Cultura teotihuacana: Origen, Historia, Significado y más

La cultura Teotihuacana es una de la más sobresaliente entre los órdenes sociales más inusuales en México. Desde que desaparecieron antes de que los españoles ingresaran a México, no hay documentación de ellos y sobre su estilo de vida.

cultura teotihuacana 1

Origen e historia

La antigua historia de Teotihuacán es un secreto. Poco se sabe de sus creadores, convicciones religiosas o dialectos. La ciudad de Teotihuacan se convirtió en el epicentro de la forma de vida y comercio de la anticuada Mesoamérica, superando en tamaño a la antigua Roma.

Te Recomiendo Ver...

No mucho después de que el desarrollo olmeca se desvaneciera, otro avance humano surgió en el primer siglo aC, en el Valle de México. Este increíble progreso que regiría el modo de vida del Valle de México durante casi mil años se destacaría como uno de los impactos sociales más críticos en el contexto histórico y de los avances humanos en América Central y América del Norte. Este desarrollo tuvo su epicentro en la ciudad de Teotihuacán.

En su apogeo, Teotihuacán era una ciudad de cien mil individuos, y no solo era la ciudad más grande de América, sino una de las áreas urbanas más grandes del mundo antiguo, una progresión de los centros urbanos aumentó en México central. El más inconfundible de estos parece haber sido Cuicuilco, en la costa sur del lago Texcoco. Los investigadores han dicho que la expulsión del pozo de lava Xitle puede haber hecho un gran desplazamiento en el valle de Teotihuacán. Estos pioneros habrían establecido y acelerado el desarrollo de Teotihuacan. (Ver: Cultura Huasteca)

Durante mucho tiempo, los arqueólogos confían en que fue trabajado por los toltecas. Esta convicción depende de los escritos del período pionero, por ejemplo, el Códice florentino, que acreditó como un sitio de los toltecas. Sea como sea, en el dialecto náhuatl, “tolteca” significa en general “artesano de la cantidad más anormal” y no alude generalmente al desarrollo arqueológico tolteca centrado en Tula, Hidalgo.

Te Recomiendo Ver...

Además, el desarrollo tolteca prosperó cientos de años después del final de la cultura teotihuacana, por eso no pudieron ser los organizadores de la ciudad de Teotihuacan. Diferentes investigadores han presentado a los individuos Totonac como los autores genuinos de Teotihuacán, y la discusión continúa hasta hoy.

Hay pruebas de que probablemente una parte de la población general que vivía en la ciudad de Teotihuacan provenía de zonas de impacto de Teotihuacan. El inicio étnico de los ocupantes de Teotihuacan también es un tema de discusión y pueden haber tenido un lugar con el náhuatl, el otomí, la totonaca u otras reuniones étnicas. Se ha propuesto regularmente que Teotihuacán era realmente un estado multiétnico.

Significado

Fueron los aztecas quienes le dieron el nombre de “Teotihuacán” a esta interesante cultura prehispánica, cuando tocaron el suelo en esos distritos alrededor del año 1320 dC. El nombre significa “Ciudad de los dioses o ciudad donde los seres divinos fueron concebidos”, ya que confiaban en que los seres divinos se hubieran reunido allí para hacer el sol y la luna después de que el mundo y el universo se crearan. La ciudad de Teotihuacán era un sitio muy adorado por los aztecas y se convirtió en su enfoque de viaje desde la capital azteca de Tenochtitlán (ahora Ciudad de México).

Ubicación

La zona arqueológica de Teotihuacan está situada a unos 30 kilómetros al este de la Ciudad de México, en la Cuenca de México. La ciudad de Teotihuacán fue una de las principales áreas urbanas metropolitanas de las Américas, con una población plausible de 125,000 ocupantes entre los siglos V y VI. La ciudad se redujo entre el séptimo y el décimo centenario de años, hasta el punto en que finalmente se estableció. La exhumación de la ciudad nos ha dado numerosos datos sobre su forma de vida.

Características

Entre los atributos de la cultura Teotihuacan-Minoto que muestra una parte de una pintura en el complejo de Tepantitla en los remanentes de Teotihuacán. Esta pintura se muestra directamente debajo de la imagen de la Gran Diosa de Teotihuacán. Se nota que no hay menos de 20 rollos que hablen al discurso.

Gobernada por dos enormes pirámides y una gigantesca carretera sacrosanta, la ciudad, su ingeniería, artesanía y religión impactarían a todas las sociedades mesoamericanas. Sigue siendo hoy el sitio más visitado de México. En relación con otras sociedades mesoamericanas, Teotihuacán fue contemporáneo de los mayas tradicionales primarios, pero antes del avance humano tolteca (900-1150 dC). (Ver: Cultura Olmeca)

Es más, en el año 200 dC  se benefició de un suministro de agua de manantial sin fondo que se desvió a través del sistema de agua. Su población rondaba los 200.000 ocupantes. Teotihuacán es realmente el nombre azteca de la ciudad, que significa “Lugar de los Dioses”. Lamentablemente, el primer nombre aún no está descifrado.

En relación con otras sociedades mesoamericanas, Teotihuacan fue concurrente con los principales mayas del período tradicional entre 250 y 900 dC, sin embargo, antes del avance tolteca en los años 900-1150 dC. Situada en el valle de un nombre similar, la capital se configuró sin precedentes para el año 200 d. C, y se vio favorecida por un suministro ideal de agua de manantial que se regularizó a través de múltiples sistemas de agua.

Las mayores dispersiones en el espacio se terminaron antes del siglo III dC, y la ciudad alcanzó su cresta en el siglo IV dC con una población de solo 200,000 habitantes. Teotihuacan es realmente el apodo azteca de la capital, lo que implica el lugar de los dioses.

