Plan de iguala: Qué es, artículos, características y mucho más

El plan de iguala fue un documento promulgado por Agustín de Iturbide, también llamado Acta de independencia de la America Septentorial, fue anunciado el 24 de febrero del año 1821 en la ciudad de Iguala de Independencia, Guerrero, México. Es un documento de vital importancia para la historia mexicana.plan de iguala 1

¿Qué es el plan de iguala?

Fue una tarea política planeada y declarada por Agustín de Iturbide el 24 de febrero de 1821. Una parte de la Guerra de Independencia de México que duró más de 10 desafortunados años en los que la sangre y la pulverización se habían extendido a lo largo del virreinato. (ver: cultura mixteca)

Iturbide, un general pragmático, ofreció este acuerdo a Vicente Guerrero, comandante del ejército extremista más imperativo de ese entonces, para poner fin a la guerra. La afirmación se resolvió con el presunto Abrazo de Acatempan debido a que sus fuerzas armadas se unieron y dieron forma al Ejército Trigarante.

Te Recomiendo Ver...

Sus cuatro estándares básicos fueron:

  • Construir la autonomía de México.
  • Mantener el gobierno encabezado por Fernando VII o uno de los individuos de la Corona española.
  • Construir la religión católica como uno de los tipos.
  • Construir la asociación de todas las clases sociales.

Después, estos tres estándares (Religión, Independencia y Unión) se convertirían en las Tres Garantías desarrolladas por la fuerza armada que administraría la administración, que, por una razón similar, se conocía como el Ejército Trigarante.

El Plan de Iguala contiene una expansión de diecisiete artículos conocidos como los Tratados de Córdoba en los que se estipuló que la administración que abrazaría a México como un país autónomo sería un gobierno moderado, cuya corona se otorgaría a Fernando VII, individuo de la Cámara de Representantes.

Te Recomiendo Ver...

De Borbones, o en su no aparición, a algún otro infante de España para volver a la corona, en el ahora libre México, el poder que la Constitución española de 1812 le había quitado en España.

El acuerdo además sofocó las calificaciones étnicas entre los ocupantes de la entonces Nueva España; Pronunció la uniformidad considerando todas las cosas y, de esta manera, comenzando ahora y en el futuro previsible, todos tendrían derechos similares.

Para supervisar a la nueva nación en lo que vino un gobernante para involucrar a la corona, el acuerdo propuso hacer una “Junta Administrativa” y, más tarde, una Regencia que sería responsable de administrar en lo que se eligió al nuevo jefe. Igualmente llevaría las Cortes a ampliar una Constitución.

El acuerdo es una respuesta a los desarrollos liberales que estaban ocurriendo en España, en lo que podría conocerse como el Trienio Liberal. Después de una proclamación militar hecha en Sevilla por Rafael de Riego, esto descubre cómo poder firmar al rey Fernando VII de España una constitución parlamentaria liberal, la Constitución española de 1812.

Este trienio liberal continúa en algún lugar en el rango de 1820 y 1823, cuando Fernando VII se da cuenta de que la Santa Alianza (Prusia, Austria y Rusia) envió una fuerza armada formada por 95.000 soldados en ayuda del señor (fuerza armada llamada Cien Mil Hijos de San Luis), restableciendo el Antiguo Régimen y El absolutismo tras la batalla de Trocadero.

Esto causó un desplazamiento de “disidentes”, principalmente a Londres, y sobrevivió gravemente con una cuota que les permitió al gobierno inglés. Por fin, advirtió a los radicales que se unieran al mencionado Ejército Trigarante, cuyo pionero sería Agustín de Iturbide. (ver: Guerra de los pasteles)

Antecedentes

El acuerdo de Agustín de Iturbide como líder general de las multitudes realistas del sur de la nueva España se debió al entusiasmo de hacer lo estipulado en el acuerdo de la proclamada, se prescribió al Virrey de Apodaca a Iturbide para conciliar el sur de Nueva España.

El acuerdo de los proclamados buscaba la autonomía de la nueva España bajo un gobierno monárquico absolutista impulsado por un individuo de la casa suprema en España, en este truco estaban los altos individuos de la alta nobleza y el ministerio que juran por el emisario Juan Ruiz de Apodaca.

La constitución de Cádiz y también el gobernante español piden a Agustín de Iturbide que busque una metodología con el guerrillero pionero Vicente Guerrero para hacer el decreto de libertad. A partir de la disposición de la declaratoria de hacer México al dominio monárquico, se concibió un pensamiento que se ejemplificó en la disposición de Iguala.

