Siembra Directa: Que es, tipos, Ventajas y desventajas y más

Cada día crece más la demanda de alimentos, razón por la que la agricultura se ha convertido en un componente muy importante de la alimentación. Existen distintas maneras de llevarla a cabo, una muy popular es el mecanismo de siembra directa, siendo uno de los procesos ecológicos más utilizado en el área agrícola.

¿Qué es la siembra directa?

La siembra directa es un proceso utilizado principalmente en la agricultura convencional. Es una técnica totalmente ecológica que mediante el uso de poca maquinaria intenta hacer que los cultivos solo necesiten de la naturaleza para su desarrollo aprovechando de esta manera el total de los recursos naturales que esta provee. Recibe varios nombres, como el de labranza de conservación o labranza cero, ya que reducen al mínimo el proceso de labranza para minimizar los porcentajes de erosión del suelo.

Te Recomiendo Ver...

Esta técnica intenta prescindir del uso de maquinarias agrícolas pero utiliza algunos agentes químicos con el objetivo de optimizar el suelo para que no requiera de labranza, estos productos químicos son generalmente no contaminantes y pueden usarse para nutrir el suelo, controlar el crecimiento de la maleza y alejar insectos o plagas. Para la implantación de esta técnica se utilizan herramientas como el cincel, para evitar el volteo de los suelos y la sembradora para manejar las malezas, los residuos y depositar el fertilizante a lo largo del terreno

Los residuos que generan estos cultivos se mantienen sobre la superficie del suelo y pasan a formar parte del abono que permite el crecimiento de la próxima planta. Para hacer posible el éxito de este tipo de cultivos es necesario aplicar métodos de rotación de cultivos, para evitar el desgaste de suelos y mantener viva la biodiversidad, es una técnica que requiere de bastante mano de obra en la siembra y en el cuidado de esta.

Origen

Esta es una técnica que comenzó a implementarse en el siglo XX y comienzos del siglo XXI, aunque anteriormente ya habían indicios de ella, como en el Imperio Inca que utilizaban el palo sembrador para abrir huecos en la tierra sin necesidad de labranza pero no fue sino hasta el año 1940  que se realizaron estudios con el objetivo de desarrollar técnicas dedicadas únicamente a la realización de una agricultura sin necesidad de labranza, que cuide al medio ambiente y sin la utilización de factores contaminantes, estos estudios se dieron primeramente en Inglaterra, para luego expandirse a lo largo del mundo.

Te Recomiendo Ver...

siembra directa

Más adelante se hicieron estudios para crear un fertilizante especial para la realización de esta técnica, uno que no dañara el suelo ni alterara su superficie, fue en el año 1960 que encontraron un componente especial para la creación de estos productos para la siembra de este modo.

Se conocen como los padres de la siembra directa a los señores  Harey Young productor norteamericano y Shirley Phillips profesor de la Universidad de Kentucky ya que estos son los que hicieron más estudios en torno a ella, adentrándose en su manera de producir y en los beneficios que esta posee, además de dar varias técnicas para conseguir una cosecha de manera exitosa.

Esta técnica tiene origen desde hace miles de años, pero sin embargo, tiene muy poco tiempo realizándose, luego de realizados los estudios pertinentes y descubiertas varias técnicas esta se puede decir que no tiene más de 50 años, en Latinoamérica Argentina es líder en siembra directa realizando una cantidad de campañas que la promueven, en pro de los beneficios sociales y el medio ambiente. (ver articulo: Aprende todo sobre la Agricultura en Argentina)

Importancia

Esta es una técnica muy importante porque utiliza técnicas que permiten un drenaje eficiente del agua permitiendo el ahorro de los recursos naturales además de evitar la erosión del suelo debido a que no emplea el uso de maquinarias tecnológicas sino más bien técnicas de siembra sin arado.

Esta práctica permite que el suelo mantenga sus nutrientes además de sus características químicas lo que lo protegerá de futuras plagas o enfermedades, es decir, con el uso de esta técnica el suelo no pierde sus anticuerpos naturales ni estos son reemplazados es por esta razón que su importancia radica en el cuidado del medio ambiente y ahorro de sus recursos.