Cultura teotihuacana tradiciones

Sacrificios humanos. Los teotihuacanos ensayaban penitencias humanas y de criaturas, como lo indican los descubrimientos arqueológicos encontrados en las pirámides de Teotihuacan. Los exámenes tardíos confían en que la población general de Teotihuacan ofreció los decomisos humanos como un componente de una celebración cuando se extendieron las estructuras autorizadas (pirámides).

Las desafortunadas víctimas fueron presumiblemente detenidos de guerra que fueron llevados a las áreas urbanas de Teotihuacan por la pérdida de la costumbre que garantizaría el éxito de la ciudad. En las penitencias humanas, las personas explotadas fueron decapitadas, sus corazones fueron arrebatados, también podían ser ejecutados por golpes en la cabeza o cubiertos con vida.

Sacrificios de animales

Los animales que fueron vistos como consagrados para hablar con las fuerzas espirituales y militares también fueron entregados de diferentes maneras. Las sagradas criaturas de los teotihucanos eran principalmente: la pantera, el lobo, el halcón, el ave de presa, el búho y las serpientes.

Juegos de Bolas

Los teotihuacanos reunieron las canchas para el juego de pelota o Tlachtli como lo llamaron y una pintura de Tepantitla es una representación de esta diversión; Esto se jugó entre dos grupos de 7 jugadores que se colocaron en la pieza focal de la cancha, los cuales se lanzaron con una pelota hecha de elástico que pesaba alrededor de 3 kilogramos y es tabú contactarla con las manos, los pies o la cabeza.

Podrían contactar con el hombro, la espalda o las caderas para tener la capacidad de presentarlo en el anillo que estaba en el divisor o la inclinación, y para protegerse de los golpes que utilizaron el pie o las tiras de material.

Se perfeccionó en un patio abierto que tenía un pasillo limitado y largo entre dos estructuras paralelas. Estas estaban formadas por una inclinación inclinada y, en el mejor de los casos, tenían una comisa que podía tener unos pocos metros de altura, en la parte inferior una parte de la inclinación. A veces había un asiento bajo con una costilla vertical y, en diferentes ocasiones, caía directamente hacia el piso.

Esta fue una diversión rápida e insegura a la luz del hecho de que la bola se movía con una velocidad increíble y podía causar numerosas heridas; el juego de pelota fue una ceremonia de carácter religioso entre los grupos de personas prehispánicas y cuando uno de los jugadores pasó el balón por el ring una vez ganó el desvío completo, ya que esto era extremadamente difícil de lograr.

Con el hombro, la espalda o las caderas para tener la capacidad de presentarlo en el anillo que estaba en el divisor o la inclinación, y para protegerse de los golpes que utilizaron tiras de material o pie.

Lengua

A pesar de que durante más de seiscientos años, crearon un enfoque político, religioso y monetario, que afectó bastante a Mesoamérica, el dialecto teotihuacan, es uno de los increíbles rompecabezas de este desarrollo. Alrededor del dialecto teotihuacano, existen numerosas sospechas y, a pesar de la revelación del marco de la composición en La Ventanilla, no ha sido posible lograr un final indiscutible con respecto al dialecto que hablaron.

De tal manera, recuerde que era una población multiétnica, lo que implica que en Teotihuacán había una combinación de unos pocos dialectos, siendo este uno de los elementos disuasivos que los científicos han encontrado en sus exámenes.

No obstante, por algunas revelaciones arqueológicas, se confía en que podrían hablar un dialecto totonaco, ya que estaban situados en la zona de impacto de la familia del dialecto otomano, que incorporaba los lingos: otomí, Mangue y Mazatec. (También puedes ver: Música Prehispánica)

Entonces, nuevamente, algunos analistas asumen que el dialecto abrumador de Teotihuacan fue el antecesor del náhuatl; en cualquier caso, hay otra teoría que, según la prueba arqueológica con cualidades convencionales comunes a Oaxaca y Veracruz, sostiene que los dialectos hablados Por la cultura teotihuacana, fueron otomíes, náhuatl y mazatecas.

Ahora, recordemos que los aztecas, después de encontrar Teotihuacán, después de 500 años de rendición, establecieron su nombre en náhuatl, y además hicieron un folklore. Hay algunos investigadores que han sugerido que el dialecto teotihuacano era sin duda multiétnico, teniendo en cuenta que la ciudad estuvo involucrada en varias reuniones etnolingüísticas, que se originaron en Oaxaca, las orillas del Golfo de México, el dominio bajo de los mayas y Michoacán.

De esta manera, estos ocupantes externos mantuvieron sus costumbres sociales únicas, algo que era obvio en la forma en que planean el sustento o cubren a sus muertos. Por lo tanto, se concluye que mantuvieron su dialecto local, así mismo, esto apoyó la unión social entre las reuniones distintivas.

Con respecto al marco de la composición que se encuentra en La Ventanilla, se han utilizado algunas investigaciones de los glifos para decidir el dialecto utilizado por el Teotihuacan. En este sentido, hemos considerado los dialectos relacionados con esta ortografía y sus cualidades fonéticas u homofónicas, es decir, la aparición en la elocución de dos palabras que están compuestas de manera extraordinaria y tienen diversas implicaciones.

Por lo tanto, estos exámenes han demostrado que lo más probable es que el dialecto teotihuacano fuera el proto náhuatl pochuteca, es decir, un dialecto que precede al náhuatl, que hasta ahora hablan algunas redes indígenas mexicanas.

