Aprende todo lo referente a la Península de la Guajira

Adquiere todo el conocimiento referente a la península de la guajira, en este artículo descubrirás su locación y cómo se desenvuelve la vida y sus habitantes.

península de la guajira

La Guajira

En el extremo norte de Colombia, esta península en el fin del mundo es el territorio de los indios wayuu. Este pueblo nómada, famoso por sus habilidades de tejido, vive en medio de una estepa semidesértica atravesada por senderos de fantasmas y marcada por cactus.

Te Recomiendo Ver...

Desde el pueblo de Cabo de la Vela, que parece una ciudad en el Lejano Oeste, hasta el cabo de Puntas Gallinas, donde las dunas se sumergen en el océano, pasando por Los Flamencos, santuario de flamencos, todos los paisajes de la península de Guajira son impresionantes.

  • Nombre de los habitantes: Guajiro

Más de 540 000 personas viven en esta península, parcialmente rodeadas de hermosas playas de arena blanca bañadas por las cálidas aguas del Mar Caribe.

El departamento de La Guajira se encuentra en el extremo noreste del país. Tiene una superficie de 20,848 km² y está rodeada, independientemente de su costa en el Mar Caribe, por los departamentos de Magdalena y Cesar y por la República de Venezuela. El territorio de La Guajira se convirtió en un departamento el 1 de julio de 1965.

Te Recomiendo Ver...

Economía de península de la guajira

Su economía se basa en el comercio, la artesanía y la minería, principalmente carbón y sal. Guajira es también el hogar de importantes campos de gas. La mina de carbón El Cerrejón, ubicada en Barrancas, al norte del departamento, es la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo.

Las regiones desérticas y áridas ocupan el norte, pero la región baja de La Guajira es menos seca.

En la zona árida se encuentran las rancherías de los guajiros indios o wayúus como también se les llama. Los wayúus han conservado sus costumbres, cultura e idioma, que pertenecen a la familia de la lengua arahuaca. El tratamiento de la sal marina en Manaure se lleva a cabo exclusivamente por esta comunidad. Doce territorios indígenas están protegidos en la región.

Como terreno montañoso, destaca la Sierra Nevada de Santa Marta ubicada entre los departamentos de La Guajira, Magdalena y Cesar. Hay otra área protegida, la de los indios Koguis.

Entre los sitios turísticos del departamento, se mencionan el santuario de flora y fauna “Flamencos”, Bahía Honda, Cabo de La Vela, las minas de sal de Manaure y los parques nacionales de Macuria y Sierra Nevada Santa Marta.

península de la guajira

Capital Riohacha

La primera capital de La Guajira fue fundada en el siglo XVI como Nuestra Señora Santa María de los Remedios del Cabo de la Vela. En 1544, la capital fue transferida a Riohacha, una ciudad ubicada en el centro del departamento. Riohacha tiene aproximadamente 130,000 habitantes, que provienen de diferentes orígenes étnicos y viven juntos en armonía y tranquilidad.

Es visitado por muchos turistas, y se beneficia de una buena infraestructura hotelera y de muchos lugares de vida nocturna, como discotecas y bares. Cuenta con lugares de interés, como el Valle de los Cangrejos y la Laguna de Sal ubicados en las afueras. A unos veinticinco kilómetros de Riohacha se encuentra el importante santuario de flora y fauna Los Flamencos.

Territorio

Los indios Guajiros viven en la Península de la Guajira en el norte de Colombia y en la costa occidental del Golfo de Venezuela, un área entre los 11.5° y 12.5° de latitud norte y 71° y 73° de longitud oeste. No se refieren a sí mismos como “guajiro”, sino como wayù, es decir, “gente”, que se opone al alijuna, “otros”, non-wayù.

La palabra “guajiro”, cuya ortografía ha variado con el tiempo -encontramos goajiro, goagiro entre otros- parece haberse estabilizado y es la que usaremos como palabra española, otorgándole género y número.

