Real Audiencia de Quito: Características, Funciones y más

Descubre todo sobre la Real Audiencia de Quito, fue la más alta corte del reinado español en tierra de la jurisdicción o presidencia de Quito, dentro del Virreinato del Perú en la época de la Nueva Granada.

¿Qué es la Real Audiencia de Quito?

La Audiencia y Cancillería Real de Quito nació en los años de 1563 durando aproximadamente más de 2 siglos, y se consideró el tribunal más importante de la Corona española en las tierras que comprendía la Provincia de Quito, en el Virreinato de Perú, que luego de unos años conformó el Virreinato de Nueva Granada.

El Gobierno antiguo de Quito que lideraba Gonzalo Pizarro, se expandió hasta Cali y Popayán en su lado Norte; hasta el desierto de Piura en el lado Sur; y gracias a las exploraciones que realizó Gonzalo Pizarro en la cuenca del río Amazonas, su territorio se amplió hasta Yaguarzongo y Bracamoros. Por tal motivo los habitantes de Quito solicitaron al rey de España que se creara una Audiencia en la Gobernación de Quito el 4 de julio de 1560.

El 29 de agosto de 1563, fue dictada en la ciudad de Guadalajara por el Rey Felipe II, la real cedula donde se declara que el Gobierno de Quito de Gonzalo Pizarro asciende a una Audiencia Real donde se especifican sus limitaciones territoriales. Se inauguró el 18 de septiembre de 1564.

Historia y creación

En 1560, luego de unos pocos años que se fundó y se establecieron los límites del Cabildo de Quito, fue solicitado a la Corona española que se creara una Real Audiencia, para que de este modo se lograra una cierta autonomía frente al Virreinato de Lima, del cual formaba parte desde que fue fundada en 1541. (Ver artículo: El Virreinato en el Perú)

En respuesta a esta solicitud, el 29 de agosto de 1563, el Rey Felipe II, que se encontraba asentado en la ciudad de Guadalajara en España, decidió expedir la Cedula Real en la que se hacía efectivo la solicitud de crear la real audiencia de Quito y en la que expresa lo siguiente:

“En la Ciudad de San Francisco de Quito, en el Perú, resida nuestra Audiencia y Cancillería Real, con un Presidente, cuatro Oidores, que también sean Alcaldes del Crimen, un Fiscal, un Alguacil Mayor, un Teniente de Gran Cancillería, y los demás Ministros y Oficiales necesarios, y tenga distrito la ciudad de Quito y por la Costa hacia la parte de la ciudad de los Reyes, hasta el Puerto de Paita exclusive, y por tierra adentro hasta Piura, Cajamarca, Chachapoyas, Moyobamba y Motilones, exclusive, incluyendo hacia la parte susodicha los pueblos de Jaén, Valladolid, Loja, Zamora, Cuenca, La Zarza y Guayaquil, con todos los demás pueblos que estuvieren en sus comarcas y se poblaren; y hacia la parte de los pueblos de la Canela y Quijos ha de tener los dichos pueblos con los demás que se descubrieren, y por la costa hacia Panamá hasta el Puerto de Buenaventura inclusive, y por adentro hacia Pasto, Popayán, Cali, Buga, Champnachica y Guarchicona, porque los demás lugares de la Gobernación de Popayán son de la Audiencia del Nuevo Reino de Granada, con lo cual y la Tierra Firme, parten términos con el Septentrión, y con la de los Reyes por el Mediodía, teniendo al Poniente la Mar del Sur y hacia adelante provincias aún no especificadas ni descubiertas” (Recopilación de Indias.- Ley X, Tit. XV, Lib. 11).

Especificó algunos detalles en la Cédula Real como, por ejemplo, que el territorio de la Real Audiencia de Quito abarcara hacia los pueblos de la Canela, Quixos y todo lo demás que estos descubrieran. Además, señalo que sus límites terminarían en las provincias aun no especificadas ni descubiertas, haciendo que los límites de la Real Audiencia de Quito todavía no fueran precisos.

De este modo, otra característica resaltada por el Rey es que su territorio no se ampliaría por las riberas del Amazonas, como se puede observar en muchos mapas y dibujos de la época, debido a que esta parte del territorio ya había sido descubierta y explorada por otros hombres de la colonia.