Religión

Como la mayoría de las religiones en Mesoamérica, la cultura teotihuacana era de carácter politeísta. Los componentes, por ejemplo, fuego, agua y tierra eran la necesidad de la cultura teotihuacana. Una gran cantidad de los seres divinos de Teotihuacan fueron adquiridos de los establecimientos cívicos que se reunieron con ellos, similares a la serpiente emplumada, señor del maíz, fuerza divina de la llama.

En medio del avance de la cultura teotihuacana, el aprendizaje lógico y las indicaciones plásticas avanzan en paralelo. La religión asumió un trabajo dominante en el control ideológico de la población y afectó a todos los ejercicios cotidianos de la sociedad, tanto en la ubicación formal como local.

Teotihuacan se ganó la distinción de ciudad religiosa y, a la larga, se convirtió en el enfoque más vital de otro mundo en el que crearon mediante una agenda poco común, las facciones formales y las alegrías que adquirieron notoriedad en toda Mesoamérica; Ejemplos de esto son los vastos modelos que son una pieza de las figuras en el principio de estructuras abiertas, que hablan de sus divinidades primarias, sus aspectos más destacados y sus propiedades.

Sus seres divinos son la declaración de su entorno general Tláloc, dios del agua era su dios principal y estaba a cargo del bienestar de la población a través del avance de los ejercicios hortícolas, ayuda material de la población. La serpiente emplumada ha sido distinguida como otra divinidad útil.

En el santuario que lleva ese nombre, la venida del tiempo se reparte, y la información y la administración de los registros del calendario son esenciales para el control regulador de la creación agraria y distintiva. Otro tipo de carteles de plástico aparece en los aportes que hacen las dos estructuras santuarios y espacios de amor.

La Mujer Araña o la Gran Diosa de Teotihuacán, venerada por su estatus imaginativo. Hablado en pinturas murales y figuras con un velo que lleva después la boca de un bichito espeluznante. Chalchiuhtlicue o diosa del agua, duplicada en una estatua de piedra con tres metros de altura.

Se habló de Huehuetleotl o señor de las llamas como una persona anciana encorvada y edéntula, y sobre su espalda llevaba un brasero. Tláloc o fuerza divina de la lluvia, el poder de la naturaleza le fue atribuido, de él vino toda el agua fundamental para siempre. Entre las costumbres y servicios teotihuacanos más reconocidos para adorar a sus seres y gobernantes divinos, se encuentran:

  • Penitencias humanas: se ofrecieron como parte del festival en el desarrollo de las pirámides. Las desafortunadas víctimas fueron los detenidos en la guerra y su perdida se hizo florecer para los teotihuacan. El tormento consistía en decapitar, sacar sus corazones o ser cubierto con vida.

  • Penitencias de las criaturas: solo las criaturas que tenían poderes celestiales fueron abandonadas, por ejemplo, el jaguar, el lobo, las serpientes, vender, el halcón. Además, los grupos de la cultura teotihuacana tenían su propia criatura dios, que estaba cubierta junto a individuos rendidos.Cada ocasión galáctica fue vista como mensajes esenciales de los seres divinos. Por lo tanto, tanto los santuarios como las pirámides se situaron en un acuerdo agradable con el sol, decidiendo los equinoccios y los solsticios, que se cumplían como un calendario para las funciones religiosas.

Dioses de cultura teotihuacana

Los dioses teotihuacanos son extremadamente amplios. Las fuerzas divinas de Teotihuacán son normales en toda la zona mesoamericana. De algunos de ellos, la raíz correcta es oscura, ya que los retratos aparecen en la temporada de los Olmecas. Sea como fuere, de cada uno de estos seres divinos, los más imperativos son los que acompañan, en ese punto, uno de ellos.

Xipe Tótec

Su área es donde se concibe el sol. Es la pieza varonil del universo, el lugar de la juventud y el descanso del día, del maíz dulce, la plenitud, la riqueza y el amor. Habla de la riqueza y las penitencias. Además fue partidario de los orfebres.

Su nombre implica Nuestro Señor, el Desollado (xipehua, limpieza, descortezado o descamación, prefijo de posesivo, nuestro, y el prefijo de detective, que acorta tecuhtli, señor), y es por eso que se quitó su piel para reforzar la humanidad, Imagen de la semilla de maíz que pierde la capa externa antes de la germinación.

En Teotihuacan son vistos con una sociedad alucinante en la que los seres divinos asumieron un trabajo vital. Todo nos impulsa a ver su actividad, desde la introducción de la ciudad hasta el área de santuarios específicos y lugares sagrados con imágenes expresas.

  • Acolmiztli: “Cougar Arm”, dios del mercado negro azteca.
  • Apantecuhtli: “El dios que dirige en las costas”.
  • Camaxtle: dios impulsado por el sol Tlaxcalteca igual a Huitzilopochtli.
  • Cihuacóatl: “Mujer serpiente”, defensora de los nacimientos, habla a la Tierra en un marco legendario.
  • Cipactonal: “Cocodrilo de la mañana”, diosa del calendario azteca y encarna el día. Esposa de Oxomoco.
  • Citlalicue: Diosa de “La de la falda de las estrellas”.
  • Citlaltónac: Dios de la brillante luz del día.
  • Coyolxauhqui: “Brilliant Jingle Bells” o “The Jingle Bells on the Face”, la Luna, increíble hermana de Huitzilopochtli y partidaria de la Vía Láctea.
  • Cuahuitlícac: “El árbol está en pie”, es un socio de God Paynal.
  • Itzpapálotl: “Mariposa obsidiana”, nombre de la diosa madre.
  • Meztli: “La de las serpientes en la cara” Es el nombre que se le da a la diosa de la Luna en el avance humano mexica. En Náhuatl, Metztli implica que Luna, el mejor enfoque para expresarlo en náhuatl es Metzi.
  • Mixcoatl o Tonáquetl: Dios orientado al sol, “El que hace el día”.
  • Nappatecuhtli: el señor de los cuatro rodamientos.
  • Popocatzin: Rey de los muertos, dios “Eso arroja luces y se envuelve en las sombras”.
  • Quilaztli: “La vieja princesa”, antigua diosa de la tierra, desaparición y la Vía Láctea. Su trueno demostró la guerra.