Si el medio ambiente se encuentra en óptimas condiciones lo estará también la sociedad, además esta es una técnica que baja los costos de producción e inversión en maquinaria al mínimo ya que requiere de pocas herramientas y pone al ser humano en contacto directo con la naturaleza y el trabajo del suelo, aportándole de esta manera conocimientos en el área, oportunidades de empleo y se genera conciencia en torno a la naturaleza y el aprovechamiento de sus recursos para el beneficio social.

Ventajas y desventajas

La implementación de esta técnica trae consigo una gran cantidad de ventajas y desventajas, una de las ventajas más llamativa y de la que todos hablan al referirse a la siembra directa es la de protección al medio ambiente, esta reduce casi en un 80% la erosión y el desgaste de estos, ahorra el agua gracias a sus técnicas de drenaje manteniendo así los suelos siempre hidratados, reduce el uso de maquinarias que causan a lo largo daños en los terrenos y mantiene viva la biodiversidad porque mantiene los residuos en el suelo sirviendo de abono para futuras siembras además de no alterar los nutrientes naturales del suelo.

A pesar de esto, es una técnica que presenta también algunas desventajas una de ellas es la necesidad de la utilización de herbicidas para el control de la maleza, ya que no se utilizan maquinarias sobre los suelos que se están tratando con siembra directa esto significa un gasto extra además de que en ocasiones resulta complicados conseguir herbicidas sin componentes tóxicos.

Esta técnica solo utiliza productos naturales por lo que en ocasiones estos no resultan suficientemente fuertes para tratar con algún tipo de plagas, lo que vuelve a estos cultivos más vulnerable ante las enfermedades y plagas que lo pueden atacar.

Tipos de siembra directa

Este tipo de cultivo tiene dos formas de llevarse a cabo, las cuales son:

Siembra directa al voleo

Esta es realizada cuando las semillas que van a plantarse son muy pequeñas, estas se dejan caer sobre el terreno en forma de lluvia, dispersar alrededor del terreno y luego son cubiertas por una capa de tierra o de compost, también puede utilizarse una capa de los residuos de la cosecha anterior. Solo debemos estar atentos a cuando se produzca la germinación y salga la primera plántula, deben ser destapadas. Luego de ser tapada por la tierra o el material orgánico estas deben regarse, sin destaparlas, de la misma manera en que fueron plantadas, es decir, en forma de lluvia.

Siembra directa en línea

Esta consiste en sembrar las semillas en líneas que marcaremos previamente por surcos, esto se hace en caso de semillas grandes o que la cosecha de estas sea grande y ocupe espacio, generalmente estas tienen un espacio delimitado de distancia entre cada una para que la cosecha crezca y se desarrolle con total amplitud. Esta a su vez puede clasificarse en siembra a chorrillos y siembra a golpe, siendo la siembra a chorrillos donde se coloca una semilla tras otra como lo es el caso de las lechugas o las acelgas y en la siembra a golpe se colocan en grupos de dos o tres para luego proceder a taparlas como los pepinos o las arvejas.

Variedades de cultivos

Esta técnica es empleada a nivel mundial para el cultivo de diversas especies, entre estas podemos mencionar las siguientes.

De hortalizas

Esta es una técnica muy empleada para realizar el cultivo de muchas hortalizas ya que genera estas de manera más orgánica manteniendo los nutrientes y las propiedades que en inicio deberían tener. Consiste en sembrarlas en el lugar donde van a desarrollarse de una vez. El éxito de este dependerá enormemente de la temporada en la que se realice aunque son muchas las hortalizas que se pueden sembrar en cualquier época del año. Esta técnica es muy popular para el cultivo de hortalizas ya que estas por lo general germinan muy rápido y no requieren de cuidados tan intensivos.

De cebolla

La cebolla es una de las hortalizas más importantes y más cultivadas a nivel mundial. Aunque es muy popular también su cultivo es un poco complicado presentando complicaciones para realizarlo mediante la siembra directa razón por la que esta es, por lo general, una planta de trasplante.

