es de poca escala, por lo que establece una ayuda crítica para la economía familiar, esencialmente la reproducción de ovejas y novillos. En algunos distritos, se entregan trozos de madera en rollo, tallados para encender y carbón.

Los ejercicios provechosos se completan en forma familiar y recurren a sus parientes más cercanos en la temporada de trabajo más prominente en los rendimientos.

Utilizan aparatos convencionales, por ejemplo, burros y toros en el trabajo rural; en los niveles y valles dependen del tractor para el surco, el barbecho, el miedo y la apertura de arrugas, y de vez en cuando utilizan la sembradora.

Aprenda mas sobre esta importante cultura en este vídeo:

Ubicación Geográfica

La ciudad de Mazahua o Jñatjo es la más diversa en el estado, ya que se inscribió en el II Recuento Intercensal de Población y Vivienda 2005 a 95,411 personas que hablan su dialecto. Se ubican en el noroeste y la ubicación central del estado, en su mayoría en 13 distritos rústicos que son: Villa Victoria, San Felipe del Progreso, San José del Rincón, Donato Guerra, Ixtapan del Oro, Villa de Allende, Almoloya de Juárez, Ixtlahuaca, Temascalcingo, El Oro, Jocotitlan, Atlacomulco y Valle de Bravo.

Desde mediados del siglo XVI, los Mazahuas han sido poseídos alrededor de allí, que está hecho de una progresión de montañas, laderas y valles en los que prevalece el clima frío.

De los distritos donde se asientan los individuos de Mazahua, nueve tienen un alto nivel de minimización:

  • Villa Victoria, San Felipe del Progreso, San José del Rincón, Donato Guerra, Ixtapan del Oro, Villa de Allende, Almoloya de Juárez, Ixtlahuaca y Temascalcingo; dos, una revisión de rango medio: El Oro y Jocotitlán; y el nivel de subestimación: Atlacomulco y Valle de Bravo.

Lo que implica que es un lugar y una ciudad con extraordinarias necesidades sociales y financieras. Una parte de estas regiones (San Felipe del Progreso, San José del Rincón, Villa Victoria y Villa de Allende) tienen una población abrumadoramente mazahua. En los distritos mencionados anteriormente hay 427 redes con al menos diez oradores, cinco años de edad y más experimentados, del dialecto de Mazahua.

En el estado de Michoacán.

Hay algo así como 4 pueblos y una ciudad en la provincia de Michoacán poseída por Mazahuas. Los ocupantes de estos pueblos son en su mayoría parientes de esta reunión indígena y hoy en día hay personas que hablan el dialecto y otras personas que, en cualquier caso, lo comprenden, a pesar de que no se dan cuenta de cómo hablar.

El grupo de personas donde hay individuos se encuentra en el distrito de Susupuato y Zitácuaro: Rancho Viejo, Maravillas, Los Guajes, Santa Rosa, El Salto y en la ciudad de Zitácuaro.

Los ocupantes principales de estas ciudades fueron inicialmente del Estado de México, quienes, habiendo cambiado al protestantismo, debían abandonar sus lugares de inicio y tomar asilo en áreas segregadas y minimizadas.

En el estado de coahuila.

El principal estado mexicano (muy lejos del territorio de México y la provincia de Michoacán) que percibe a los mazahuas como su propia reunión étnica es Coahuila. La ciudad de Torreón tiene un grupo urbano de personas de Mazahua que oscila en algún lugar en el rango de 500 y 900 personas.

Los Mazahuas se trasladaron desde el sur hacia el norte en el siglo XX, los Torreonenses del punto de partida indígena se proclaman en su mayor parte Mazahuas.

Migración

Los puntos más vitales de la migración transitoria para la población de Mazahua son las comunidades urbanas de México y Toluca.

Se considera que el motor fundamental de la portabilidad de la población es la ausencia de trabajo en sus lugares de inicio y la forma en que el salario obtenido en la agricultura es inadecuado para el mantenimiento de la familia.

La población transitoria se compone de las dos personas. Hay personas que se mudan absolutamente y otras personas que lo hacen ocasionalmente.

Del mismo modo, un gran número de ciudades de Mazahuas funcionan como “barrios de ciudades”, ya que sus ocupantes van todos los días a trabajar en otros lugares adyacentes.