  • Tepexiua: Dios que reclama los precipicios.
  • Tepoztecatl: dios del pulque y conejos.
  • Tlaloc o Tlalocantecuhtli: Dios del agua y la lluvia.
  • Toci: “Nuestra abuela”. Este nombre se le dio a la madre de los seres divinos, Teteo inan, que tenía un vasto santuario en Tepeyacac, al norte de la ciudad de Tenochtitlan, ahora Guadalupe.
  • Tonacatecuhtli: Dios de la vida.
  • Tonantzin: Madre de Quetzalcóatl, una vez en el pasado tuvo su casa de oración en la ladera del Tepeyac, donde se hizo la actual Villa de Guadalupe.

El primero de ellos es Huehuetéotl, antiguo señor de las llamas. Se le habló como una persona mayor con arrugas, vello facial, sin dientes y encorvado. En las representaciones escultóricas, se le dice que se siente con un enorme brasero en la espalda. Es una piedad basada en el sol, a la que se identifica con el libro de registro. Su religión es una de las más experimentadas en Mesoamérica, como se ve en las estancias de modelos encontrados en Cuicuilco y Monte Albán.

Quetzalcóatl o serpiente emplumada, es una de las fuerzas divinas más de la cultura teotihuacana, considerada como el dios principal. Habla de la dualidad de la condición humana, la serpiente habla al cuerpo físico con sus limitaciones, y las plumas hablan a los estándares profundos del hombre. Este dios es sumamente venerado en Teotihuacán, donde descubrimos la pirámide de Quetzalcóatl, con una mejora escultural del líder de la serpiente emplumada.

Chalchiutlicue, diosa de los lagos y las corrientes de agua, es la dama y dualidad de Tlaloc. Como ella es la diosa del agua, se identifica con la madurez. Las cualidades que lo reconocen son enormes orejeras con pectoral, poncho corto, una falda de jade con enriquecimiento geométrico, apéndices fuertes y zapatos.

Finalmente, destacamos entre las fuerzas divinas más veneradas de la cultura mesoamericana: Tlaloc, señor de la lluvia. Este dios era extremadamente temido entre los avances humanos mesoamericanos, ya que eran órdenes sociales absolutamente agrícolas que dependían de los ciclos del agua para el desarrollo de sus rendimientos. En consecuencia, hicieron ceremonias a Tláloc para adelantar grandes cosechas.(Ver: festividades mexicanas)

Tláloc es un doble dios, ella es dama y hombre. Su parte femenina es la diosa Chalchiutlicue. Es un dios naval y guerrero. Controla y por lo tanto todo es maravillas del clima. Es un dios útil, pero también es un dios airado. Su hogar es el Tlalocán, un lugar natural y legendario donde el sustento nunca es inadecuado.

Las características que lo separan son manchas azules, bigote azul, dientes y nariz azul voluta. En su cabeza lleva un sombrero y en el cuello transmite una especie de aficionado al papel colapsado. Lleva una camisa verde y su bastón es ondulado, simbolizando un rayo.

Como lo indica la leyenda de Tlaloc, cuatro tlaloques viven en el tlalocan, que observan cuatro cuencos cargados de agua coordinados a cada punto cardinal. En medio de estos cuatro cuencos, está Tlaloc. Ante la posibilidad de que los ocupantes hagan un ritual para Tláloc, y esto lo cumpla, envía el agua de los barreños útiles para los productos. Sea como fuere, en caso de que se ponga furioso, envía el agua desde latas alternas, que transmiten la estación seca, el granizo o el agua echada a perder.

Los inicios de Tlaloc son oscuros, sin embargo, la teoría más alcanzable es que se origina en la cultura olmeca de 1500 AC. – 300 a. C., ya que el señor de la lluvia olmeca tenía algunas propiedades ganadas por Tlaloc. Además, es difícil encontrar a este dios en el tiempo, ya que la proximidad de los ojos concéntricos, una de las características de Tlaloc, aparece en numerosos cuadros continuamente.

Las representaciones de Tláloc en la artesanía son amplias y excepcionalmente variadas, sin embargo, continuamente se mantienen las características que lo hacen obvio. Encontramos numerosas divinidades en el modo de vida de Teotihuacán y en el modo de vida de Mesoamérica, cuando todo está dicho.

Cada una de estas divinidades aclaró realidades que ocurrieron en las vidas de estos establecimientos cívicos, fantasías y leyendas que nos han llegado debido a los restos que quedan en las representaciones creativas, piezas arqueológicas e incluso en versos religiosos.

Vestimenta de cultura teotihuacana

Los datos sobre el vestido de la cultura teotihuacana son muy raros. Este progreso mesoamericano se ha enterrado de manera confiable en secreto y los especialistas todavía están discutiendo sobre sus organizadores y su repentina disminución. Los elementos sutiles de su dialecto y su mentalidad étnica son oscuros.

Como toda cultura mesoamericana, la cultura teotihuacana estaba profundamente estratificada y denotaba las distinciones de posición social a través de la vestimenta y la ornamentación. El material principal para confeccionar los vestidos del teotihuacan fueron los filamentos extraídos del maguey o agave. (Ver: Chichén Itzá México)

Llegaron a utilizar tejedores simples que podían probar cosas diferentes con otros materiales crudos, por ejemplo, algodón, henequén y pelo de conejo. Esta preferencia por los materiales naturales y biodegradables aclara por qué no hay remanente de los estilos de vestir de la época. La matiz fue esencial en la elaboración de prendas y coloreó las cuerdas con colores característicos y realzados con púas caleidoscópicas que se consolidaron para hacer capas, túnicas, abanicos e incluso escudos.