Aprenda sobre el plan de Iguala en este vídeo:

Consecuencias

Si bien la proclamación del Plan Iguala condujo a la independencia de México de España, fue motivada por el deseo de las clases superiores del ejército, el clero y la sociedad de mantener el antiguo régimen absolutista virreinal que les dio control económico y político en todas las decisiones.

De la vida de la Nueva España, querían continuar con este sistema al buscar la independencia y establecer una monarquía que, aunque el primer imperio mexicano tuvo su vida después del colapso de este comienzo, la construcción de una república que fue durante los primeros años de México independiente Atacado por grupos dispuestos a mantener los privilegios que los llevaron a conspirar la búsqueda de libertad de México.

Puntos importantes

El plan de Iguala anunció la autonomía de México bajo tres premisas, Religión, Independencia y Unión, estas tres certificaciones serían salvaguardadas por la fuerza armada Trigarante y transmitidas como estandarte por esta fuerza armada con la confección del tricolor labaro, que en su escudo.

Era evidente una corona que simbolizaba el dominio mexicano y en ella se compusieron las tres garantías, tanto la fuerza armada Trigarante como la pancarta están destinadas a la declaración del acuerdo de equivalencia en febrero de 1821.

En el punto de vista político, el Plan de Iguala adoptó como un estado la Monarquía Constitucional y ofreció ser controlado por el rey español Fernando VII o caer de plano por otro gobernante europeo. Mientras el nuevo señor llegó, se hizo una Junta de Gobierno para administrar el país y se acercó a algunos tribunales constituyentes para redactar la nueva constitución. Dio al primer virreinato de Nueva España su primer nombre como país autónomo: el Imperio Mexicano.

En el ángulo social y religioso, establecer la equidad bajo el ojo vigilante de la ley de todos los ciudadanos de México, garantizó la seguridad de los individuos y la propiedad y la iglesia común mantendría cada uno de sus beneficios y preeminencias.

Daría forma y sombrearía a la principal pancarta mexicana, invirtiéndola con los tonos blancos de la inmaculación de la religión católica, la libertad verde y la asociación de los europeos y los estadounidenses.

El acuerdo fue marcado el 24 de agosto de 1821 por Iturbide y el jefe político (no era un emisario) Juan O’Donojú, enviado por el gobierno liberal español en lo que se conocía como los Tratados de Córdoba. (ver: bandera de Mexico)

Aquí mas datos interesantes sobre el plan de Iguala:

Importancia

El significado que tiene el Plan de Iguala, marcado por Agustín de Iturbide y luego jurado por las potencias extremistas bajo la orden de Vicente Guerrero, para la historia política mexicana.

Particularmente para el contexto histórico de su liberación con respecto a España, no se identifica con el al enterarse de que este informe ya no es de los mexicanos normales, ni de ninguna manera el consenso de los maestros nacionales en la historia política o legal del país que se introdujo naturalmente en la vida libre según los arreglos de ese contenido emitido el 24 de febrero de 1821.

La sustancia del Plan Iguala ha sido un destino indistinguible de su creador en la historiografía mexicana que comenzó a distribuirse un par de años después de su ejecución en 1824 en Padilla, Tamaulipas, y mientras tanto, la solidificación republicana en el marco monárquico, hasta completar el círculo con la prohibición agregada de Iturbide desde el panteón de los santos nacionales en 1921, en el evento del siglo principal de su producción y el cumplimiento tranquilo de la autonomía de México.

En resumen, es posible afirmar que el Plan de Iguala santificó las normas adjuntas y propuso los compromisos que lo acompañan: la libertad total de México con respecto a España y de algún otro país, por lo tanto, su carácter soberano.

Los prejuicios religiosos para el catolicismo en ese momento en el poder y la asociación más cercana entre criollos, españoles, indios, mestizos, “africanos y asiáticos” que vivían en Nueva España. Estos tres estándares dieron forma a las “Tres Garantías”.

Asimismo, el Plan dio un nombre oficial al nuevo Estado que fue concebido: “Imperio Mexicano”; “santificó un gobierno monárquico restringido y sujeto a una constitución política apropiada para la nación, que caería, con la naturaleza de cabeza, en el individuo del rey Fernando VII o en algún individuo de su tradición u otra regla, para descubrirnos con una regla efectivamente hecha y para mantener los desgarradores ataques del deseo.

Mantuvo la legitimidad temporal de la Constitución española de 1812 (volvió a anunciar en 1820); establecer un gobierno temporal hasta el punto en que se eligió el nombre del soberano; exigió la fundación de los tribunales nacionales acusados ​​de redactar la Constitución; ancló la seguridad de individuos y bienes y, por fin, estableció el Ejército de las Tres Garantías.