Esta palabra fue utilizada muy tempranamente por los españoles en el sentido de “indio importante”; es en este sentido que se encuentra en 1530 en un texto de Fray Tomás Ortiz, Protector de los indios: que deben tener en esta ciudad uno o dos indios, hijos de guajiros u otras personas importantes de dichas distribuciones

península de la guajira

El término “guajiro” para designar a los habitantes de la Guajira sólo apareció bastante tarde, alrededor de 1560, cuando la presencia española se había establecido durante más de 30 años en varias partes de la Península, en la costa oeste (Riohacha y Cabo de la Vela), la región norte de Maracaibo en el este y la cordillera de Macuira en el norte.

Los españoles utilizaron una gran variedad de nombres para designar a los habitantes de la Península, incluyendo los caribes de los indios – o “indios beligerantes y peligrosos” – que aparecen con más frecuencia. Luego, a partir de finales del siglo XVI, se generalizó el uso del guajiro hasta incluir, a principios del siglo XX, a todos los indios que vivían en la Península.

Es difícil estimar el número exacto de guajiros porque los censos son cuestionables, pero se puede estimar en alrededor de 100.000: por lo tanto son uno de los grupos indígenas más grandes de Sudamérica.

península de la guajira

Lengua

La lengua guajira pertenece a la familia lingüística arahuaca y, aparte de algunas diferenciaciones dialectales mutuamente inteligibles, entre el norte y el sur de la Guajira en particular, es muy uniforme. Los indios paraujanos, que viven a orillas del Golfo de Maracaibo, hablan un idioma muy cercano al guajiro y parece que pueden ser asimilados a los guajiros.

Muchos guajiros están familiarizados con el español, algunos incluso lo hablan con fluidez pero no están dispuestos a hablarlo, ya que el idioma es un factor importante de la identidad étnica y cultural.

La Península de la Guajira se extiende hasta el Mar Caribe en dirección suroeste/noreste. Su estructura y origen la diferencian del continente al que pertenece y su historia geológica es ciertamente diferente a la del sistema andino y está más bien ligada a la de las islas que forman las Antillas Neerlandesas  y la península de Paraguaná en Venezuela.

Se trata de una zona plana en su mayor parte, con una altitud muy baja sobre el nivel del mar (menos de 30 metros), de la que emergen algunos macizos montañosos, el más alto de los cuales no alcanza los 900 metros. Estas montañas eran probablemente islas y formaron, en tiempos geológicos recientes, un archipiélago bañado en aguas poco profundas tras el colapso de la plataforma durante el oligoceno superior.

Se componen de granito, esquistos cristalinos y gneis. Alrededor de estas islas se formaron depósitos sedimentarios terciarios, luego, al final del oligoceno, la península comenzó a elevarse gradualmente y estas islas se unieron al continente; la península entonces consistió en sedimentos marinos cuaternarios bajo la acción de las corrientes ecuatoriales.

Las aguas costeras poco profundas sugieren que este proceso continúo. Además de estos yacimientos de origen marino, existen sedimentos de origen aluvial a ambos lados de la parte central de la Península, en la región de la desembocadura del Río Ranchería, que proviene de la Sierra Nevada de Santa Marta, y sedimentos de los ríos Paraguachón y Limón, entre los cuales se formaron lagunas, que luego se convirtieron en marismas de agua dulce.

Este entarquinamiento continuo hoy en día y la costa venezolana en particular, continúa avanzando hacia el este. Si comparamos un mapa de 1776, elaborado por Antonio de Arévalo, con un mapa actual, podemos ver que media docena de islotes están representados a lo largo de la costa venezolana en el primer mapa, mientras que en el segundo sólo hay lagunas aisladas en su lugar.

península de la guajira

Regiones naturales

En la Guajira, generalmente hay dos regiones que cubren aproximadamente la misma área: la Guajira Baja en el sur y la Guajira Alta en el norte. Algunos ven una tercera región que se llama Moyenne-Guajira pero que, a diferencia de la bipartición de la Península, no corresponde a una realidad geográfica.

