Secoya: Qué es, significado, ubicación, idioma y más

Aprende todo sobre Secoya, son una tribu que vive en la región de la amazonia del Ecuador y del Perú, viven en las orillas de los ríos Eno, Napo, Aguarico y Cuyabeno.

secoya

¿Qué es Secoya?

Los secoyas son un etnia que habita en las riveras de la Amazonía ecuatoriana y peruana. Comprende una población aproximada de casi 400 habitantes. Tienen largas cabelleras, tanto hombres como mujeres y se conocían como “los encabellados”. (Ver articulo: etnias del Ecuador)

Te Recomiendo Ver...

La terminología del Siona del Río Aguarico es del tipo Omaha pero tiene una producción en el sentido de que ciertas cláusulas en la generación de Ego y el primer linaje ascendente tienen prefijos de clasificación por edad.

La terminología de Secoya es parecida, que igualmente poseen afijos de clasificación por edad en la primera generación ascendente.

Significado

Esta civilización debe su nombre a su ubicación. “Secoya” procede de “Sekoya”, que es el nombre que proviene de un pequeño  río afluente del río Santa María. Los términos que los Secoya usan para referirse a su propio gentilicio es “Sekoya Pã”  que es Gente del río Sekoya, “Wahoya Pã”  que tiene que ver a la gente del Río Santa María, y “Okana Pã” que es la gente del río abajo.

Te Recomiendo Ver...

Entre las palabras más reconocidas se pueden traducir alguna de estas:

  • Siecoya significa “río pintado de líneas de color arco iris”
  • Pai o Bai significa gente.
  • Aido Pai significa gente de este monte.
  • Auhei sinifica anormal.
  • Aio significa vieja o adulta.
  • Hua’jei significa viudo
  • Huau significa hermano(a) menor.
  • Hue’o significa cargar.
  • Turi significa rata o ratón.
  • Tuteye significa brisa.
  • Tsa significa pedazos.

Ubicación

Su ubicación se delimita en los países Perú y Ecuador. Más específicamente en los ríos de Aguarico, Eno, Napo y Cuyabeno en el territorio ecuatoriano, mientras que en el territorio peruano se establecieron en los ríos Yubineto, Yaricaya, Angusilla y Santa María.

Se puede decir que los Secoyas eran denominados nómadas por la manera de trasladarse de viviendas. Sus asentamientos podían ser muy cortos y no tenían problema en tener comunidades pequeñas o grupos grandes de habitantes.

En los primeros tiempos de su asentamiento, parece ser que la mayoría de los grupos se encontraban ubicados fuera de los principales ríos y tenían asentamientos a lo largo de ríos y arroyos secundarios. Usaban sus pequeños asentamientos como base para guardar sus alimentos durante su transporte.

Cultura

La cultura secoya se basa en sus extrañas costumbres, sus llamativas vestimentas con adornos y lo sedentarios que puede llegar a ser su población. (Ver articulo: Culturas del Ecuador)

Idioma

Secoya tiene una lengua muy relacionada a la de una tribu cercana llamada Tukano que se encuentran en los ríos Aguarico y Putumayo que se limitan en los territorios de Colombia y Ecuador.

Gracias a la migración y los matrimonios mixtos en la mayoría de las instalaciones, se encuentran hablantes de diversos dialectos e idiomas, incluidos pobladores de lenguas no tukanoanas como Kofán y Quichua de tierras bajas.

Costumbres

La base del vínculo de Secoya es el hermano patrilineal exogámico que proporciona a cada individuo un grupo de referencia de “hermanos” y “hermanas”. A diferencia de la práctica del este de Tukano, los hermanos Tukanoanos occidentales no tienen un rango de estatus, ni cada hermano tiene un mito de instauración separado.

La habilidad ideal es buscar un colega más allá de su hermano patrilineal, y también más allá del linaje contiguo de la madre, aunque las personas que llevan el apellido del hermano de su madre pueden ser razonadas casaderas si no están angostamente relacionadas con ella. Ambos matrimonios de primos cruzados y paralelos están prohibidos. La despoblación ha hecho que sea difícil seguir las reglas en todos los casos.

Los Secoyas tienen totalmente el dominio sobre sus hijos, deciden la pareja con la que se comprometeran en matrimonio. Se convierten en independientes el día en que termina la ceremonia de matrimonio, que entiende el momento en el que la novia toma asiento en la hamaca del novio. El novio tienen que ofrecer una serie de beneficios a la casa de su esposa para que esta pueda establecerse en su nueva vivienda.

