Cultura chachapoyas: Origen, características, descubridor y más

La cultura Chachapoyas fue una civilización prehispánica que se creó en los bosques nubosos de la región amazónica del Perú. Los individuos de esta cultura también se llaman “guerreros de las nuves”.

Origen  de la cultura Chachapoyas

Los Chachapoyas fueron descendientes de los migrantes cordilleranos socialmente andinos, quienes ajustaron su cultura genealógica en el nuevo medio, absorbiendo los atributos amazónicos.

Te Recomiendo Ver...

Dado que los incas y los conquistadores españoles son las principales fuentes de datos sobre los Chachapoyas, hay información sobre los Chachapoyanos que ellos ven directamente. Las composiciones y registros de los escritores fundamentales de la época, por ejemplo, El inca, Garcilazo de la Vega, dependían de cuentas fragmentarias de segunda mano.

Esta es la cantidad de lo que pensamos acerca de la cultura Chachapoyas depende de la prueba arqueológica de sus restos, la producción de loza, tumbas y otras rarezas de Chachapoyan.

La cultura Chachapoyas era conocida desde el primer punto de partida de la conquista española en Perú, por lo que no hay un individuo que posea el título de pionero de la cultura Chachapoyas.

Te Recomiendo Ver...

A pesar del hecho de que hay pioneros en áreas urbanas o postes de los Chachapoyas, por ejemplo, la Fortaleza de Kuelap de su pionero, Juan Crisóstomo Nieto, “Torre de Babel peruana” por su altura monumental.

Historia

La cultura Chachapoyas comenzó a crearse en el siglo VIII. Hay pruebas de que la región había sido poblada desde 200 a.C. No obstante, no ha sido posible demostrar si estos pioneros eran un tipo de pre-Chachapoyas o si tenían un lugar con otra civilización  de la cual no existen registros.

La cultura Chachapoyas alcanzó su cima en el siglo XI, cuando la horticultura, la ingeniería y el negocio material prosperaron. A pesar de que esta cultura tenía fortalezas y otras estructuras militares, en 1475 fueron derrotados por los incas.

El triunfo de los incas se esperaba en gran parte por la forma en que los chachapoyas se habían dispersado desde el siglo XII. A pesar de que el triunfo fue rápido, los individuos de Chachapoyas no estaban contentos con el mando del Imperio Inca y se rebelaron una y otra vez.

Para resolver este problema, los gobernantes incas aislaron a los Chachapoyas en varias partes de la región, con el objetivo de que su obstrucción no hablara de un peligro para el Imperio.

El resultado de las amenazas entre los chachapoyas y los incas fue que, cuando llegaron los europeos, numerosos chachapoyas defendieron a los españoles y lucharon por ellos. No obstante, la mediación de los españoles simplemente disminuyó la población que acababa de disminuir por el triunfo inca.

200 años después de la revelación de América, más del 90% de la población de Chachapoyas había desaparecido.

Características de la cultura Chachapoyas

Chachapoyas es una cultura arqueológica del antiguo Perú que se creó en la actual oficina peruana de Amazonas hacia el final del Horizonte Medio y durante todo el período de tiempo Intermedio Tardío.

Ha dejado un número notable de enormes hitos de piedra, por ejemplo, Kuélap llacta, Gran Pajatén, estructuras funerarias, ataúdes de piedra y sepulcros, por ejemplo, los de la Laguna de los Cóndores y diferentes lugares de difícil acceso. Esta cultura fue un gran avance de las redes de autogobierno.

cultura chachapoyas

Los Chachapoyas vivían hacia el sureste de Bracamoros, en la ribera correcta del río Marañón. Su avance se centró en el valle del río Utcubamba. Probablemente fueron dispersados ​​por el sur hasta el canal de Abiseo, acomodado del Huallaga, donde se levanta el baluarte del Gran Pajatén.