La Baja Guajira es la región entre las últimas laderas de la vertiente norte de la Sierra Nevada de Santa Marta en el oeste y las de los Montes de Oca en el este y la falla que hemos reportado que va desde el Cabo de la Vela hasta el Cerro de la Teta o hasta el hueco de la Ensefiada de Calabozo. Esta frontera, basada en una realidad geológica, va de oeste a este en su parte sur y de noroeste a sureste en su parte norte.

La Guajira Baja se caracteriza por la ausencia de relieve, excepto por unas pocas ondulaciones y una altitud muy baja sobre el nivel del mar. Existe una marcada diferencia entre la vegetación del sur y del norte de la Baja Guajira. La zona sur, o “zona de transición”, presenta una vegetación verde de “bosque seco caribeño”, con grandes árboles, mezclados con los de la sabana árida, compuesta por plantas xerófilas y arbustos espinosos típicos de la Guajira.

Esta mezcla de dos tipos de vegetación continúa hacia el norte hasta el lecho del Río Ranchería que, a la salida de los Montes de Oca, se curva hacia el oeste y fluye en medio de la Guajira, perpendicular a la orientación de la Península. A lo largo de unos pocos kilómetros, a ambos lados de este río, la vegetación es más abundante y encontramos la misma que caracterizaba las estribaciones de los Montes de Oca y Sierra Nevada.

península de la guajira

Es el único curso de agua permanente en la Guajira porque sus aguas no son absorbidas por la falla. Al norte de la Ranchería de Río comienza la verdadera “guajira esteparia”, comparable a la “chaparral” de México o a la “caatinga” de Brasil, cubierta de espinas y donde los cactus son cada vez más numerosos en medio de la mimosa.

En esta parte de la Baja Guujira, la proximidad de los sistemas montañosos y la presencia del Río Ranchería permiten que el suelo sea bastante húmedo y favorecen una vegetación más rica y densa que en el resto de la Península. La ganadería es abundante, principalmente el ganado, y se practica la agricultura, especialmente a lo largo del río.

Se trata de una zona densamente poblada en la que se abren al resto de Colombia dos “puertas” al sur: la zona costera al oeste, Santa Marta y la región costera, y la zona económicamente más importante al este, Valledupar y Bogotá, a mil kilómetros de distancia. También es una zona de contacto entre blancos e indios que, desde la Conquista, han considerado imprescindible su control.

En el resto de la Baja Guajira, la humedad del suelo es mucho menor, pero tan pronto como comienzan las primeras lluvias, el suelo quemado se cubre inmediatamente con pastos, los árboles se vuelven verdes y los rebaños encuentran alimento. La agricultura sólo se practica cuando caen las primeras lluvias y los rebaños de cabras son cada vez más numerosos, mientras que el ganado vacuno es cada vez más escaso, características que prefiguran la situación en la Haute-Guajira.

península de la guajira

Te Recomiendo Ver...

Santuario de Flamencos

El gran atractivo de esta playa es, sin duda, sus flamencos agrupados y que parecen “flotar” en el agua. Los paisajes marinos están inundados de una rosa sobre el mar, esta es la vista que puede disfrutar en esta hermosa playa de Colombia. De hecho, los colombianos, pero también los extranjeros, van en busca de este espectáculo natural que nos ofrece la fauna colombiana.

La página del gobierno dedicada a los Parques Naturales de Colombia ofrece recomendaciones para viajar por este lugar único en el país. Es el santuario de fauna y flora en la región de Camarones, que se encuentra a quince minutos al sur de Riohacha. Esta maravilla ocurre cuando cientos de estos flamencos cavan sus picos en los fondos arenosos para encontrar larvas de camarones y arteminas salinas (pequeños crustáceos) de los cuales obtienen este color rosado.

Los visitantes de estas playas disfrutarán de un cielo azul en la península de Guajira, acompañados por una serie de flamencos (que van desde unos pocos cientos hasta varios miles) que caminan juntos y nos permiten apreciar el hermoso color rosado. Este santuario es relativamente pequeño, pero es un área protegida con una mayor diversidad de aves acuáticas residentes y migratorias del país.

 península de la guajira

Recomendaciones del gobierno para los visitantes de la zona.