Comúnmente son monógamos, es decir, se casan con una sola persona, pero en algunos casos es permitida la poligamia. Tienen el derecho de divorciarse cuando ya sientan el deseo de separarse o irse de la casa.

El territorio de los Secoyas se ha reducido en gran medida en comparación a antes de la llegada de los colonizadores. Ya tienen menos espacios para cazar y pescar, por ende su supervivencia cada vez es menor. Actualmente sus comunidades se encuentran en los ríos Aguarico y Cuyabeno en el territorio ecuatoriano; y en los ríos Santa María y Yubineto en las tierras del Perú. (Ver articulo: Inicios de la república del Perú)

Las acusaciones de brujería contribuyen a las frágiles relaciones entre los asentamientos. Los hechiceros sospechosos son asesinados en algún momento. Los asentamientos pueden fisión cuando las relaciones internas se deterioran. Los conflictos con los colonos no indios aumentan a medida que se invaden los territorios nativos tradicionales.

Civilización

Los niños son criados permisivamente. El castigo corporal es raro, pero un padre puede amenazar con cepillar al niño con ortigas. Los berrinches de los niños a veces son ignorados o ridiculizados. A los niños se les enseña a temer a los demonios del bosque conocidos como watí, y esto puede servir como una sanción contra el comportamiento indeseable.

Los niños de su comunidad se crían juntos los primeros 10 años. A partir de esa edad las hembras tienen el deber de ayudar a sus madres en las labores del hogar. El día de la primera menstruación de las niñas se lleva a cabo un gran ritual que se denomina “ceremonia de pubertad”.

Política

Es poco probable describir una forma de gobierno general en la cultura Cañari, debido a que todos los grupos tienen una forma distinta de dirigir sus pueblos. En lo que si son similares es que todos cuidan a su comunidad, crean rituales contra la hechicería de otros pueblos y tratan las enfermedades que padecen sus individuos.

Son comunidades muy pacíficas y evitan las confrontaciones. La brujería es utilizada para que la sociedad se comporte de una manera civilizada, debido a que es la penalización más grave. Es muy raro el uso de bebidas en sus celebraciones porque se dice que causa resentimiento y refriegas.

Tradiciones

Todos los pueblos de los Secoyas tienen un chamán, que en su mayoría es el más anciano de su comunidad. Este chamán cumple una función muy importante porque es quién dirige la ceremonia del Yahe que solo se lleva a cabo según las necesidades y deseos de la comunidad.

Esta ceremonia sirve para varios propósitos, incluyendo el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, la identificación y sanción de hechiceros enemigos, la invocación de animales de caza, peticiones sobre el clima, contacto con espíritus sobrenaturales y con los muertos, y la designación de personajes con nombres espirituales especiales.

La ceremonia es colectiva, con el chamán ejerciendo como líder y guía. La pócima alucinógena de ayahuasca (Banisteriopsis caapi) es el medio a través del cual se hace comunicación con el mundo espiritual.

Los Secoyas se arreglaban para ir a la casa del yage. Se peinan, pintan sus rostros con achiote recién recogido, enfatizando aquellos diseños con curí, achiote cocido y mezclado con otras hierbas aromáticas, y se hacen rayas largas con el mismo material. Todos estos diseños no tenían mayor significado.

Oscurecían sus labios de negro, con achiote cocido, adornaban exageradamente sus pies, pantorrillas, brazos y manos. Se vestían con túnicas nuevas y decoran sus hamacas muy coloridas, y usaron flores y plantas aromáticas en todo su cuerpo. Al final se ponen plumas, coronas y collares. (Ver articulo: Danzas del Ecuador)

Cerca de las cuatro de la tarde efectuarían estos preparativos y dejan sus casas vestidos con sus adornos,  si vivían cerca de la casa del yage. Pero si vivían lejos, saldrían vestidos regularmente y luego, a una corta distancia de la casa del yagé, se decoraban  a sí mismos. Ningún participante puede ingresar a la casa sin adornos. Una vez dentro, colgaban sus hamacas y permanecían en ellas desde el inicio de la ceremonia al atardecer hasta que finaliza al amanecer.

A la mañana siguiente, se sirve el desayuno, y luego los invitados vuelven a sus hogares, donde se ducharían para lavarse sus diseños del rostro y adornos.