Esto se registra en un archivo cuya historia y cambios se analizan debajo, prestando poca atención al tema de su iniciación, que para nosotros, es muy probable que se relacione con el propio Iturbide, sin que esto sea una obstrucción para reconocer que hizo lo más posible de su misión del esfuerzo coordinado y la guía de otros individuos, como también se verá debajo.

Plan de Iguala y  los tratados de Córdoba

Los Tratados de Córdoba es un registro en el que se concede la libertad de México, marcada en la ciudad de Córdoba, Veracruz, el 24 de agosto de 1821, por Agustín de Iturbide y por Juan O’Donojú quien fue político del territorio de Nueva España.

El contenido está compuesto por diecisiete artículos que hablan de una expansión al Plan de Iguala. El reconocimiento de la autonomía mexicana ocurrió el 28 de diciembre de 1836 a través de la celebración del Tratado de armonía y compañerismo entre México y España. Obligado por la primera guerra carlista soportada por la nación ibérica y buscó la ayuda de las naciones latinoamericanas.

En este arreglo, México es percibido como un reino libre de la monarquía española. El imperio mexicano fue percibido como un monárquico protegido y moderado. En cualquier caso, el país mexicano autónomo se ofreció al grupo de Borbón, en cualquier caso a Fernando VII de Borbón, y al no presentarse en México en el plazo que su congreso demostró para hacer voto.

Se presentaría para su situación sus hermanos, los infantes Carlos María Isidro de Borbón, Francisco de Paula de Borbón, o su primo el Archiduque Carlos de Austria-Teschen,  u otra persona de La casa de decisiones que decidirá el congreso; En la remota posibilidad de que ninguno de estos reconociera la corona del Imperio Mexicano, las magníficas cortes asignarían al nuevo gobernante mexicano, sin determinar si debería tener un lugar con una casa europea prevaleciente o si se podría nombrar a algún mexicano.

Aprenda sobre los tratados de Córdoba en este vídeo:

Esta última oración no había sido considerada en el Plan de Iguala, fue agregada por Iturbide para dejar abierta la posibilidad de ser elegido residente mexicano. Por otra parte, Juan O’Donojú, en su capacidad de jefe político superior, no cumplió con todos los requisitos para firmar el informe, sino que aceptó firmarlo.

Te Recomiendo Ver...

¿Quién lo firmó?

O’Donojú no tenía fuerzas en esta capacidad para negar ninguna parte del área española, pero una vez que se marcaron los asentamientos, O’Donojú envió un duplicado a Francisco Novella, que estaba en la Ciudad de México.

Novella, que ocupó el cargo de jefe de gobierno y el Capitán General de Nueva España, reunió a una junta militar a la que asistieron personas de la misión común, la cámara de la ciudad, el pastorado y los pioneros militares más elevados.

Dedujeron que el gobierno español debería confirmar el registro y solicitaron la proximidad de O’Donojú, quien aunque percibió sus títulos militares, pero no la posición política de Novella obtenida con el rechazo de Juan Ruiz de Apodaca.

Se planteó una reunión en Tacubaya, que se colgó el 13 de septiembre con la cercanía de Iturbide. Novella, los individuos del Ayuntamiento y la delegación común percibieron a O’Donojú como el nuevo político predominante después de unas pocas horas de intercambio a puerta cerrada.

El 27 de septiembre de 1821, el Ejército Trigarante (o las Tres Garantías) ingresó a la Ciudad de México y el 28 de septiembre los mexicanos explicaron la Ley de Independencia de México que declaraba su libertad. En ese momento, Juan de O’Donojú pateó el balde abruptamente el 8 de octubre de 1821 en México.

Las Cortes españolas desestimaron el Tratado de Córdoba y la autonomía mexicana, distribuyendo esta garantía en la Gaceta de Madrid los días 13 y 14 de febrero de 1822.5 El Congreso Constituyente de México anunció a Agustín de Iturbide, Emperador de México, el 18 de mayo de 1822.

Once meses después del hecho, Iturbide abandonó después de la Revolución del Plan Casa Mata, y el Congreso mexicano pensó que el Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba no serían válidos, que se unieron a la nación y permitieron la libertad mexicana.

Independencia de México

Ya que hacemos referencia uno de los sucesos importantes de la independencia de México, es de provecho hacer una pequeña reseña de esta serie de sucesos históricos. La independencia de México fue el resultado de un proceso político y social que se resolvió con armas, lo que puso una conclusión a la norma española en los dominios de la Nueva España.