Esencialmente, la noticia de que el Inca Garcilaso de la Vega dice que el dominio de los Chachapoyas fue extenso hasta el punto de que “podríamos considerarlo un reino, ya que tiene más de cincuenta leguas de largo y veinte de ancho, sin lo que va a Moyobamba”. Para una explicación suficiente de estos datos, diremos que una legua se compara con unos cinco kilómetros.

Los Chachapoyas habrían sido vencidos por los Incas en la temporada del gobernante Tupac Inca Yupanqui.

Los Chachapoyas tienen una larga historia en el lugar, estimada en unos pocos siglos, a la luz de las declaraciones de mano de obra que se muestran en las divisiones aproximadas de los derrumbes del territorio de Utcubamba.

Posiblemente, eran parientes de migrantes de carreras de montaña que modificaron su cultura genealógica en el nuevo medio, quizás obteniendo convenciones de los pioneros principales del punto de partida en la Amazonía.

Los Chachapoyas alteraron la escena del desierto, convirtiéndose en un lugar inútil e infructuoso, ya que arrasaron los bosques y como resultado del consumo anual de sus territorios. Este ajuste de la primera escena se introduce expresamente en el territorio del río Utcubamba.

La cultura Chachapoyas legítima probablemente tuvo sus comienzos en el siglo VIII. Necesitaba alcanzar su etapa de prosperidad a partir del siglo XI y continuó hasta el desembarco de los españoles en Perú, a pesar de que en 1470 su libertad política estuvo influenciada por la victoria inca.

Su dominio se extendió de norte a sur por aproximadamente 400 kilómetros, desde el río Marañón en la región de Bagua hasta el tazón del río Abiseo, donde se encuentra la fortaleza de Gran Pajatén, y más al sur hasta el río Chontayacu. Incorporó la región sur de la rama actual de Amazonas y las áreas del noroeste de la división de San Martín, y también los espacios del extremo este de la oficina de La Libertad.

Ubicación

La cultura Chachapoyas se ubica en la localidad norteña de los Andes del Perú. Se trataba del área triangular formada por tres vías fluviales: el Marañón, el Utcubamba y el Abiseo. En su apogeo, además, poseían los valles al sur del lugar del Amazonas, moldeados por el río Chuntayaku.

En cuanto al aumento de la región de esta civilización, el Inca Garcilaso de la Vega demostró que podría ser visto como un reino sin mucho esfuerzo, ya que superó 50 leguas de largo y 20 leguas de ancho.

Se asentaron en las regiones más bajas de la cordillera de los Andes, en la sustancia este del desarrollo de la piedra. Estaban situados en algún lugar en el rango de 2000 y 3000 metros sobre el nivel del océano. Este territorio fue actualizado por la amante, de ahí el nombre de “guerreros de las nubes”.

Economía

Uno de los principales ejercicios monetarios fue la horticultura. Esto fue apoyado por la forma en que las regiones más bajas de las montañas andinas contaban con cosechas excepcionalmente maduras y fueron regadas por aguaceros consistentes.

Los productos fundamentales fueron papas, olluco, oca y mashua, tubérculos de increíble importancia en el régimen alimenticio de los Chachapoyas. Además, desarrollaron granos, por ejemplo, quinua y kiwicha.

Debido a los territorios rocosos y al enorme tamaño del río Marañón, la cultura Chachapoyas se aisló fundamentalmente de diferentes establecimientos cívicos. Así, el intercambio no fue un movimiento predominante en su economía.

Otros ejercicios monetarios creados por esta cultura fueron la persecución, los asuntos sociales, los animales domesticados y el negocio material.

Industria textil

De todas las sociedades precolombinas, las chachapoyas se destacan entre las más notables en cuanto al avance de los tejidos. En algunos destinos arqueológicos se han descubierto piezas de material que exhiben la autoridad de los métodos de vanguardia.