Las familias que tenían un integrante enfermo lo traían a la casa del yage. Él alteraría en su hamaca en una esquina de la casa. Luego de un momento determinado, el chamán le otorgaría agua preparada, le abanicaría con hojas y por último le dice al padre: “Tu hijo se va a poner bien. Esa enfermedad no volverá “. Cuando el hijo mejoraba, el padre le agradecía al sanador y le agradecía con una hamaca.

Música

Los Secoyas, como en la mayoría de las culturas, usan la música para sus ceremonias y celebraciones. Entre sus instrumentos de viento se destacan las trompetas de cerámica, flautas verticales hechas de bambú, tienen una percusión de pequeños tambores y su único instrumento de cuerdas es el arco de una sola cuerda.

Las canciones que interpretaban los hombres son del género chamánico, mientras que las mujeres cantan sobre la vida doméstica y sus problemas. La pintura facial y corporal son modos importantes de expresión artística individual.

Vestimenta

Los pueblos Secoyas tienen una costumbre muy particular que consiste en decorar sus rostros con materiales de la naturaleza. Se pintan diseños muy llamativos y usan también hierbas aromáticas para mayor agrado.

Utilizan achiote cocido para decorar sus pies, pantorrillas, brazos y manos. Además de colocarse en todo su cuerpo flores y plantas de agradable aspecto. Su decoración incluye en algunos casos, plumas, coronas y collares, según sea sus gustos.

Te Recomiendo Ver...

Religión

La religión Secoya es animista. El orden natural se manifiesta sin recurrir a los conceptos de bien y mal. Los Secoya creen en una multitud de espíritus que habitan en fenómenos naturales como animales, árboles, ríos y estrellas.

El héroe cultural de los Secoyas es Baina, que es el principal protagonista de la historia de origen, y sus actos de evolución en tiempos míticos simbolizan la tierra conocida. Los Secoya creen en un universo escalonado, con un inframundo, la tierra y múltiples reinos celestiales.

Producción

Como con muchas tribus nativas, los hombres cazan y despejan los jardines, y tanto los hombres como las mujeres pescan, cultivan y cosechan huertos. Pero la recolección y el proceso de tubérculos de mandioca es una faena de mujeres.

Las mujeres también hacen gran parte de la cocina y la educación de los hijos. Los hombres fabrican casas, canoas y hamacas, realizan trabajos  tallas de maderas  y plumas, mientras que las mujeres confeccionan ropa, bolsas con red, cacerolas y otras alfarerías. Algunos hombres alcanzan ser chamanes y jefes, mientras que las mujeres consiguen convertirse en botánicas y comadronas.

No se espera que los jóvenes realicen algún trabajo formal hasta la adolescencia tardía. Las pequeñas apoyan a sus mamás en las labores domésticas. Los hombres y mujeres mayores afanan hasta que su fuerza lo permita, frecuentemente ayudando como integrantes de hogares en progreso.

Actividades para su subsistencia

El capital de subsistencia de Secoya se fundamenta en la agricultura migratoria, la caza, la pesca y el coleccionismo. Los huertos  totalmente se limpian, se queman y se cultivan durante la época seca, de noviembre a enero. Las parcelas son policromadas y frecuentemente contienen más de cincuenta diversidades de plantas alimenticias, medicinales y utilitarias.

Lo más consumido en su cultura se debía a su cosecha, donde se destacaban los plátanos, las mandiocas, el maíz y el melocotón. Se caracterizaban por su caza de animales muy importantes en su alimentación. Entre los animales más comunes en su dieta se encontraban los mamíferos como monos aulladores, pecaríes, pacas, tapires, etc; y reptiles como tortugas y caimanes.

La pesca varía en categoría según la lugar y la época. Se consumen muchas clases de bagres, characins y cíclidos. Los alimentos vegetales silvestres ayudan con alrededor del 5 % de la dieta en general, pero toman una mayor categoría estacionalmente y cuando las personas viajan.

Artes Industriales

Las artesanías indígenas Secoya incluyen tallas de madera, cerámica, trabajos de plumas, producción de tela de corteza de árbol, y el tejido de hamacas, brazaletes, bolsas con redes y cestas. Todos todavía se trabajan, pero los bienes comerciales como las cacerolas de aluminio y los textiles son cada vez más habituales.

Comercio

Se excluye el alcance del comercio indígena, sin embargo el intercambio indígena de enseres y materias primas posiblemente estuvo para fortalecer las relaciones sociales y las alianzas. En el siglo XIX, los Piojé comerciaban hamacas y zarzaparrillas con extraños.