Sin embargo, esta puede perfectamente ser producida mediante técnicas de siembra directa siempre teniendo en cuenta algunos factores como la de la sensibilidad del forraje de las cebollas, es decir, las capas que cubren estas presentan sensibilidad respecto a la acción erosiva que ejerce el agua sobre ellas por lo que es recomendable trazar surcos para facilitar el drenaje y evitar así una posible inundación.

También estas poseen unas raíces adventicias externas que son muy delicadas por lo que en ocasiones es recomendable recubrir este cultivo con una capa antes que inicie el proceso de germinación para mantener estas adventicias protegidas.

Podemos también destacar la presencia de plagas que azotan este cultivo y la necesidad de plaguicidas se vuelve muy necesario. Es importante destacar que la siembra directa acorta el proceso de producción, obteniendo las cebollas antes de lo que la obtendríamos con la utilización de otro tipo de técnicas. Por esto antes de realizar el cultivos de las cebollas se debe estudiar los cuidados que esta requiere, ya que, si bien es un cultivo complicado, al aprender las técnicas necesarias para llevarlo a cabo de convierte en un tema fácil de dominar y con excelentes beneficios.

Te Recomiendo Ver...

De lechuga

La lechuga es la hortaliza más consumida a nivel mundial, esta puede realizarse utilizando todos los métodos de cultivo ya que se adapta a todo tipo de técnicas. Para desarrollarse adecuadamente requiere de un clima templado, de un riego constante y de los cuidados básicos que requiere cualquier cultivo. Generalmente es aplicada esta técnica en el cultivo de la lechuga en la agricultura urbana.

El método de siembra directa resulta ideal para cultivar lechugas, esta se realiza en línea dejando una separación de entre 15 a 20 centímetros que es el tamaño que pueden adquirir nuestras lechugas una vez hayan alcanzado su tamaño final. El proceso de producción de las lechugas es muy sencillo, consiste en adquirir las semillas, sembrarlas y luego realizar el proceso de cuidado de manera normal, teniendo presente que deben contar con agua siempre por lo que es bueno aplicar un sistema de riego y un sistema de drenado para mantenerlas siempre hidratadas pero evitar la inundación.

De cereal

Antes de utilizar la siembra directa para el cultivo de cereal se debe analizar y preparar el terreno ya que no todos los terrenos son aptos para producir cereales mediante la siembra directa, se deben aplicar fertilizantes al suelo y productos para protección de la maleza ya que es un cultivo que genera mucha maleza.

Se debe contar con una maquina sembradora especial para la realización de la siembra directa, para que con ayuda de esta ubicar las semillas alrededor del terreno y controlar de esta manera la maleza. Debemos tener en cuenta que tipo cereal se va a cultivar para poder elegir adecuadamente el tipo de sembradora que utilizaremos, por ejemplo:

Para guisantes y demás cereales de invierno: utilizamos una sembradora normal de voleo y la graduaremos según el tamaño de la semilla que vamos a utilizar, aunque esto no representa mayor problema en la graduación ya que estas semillas son generalmente grandes.

Para cultivos de cereales forrajeros: estos poseen una semilla bastante pequeña por lo tanto es necesario confirmar si es posible graduar la sembradora al tamaño de esta semilla antes de adquirirla, de no ser posible podemos utilizar herramientas de micro dosificación para realizar la siembra de estas.

Maíz: para realizar el cultivo del maíz y otros similares se usa una sembradora monograno para distribuir adecuadamente las semillas por las líneas, se debe ajustar el tamaño del disco para cada tipo de semillas ya que cada una presenta un tamaño totalmente distinto.

De arroz

Es importante recordar que en el cultivo de arroz se llevan a cabo labores de inundación por lo que es importante para realizar la siembra directa de este previamente se diseñen esquemas de entrada y salida del agua, canales de circulación de agua y desagüe para extraer el agua que se utiliza antes de la inundación total. Se debe tener en cuenta que el terreno se encuentre totalmente nivelado para evitar que se acumule el agua en sitios no deseados lo que podría ocasionar la perdida de la semilla.