  1. Siempre viaje por caminos y senderos establecidos en tierra y vías fluviales.
  2. Recomendamos la compañía de un guía o intérprete local.
  3. Tener con usted documentos de identidad y su seguro de salud vigente.
  4. Se recomienda vacunarse contra la fiebre amarilla y el tétanos diez días antes del viaje. Pero depende de ti verlo.
  5. Respetar las recomendaciones de los funcionarios del parque y guías locales.
  6. Para no perturbar la tranquilidad de las especies animales, está prohibido usar el flash para tomar fotografías.
  7. Al ingresar al área en automóvil, muévase lentamente hacia los lugares de estacionamiento. Abstenerse de traer vehículos a áreas prohibidas.
  8. Abstenerse de usar velas o encender fuego, asegúrese de apagar las colillas de cigarrillos y guardarlas en una bolsa hasta que pueda tirarlas a la basura en un lugar apropiado.
  9. La observación de aves requiere una interrupción mínima, por lo que se recomiendan binoculares para ver su comportamiento y belleza en su hábitat natural. En ningún caso puedes asustar a las aves haciendo ruido para que se vayan volando.

Los wayuu, una comunidad sacrificada

El Wayuu, una comunidad indígena ancestral, particularmente en Colombia, está muriendo lentamente. ¿La razón? La explotación por parte de multinacionales de los recursos naturales del país. Y el exterminio de todo un pueblo se hace en la indiferencia general de la famosa “comunidad internacional”. Podrías estar interesado en las comunidades indígenas de Colombia.

Un pueblo en peligro de extinción

¿Qué habría dicho Eduardo Galeano, quien falleció el 13 de abril, sobre la muerte planeada de la comunidad indígena Wayuu en Colombia? Aquel que dio voz a los sin voz en su obra maestra venas abiertas de América Latina, sin duda, habría defendido esta comunidad sufrió de la rapacidad de las multinacionales extranjeras. Porque esta comunidad ancestral de siglos de antigüedad simboliza la historia trágica de los pueblos indígenas del continente latinoamericano.

Algunas cifras y detalles, en primer lugar, para ubicar a este grupo étnico: estimamos el número de indios wayuu para 600,000 personas. Viven a caballo entre Venezuela y Colombia. En Venezuela, se encuentran en el estado de Zulia ubicado en el noroeste, mientras que en Colombia ocupan el departamento de Guajira en el noreste. Su territorio abarca 15.300 km². El 97% de ellos habla su lengua materna, el wayuuniaki. Solo el 32% habla español.

Los wayuu siempre han sido la artesanía, la caza y la pesca. La Rio Ranchería es un río de vital importancia para la supervivencia de esta comunidad que lo utiliza para todo tipo de actividades, incluida la pesca y la cocina. Pero hoy sus vidas están en peligro.

Compañías nacionales y multinacionales aliadas al gobierno neoliberal les están despojando de los recursos que necesitan para vivir. Estas poderosas multinacionales, entre ellas BHP Billiton o Anglo América, ambas expertas en la explotación de recursos minerales (diamantes, oro, carbón) obviamente tienen muy poca consideración por los pueblos indígenas.

península de la guajira

El carbón, por ejemplo, está firmando la sentencia de muerte de la comunidad Wayuu. El Cerrejón, la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo, bombea más de treinta y cinco mil litros de agua al día desde el río Ranchería para extraer carbón. Además, la poca agua que le queda a los habitantes es contaminada y peligrosa.

Rafael Puchana, un ciudadano indio, denuncia la hipocresía de las multinacionales. Siempre dicen que no están contaminados, estamos contentos, estamos bien. Pero la situación que estamos viviendo es muy preocupante para nosotros y para nuestra salud. El agua que consumimos aquí está totalmente contaminada.

El agotamiento de los recursos hídricos junto con la contaminación de estos últimos está causando un verdadero sacrificio. La falta de investigación y estadísticas sobre la tragedia que afecta a la comunidad dificulta el establecimiento de figuras concretas sobre el impacto de las multinacionales.