La guerra por la autonomía mexicana tuvo su precursor en la intrusión de Francia a España en 1808 y se extendió desde el Grito de Dolores, el 16 de septiembre de 1810, hasta el paso del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.

El desarrollo de la libertad mexicana tiene como estructura la Ilustración y los trastornos liberales de la última pieza del siglo XVIII. Alrededor de entonces, la clase mundial iluminada comenzó a reflexionar sobre las relaciones de España con sus asentamientos.

Los ajustes en la estructura social y política se obtuvieron de los cambios de Borbón, a los que se incluyó una profunda emergencia financiera en Nueva España, que también generó inquietud entre algunos sectores de la población.

El control francés de la ciudad en 1808 lanzó una emergencia política en Nueva España que terminó en el desarrollo equipado. En ese año, el rey Carlos IV y Fernando VII renunciaron progresivamente a Napoleón Bonaparte, quien dejó la corona de España a su hermano José Bonaparte.

En consecuencia, la ciudad de México, con la ayuda del virrey José de Iturrigaray, afirmó su dominio sin el auténtico señor; la respuesta provocó un derrocamiento contra el emisario y provocó la detención de los pioneros del desarrollo.

A pesar de la aniquilación de los criollos en la Ciudad de México en 1808, en diferentes áreas urbanas de la Nueva España se reunieron pequeñas reuniones de intrigantes para organizar un espectáculo para buscar los medios de la ciudad de México.

Tal fue la situación de la trama de Valladolid, encontrada en 1809 y cuyos miembros fueron encarcelados. En 1810, los intrigantes de Querétaro iban a soportar un destino similar, pero se libraron el 16 de septiembre en la organización de los indígenas y trabajadores de la ciudad de Dolores (Guanajuato), reunidos por el ministro Miguel Hidalgo y Costilla. (ver: revolución Mexicana)

A partir de 1810, el desarrollo de la autonomía experimentó algunas fases, ya que los pioneros progresistas fueron encarcelados o ejecutados por poderes fieles a España. En primer lugar, se garantizó el dominio de Fernando VII sobre España y sus provincias, aunque los pioneros luego aceptaron posiciones más extremas, incluidas las solicitudes de solicitud social, por ejemplo, la cancelación de la esclavitud.

José María Morelos y Pavón se acercó a las áreas de autonomía para dar forma al Congreso de Anáhuac, que dio al desarrollo radical su propia estructura legal. Después de la paliza de Morelos, el desarrollo se redujo a una guerra de guerrillas. Para 1820, solo quedaban un par de núcleos desafiantes, particularmente en la Sierra Madre del Sur y Veracruz.

La recuperación de la Constitución de Cádiz en 1820 dinamizó la diferencia de posición de las élites de la Nueva España, que habían mantenido las directrices españolas hasta ese momento. Al ver sus intereses influenciados, los criollos monárquicos optaron por ayudar a la autonomía de la Nueva España, para lo cual buscaron alinearse con la obstrucción extremista.

Agustín de Iturbide condujo el brazo militar de los traidores y, a mediados de 1821, pudo encontrarse con Vicente Guerrero. Ambos declararon el Plan de Iguala, que requería la asociación de cada grupo guerrillero y contaba con la ayuda de la nobleza y la iglesia de Nueva España. Finalmente, la libertad de México culminó el 27 de septiembre de 1821.

Después de esto, Nueva España se convirtió en el Imperio Mexicano, un gobierno católico fugaz que ofreció una ruta a una república burocrática en 1823, entre los enfrentamientos interiores y la partición de América Central.

Después de algunos esfuerzos de reconquista, incluida la campaña de Isidro Barradas en 1829, España percibió la libertad de México en 1836, después del fallecimiento del gobernante Fernando VII.

México independiente

México autónomo es el nombre con el que se conoce la fase del contexto histórico de México (Consumo de la Independencia de México) de 1821 a 1876, en la que hubo algunos problemas debido a la economía y los tipos de gobierno.

En noviembre de 1756, la administración de la república emitió una declaración en la que se solicitó la toma de decisiones para los agentes del Congreso, que comenzaron sus sesiones el 24 de febrero de 1821.

Se acordó establecer la religión católica oficial y aislar a la legislatura en tres fuerzas; sin embargo, los representantes se dividieron en republicanos y monárquicos, tradicionalistas y disidentes, entre los últimos había dos grupos: iturbidistas, partidarios de Agustín de Iturbide y borbonistas ansiosos por ser administrados por un gobernante español.