Cerámica

El gres de Chachapoyas no alcanza la dimensión de hecho por otros avances humanos precolombinos, por ejemplo, Mochica o Nazca. Cuando todo está dicho, se hicieron jarrones sencillos, con adornos en pintura o relieves básicos.

Agricultura

La agricultura se crea explotando el acceso a una variedad de sistemas biológicos. Los sistemas de árboles se transforman en amplios patios de desarrollo y las regiones bajas se desarrollan en campos con marcos de infiltraciones expuestas. Desarrollaron tubérculos, por ejemplo, papas, mashua, oca y olluco, y granos, por ejemplo, quinua y kiwicha en territorios que se extienden desde 3200 hasta 3800 metros sobre el nivel del océano.

Los ocupantes de la cultura Chachapoyas confían en impulsar el negocio agrícola, perseguir y reunirse para su subsistencia. Además, basar su economía en la creación residencial de materiales y producción de loza. La creación y el comercio de alimentos unieron comunidades informales y soluciones entre la población.

Religión

Poco se piensa acerca de esta religión ya que las partes restantes que se han encontrado no son convincentes de esa manera. Además, con el éxito de los incas y el inconveniente de esta cultura, se perdieron muchas de las cualidades que caracterizaron a los chachapoyas.

Los escritos de Garcilaso de la Vega muestran que los Chachapoyas veneraban a los seres divinos en el estado de las criaturas, por ejemplo, el cóndor y la serpiente. Sea como sea, no hay pruebas para demostrar este caso.

Una de las pocas prácticas religiosas chachapoyas que tiene pruebas es la facción de los predecesores. Esto se ve en los desarrollos distintivos del servicio de entierro que se han encontrado.

Por ejemplo, se hicieron ataúdes de piedra de barro, en los que se colocaron los cuerpos y algunas contribuciones dedicadas a los predecesores.

En el diseño del servicio conmemorativo destacan las tumbas, desarrollos rectangulares de unas pocas dimensiones. Estos pueden ser individuales o grupales. Estas estructuras se enriquecieron con lienzos hechos en su mayor parte en rojo.

Costumbres Funerarias

En la cultura Chachapoyas había dos tipos de tratamiento funerario: tumbas de piedra cortada y ataúdes de piedra de barro. Ambos están en todos los intentos y los propósitos son difíciles de alcanzar lugares. Los sepulcros eran vastas reuniones de desarrollos cuadrangulares, con picos en los tejados, cornisas extensas y especialidades cuadrangulares o moldeadas en T.

Entre las catacumbas más importantes están Revash y Usator. Entonces, nuevamente, los ataúdes de piedra aseguraron el cuerpo de los fallecidos que estaban agachados y envueltos con pañuelos, y aparecieron como una bóveda redonda y hueca o en forma de cono. Entre las reuniones de ataúdes de piedra emergen Chipuric, Petuen, Guan y Ucaso.

Arquitectura funeraria

Poco se piensa acerca de la cultura Chachapoyas con respecto a su religión, particularmente antes del gobierno inca. En cualquier caso, la complejidad del diseño del servicio conmemorativo muestra la importancia que esta cultura proporcionó a los predecesores y hasta la muerte. Dos ejemplos funerarios han sido identificados en esta cultura: el ataúd de piedra y el sepulcro. (ver: cultura precolombina de Colombia)

El Sarcófago

Además llamado purunmachu, es un desarrollo del paquete funerario. Tenían un marco humano y fueron hechos en tierra con la ayuda de palos y piedras; En el interior guardaban un espacio para poner a los muertos en sus cuartos traseros y envueltos en materiales, por regla general, aportaban contribuciones de loza, materiales y calabazas.

En la parte superior del cofre de piedra se colocaron cabezas falsas con una cara nivelada, un botón inconfundible y una nariz enorme. Las instancias de este ejemplo se encuentran en Karajia, Chipuric, Petuen, Guan y Ucaso.

Te Recomiendo Ver...