Entre los exploradores más destacados está Francisco Orellana, hombre que descubrió en el año de 1542, este grandísimo y bello río, dándole la Corona Española los cargos mucho antes que cualquier otro sobre estas tierras, nombrándolo Gobernador y Capitán General de toda la región Amazónica a la que le dio el nombre de Andalucía.

Desde el momento en que fue fundada la Real Audiencia de Quito, la Corona Española menosprecio a este territorio notablemente y el Rey de España usaba la Presidencia de Quito como el arrendamiento de una granja, sin importancia. El primero que arrendó este terreno fue D. Domingo Ezeya, quien al final no tuvo la capacidad de llegar a poseerla en realidad.

Posteriormente D. Juan de Sosaya pagó por estas tierras una cantidad nada despreciable de 20 mil pesos, siendo así el poseedor de la Presidencia de Quito por algunos años. Del mismo modo, D. Juan Goyeneche arrendó por la misma cantidad de 20 mil pesos este puesto, pero con la intención de entregárselo a D. Lorenzo Vicuña o a D. Santiago Larraín.

Luego se arrendó por 20 mil pesos también por D. José de Araujo y Río. Después, fue arrendada por Juan Pío Montúfar, primer Marqués de Selva Alegre, quien pago por ella una cantidad mayor a las anteriores que era de 32 mil pesos.

Una de las evidencias más claras de que la Real audiencia de Quito era de poco interés para la Corona española era que uno de sus presidentes al ser nombrado para desempeñar el cargo en el territorio americano, duró 5 años arribar a Quito y gobernar como se le había sido ordenado.

Dentro de la jurisdicción de la Real Audiencia de Quito se encontraban incluidas algunas Gobernaciones, de las que se puede destacar obviamente la Gobernación de Quito y que poseía subordinadamente la gobernación de esmeraldas, la Gobernación de Quijo, la Gobernación de Jaén, la Gobernación de Mainas, la Gobernación de Popayán y la Gobernación de Pasto. Años después, fueron creadas las Gobernaciones de Cuenca y Guayaquil, durante el siglo XVIII.

Los corregimientos más importantes de la Real Audiencia de Quito eran Otavalo, Ibarra, Quito, Tacunga, Riobamba, Chimbo, Cuenca, Loja y Guayaquil.

En los comienzos de la colonia en este territorio, la economía de la Real Audiencia estuvo basada especialmente de los frutos que obtenían los astilleros de Guayaquil, considerados los de mejor calidad en toda la costa americana del Pacifico.

Además, es relevante la cantidad de oro que se extraía de las minas de Zaruma y de los ríos de oriente. Otra actividad que les generaba ganancias era la producción de sayas y bayetas, realizadas por indígenas del centro de la serranía. También se relacionaron con la actividad agrícola, principalmente en la zona costera que cultivaba cacao de una excelente calidad para que fuera exportada, siendo de gran ayuda para el desarrollo económico de la Real Audiencia de Quito.

Las audiencias se denominaban zonas geográficas respectivamente delimitadas, que cumplían la función de encargarse de lo político-administrativo de sus respectivas regiones. Eran sistemas muy similares a las provincias que se encuentran en la actualidad.

Eran el lugar del cuerpo gubernamental que se dividía en dos, una parte judicial u otra política. La parte judicial era encargada a los oidores, con la obligación de personas estudiadas, es decir, personas con carrera judicial y título. La parte política era encomendada al Presidente de la Audiencia, quien era el representante a la autoridad central del Virrey y al Rey Español. Este presidente se puede entender hoy en día como el gobernador de la provincia.

Las audiencias se consideraban tribunales de una instancia más profunda, tanto por lo civil como lo penal. Cabe destacar que el tribunal aún más profundo que se considera de tercera instancia se conocía como el Real Consejo de Indias.

Desde el momento en el que fue fundada la Real Audiencia de Quito, estuvo bajo la jurisdicción del Virreinato del Perú, que se creó el 1 de marzo de 1543, es decir, que legalmente formaba parte de este virreinato, teniendo limitaciones establecidas quien estaba absorbido como propiedad de esta, y no de una jurisdicción continental son sus propias limitaciones geográficas.