Pero, según la comunidad de Wayuu, más de 14,000 niños habrían muerto de hambre mientras que 36,000 niños estarían desnutridos. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, en 2012, el 38,8% de los niños menores de cinco años murieron. Podrías estar interesado en las costumbres de los wayuu.

península de la guajira

Según Gonzalo Guillén, autor del documental El río que se robaron, se trata de unos tres niños que mueren cada día en la Guajira. Este pueblo indio es simplemente abandonado por el gobierno y el gobierno. Cuidado de la salud, educación, ayudas son inexistentes. Y cuando el gobierno se digna a “ayudar” a los wayuu, el dinero no llega porque se desvía por la corrupción.

Las medidas que se tomaron son insuficientes y con el permiso del gobierno, las multinacionales tomaron la única fuente de agua que teníamos, dejando a la comunidad muerta de sed. Así se perdieron muchas vidas, dijo tristemente Javier Rojas Uriana, uno de los voceros de la comunidad Wayuu.

Y no solo los hombres se ven afectados por estas actividades criminales. Es toda la fauna y flora que están desapareciendo. Cada día, más o menos, los lugareños encuentran cadáveres de animales muertos de sed. Es el sistema completo de una comunidad que está amenazada por la explotación de los recursos minerales. Es toda una historia, una cultura, una civilización que está muriendo sin que esto realmente agite a los defensores de los derechos humanos.

península de la guajira

Entonces, ¿qué hacer frente a este crimen de masas? La comunidad wayuu decidió el 2 de febrero de 2015 presentar una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para reclamar su derecho al libre acceso a agua de calidad y solicitar medidas urgentes para enfrentar la crisis. humanitaria. Desafortunadamente, hay pocas posibilidades de que la Comisión pueda actuar concretamente para mejorar la suerte de esta comunidad.

Este es un territorio ancestral que siempre hemos habitado. Tenemos aquí nuestro cementerio. Pero al parecer, aquí está el interés de una industria a expensas de los derechos humanos, dice un residente de Wayuu.

Y cuando las comunidades indias se atreven a levantarse pacíficamente contra este estado de cosas, el estado no duda, como lo ha hecho en su historia, en reprimir brutalmente a los manifestantes. Cualquier desafío al orden establecido en Colombia atrae la ira de la policía que usa todos los medios para silenciar a los manifestantes. El lema del país es “Libertad y Orden”. Desafortunadamente, parece que solo el segundo concepto ha sido retenido. Porque por la libertad, volveremos.

El saqueo continúa

Colombia, sin embargo, está lejos de ser un caso aislado. Todo el continente latinoamericano se ha enfrentado durante muchas décadas al salvajismo de las multinacionales. Un ejemplo es la multinacional petrolera estadounidense Chevron, que literalmente destruyó parte de la selva amazónica en territorio ecuatoriano. O en Brasil, donde la compañía estadounidense Bunge, que vende su azúcar a Coca-Cola, ha desalojado tribus indígenas para cosechar azúcar. Y la lista sigue siendo larga.

Por su parte, el Estado colombiano no parece tener prisa por actuar. Y debes saber ahora mismo que no hará nada o casi nada. ¿Por qué? Simplemente porque, durante más de cincuenta años, todos los gobiernos sucesivos han desplegado la alfombra roja para los inversores y las multinacionales. Para este último, Colombia representa un verdadero paraíso en la tierra. Níquel, oro, platino, esmeraldas, diamantes, un verdadero bote. Las multinacionales están luchando para obtener su parte del pastel.

Desde el angloamericano británico hasta el estadounidense Monsanto a través de la española Telefónica, multinacionales de todo el mundo se han reunido durante décadas para continuar el saqueo de Colombia. Según el sitio web de la revista Semana, hay más de 700 multinacionales en el país. No es de extrañar entonces que las cancillerías occidentales adobe a Bogotá, como México o Perú.

Estos tres países han seguido las órdenes de las instituciones financieras internacionales hasta la carta al liberalizar sus economías, vender “joyas familiares” y dar la bienvenida a los inversores occidentales con los brazos abiertos.

península de la guajira

En estos países, el tiempo parece congelado. La era de la minería por parte de los conquistadores españoles ahora ha dado paso a los nuevos maestros de la economía global, las transnacionales. Las naciones sudamericanas parecen estar condenadas al eterno saqueo de sus riquezas.