En este vídeo podrá encontrar información muy importante sobre la cultura chachapoya:

El mausoleo

También llamada chullpa o pucullo, tenía forma cuadrangular y hasta tres dimensiones de especialidades, donde los muertos se unieron con contribuciones, por ejemplo, accesorios, bolígrafos, productos de barro e instrumentos melódicos.

Tanto dentro como fuera del sepulcro se pintaron de rojo con planos de cruces, formas cuadradas y estructuras como la letra T. Se encuentran ejemplos de catacumbas en Revash, Usator y Laguna de los Cóndores.

Un esfuerzo por el desierto de Chachapoyas, impulsado por el científico Álvaro Rocha, encontró en 2003 el Complejo funerario Sholón, avanzando hacia la Gran Vilaya. Allí se encontraban sepulcros semicirculares de diez metros de altura, resaltados con frisos que albergan momias y materiales de la cultura Chachapoyas.

Influencia cultural de la civilización Chachapoyas

La cultura Chachapoyas se creó en aislamiento. No obstante, hay pruebas de que colaboraron esporádicamente con diferentes culturas que estaban empoderadas hacia el norte y el oeste del río Marañón.

Las partes restantes de su generación creativa y compositiva han recomendado que abandonara a los forasteros y ajustara su cultura hereditaria al nuevo medio. El avance de los Chachapoyas llegó a su fin cuando fueron comandados por los incas en el siglo XV.

Organización Social

Algunas reuniones étnicas que comparten las costumbres sociales equivalentes en la región actualmente incluidas entre las localidades de Amazonas y San Martín participaron en una especie de estado confederado hacia el inicio del año 800 DC. Las áreas extensas estaban absolutamente libres entre sí y en ese punto estaban controladas. (ver: cultura pre inca)

Estas agrupaciones tenían un dialecto similar y, además, comparaban tradiciones y sistemas de desarrollo. Se congregaron para servicios religiosos o para salvaguardar el asalto de un pueblo enemigo.

Organización política

La unidad de asociación social fue establecida por enormes territorios, cada uno controlado por un increíble cacique y absolutamente autónomos entre sí. Eran pequeños reinos o casas asentadas en su mayor parte en las orillas del río Utcubamba.

Todos tenían un dialecto similar, tradiciones y métodos similares para desarrollarse y, de vez en cuando, se reunían para algunos servicios religiosos o para protegerse del asalto de una ciudad enemiga, manteniendo continuamente su autogobierno.

Según las narraciones relatadas por Pedro Cieza de León, las Chachapoyas eran las más blancas y ágiles de la considerable cantidad de ocupantes del Perú. Llevaban prendas de lana y llevaban “llautos” en la cabeza como una indicación de su origen. Luego de su incorporación al Inca, recibieron las tradiciones forzadas por los Cusqueños.

La asociación social dependía de la creación de hogares y de la subsistencia rural con almacenes. El número de habitantes en Chachapoyas pudo haber tenido la situación de personas de mediana edad en una corta y larga cadena de separación en el sistema de intercambios entre notoriedad, y en la valoración emblemática de los artículos y artículos, sin duda estaban en contacto con los Xibitos en la parte superior.

El comercio de alimentos, por ejemplo, la sal y las administraciones dentro del distrito de Chachapoyas, dependía de las relaciones sociales donde los sistemas trabajan en organización con la población.

Entierro y quipus

En 1996, se encontraron algunas chullpas o tumbas en los acantilados de piedra caliza, a unos diez metros sobre la Laguna de los Cóndores (locación amazónica). Cada tumba se estima alrededor de tres metros de altura y está separada en dos dimensiones por una etapa de pequeños troncos. (ver: cultura Pucará)

Al principio, los ocupantes de la cultura Chachapoyas no trataban a sus muertos. Fueron los incas quienes presentaron estos sistemas más adelante. Escogió los locales de internamiento con los atributos que permiten la protección de los cuerpos. En las inclinaciones de los bosques, se eligieron áreas de baja temperatura y un par de largos tramos de días múltiples de sol, lo que se suma a la protección de los restos naturales.