División de Trabajo

Los secoyas cazan y limpian los huertos. Tanto los hombres como mujeres pescan y cultivan, recolectan y recogen huertos. La cosecha y el proceso de las raíces de mandioca es una Responsabilidad de las mujeres. Ellas hacen gran parte de la cocina y la educación de los hijos, pero los varones ayudan en estas actividades. Los hombres fabrican casas, canoas y hamacas, y hacen la variedad de las tallas de madera y de plumas.

Las mujeres confeccionan  ropa, bolsas con red, cacerolas  y otras alfarerías. Los hombres pueden ser chamanes y jefes. Las mujeres pueden ser botánicas y comadronas. No se espera que los jóvenes realicen una labor formal hasta la adolescencia tardía. Las pequeñas apoyan a sus madres en las labores domésticas. Los adultos mayores afanan según hasta  agotar su fuerza, frecuentemente ayudan como integrantes de hogares en progreso.

Con los Indígenas, les faltaba un sistema serio de pertenencia de la tierra, pero las tribus locales poseían beneficios territoriales en determinados arroyos o cortes de arroyos. El territorio intermedio tenía alrededor de 1.150 kilómetros cuadrados de dimensión.

Los lugares eran semipermanentes y se trasladaban dentro del territorio. Sus comunidades todavía crean huertos en cualquier espacio que no se usa. Dichos huertos están “desatendidos” después de diferentes  años, pero el agricultor exige los honorarios de recolección de la palma y los árboles frutales que cultivan.

Historia

Hace aproximadamente 1500 y 2000 años, hubo una división lingüística en la familia lingüística tukanoana en ramas orientales y occidentales. El área oriental de Tukanoan se concentraba en el Río Vaupés del este de Colombia y el noroeste de Brasil e también entiende culturas como el Cubeo, el Desana y el Tukano. El área occidental de Tukanoan se ubica aproximadamente a 600 kilómetros al suroeste en los drenajes de Napo y Putumayo. Los grupos Witoto (Tupí) y Carijona dominan las tierras que separan a los Tukonoans orientales y occidentales.

Los misioneros jesuitas en los siglos XVII y XVIII describían a los tukanoanos occidentales del área Aguarico-Napo como el “Encabellado” por su largo cabello. Los grupos nativos que bordean el territorio de Encabellado en esa época incluyen el Kofán (Cofán) al oeste, el Záparo y el Awishira al sur, el Coto u Orejón al este y el Witoto al norte. Las relaciones entre varios grupos de Encabellado eran débiles debido a las denuncias de hechicería, que frecuentemente llevaban a incursionar.

Los awishira, que vivían en bosques al sur del río Napo, eran los principales enemigos de los encabellados. Estos dos grupos se agredieron mutuamente de un lado a otro a través del Napo. El Encabellado fue frecuentado por misioneros jesuitas en 1599. En 1638-1639, la excursión portuguesa del capitán Pedro Teixeira fue atacada por el Encabellado que habitaba cerca de la confluencia del Aguarico y Napo, y los portugueses quemaron varios asentamientos nativos en venganza.

Un real decreto proporcionó a los jesuitas la jurisdicción para enviar a los nativos de los ríos Napo y Aguarico y la autoridad de los franciscanos sobre el Putumayo en 1683. En el período de 1709 a 1769 hubo mucha diligencia jesuita. Se organizaron diecisiete misiones en la región de Aguarico-Napo. La estrategia radicaba en sacar a los nativos de sus permanencias dispersas en el bosque y reunirlos en aldeas más grandes o disminuciones a lo largo de las orillas de los principales ríos.

Las nuevas misiones indicaron ser débiles, ya que a la población abandonaba porque preferían ir a buscar comida o las dejaba cada vez que surgían enfermedades o denuncias de hechicería. En 1744, un nativo mató al Padre Francisco Real y dos asistentes en San Miguel. Al poco tiempo, el Encabellado cedió ocho misiones. En 1767, el rey Carlos III decretó expulsar a los jesuitas de las colonias españolas del Nuevo Mundo, y sus misiones se liquidaron.

Las investigaciones del siglo XIX se delimitan a las narraciones de unos cuantos viajeros, que ahora describían a los nativos como “Santa María”, “Angutera” y “Piojé”. Estos indios mercadearon con los comerciantes de los ríos, intercambiando productos forestales y hamacas por materiales de hierro, tela y artículos manufacturados. A principios del siglo XX, algunos sitios quedaron bajo el control de patrones blancos que utilizaron la mano de obra nativa para recoger productos forestales y cultivar.