Los vagabundos van a trabajar en trabajos hortícolas en diversas condiciones de la nación, por ejemplo, Veracruz, Sonora, Querétaro y Jalisco.

Los hombres que van a comunidades urbanas sustanciales se utilizan normalmente en trabajos de piedra, como guardianes o asistentes en alguna casa de negocios o taller; Señoras, como trabajadoras del hogar y otras en la oferta de producto natural.

Economía

La economía del grupo de personas de Mazahua depende de la agricultura de bajo rendimiento, especialmente del maíz, cuyo desarrollo establece su acción financiera central, que se complementa con el salario adquirido por la creación de un trabajo minucioso, y además los obtenidos por la población transitoria, en Ejercicios de los segmentos opcionales y terciarios.

Las creaciones de Mazahua son amplias y fluctuantes; Se puede ver desde el producto de esteras, edredones, manteles, servilletas y quechquémitls, en su mayor parte, que son tejidos a mano por mujeres que ofrecen vida a figuras zoomorfas, fitomorfas y geométricas, en tonos cálidos y envueltos. La cerámica de alta temperatura hecha por los artesanos de Mazahua del distrito de Temascalcingo emerge con estructuras sencillas y llamativas.

Del mismo modo, el trabajo de filigrana en el distrito de Plateros en la región de San Felipe del Progreso, trabajo que se anticipó fuera del entorno cercano con cosas, por ejemplo, brazaletes, platos, árboles de la vida, anillos, aros y palos, donde asimismo reflejar su perspectiva.

La ausencia de ocupaciones, el bajo rendimiento de la parcela hortícola y el peso estadístico son razones para la reubicación transitoria y perpetua de las personas de Mazahua a enfoques urbanos, principalmente a las regiones metropolitanas de las áreas urbanas de Toluca y México.

Más datos interesantes sobre esta cultura en este vídeo:

Infraestructura

Debido a su proximidad a la capital de la nación, esta localidad indígena está muy asociada con una progresión de calles despejadas y de tierra que conectan las diversas ciudades con las capitales de la ciudad. (ver: organización social maya)

Hay diques críticos, por ejemplo, los de Villa Victoria, Browkman, El Salto y Tepetitlán que benefician a las regiones de San Felipe del Progreso, Villa Victoria y El Oro.

Hay teléfonos públicos y puestos de trabajo en las capitales civiles. El beneficio de radiocomunicación es ofrecido por algunos lugares de trabajo de la administración. La radio de negocios está disponible en toda la zona. El transporte de población general para los focos de población es grande, tienen administración de cabinas agregadas y líneas de transporte.

Salud

Los Mazahuas piensan que cada individuo tiene un ser material y un ser profundo; también creen que hay enfermedades “grandes” y “terribles”; los primeros son enviados por Dios y los segundos son causados ​​por la maldad de algunos individuos o por causas celestiales.

Entre las enfermedades “grandes” más conocidas están las corridas, neumonía, bronquitis, amigdalitis y parasitosis intestinal; Dentro de los “horribles” están el “mal olor”, el miedo y el “aire malicioso”, entre otros. (ver: organización política de los aztecas)

Según la determinación, se inicia un tratamiento en el hogar. Puede consistir en la acumulación de té de cosecha propia, frotación de espalda, pecho o estómago. En el momento en que el tratamiento conectado en casa no funciona, el paciente es llevado a un especialista experto.

En la posibilidad remota de que desde el punto de inicio más temprano se analice una infección “horrible”, se chatea con hierberos o hueseros. Para acudir al trabajo de parto, las damas acuden a especialistas en maternidad o “comadres”.

Los Mazahuas utilizan diversas plantas para reparar sus males, entre otros, menta, orégano, boldo, pirúl, romero, pericón, luto, borraja y absenta. A partir de ahora, el distrito tiene unidades restaurativas que se encuentran predominantemente en las capitales civiles o en áreas urbanas.

Viviendas

El alojamiento en Mazahua ha experimentado cambios, ha dejado de utilizar adobe y azulejos y en la actualidad se trabaja con bonos, parcelas o segmentos y su diseño es actual. Es interesante tomar nota de que el 93% de las casas de Mazahuas son de su propiedad.