En estas tumbas, además, se encontraron muchos quipus, que se encuentran a partir de ahora en la sala de exposiciones de Leimebamba. La investigación del quipus podría iluminar y desenredar muchas partes todavía oscuras de esta sociedad desconcertante.

Arquitectura

La cultura Chachapoyas está representada por la extravagancia de sus estructuras, un gran número de ellas adornadas con un arreglo de frisos hechos con piedras orquestadas en varias dimensiones, que dan forma a los planos geométricos en el estilo de las preocupaciones.

Cuando todo está dicho, los desarrollos privados y trascendentales son redondos y de piedra, sus divisores tienen relieves de piedra adornados, en algunos casos, con figuras representativas. Tienen inclinaciones inclinadas o escaleras coordinadas hacia el paso y, en general, las erigirán en escenarios situados en pendientes. Los edificios de ingeniería más notables son Kuélap y Gran Pajatén.

Kuélap

Es una especie de ciudad vigorizada con divisores de 600 metros de longitud y hasta 19 metros de altura. Está situado en el lugar actual de Amazonas, en una posición de difícil acceso, a unos 3 mil metros de altura y en el borde de un abismo.

Asegurados por los divisores, han sido alrededor de cuatrocientos desarrollos, en su extraordinaria rotonda más grande. El pasaje a la etapa principal se debe hacer a través de vías delgadas y traseras, cualidades que recomiendan que se trabajó con fines de protección.

Más información sobre esta interesante cultura en el siguiente vídeo:

Esta fortificación tenía un arreglo refinado de calles y filtraciones de agua a través de canales que seguían corriendo por todo el complejo. Entre los frisos sobre los divisores de los temas romboidales.

Gran Patajén

Gran fortificación situada en el desierto de la localidad de San Martín, en el tazón de agua de Abiseo. El edificio presenta frisos con temas emblemáticos, por ejemplo, algunos personajes humanos, con brazos y piernas abiertas. Criaturas voladoras con las alas extendidas y cabezas de pinchos.

Las estancias de diseño de esta cultura conforman una veintena de estructuras entre las cuales emergen tres estructuras con una medida de alrededor de 15 metros.

Testimonios sobre la cultura Chachapoyas

Varias combinaciones tremendas de estructuras de piedra con un piso giratorio, por ejemplo, las de Olán, Congón (Vilaya), Purunllacta (Monte Peruvia) y los divisores de la fuerza naval de alta chavin cabesa, son declaraciones de la magnificencia social que vienen antes de los Chachapoyas. Su incorporación al incario. Igualmente tenemos, en la actual oficina de San Martín, el baluarte del Gran Pajatén.

El gran desarrollo de Kuélap se encuentra al suroeste de la olla Tingo, a 3.000 msnm de largo. Este monstruo de ingeniería tribal peruana, que se extiende a lo largo de 600 metros en su centro longitudinal, está enmarcado por un escenario basado en el punto más alto de una montaña alta.

Los divisores que lo ayudan, levantados con piedras uniformes y careadas, ascienden a 19 metros. Kuélap es sin duda la mejor declaración de los Andes del norte de la Amazonia. La mayor parte de los 400 cercados en áreas en esta enorme etapa es más probable que no se haya detenido el sustento.

Según lo indicado por Kauffman Doig (1996), Kuélap podría ser un increíble punto focal de regulación de la creación agraria donde también se realizaron ceremonias propicias de madurez, similar al caso en una parte significativa de la ingeniería fantástica del antiguo Perú.

La ingeniería de Chachapoyas se representa, igualmente, mostrando dos tipos de ejemplos funerarios: la tumba y el ataúd de piedra. El último es una tumba unipersonal que repite el diagrama de la figura humana. Los restos sepulcrales más críticos se encuentran en la rama de San Martín.