Los hombres de las clases más bajas utilizaron el maxtlatl o taparrabos, que se utilizó para cubrir las partes privadas y una maraña, que era un material que se fijaba en la sección media para cubrir los cuartos traseros. Estaban descalzos y expuestos con el torso.

Las damas llevaban el acostumbrado huipil con adornos geométricos, una falda y zapatos o huaraches. A causa de los ministros, se incluyeron camisas o xicolli, capas mejoradas o tilmatli y pliegues masculinos o de cueitl. Esta adornado con coronas enormes y diferentes materiales o tapas protectoras de piel de becerro.

Las filas militares, como se ve en los códices y en las pinturas murales, podrían estar usando pieles de criaturas y un velo que reflejara los puntos fuertes de la pantera, el halcón o el coyote. También puedes observar conjuntos completos o tlahuiztli que fueron coloreados con planes y unidos por gorras en forma de cono.

Te Recomiendo Ver...

Un componente crucial para el atuendo militar fue el círculo de espejos, que comprendía una piedra oscura limpia que estaba atada en la parte posterior y que podía incluir plumas en el límite. Esta pieza podría ser utilizada como escudo.

Un adorno que atrae mucha atención de estos guerreros son las “anteojeras serpentinas Tlaloc”. Comprendían estructuras redondas que abarcaban los ojos como anteojos actuales. Los diferentes extras utilizados fueron muñequeras adornadas, protectores de oídos y huaraches.

Para mostrarse considerablemente más temible, los guerreros grabaron sus dientes, perforaron el colgajo y el tabique nasal y se afeitaron la cabeza. Este inventario detallado de la indumentaria militar que se encuentra en las pinturas murales de Teotihuacán es un caso razonable de la importancia de la punta de guerrero para la sociedad.

Gastronomía

La rutina alimenticia de los teotihuacanos es una pieza fundamental de la forma de vida del principal progreso más grande en América y uno de los más grandes en el viejo mundo. A medida que el avance humano se desarrolló a lo largo de los años, sus tradiciones avanzaron de manera similar, y excepcional su método para reforzarse.

La biodiversidad tan rica en su región (desiertos, zonas tropicales, lagos y territorios costeros ricos en elementos marinos) les permitió explotar cada uno de los activos disponibles para ellos. Persiguiendo, recolectando plantas, pescando y reproduciendo.

Los teotihuacanos tenían un régimen alimenticio hecho básicamente de plantas y criaturas, de donde obtenían sus fuentes de proteínas y nutrientes. Desarrollaron completamente su creatividad para hacer utensilios, trampas y metodologías para perseguir criaturas, por ejemplo, conejos, venados, venados, pavos, aves, serpientes y roedores salvajes.

Paso a paso, sus procedimientos para perseguir fueron mejorando, descubrieron el desarrollo de las multitudes de criaturas según el cambio estacionario y con eso para organizar mejores resultados. Subsidiariamente a la caza, los teotihuacanos ensamblan plantas silvestres como bayas de enebro, verdolagas, pastos y nopales.

A partir de la percepción del desarrollo de las plantas, este progreso humano temprano y específico descubrió cómo relacionar la temporada de tormentas con el desarrollo de estas y de esta manera averiguar cuál era la mejor estación para recolectar. Lo que es más, criaron criaturas para su uso como pavos y chicharrones, en particular el xoloitzcuintle (cachorro preparado) cuya carne fue vista como un manjar impresionante.

En ellos se puede disfrutar de una deliciosa parrilla de cordero, directamente de la parrilla, y acompañarla con un delicioso consomé, o probar las carnitas de cerdo o los deliciosos mixiotes con nopales. A pesar de las típicas quesadillas de tortilla de maíz cuidadosamente ensambladas cargadas con pollo, carne o queso cheddar, puede probar una variedad de platos que demuestran la combinación entre la cocina prehispánica y la comida española.

Prepárese para disfrutar de los escamoles, las crías de insectos, en los pasteles celestiales de escamel, servidas en un plato de verduras mixtas o en una tortilla de maíz con salsa y acompañadas de arroz.

En el menú de comida teotihuacana descubrirá los caracoles, que puede saborear con nopales o pico de gallo, esta deliciosa ración de verduras mixtas de aguacate, cilantro, tomate y cebolla, tan convencional en México. Trate de no dejar pasar la oportunidad de ir con su cena con un corcel de tequila, o pruebe el pulque, ya sea común o en un “restaurado”, condensado con productos naturales.

En caso de que todavía haya un espacio en el estómago, proceda con los tlacoyos, una tortilla de maíz ovalada gruesa cargada con frijoles, frijoles, garbanzos o cuajadas con cheddar y sabrosas nopales que se ejecutan en el molino del lugar. Adicionalmente se elabora con maíz, sopes o exprimidos presentados con frijoles, cheddar oaxaca, lechuga y salsa roja o verde.

Para exasperar la situación, en Teotihuacán descubrirá una variedad de postres mexicanos ordinarios, por ejemplo, xoconostles y pescados en almíbar, alegrías, golosinas de calabaza, obleas (pepitorias), tejocote dulce y tamarindos. En el caso de que no hayas tocado la base en el tratamiento, no te estreses, puedes llevarlos a casa e incluso regalarlos como una chuchería de tu visita a la Ciudad de los Dioses.