La nivelación del suelo se lleva a cabo con un tractor, y este se encarga de eliminar la maleza y de colocar los herbicidas para controlarla. Para realizar la siembra utilizamos una sembradora normal monograma que es la apropiada para las semillas pequeñas, está la graduaremos al tamaño de la semilla del arroz y procederemos con el cultivo en línea, para realizar la sembradora es importante tener en cuenta que debe ser en un suelo que lo hayan trabajado al mínimo ya que esta máquina profundiza mucho en suelos tratados y puede ocasionar el volteo.

Estas semillas deben estar sembradas a un nivel de 3 centímetros bajo la tierra y ser cultivadas en línea con una separación de aproximadamente 6 centímetros entre ellas, la separación entre los surcos puede variar entre los 10 y 15 centímetros. Este es uno de los cultivos mediante la siembra directa que más capital consume, esto debido a las maquinarias utilizadas en el proceso de preparación del suelo.

De soja

La siembra directa en los cultivos de soja ha resultado muy beneficiosa en cuanto a la diversidad que ofrece. Gracias a los cultivos mediante la siembra directa las especies de soja han evolucionado, razón por la que en la actualidad podemos conseguir más de 7 especies distintas que han nacido naturalmente cuando son sembradas por la mano del hombre sin necesidad de productos químicos. El único inconveniente que esta presenta es la cantidad de plagas que produce, y para estas, el tipo de pesticida que utiliza la siembra directa no es suficiente requiriendo más productos químicos.

La aparición de plagas en los cultivos de soja ha ocasionado que muchos de estos se pierdan por su contaminación total. Es una siembra sencilla, con la utilización de una sembradora normal de la utilizada para cultivos forrajeros de semillas pequeñas, estas son graduadas al tamaño de la semilla y se procede a sembrarlas con el método siembra a golpe, ya que pueden ser sembradas en grupos de dos o tres. El suelo debe estar nivelado y contar con un sistema de drenaje eficiente ya que este no es un cultivo que requiere de mucha agua y un ambiente muy húmedo las podrían dañar.

De girasol

Para plantar semillas de girasol mediante el proceso de siembra directa es necesario en primer lugar preparar el suelo, ya que el uso de esta semilla es muy delicado además es sensible a suelos compactados, ya que al pasar la sembradora sobre suelos compactados abren surcos superficiales y allí depositan la semilla quedando esta sobre la tierra y para germinar bien deben quedar bien cubierta por la tierra ya que si quedan expuestas estas rápidamente se secaran y perderán, también los fertilizantes pueden quedar a un nivel superficial y generar así que los nutrientes se pierdan o evaporen.

Es importante luego de utilizar este tipo de siembra para el cultivo de girasol permitirle al suelo un periodo de barbecho de aproximadamente 10 meses. Generalmente es bueno combinar este cultivo con el del trigo y la avena para que así se combinen los nutrientes y germinen más rápidamente. Este es un cultivo delicado, para el cual generalmente no se utiliza la siembra directa sino mecanismos más sofisticados para evitar las dificultades que este presenta, sin embargo es posible llevarlo a cabo, teniendo en cuenta sus dificultades y en primer lugar adecuar al suelo y prepararlo para este cultivo.

De frijol

Generalmente la siembra del frijol ha ocasionado mucha erosión del suelo, esto puede ser debido a que su consumo se extendió por todo el mundo, dando lugar a la plantación excesiva de estas semillas lo que comenzó a ocasionar la perdida de los suelos por agotamiento de nutrientes y además para llevar a cabo esta plantación de ha utilizado mucha maquinaria agrícola como los tractores, las máquinas de arado, la utilización del rastrillo y demás maquinarias que son innecesarias para este cultivo y producen un volteo importante en el perfil de los suelos.

Este tipo de cultivo no requiere de un trabajo excesivo en el suelo ya que se adapta con facilidad a distintas superficies de cultivo de hecho germinan con total normalidad en suelos donde anteriormente fue realizado otro cultivo sin necesidad de mayor preparación. Este es un cultivo que se complementa muy bien con el del maíz, razón por la que generalmente los agricultores que utilizan la siembra directa optan por cultivarlos juntos, ya que el frijol le aporta al maíz nitrógeno y él le retribuye con proteínas que permiten el rápido y eficiente crecimiento del frijol.