En cualquier caso, un sitio abrumador, lleno de tumbas, es el de La Petaca, en el área de Leimebamba revelada por Gene Savoy (1978). Estas son catacumbas de piedra que, claramente, fueron alquiladas y puestas inicialmente.

Los Chachapoyas también eran grandes tejedores, como lo demuestran los descubrimientos realizados en la orilla correcta del Pisuncho, en Karajía, en la Laguna de las Momias y en algún otro lugar.

Igualmente adornaban compañeros con figuras pirograbadas, tallaban piedra y madera; además, dejaron destacados ejemplos de pintura mural, por ejemplo, el de San Antonio (Luya).

En cuanto a la producción de loza, la de los Chachapoyas es desagradable, tanto por su factura como por su diseño. Los componentes ornamentales están básicamente restringidos a temas reservados o “rotos”. Dwindle Lerche (1986) recomienda que estos sean de principio amazónico.

En cualquier caso, este sería el principal ejemplo de la Amazonía, ya que, fundamentalmente, los Chachapoyas están establecidos en la costumbre social andina. A lo largo de la región de las chachapoyas, aparece un tipo de cerámicas oscuras muy suavizadas, igualmente dispersas, claramente asociadas con el gres de Chimú.

En el caso de que no se cree de forma privada, debe originarse desde la deriva del norte, por comercio o por otro curso. De la región de las Chachapoyas, todavía se originan vasijas de gres de Cajamarca y estilo chancay. Arturo Ruiz Estrada (1972) expuso una orden de producción de loza de Chachapoyas dependiente de un ejemplo que acumuló en Kuélap. (ver: clases sociales de los Incas)

Aqui más datos interesantes sobre la cultura Chachapoyas:

Fin de la cultura Chachapoyas

Los principales registradores españoles muestran que, en la temporada de la victoria inca, el dominio Chachapoya se separó en unos pocos cacicazgos con sus propias familias. Era una sociedad seccionada, sin embargo, con una estructura homogénea diferenciada por diseño, cerámica y horticultura. Por razones autorizadas, los incas reunieron a estos grupos bajo el nombre de Chachapoya.

El éxito inca de la región de Chachapoya comenzó alrededor del año 1470, cuando el soberano era Tupac Yupanqui, quien tenía que intentar esfuerzos extraordinarios para conquistar la oposición y el salvajismo de los Chachapoya de todos modos la unión no fue suficiente.

Para los repartidores que fueron enviados por los incas para ofrecer guerra o armonía, los Chachapoya reaccionaron diciendo que estaban ansiosos por librar la guerra y patear el balde con respecto a su oportunidad.

En el momento en que Huayna Cápac esperaba el orden del Imperio Inca, hizo algunos esfuerzos para terminar el éxito de Chachapoya, sin embargo, la valentía de esa ciudad obligó a los majestuosos poderes a obtener ganancias en Cusco para dos eventos para rearmar sus tropas.

Este vídeo muestra la ciudad más grande en la que habitaron los chachapoyas:

La calidad que grabó Huayna Cápac en su desarrollo más reciente fue con el objetivo final que los Chachapoyas necesitaban para reconocer vencer y pedir armonía. Para reforzar su capacidad en las nuevas áreas y debido al carácter beligerante de los recientemente vencidos, Huayna Cápac integró el marco conocido como “mitimae”, por el cual envió a Cusco y a los diversos distritos de Tahuantinsuyo a innumerables pioneros, poniendo nuevas tropas incas en ese poner.

A pesar de algunos levantamientos de Chachapoya en las temporadas de Huascar y Atahualpa, estos no pudieron deshacerse de la carga inca. Tras el desembarco de los españoles, querían alinearse con los no nativos, a través de la aclamada unión “hispano-chacha”, en lugar de permanecer bajo el dominio inca.

Dejar Comentario