El 18 de mayo de 1822, el sargento condujo una desobediencia cuya razón de ser era llevar a Iturbide a la magnífica corona. El Congreso, restringido, optó por reconocer la propuesta y delegó a Iturbide como Agustín I el 21 de julio.

No obstante, el cuerpo legislativo tuvo problemas importantes con el gobernante, quien solicitó que se rompiera el 31 de octubre. Iturbide era actualmente el gobernante supremo, que junto con la terrible circunstancia financiera de la nación le valió auténticos enemigos, similares a los viejos agitadores.

El 1 de febrero de 1823, Antonio López de Santa Anna impulsó el Plan Casa Mata, que pasó por alto Iturbide. Las magníficas tropas del general José Antonio de Echávarri, a pesar de que eran mejores que los agitadores, optaron por coincidir con ellos. Iturbide renunció el 19 de marzo de 1823 y quedó excluido, a pesar del hecho de que un año más tarde se recuperó y el Congreso lo condenó a muerte al despedir a la brigada.

Otra legislatura encabezada por Pedro Celestino Negrete, Guadalupe Victoria y Nicolás Bravo fue responsable de impulsar la conferencia al Congreso Constituyente, cuyo trabajo comenzó el 7 de noviembre con 99 representantes.

El federalismo y el centralismo fueron las posiciones políticas primarias, salvaguardadas por Miguel Ramos Arizpe y Lucas Alamán, por separado. La Constitución del 4 de octubre de 1824 bendijo el federalismo, la división de fuerzas, la religión católica, los beneficios administrativos y militares y las certificaciones individuales.

La principal decisión presidencial fue debatida entre Victoria y Bravo, quienes fueron elegidos presidente y vicepresidente para México, individualmente. La persona privilegiada escocesa, reforzada por Bravo, y la liberal Yorkina, impulsada por el embajador estadounidense Joel Poinsett y Ramos Arizpe.

En 1827 el esquema del ministro Joaquín Arenas, reforzado por Echávarri y Negrete, con el motivo de reconquistar México para los españoles. Esta realidad incitó a un sólido enemigo de los españoles que concluyó la remoción de la Península en diciembre de 1827.

Los españoles tomaron su dinero y causaron una emergencia monetaria sin paralelo. Nicolás Bravo, líder del hotel escocés, emprendió la guerra en desacuerdo con la medida, pero Guerrero, de la propensión de Yorkina, lo aplastó y el vicepresidente fue exiliado.

Por las decisiones de 1829 lucharon contra tres aspirantes: Warrior, de Yorkinos, el anterior Realista Manuel Gómez Pedraza, seleccionado por el hotel escocés, y Anastasio Bustamante. Gómez Pedraza ganó la decisión, pero los yorkinos se pronunciaron militarmente y despojaron el escaparate de Parián.

El presidente debidamente electo se rindió y Guerrero fue percibido como presidente. En el momento de la recolección, su inutilidad para la legislatura le valió auténticas malas voluntades, a pesar del hecho de que es el comando de la invasión de Barradas, comprometido a reconquistar México, fue rechazado.

VP Bustamante se cargó para ver la deriva de Veracruz con el objetivo final de mantener otro esfuerzo español para retomar México, sin embargo, con su fuerza armada he gobernado contra Guerrero y se rindió en diciembre de 1829.

Guerrero caminó hacia las montañas del sur, mientras que Bustamante asumió la responsabilidad de la intensidad. Agotado por el marinero italiano Francisco Picaluga, Guerrero fue ejecutado en Cuilapan el 14 de febrero de 1831. El episodio provocó el levantamiento de Santa Anna contra Bustamante, quien se rindió para suplantar al presidente en 1828: Gómez Pedraza. Esto terminó el cuatrienio y en 1833 trasladó la administración a Santa Anna.

En cualquier caso, Santa Anna no se presentó hasta el 16 de mayo y el vicepresidente Valentín Gómez Farías asumió el control del Ejecutivo. En este período me he rodeado de inconformistas, por ejemplo, José María Luis Mora, y he logrado progresar en las medidas, por ejemplo, la oportunidad de amor, el ocultamiento del diezmo, la desamortización de los bienes administrativos y el ocultamiento de los beneficios militares.

Sin lugar a dudas, Santa Anna es la figura delegada de los tres años de vida autónoma, ya que he involucrado once veces a la administración. Todos los trastornos de la época se identificaron con él, como lo indicó Lucas Alamán.

Aprenda mas datos interesantes sobre el plan de iguala:

Dejar Comentario