En Perú, el estado ha expulsado a miles de campesinos de sus tierras para satisfacer el apetito de la multinacional Newmont, que extrae oro y cobre en la región de Cajamarca. Al igual que en el caso de la comunidad wayuu, la explotación de los recursos mineros llevó a un bombeo monstruoso de agua, lo que causó que el suelo se secara y el asesinato de las comunidades campesinas que se vieron obligadas a unirse a las comunidades, ciudades. Y algunos campesinos que se habían atrevido a desafiar la hegemonía de las multinacionales simplemente fueron asesinados.

Hace solo dos semanas, un agricultor murió y dos personas resultaron heridas por la policía en una manifestación en protesta por el nuevo proyecto minero del sur en la provincia de Islay, en la costa al oeste del país.

También en México, las multinacionales dictan sus leyes. En diciembre de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto anunció la privatización del sector petrolero. Un área que había sido nacionalizada en 1938. El responsable de la muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa es sin duda el símbolo más significativo de la subyugación de parte del continente latinoamericano a compañías extranjeras.

península de la guajira

Desde la década de 1980, el estado mexicano ha continuado vendiendo su riqueza y su territorio a inversionistas extranjeros. Y el país firmó su sentencia de muerte en 1994 cuando se unió al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Podrías estar interesado en Costumbres Colombianas.

¿Cuál es la consecuencia de estas excesivas privatizaciones? ¿Cuáles son los resultados sobre la tasa de pobreza y las desigualdades en Colombia? Si bien la mayoría de los países de la región han reducido significativamente su tasa de pobreza, Colombia está luchando por mejorar las vidas de los más pobres.

De 2002 a 2008, mientras que Argentina, por ejemplo, redujo su tasa de pobreza de 45.4 por ciento a 11.3 por ciento, una disminución de 34.1 por ciento, la tasa de pobreza en Colombia. ‘una caída del 8,5% del 54,2% al 45,7%. (4) El coeficiente de Gini, que mide las desigualdades, es el más alto de América Latina. Fue de 53,5 en 2012.

península de la guajira

El extractivismo en cuestión

Mientras las naciones aún se someten un poco más a Washington, Madrid o Londres, otros países han decidido tomar su destino en sus propias manos. Este es el caso de Venezuela o Bolivia para tomar solo estos dos ejemplos. Asesinados por años de neoliberalismo que había producido miseria, desigualdad, desempleo, desnutrición, los nuevos líderes de estas naciones sudamericanas decidieron a su llegada al poder que los recursos naturales de su país debían pertenecer a su gente y no a los capitalistas occidentales.

Es con este espíritu que el presidente Hugo Chávez nacionalizó los recursos petroleros de su país. Por su parte, el presidente boliviano, Evo Morales, aprobó una ley sobre hidrocarburos que le permite al estado adquirir el 82% de las ganancias relacionadas con la explotación de petróleo y gas, dejando el 18% a las multinacionales. Antes de la promulgación de esta ley, los números se invirtieron.

Esta política voluntarista e intervencionista ha reducido enormemente la pobreza y la desigualdad. Entre 2006 y 2014, la pobreza cayó de 38 a 18 por ciento en Bolivia y el país se convirtió, como Venezuela, en un territorio libre de analfabetismo.

Pero más allá de la simple comparación entre países neoliberales y países progresistas, surge una pregunta urgente. ¿Qué tipo de desarrollo elegirá América para su futuro? Porque, aunque según los países, los beneficios relacionados con la extracción minera y petrolera no benefician a las mismas clases sociales, como acabamos de ver, el punto en común entre todos estos países es la persistencia de los gobiernos para insistir en el modelo extractivista.

Un modelo destructivo no solo para el medio ambiente sino también para las comunidades indígenas que son las primeras en verse afectadas por estas actividades económicas. El lanzamiento de este modelo es, por lo tanto, una emergencia para todos los países latinoamericanos. Podrías estar interesado en la diversidad cultural en Colombia.

 península de la guajira

Dejar Comentario