En el año de 1717, la Corona Española consigno la Cédula Real del 27 de Mayo, haciendo que se le privara su personalidad y se anexara al Virreinato de Santa Fe, perteneciendo a este hasta el año de 1720, en el que regreso a ser parte del Virreinato de Lima, para que al final terminara formando parte de Nueva Granada en 1739.

El Barón de Carondelet, quien presidio la Real Audiencia durante el periodo de 1799 y 1806, realizó la solicitud a la Metrópoli para que este fuera convertido en Capitanía General, independizándose así de la jurisdicción de Lima y Santa Fe. Al terminar la Revolución del 10 de Agosto de 1809 y lo que vino consigo que fue el homicidio de los Patriotas de Quito, en 1810, quien presidia la Audiencia, Toribio Montes, volvió a insistir en esta solicitud en 1814 y de igual forma insistió Juan Ramírez de Orozco en 1816. (Ver artículo: Palacio de Carondelet)

real audiencia de quito

Según los convenios, se llegó al acuerdo de que Guayaquil fuera la capital de la Capitanía General antes que Quito, causado no por la desigualdad cultura, de cordialidad y entendimiento entre los pueblos y provincias de Quito, sino por la razón de que, al crearse la Capitanía General, esta fuera delimitada por el desierto de Piura, haciendo conforme a lo establecido con la Real Cedula de donde se pario para formar la Real audiencia de Quito.

Según un reconocido jurisconsulto de España, llamado Don Bienvenido Oliver, quien emitió un dictamen que correspondía a las delimitaciones territoriales que comprendía la República del Ecuador con la República del Perú, expresa sus estudios partiendo en lo que se señaló en la Real Cédula de 1563.

Su investigación arrojo que el Rey Felipe II confirmó el territorio de la Audiencia de Quito tomando en cuenta 4 importantes líneas, de las cuales 3 estaban marcadas de forma geográfica, que correspondían al Occidente, Norte y Mediodía. La línea que se especifico fue la Oriental debido a que no se habían explorado las regiones que la conformaba.

Características de la Real Audiencia de Quito

La real Audiencia se consideró el tribunal judicial más importante de las Indias, por contener la jurisdicción civil y criminal más elevada de todas, además de contar con la mayor competencia extendida hasta en el ámbito eclesiástico. Esta última característica se debió a una de las facultades que le fue otorgada a la corona por el Real Patronato.

El objetivo más importante que tenían las Audiencias Indianas era mantener la supremacía de la justicia del Rey encima del poder de los gobernadores.

La entidad más alta, por encima del a Audiencia, era el Consejo de Indias, al que solo se podía acudir en los acontecimientos que tuvieran un mayor valor. De la misma forma, este tribunal se encargaba de asesorar a la autoridad política del territorio al que se le asigno su jurisdicción y se convirtió en un organismo consultivo muy importante para los virreyes y gobernadores.

Las Audiencias de América se encontraban organizadas como autoridades colegiadas, bajo el Consejo de Indias.  Estaban compuestas por profesionales letrados, que comenzaron siendo solo 4 oidores y un fiscal que era designado por el Virrey o Gobernador de la zona.

Con el pasar de los años, la cantidad de funcionarios que acogía la Audiencia fue aumentando en los territorios más amplios. Todos los años, los oidores se rotaban para viajar por todo el territorio que correspondiera su jurisdicción e inspeccionar el área.

La Audiencia Indiana que fue creada de primero fue la que se estableció en Santo Domingo en 1511. Luego empezaron a establecerse las demás audiencias, haciendo que en el periodo entre 1527 y 1563, se crearan las Audiencias de México, Panamá, Guatemala, Lima, Guadalajara, Santa Fe, Charcas, Quito y Chile. Esto marcó el desarrollo de la colonia y su poder en el territorio americano. Su poder creció al convertirlas en depositarias del sello real, como ocurría en las cancillerías peninsulares.