Organización social

La asociación política y social de Teotihuacan se organizó con una sólida cadena de importancia de clases en un pueblo multiétnico, representado por un estado excepcionalmente religioso, formado por unos pocos individuos de las sociedades privilegiadas o las élites de su público en general.

El nombre de esta ciudad proviene de la desconcertante ciudad prehispánica llamada Teotihuacán. Situada en el extremo este del Valle de México, semi seco, era la ciudad más grande, cautivadora y venerada de la época brillante de Mesoamérica.

La mayor parte de los antecedentes sobre esta sociedad radiante proviene de los mexicanoss (aztecas), quienes utilizaron la ciudad en algún lugar en el rango de 600 años después de su caída y los mensajes posteriores de México pionero. Este pueblo alcanzó su esplendor entre los 200 a. C. también, 700 d.C

Los arqueólogos también han descubierto cómo desentrañar algunos enigmas de este progreso humano al concentrar las protestas de ingeniería, pintura, antigüedades y loza dejadas por el Teotihuacan. Abrumada por dos pirámides masivas y un camino sacrosanto, la ciudad es una prueba de un poder político-militar anhelante y una asociación social extremadamente estricta, superada solo por establecimientos cívicos anticuados, por ejemplo, Roma y Egipto.

Los teotihuacan eran contrapartes con el progreso humano maya temprano del centro de los mil años principales después de Cristo y, de manera discutible, existían antes de la fundación de la intensidad agregada del desarrollo tolteca.

Asociación política

Como se expresó hacia el principio, desde hace poco se confía en que la sociedad fuera administrada por una organización estatal religiosa. Como tales, los pioneros de este progreso practicaron su capacidad como jefes de estado, así como los pioneros religiosos que hablan a los seres divinos.

La prueba arqueológica sigue siendo extremadamente ambigua para garantizar precisamente la disposición de la administración del Teotihuacan, sin embargo, los componentes que dan más peso a la hipótesis religiosa son los que acompañan:

La ingeniería de la ciudad y el complejo de pirámides trabajaron de acuerdo con los enfoques cardinales, que proponen el impacto religioso y la camarilla de las estrellas. Composiciones sobre separadores y jarrones que descubren fantasías de creación, de secciones al próximo mundo, de ceremonias religiosas y penitencias humanas. Las imágenes grabadas de los seres divinos, particularmente la serpiente emplumada Quetzacoatl.

Forma de gobierno

Se avala que este ajuste de administración de las elites descubrió cómo prosperar a la luz del hecho de que cada parte podría mantener áreas particulares de la sociedad controlada y fiel a través de diferentes habilidades o procedimientos.

El riesgo por el poder militar era el más normal y constante, aunque funcionaba como una unidad inseparable con inculcación religiosa, cuya filosofía extendió la acomodación de la población general como la voluntad indiscutible de los seres divinos y la idea inevitable de la vida.

En cualquier caso, también se confía en que un sentimiento directo de corazón comunitario y ética para ser un nativo decente podría ser un factor tan importante como los anteriores para mantener la cultura multiétnica de Teotihuacan viviendo y avanzando durante mucho tiempo.

Según lo indicado por los estudiantes de historia, esta última razón sería un buen augurio con respecto a la grandeza y el largo período del avance humano de Teotihuacan, y aclararía mucho mejor la falta de asistencia de los gobernantes egocéntricos y autoproclamados. (También te puede interesar: Regiones Culturales de México)

Economía

La economía teotihuacana es uno de los mejores precedentes de la economía en todo el mundo. Esta ciudad es conocida en la historia por su enormidad y comercio. Cuando se habla de sociedades prehispánicas, se regresa instantáneamente a las áreas urbanas con pirámides y locales simples, pero esta no es la situación de Teotihuacán.

Se debe hacer referencia a eso, en vista de su área, Teotihuacán era un asentamiento rico en artículos de negocios y de subsistencia, y además de ser cuerpos de agua cercanos que permitían un diluvio de intercambios y surtidos estables en los artículos que anunciaba. Las bases monetarias sobre las cuales prosperó este avance humano fueron la agroindustria, la persecución y crianza de criaturas, el uso indebido de activos característicos y el intercambio.

Agricultura

La prosperidad de la cultura y su supervivencia se debieron esencialmente a la agroindustria, ya que la mayor parte de la alimentación adquirida estaba destinada a cubrir las necesidades del considerable número de ocupantes. Como se hizo referencia a over, el número sumó más de 120,000, a pesar de los remitentes y viajeros que visitaron el escaparate.

La medida de manutención proporcionada por los logros permitió que incluso las partes pobres de la sociedad sobrevivieran. A pesar de tener suficiente para reforzar y ofrecer el resto, los teotihuacanos también “enviaron” artículos a diferentes avances humanos con menos recursos hortícolas. El  aspectos más destacados de este desarrollo es sin duda la utilización de “chinampas”, barcos de carga asegurados con tierra que les permitieron sembrar incluso en territorios pantanosos.

Se acepta, con justificación, que este tipo de estrategia rural tuvo un impacto inequívoco en su mejora monetaria, dado que al explotar los territorios o vías fluviales descuidados, excepcionalmente abundantes en el área, se pudieron recolectar durante el tiempo elementos que eran difíciles de alcanzar. Encuentra en diferentes zonas.

Caza y cría

Para terminar la rutina de comer, los teotihuacanos persiguieron criaturas con carne delicada, por ejemplo, venados, conejos y animales alados. Además, se comprometieron a domar y criar criaturas, la más reconocida fue el pavo y, la más costosa e impecable, la perra xoloitzcuintle.