Relaciones con otras Etnias

Este pueblo tiene como vecinos a los otomíes con quienes mantiene una relación, especialmente de naturaleza comercial, ya que intercambian los resultados de sus distritos separados.

La relación establecida entre los mazahuas y los mestizos se describe a la luz del hecho de que los últimos piensan en mediocres en comparación con los individuos indígenas; En consecuencia, es una relación de alto nivel, ya que los mestizos tienen el control del mercado cercano, son los intermediarios y los individuos que pueden utilizar a los indígenas.

Entre estas dos poblaciones, las conexiones de compadrazgo se construyen de vez en cuando, en general a la luz del hecho de que un mestizo apoya a un niño indígena; No es normal que un Mazahua apoye a un niño mestizo.

En este vídeo podrá encontrar mas datos interesantes:

Pueblo Otomí

El otomí es un pueblo indígena que ocupa un dominio roto en el punto focal de México. Se identifica fonéticamente con lo que queda de los grupos de personas que hablan otomanos, cuyos progenitores han involucrado al Eje Neovolcánico durante algunos siglos antes de la época cristiana. (ver: cultura tlaxcalteca )

Actualmente, los otomíes poseen un dominio dividido que va desde el norte de Guanajuato, hacia el este de Michoacán y el sureste de Tlaxcala. En cualquier caso, una gran parte de ellos se trasladan en las condiciones de Hidalgo, México y Querétaro.

Como lo indican las mediciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de México, la población étnica otomí totalizó 646,875 personas en la República Mexicana en el año 2000, lo que los convierte en el quinto pueblo indígena más grande de la nación.

De ellos, algo más de la mitad hablaba otomí. De esta manera, se puede decir muy bien que el dialecto otomí tiene un alto nivel de ampliación interior, por lo que los oradores de una variedad con frecuencia experimentan problemas para entender a las personas que hablan otro dialecto. (ver: El segundo imperio)

En consecuencia, los nombres con los que se llaman los otomíes son varios: ñätho (valle de Toluca), hñähñu (valle de Mezquital), ñäñho (Santiago Mezquititlán en el sur de Querétaro) y ñ’yühü (Sierra Norte de Puebla, Pahuatlán) son una parte de los nombres que los otomíes usan para llamarse a sí mismos en sus propios dialectos, a pesar del hecho de que generalmente, cuando hablan en español, utilizan el etnónimo otomí, del principio náhuatl.

Territorio

El territorio étnico de los otomíes ha sido verdaderamente el punto focal de México. Desde la época precolombina, los grupos de personas que hablan otomanos han poseído ese distrito y son vistos como grupos de personas locales de los buenos países de México.

Como lo indica la estimación de Duverger, es concebible que los grupos de personas otomanas hayan sido encontrados en Mesoamérica al menos desde el inicio del procedimiento de sedentarización, que ocurrió en el octavo mil años antes de la era cristiana.

El control otomangue de El punto focal En ese punto, México alude a la forma en que las cadenas fonéticas entre los dialectos otomangueanos son casi perfectas, con el objetivo de que los individuos más cercanos a la familia de la familia estén igualmente cerca en el sentido espacial.

La grieta principal del grupo otomangueano ocurrió cuando los dialectos orientales se separaron de los dialectos occidentales. El brazo occidental está formado por dos ramas enormes: los grupos de personas que hablan tlapaneco-mangueanos y los grupos de personas que hablan de Oto-Pame.

Entre los últimos se encuentran los otomíes, asentados en el Eje Neo-Volcánico Mexicano junto con lo que queda de los pueblos que son una pieza de una rama otomana similar: mazahuas, matlatzincas, tlahuicas, chichimecas jonaces y pames.

Las otomías en la actualidad involucran un dominio dividido que se extiende a través de las condiciones de México, Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Tlaxcala, Puebla y Veracruz.

Cada uno de estos estados se encuentra en el centro de la República Mexicana y concentra una gran parte de la población de la nación. Según lo indicado por los espacios con la centralización más elevada de la población otomí, esta ciudad se puede agrupar en cuatro inclinaciones: el valle del Mezquital, la Sierra Madre Oriental, el semidesértico de Querétaro y el norte del Estado de México.