Función

Las audiencias que se encontraban en el territorio americano tenían la función de ser quienes gobernaran dicho territorio, administrando la justicia entre toda la población que se esparcía por sus dominios, velando para que se cumplieran las instrucciones y ordenes que impartía el Rey de España. Además, poseían ciertas características que los diferenciaban del resto de la población.

Gozaban de jurisdicción civil y criminal y en algunas excepciones competían por cargos gubernamentales y administrativos. La ley dictaba que se podía reemplazar a los virreyes y gobernados en sus funciones en caso de que estos murieran, enfermaran o renunciaran.

Límites

La cédula Real que otorgó el Rey para la creación de la real audiencia de Quito en 1563, especifica que en su lado Norte se encontraba el territorio de Nueva Granada, que hoy en día se conoce como Colombia y Venezuela; al Sur se hallaba el Virreinato e Nueva Castilla, actual Perú y Bolivia, y parte del territorio portugués, actual Brasil; al Este estaba el Océano Pacifico; y al Oeste se podía observar el Océano Atlántico.

Causas

Quito se encontraba dependiente tanto política como administrativamente por el Virreinato de Perú, haciendo que se recorriera una larga distancia para llegar de una ciudad principal a otra. De este modo, se solicitud al Rey de España la creación de la Real Audiencia de Quito, que fue aprobada en 1563, naciendo así dicha audiencia en lo que actualmente se conoce como Ecuador, parte del Sur de Colombia y parte Norte del territorio de Perú y Brasil.

Consecuencias

Esto hizo que Quito se convirtiera en una unidad administrativa que pertenecía a la Corona Española pero que poseía su propia autoridad política, militar y religiosa.

Dentro de la Jurisdicción de la real Audiencia de Quito se encontraban las gobernaciones de Esmeraldas, Quijos, Jean, Mainas, Popayan y Pasto. (Ver artículo: Provincia de Esmeraldas)

Tiempo después, se creó las gobernaciones de Cuenca y Guayaquil.

Durante el período de 1778 y 1781, fue llevado un censo de la población en el territorio de la Audiencia de Quito en donde resultó que más de la mitad de sus habitantes se hallaban en la Sierra Norte y Centro, que correspondía desde Popoyan hasta Riobamba; un 27% habitaban en la Sierra Sur, abarcando las gobernaciones de Alausi, Cuenca y Loja; y en la Gobernación de Guayaquil se encontraba habitando tan solo el 8%.

Presidentes

La presidencia de la Real audiencia de Quito ha pasado por una gran cantidad de nombres desde su creación en 1564, hasta el día de su desaparición por la independencia de Quito en 1809.

  • Hernando de Santillán y Figueroa (Presidente interino)= 1564 – 1571
  • Lope Díez Aux de Armendáriz (Presidente interino)= 1571 – 1574
  • Pedro Garica de Valverde (Presidente interino)= 1575 – 1578
  • Diego de Narváez= 1578 – 1586
  • Barros de San Millán= 1587 – 1589
  • Julio Narváez de Mendoza (Presidente interino)= 1589 – 1592
  • Marañón= 1592 = 1593
  • Miguel de Ibarra=1600 – 1608
  • Juan Fernández de Recalde= 1609 – 1612
  • Antonio de Morga= 1615 – 1636
  • Alonso Pérez de Salazar= 1637 – 1642
  • Juan de Lizarazu, caballero de Santiago= 1642 – 1645
  • Martín de Arriola, caballero de Alcántara= 1647 – 1652
  • Pedro Vásquez de Velasco= 1655 – 1661
  • Antonio Fernández de Heredia, caballero de Santiago= 1662 – 1665
  • Diego del Corro Carrascal= 1670 – 1677