El sustento no fue, en absoluto, la única ventaja de perseguir o criar, también hubo un cambio de piel. Estos se expandieron en un incentivo como lo indican los medicamentos con los que fueron aliviados, lo que implicaba que la publicidad de la piel de vaca tenía elementos abiertos para todos los planes financieros. Este fue uno de los puntos de interés que apoyaron la convergencia de negocios en la ciudad.

Explotación de recursos naturales

Esta cultura se describe por su asociación agradable con el hecho de obsidiana, un mineral excepcionalmente abundante y seguro que les permitió hacer armas y cortar modelos, a pesar de explotar la tierra de la tierra, lo que permitió hacer la cubierta de las pirámides y sus posteriores. Decoración con obras de arte normales para esta región.

Política

La organización política de la cultura teotihuacana era sobre temas de cuestiones legislativas, similares a la religión, fueron administradas por pioneros religiosos, es decir, tenían un gobierno religioso. Por la mayor parte de su historia. Los ministros o maestros fueron la población general que recopiló la información lógica de otro mundo que fue vital para la supervivencia de las sociedades mesoamericanas anticuadas.

 Los ministros, junto con la clase guerrera, monitorearon a la población teotihuacana. El gobierno central donde el honorable clérigo y guerrero poseía los lugares de trabajo más elevados del reino independiente.

Cultura teotihuacana arquitectura

Un aspecto entre los antecedentes más fascinantes del esquema de grupos de los locales en América Latina es la ciudad de Teotihuacan, que se encuentra en México y su nombre significa “Lugar donde los hombres progresan para convertirse en seres divinos”. En este post veremos las estructuras más imperativas absolutas de la ingeniería teotihuacana.

Camino de los muertos

También llamada Miccaohtli, la Calzada de los Muertos es una calle de aproximadamente dos kilómetros de longitud y 40 metros de ancho que atraviesa la ciudad desde la Pirámide de la Luna hasta La Ciudadela. A lo largo de esta calle hay santuarios, casas y residencias reales que tienen un lugar con los personajes más importantes del público en general de esa época.

Las estructuras más vitales son la Casa del Sacerdote, la Quetzalmariposa o el Palacio de Quetzalpapalotl y el Palacio de los Jaguares y, además, el santuario de Quetzalcóatl y la superficie de las conchas con plumas. Un destaque entre la información más intrigante es que en una de las habitaciones hay pisos cuyo desarrollo dependía de capas de láminas de mica, que se aseguraron con tezontle; Si visita Teotihuacan, puede solicitar al monitor que le brinde la oportunidad de ver este interés.

Pirámide del sol

Este es el más grande que trabaja en Teotihuacan y es uno de los más grandes en Mesoamérica, después de la Pirámide de Cholula, también en México. Se puede ver muy bien a unos pocos kilómetros de distancia, dado que mide 63 metros de altura y su planta tiene alrededor de 225 metros a cada lado, lo cual es la razón por la que algunas personas la contrastan más a menudo y la Pirámide de Cheops. en Egipto.

La Pirámide del Sol tiene cinco cuerpos truncados que se colocan uno sobre el otro y una estructura escalonada que consta de tres cuerpos, que no tienen la estatura de la etapa primaria. Su desarrollo ocurrió en dos fases y en 1971 se encontró un pasaje subterráneo que se extiende hacia el este por aproximadamente 100 metros; Al final de este pasaje hay una carga de cuatro lóbulos que debe ser una tumba genuina.

Pirámide de la luna

Esta es una de las estructuras más visitadas en Teotihuacan y su desarrollo se realizó en siete fases; Su planta es de 45 metros por cada lado y tiene una forma cuadrada. A pesar de que este edificio es más pequeño en tamaño que la Pirámide del Sol, tiene una altura similar y, junta a él, una figura de la Diosa de la Agricultura.

Fortaleza y pirámide de quetzalcóatl

El desarrollo principal alude a un complejo de ingeniería que estructura una plaza moldeada cuadrada y en ella se encuentra la Pirámide de Quetzalcóatl o la Serpiente Emplumada, que está rodeada por 13 santuarios opcionales.

Detrás de dicha pirámide hay algunos edificios de alojamiento que deberían ser para personajes de clase mundial de la cultura teotihuacana y en el punto focal de la fortaleza hay una posición de amor con cuatro escaleras para entrar al escenario. Debajo de la pirámide hay un pasaje que indica tres cámaras, donde se supone que hay estancias de personajes críticos de Teotihuacan. (Ver: Tradiciones de Mexico)

Es un edificio que se hizo para que vivan los principales de la sociedad, especialmente los ministros. Para entrar necesitas subir una escalera vigilada por unos pocos pumas y alrededor hay columnatas para delinear la entrada a las cargas dentro del castillo.

Hay secciones de piedra que tienen representaciones de mariposas y plumas de quetzal; Se confía en que mientras estaba en capacidad este lugar los segmentos tenían relieves policromos y los divisores internos estaban adornados con temas identificados con la fuerza divina del agua.

Arte

Arte de Teotihuacán, un arreglo de indicaciones estéticas creado por el principal progreso humano extraordinario del área focal de México (200 aC-700 dC). El compromiso significativo de Teotihuacán fue establecer los atributos característicos de la ciudad consagrada. Cada parte comprende un extraordinario teatro de promulgación en el que el paisaje es impresionante y conmovedor.

Diseño

Está firmemente identificado con el urbanismo. La organización urbana de la ciudad no está solo en el interior, sino que cada parte reacciona a una celosía excepcionalmente exacta. A pesar del centro principal de la ciudad, que sigue corriendo de norte a sur, East Avenue (este-oeste) separa el interior en cuatro secciones.