Separados de estas grandes reuniones que representan alrededor del 80% de la participación agregada de estos indígenas, se encuentran los otomíes de Zitácuaro (Michoacán), los de Tierra Blanca (Guanajuato) y los que aún permanecen en Ixtenco (Tlaxcala).

Para el dominio en el que se encuentran, los otomíes viven en una asociación extraordinaria con las grandes ciudades, por ejemplo, el Área Metropolitana de la Ciudad de México, la ciudad de Puebla, Toluca y Santiago de Querétaro, donde hay una gran cantidad de Han necesitado emigrar buscando mejores puestos de trabajo.

En cada expreso, las prendas femeninas y masculinas fluctúan según lo indicado por las condiciones climáticas:

El vestido convencional, de las damas de la tribu otomí en la provincia de México, se compone de un chincuete o enredo de vellón o una cubierta extremadamente ancha y larga, en forma de falda, blanco, azul, amarillo, oscuro, con líneas verdesñllk, naranja y amarillo; y una funda o camisa de popelina en color blanco, con mangas cortas, tejida con flores.

Lo normal para la ropa otomí es la utilización de quexquémetl, algodón o vellón en diferentes tonos y todas las prendas están realzadas con bordados de flores.

El vestido femenino en la provincia de Tlaxcala, se compone de un vellón de lana que típicamente es de sombreado oscuro, una camisa tejida con procesos de pensamiento botánico y de criaturas en el cuello y en los brazos del jersey. El soporte tejido se utiliza para sostener el chincuete, el rebozo y los huaraches.

Aprenda sobre esta cultura en este vídeo:

Idioma

Los dialectos otomíes son parte de la familia etimológica otomangueana, una de las más experimentadas y más variadas de la zona mesoamericana. (ver: política de los mayas)

Los dialectos otomanos que perduran en la actualidad, los dialectos otomanos tienen su pariente más cercano en el dialecto Mazahua, y también se ha hablado en el noroeste y el oeste del territorio de México.

Algunos exámenes glotocronológicos conectados a los dialectos otomíes indican que el contenido está aislado del dialecto primario en el siglo octavo de la época cristiana. A partir de ese momento, el contenido se divide en los dialectos que se conocen a partir de ahora.

El dialecto local del otomí es simplemente el dialecto. En realidad, es un complejo de dialectos, cuyo número según las fuentes aconsejadas.

Según lo indicado por el Etnólogo del Instituto de Lingüística de Verano y el Catálogo de Lenguas Indígenas del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali) de México, hay nueve variedades Otomi.

Según lo indicado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de México, solo el 50.6% de la población otomí habla el dialecto local de esta reunión. En 1995, esta extensión se relaciona con un total de 327,319 hablantes de dialectos otomíes en toda la República Mexicana.

El recuento anterior se compara con la estimación del CDI en el que se incorporan hablantes de otomí menores de cinco años. No se ponderan las cuentas de la población mexicana.

Según lo indicado por el Conteo de Población de 1995, los hablantes de otomí maduraron más de cinco años, lo que significó 283,263 personas, lo que habla de la pérdida de 22,927.

La población que habla Otomi ha disminuido últimamente. Incuestionablemente, esta disminución de los clientes de la correspondencia se debe a la reubicación de las redes de puntos de partida y la urbanización de su región étnica, a la inconcebibilidad de vivir con una población de la mayoría de los individuos que hablan español.

La retirada de la red fonética es también una consecuencia de los procedimientos de castellanización a los que han estado todos los grupos indígenas de México.

La españolización de individuos indígenas en México se ha comprendido durante bastante tiempo como un procedimiento sustractivo, es decir, sugiere la renuncia a la utilización del dialecto con el objetivo final de obtener una capacidad etimológica en el idioma español. (ver: cultura Mixteca)

Como una opción para Coordinar lo indígena en la cultura nacional mexicana y potenciar sus condiciones de vida. Sea como sea, los comentaristas han difamado los programas de capacitación indígena en el dialecto español, ya que deducen, desde una perspectiva, la pérdida del dialecto local y, por otra, no han mejorado la satisfacción personal de las redes indígenas.

Aprenda mas sobre esta etnia en el siguiente vídeo:

Dejar Comentario