  • Lope Antonio de Munive, VI conde de Peña Florida= 1678 – 1689
  • Mateo de la Mata Ponce de León, caballero de Alcántara= 1691 – 1701
  • Francisco López Di Castillo= 1703 – 1706
  • Juan de Zozaya y Lecuberria, Caballero de la Orden de Santiago= 1707 – 1714
  • Santiago de Larraín y Vicuña, Caballero de la Orden de Santiago= 1715 – 1718/1722 – 1728
  • Dionisio de Alcedo y Herrera= 1728 – 1736
  • José de Araujo y Río= 1736 – 1743
  • Manuel Rubio de Arévalo – Presidente interino= 1743 – 1745
  • Fernando Félix Sánchez de Orellana, III marqués de Solanda= 1745 – 1753
  • Juan Pío de Montúfar y Frasso, I marqués de Selva Alegre= 1753 – 1761
  • Manuel Rubio de Arévalo (Presidente interino)= 1761 – 1765
  • Juan Antonio Zelaya y Vergara (Presidente interino)= 1765 – 1767
  • José Diguja= 1767 – 1778
  • José García de León y Pizarro= 1778 – 1784
  • Juan José de Villalengua y Marfil= 1784 – 1790
  • Antonio Mon y Velarde= 1790 – 1791
  • Luis Muñoz de Guzmán= 1791 – 1797
  • Francisco Luis Héctor de Carondelet, V barón de Carondelet= 1799 – 1806
  • Manuel Ruiz Urriés de Castilla y Pujadas, I conde de Ruiz de Castilla= 1806 – 1809

Economía

La economía fue desarrollada en este territorio basada en diversas actividades que realizaban los grupos trabajadores y clases inferiores.

La Agricultura y Ganadería

En este aspecto no tuvo mayor relevancia hasta que decayó la industria minera y la agricultura española, que era más evolucionada a la indígena, desarrollo sus conocimientos para la cultivación de productos e instrumentos que hicieran más efectivo su tratado y recolección como lo era el arado con buey, la pala y la azada.

Los españoles en su proceso de colonización fueron apropiándose de tierras que estaban habitadas por los indígenas, con todo y sus habitantes para que trabajan la tierra para ellos. Los productos que trajeron los europeos a este continente para cultivar fueron el trigo, arroz, caña de azúcar, natanjo y olivo. Los productos que cultivaron originarios de estas tierras fueron la papa, cacao, tabaco, quinua, maíz, algodón, entre otros alimentos.

En el área del ganado, se encargaron de criar animales que proporcionaran carne, cuero, lana y transporte. Entre los ganados más destacados se hayan el vacuno, lanar, mular, porcino, caballar y avícola. Entre las especies autóctonas de crianza se encontraban el cuy, la llama, la vicuña, entre otros animales.

La Minería

Durante sus primeros años se consideró el principal medio de producción en este territorio. Sus minas fueron grandemente explotadas en minerales valiosos como oro, plata y piedras preciosas que pertenecían a los indígenas al momento de ser conquistados.

De este modo se creó el sistema de mitas que se trataba de la explotación a los indígenas de esta región para que trabajaran las minas de los españoles con la intención de proporcionarles servicios para que estos atendieran sus necesidades y que se regulara su tiempo de trabajo según lo establecido en la Ley de las Indias. Esto nunca se respetó y fue la causa del fallecimiento de muchos indígenas.

Todas las riquezas que salieran de las minas eran propiedad de los españoles que se encontraran a cargo de esas minas, quienes se consideraban hombres de gran importancia. Las minas más importantes de la real audiencia de Quito eran las minas de Rungurahua, Nambija, Patate, Angamarca, Azoguez, Nabón y y las demás minas que se esparcieron por todo el territorio oriental.

La Industria

La industria fue desarrollada de diversas formas en toda la región. En la región costera se elaboraban raspaduras, azúcar, y aguardiente, además de las actividades pesqueras y la creación de astilleros. En la Sierra se especializaron en la industria textil, elaborando mantas y vestimentas de lana de oveja y vicuña, la industria de harina y la industria de pan.

El Comercio

En el aspecto comercial, España en el siglo XVI, se volvió la más alta potencia gracias a las colonias americanas que les proporcionaba recursos de todo tipo. La Real Audiencia de Quito solo comprendía comercio oficial de materia prima y productos como cacao, tabaco, quinina, lienzos, paños, jergas, pinturas etc. Estos productos solo mantenían relación comercial con España, pero esto no evitaba que piratas de Inglaterra, Francia y Holanda fueran al ataque de estos puestos y los saquearan.