Las enfermedades epidémicas habían limitado en gran medida la población occidental de Tukano. En 1941 Perú atacó Ecuador a lo largo del Río Napo, y el límite de facto determinado en Pantoja fraccionó en dos la población de Tukanoan occidental dispersa.

El asentamiento de estos grupos  en los últimos años del siglo XX, se ha extendido a lo largo de los ríos de lo que hoy en día se conoce como Colombia en el río Putumayo y el río San Miguel; en Ecuador se ubican en los ríos Aguarico, Eno y Cuyabeno; y en Perú se encuentran en los ríos Angusilla, Santa María y Yubineto. Se asientan en los lugares de mayor humedad para su mejor supervivencia en cuanto a alimento y bebida.

Secoya y Texaco

Secoya  antes de la venida de Texaco en 1964, el Oriente estaba pobremente poblado y su entorno era primitivo. Entre los pueblos indígenas que se hallaban en la zona estaban los Cofán, Siona, Secoya, Kichwa y Huaorani. Vivían por una mezcla de la caza, la recolección, la pesca y la agricultura del mantenimiento a pequeño nivel.

Las civilizaciones de estos grupos indígenas se habían reducido en gran medida debido al conflicto anterior con los colonos, y las epidemias de enfermedades incitadas por el contacto con el mundo exterior, especialmente durante el auge de los años finales del siglo XIX y principios del XX.

Sin embargo, en este territorio muchas etnias se mantuvieron intactas y con ellas sus costumbres y tradiciones. Estas antiguas culturas convivieron en armonía, acostumbrándose a las situaciones para sobrevivir en este nuevo mundo.

En ese momento, dos grupos indígenas nómadas, los Tetetes y los Sansahuari, ocupaban la región y todavía no habían sido comunicados por el mundo exterior. Al poco tiempo después de la llegada de Texaco, se anunció que extinguieron para siempre.

Las personas mayores recuerdan el golpe dramático acontecimiento por la llegada repentina de Texaco a este territorio en los años de 1960. Se dice que la compañía petrolera llegó con toda la sutileza de un ejército invasor. Los trabajadores petroleros expusieron poco respeto por las culturas nativas, más de la mitad de las personas en una encuesta perpetuaban que los trabajadores de Texaco las trataban “mal” o “muy mal”.

Los trabajadores humillaron a los pueblos indígenas por sus costumbres y formas de vestir, fueron hostiles y no respondieron a quienes tenían ofensas contra la compañía y realizaron actos de violencia sexual.

Los trabajadores de Texaco implantaron el alcohol en comunidades que no estaban preparadas para el consumo de estos. Un jefe de Cofán murió de una pelea después de beber. Sin embargo, ninguna de estas revueltas sociales fue nada en comparación con la catástrofe que traerían las operaciones petroleras de Texaco.

Texaco fue un gran desastre para las tierras que habitaban los Secoyas. Crearon grandes huecos, perforando la tierra y usando dinamita muy cerca de los pueblos indígenas. Todo esto fue muy nuevo para su conocimiento, los ruidos, máquinas, derrames de petróleo, productos de desechos de petróleo, todo afecto gravemente a la población Secoya.

Para muchas poblaciones indígenas, las operaciones petroleras de Texaco metódicamente arruinaron una forma de vida que había progresado durante siglos. En 1972 Texaco construyó una carretera , que unía Lago Agrio con las montañas de los Andes al oeste, invitaba a establecimientos de migrantes de las tierras altas.

Los indígenas que abandonaron sus tierras porque no querían vivir cerca de una carretera, tierras que al final nunca recuperaron. La contaminación disminuyó las poblaciones de peces y animales de caza. Los pobladores acostumbrados a subsistir mediante la caza y la recolección se dieron cuenta que ya no era posible sobrevivir con esos métodos. Las tradiciones y creencias culturales indígenas desaparecieron junto con las formas de vida tradicionales.

Estas civilizaciones del Oriente ahora sufre una explosión de crisis de salud pública, y la pobreza extrema es epidémica. Todas las comunidades indígenas tradicionales de la región se han visto muy perturbadas.

Chevron alega que los Cofán han aumentado en número desde cuando llegaron al Ecuador, lo que Chevron no revela es que la cultura Cofán está en peligro de extinción. La única sociedad que todavía practica un estilo de vida tradicional es el hogar de aproximadamente menos de 80 personas. La mayoría de los indígenas Cofán y otros pueblos indígenas han sido obligados a dejar sus tierras ancestrales, o limitados a una pequeña parte de ellos gracias a las operaciones de Texaco.

Dejar Comentario