La utilización de la siembra directa para estos cultivos es de gran importancia ya que ayuda a ahorrar los recursos naturales como el agua y a proteger los suelos de la degradación que generalmente ocurrían a manos de las maquinarias. Existen varios tipos de sembradora para llevar a cabo esta técnica las cuales pueden ser pequeñas llamadas sembradoras manuales estas se encargan de realizar la siembra y la aplicación de los fertilizantes de una sola vez reduciendo de esta forma la mano de obra.

También se utiliza una sembradora un poco más grande, generalmente esta es utilizada para plantaciones en grandes extensiones de tierra, estas tienen capacidad para abrir hasta cinco surcos de tierra, depositando allí las semillas. Este es un cultivo que deja sobre el terreno residuos que resultan muy beneficiosos para otras plantaciones como lo es la de tomate, lechuga y café. Se debe tener siempre en cuenta que, como cualquier otra especie cultivada en esta técnica, requiere que se haga una rotación de cultivo para no agotar los nutrientes existentes en ese lugar.

De alfalfa

La alfalfa es una planta muy delicada, actualmente encontramos muchos expertos que la señalan como una de las especies más complicadas de cosechar en siembra directa, esto se debe a la fragilidad que presenta esta cuando está en su etapa de semilla y cuando aparecen las plántulas, estas pueden ser arruinadas totalmente por un sistema de riego-drenaje deficiente, por condiciones climáticas, por plagas, entre otros, es decir, cualquier factor por mínimo que sea puede incurrir en que la plantación de esta fracase.

Es una planta que requiere muchísimos cuidados por lo que si se decide realizar este cultivo de esta manera debemos tener en cuenta muchos puntos, como el del terreno donde se va a cultivar, debe ser un terreno que cuente con todos los nutrientes necesarios, si fue cultivado recientemente debe haber pasado por un periodo de barbecho bien sea químico o natural para que se encuentre en condiciones óptimas, también debemos cuidar que no se encuentre desnivelada su superficie para de esta manera poder asegurar un sistema de drenaje competente.

Generalmente las semillas que funcionan con facilidad en este caso son las semillas pildoradas, estas deben estar totalmente repletas de fungicidas para evitar el ataque de plagas que con regularidad sufren estos cultivos. También debemos tener en cuenta que la sembradora que vayamos a utilizar se encuentre graduada a la profundidad que requieren las semillas y a su tamaño y por ultimo elegir la temporada adecuada para que el cultivo no se vea afectado ni por grandes lluvias ni temporada de sequía.

Maquinas

En este tipo de prácticas la utilización de las maquinarias se ha visto reducida casi en su totalidad, esto con el fin de combatir la compactación del suelo que generaba la utilización de técnicas fuertes de labranza y el uso excesivo del tractor sobre el suelo.

Sembradoras

La sembradora es la maquinaria que utiliza la siembra directa, esta está diseñada para sembrar y para arrojar los fertilizantes o herbicidas sobre el suelo de cultivo. Se han utilizado maquinarias similares a lo largo de los años, pero quien las nombra y las reconoce como tal es el agrónomo Ingles Jethro Tull en el año 1.701. Estas en su parte delantera cuentan con un conjunto de rejas unidas a los tubos que son los que depositan las semillas a lo largo del terreno estas rejas tienen como finalidad abrir surcos a lo largo de todo el terreno de cultivo mientras se va depositando la semilla para luego cubrirlos con tierra.

Existen diversos tipos de sembradoras, aunque contamos con una especialmente diseñada para trabajar en la siembra directa, esta cuenta con la particularidad de que abre los surcos solo en el lugar donde van a ir las semillas y el grosor de estos surcos va a variar dependiendo del tamaño de la semilla. Son muchos los modelos de estas sembradoras para este tipo de siembra, por lo que se debe tener en cuenta con claridad qué tipo de semilla vamos a sembrar para poder elegir la sembradora adecuada.

Dejar Comentario