Aspecto Social

La población de la Real Audiencia de Quito se encontraba dividida en clases sociales. De las más destacadas están las siguientes:

  • Grupos Elitistas: Estos eran la clase más alta y eran limpios de sangre, sin ninguna mezcla, siendo poseedores de pureza y riquezas.
  • Sectores Populares: estos grupos se encargaban de las actividades artesanales, oficiales, sacerdotales, de arreo, entre otras actividades relacionadas. Estos poseían características naturales de la cultura española.

  • Indígenas: Estos eran los aborígenes que ya se encontraban en este territorio y que con la colonización se convirtieron en mano de obra. Además, fue menospreciada su cultura e historia.
  • Negros: Este grupo era la clase social más baja, conformada por esclavos traídos de África, que con la llegada de los colonizadores llenaron las costas ecuatorianas con estos hombres. Eran excluidos de la educación por su raza.

Proceso independentista

El proceso independentista pasó por varias etapas que fueron de vital importancia para construir la actual República del Ecuador. Los acontecimientos más destacados para su independencia fueron los siguientes:

Primera etapa- 1809 a 1812

Durante estos años se produjo el primer movimiento que tenía la intención de independizar Quito del dominio español, a la que llamaron la “Revolución Quiteña”, sin embargo, no tuvo éxito. Al anochecer del 9 de agosto de 1809, se reunieron en la casa de Manuela Cañizares hombres patriotas para planear los ataques que se realizarían para alcanzar la independencia, entre ellos, Juan de Dios Morales, Manuel Rodríguez de Quiroga, Juan Pío Montufar, entre otros. (Ver artículo: Manuela Cañizares)

El 16 de agosto, se realizó un Cabildo Abierto en el convento de San Agustín que confirmó todo lo que se expresó hasta ese momento. La Corona Española quiso abolir las esperanzas libertarias.

En el último mes del año de 1809, se arrestaron a 74 líderes de los movimientos quiteños. El 2 de agosto de 1802, los próceres fueron ejecutados en lo ocurrido en el Cuartel de la Real Audiencia de Quito, la Plaza Mayor y las calles de Quito, en las que asesinaron a más de 300 quiteños. Esa matanza influyo en gran medida al continente, despertando sus reacciones.

Dentro de la Real Audiencia de Quito, Guayaquil se desarrollaba considerablemente debido a su exportación de cacao y a los puertos que este poseía que facilitaba el comercio. Por su parte Quito, perdía importancia poco a poco, haciendo que los sectores afectados no tuvieran la capacidad de gobernarse a sí mismo.

Segunda Etapa 1820 a 1822

Las Juntas de gobierno que se instauraron entre 1809 y 1810 fueron un fracaso. El 7 de agosto de 1819, El Libertador venezolano, Simón Bolívar, resultó vencedor en la batalla contra los realistas e hizo independiente el territorio de Nueva Granada.

El 23 de mayo de 1822, Sucre arribó a este territorio con su ejército independentista. Llego al día siguiente para pedir que se rindiera el Mariscal de Campo Melchor Aymerich. De este modo, Quito fue libertada y aseguró la independencia de las provincias que formaban parte de la real audiencia de Quito.

Tercera Etapa – Las guerras por la independencia, campaña definitiva (1820 a 1822)

Entre los hechos más relevantes que sucedieron el 9 de octubre de 1820 en Guayaquil se puede mencionar que:

  • Este territorio se encontraba liderado por un grupo de oficiales militares guayaquileños, como también de Perú y Venezuela.
  • Poseyeron el apoyo popular.
  • Se llevó a cabo un cabildo abierto.

  • Guayaquil se había organizado para preparar tropas.
  • Los campesinos formaron parte importante de este proceso.
  • La independencia de Cuenca pasó por este proceso de una forma muy parecida
  • Cuenca también fue apoyado popularmente.
  • A Cuenca se le incluyeron algunas ciudades.
  • Las fuerzas libertadoras del Perú y Colombia se habían interesado en poseer el control del puerto de Guayaquil.
  • En el año de 1821, Simón Bolívar envió a Antonio José de Sucre para liderar su ejército.
  • Guayaquil hizo público su declaración de independencia.

Dejar Comentario