La ciudad se extiende por 20 km2 y debería tener una población de 100,000 ocupantes. Alcanzó su cresta más asombrosa en la etapa de Xolalpan (450-650 dC), cuya zona de superficie aseguró 24 km2, logrando 250,000 ocupantes. Las increíbles pirámides del Sol y la Luna, el santuario de Quetzalpapálotl y la Ciudadela son los componentes más característicos.

Pintura muralista

Está situado en los divisores de unas pocas residencias reales situadas en la frontera urbana de la increíble ciudad. Representa excepcionalmente bien el origen sacrosanto de la ciudad. Las escenas están dirigidas por figuras de seres divinos o por clérigos vestidos con sus características. El que más habló fue el señor de la lluvia, Tlaloc, héroe de varios servicios identificados con la tierra y la riqueza.

Cerámica

Fue un destacado entre los componentes más característicos de la cultura teotihuacana. Cuando las piezas estaban aseguradas por una fina capa de estuco, se pintaban temas geométricos y escenas naturalistas, incluidos seres divinos, clérigos, representaciones simbólicas, criaturas y plantas. La composición de mayor alcance fue la cámara trípode con tapa, adornada con pintura, alivio y corte.

Arte lapidario

Tuvo una mejora extraordinaria. Hay fantásticas cubiertas hechas de piedras duras, por ejemplo, ónix, diorita y serpentina, avanzadas con mosaicos de coral y obsidiana. Si bien cada uno de los velos está descontextualizado, hay una comprensión con respecto a su carácter notablemente funerario.

Escritura

En la época de su florecimiento, Teotihuacan era un interior con un contacto sólido con diferentes sociedades de Mesoamérica, en verdad, los trabajadores mayas y zapotecas vivían allí. Uno de los principales signos de su iconografía se encuentra en el Templo de Quetzalcóatl, una estructura del centro del siglo III dC. Habla a una extraordinaria serpiente asegurada con plumas de quetzal, una perspectiva inequívocamente maya; Por otro lado, ciertos glifos de nombres de días y el tipo de área de los números parecen obtenerse de Zapotec.

Mientras tanto, los modelos de la iconografía teotihuacana están dispersos por todo Mesoamérica, incluso una parte de los códices mixtecos y aztecas que se conservan recuerdan a una parte de sus glifos. Esta asociación social ha obstruido la elucidación de las indicaciones de la raíz de Teotihuacan.

Numeración

En los descubrimientos de Manuel Gamio de 1917 en el Templo de Tlaloc, las diferencias apenas reconocibles, por ejemplo, unas y una barra tan amplia como cinco se han traducido como indicaciones de representación numérica, a pesar del hecho de que la utilización de líneas en lugar de un punto es irregular, todavía estaba presente en el momento del contacto europeo y en los escritos provinciales de Texcoco, en otras palabras, el territorio general de Teotihuacan.

Horarios de encendido

Glifos de serpiente emplumada Un títere de una serpiente emplumada, hasta el momento conocido, transmite una progresión de días en su cuerpo, ilustraciones de Karl Taube. Independientemente de estar desintegrado, el nombre del día de roca al que se habló con una piedra puntiaguda encerrada en un cartucho giratorio doble, debajo de él, el número dos que hablan dos círculos. Registra el día 8-Flower, la barra que muestra los cinco está separada por un par de grupos de esquina a esquina, normal en la composición zapoteca.

Lugar de nombres, títulos y nombres.

Jorge Angulo (1972) fue el primero en mencionar nombres de lugares probables en las pinturas murales de Tepantitla. Luego, Jennifer Browder (2005) reconoce más de cuarenta glifos que parecen estar unidos con flores, plantas, pendientes o con volutas de discurso.

Período

El período más crítico de Teotihuacán se relaciona con el tiempo del Clásico Temprano de Mesoamérica. Entre el primer y el octavo centenario de años, la cultura teotihuacana se creó en tiempo  concéntrico de Mesoamérica, que se convirtió en un período ejemplar en el rango de 200 y 600 dC. De los signos urbanos más grandes del mundo mesoamericano, así como de la América precolombina en su totalidad.

Aportaciones

Los apostes más notables de la cultura teotihuacana son la sesión de pelota, mano de obra y producción de barro, gastronomía o sistemas agrícolas. La cultura teotihuacana es una referencia crítica de las sociedades mesoamericanas precolombinas que estuvieron disponibles entre los primeros y primeros cientos de años antes de Cristo. La ciudad prehispánica de Teotihuacán fue proclamada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1987 con la referencia de que “aquí se hicieron los seres divinos”. (Ver: culturas indígenas de México)

Leyendas

Las investigaciones de los arqueólogos revelan que la pirámide de la Serpiente Emplumada tiene su motivación para hablar a los teotihuacanos del cielo, la tierra y el mercado negro, y se utilizó para actos estilizados para apoyar los ciclos agrarios.

El mercado negro, que es donde van los muertos, es abordado por un pasaje subterráneo que se utilizó solo para actos estilizados. Del mismo modo, en sus divisores se encuentran incrustaciones de metales brillantes que simbolizan las estrellas, bocetos de los divisores del comienzo de la vida, plantas y criaturas que se reproducen en sus divisores.

Cultura teotihuacana inventos

El invento más significativo de la cultura Teotihuacán fue construir las cualidades que caracterizan a la ciudad santa. Cada parte de ella establece un increíble teatro de promulgación en el que el paisaje es fabuloso y conmovedor. Un intercambio en desarrollo llevó su impacto a los lugares más alejados de Mesoamérica: en el norte a los desiertos de Sonora y Sinaloa y, en el sur, a Uaxactún y Tikal en las marismas mayas. El resultado fue un tremendo desarrollo de las áreas de artesanos y una mejora especializada del número considerable de expresiones que no se había conocido en ningún otro momento.

Dejar Comentario