Descubre todo sobre Francisco Bolognesi y su biografía

Francisco Bolognesi Cervantes fue un soldado peruano que se interesó en la Guerra del Pacífico, o más legítimamente, la Guerra del Guano y Salitre. Con la posición de coronel, salvaguardó la Plaza de Arica. Es visto como un héroe nacional del Perú. Fue declarado Patrono del Ejército de Perú por la legislatura de Perú y fue izado al cargo de Gran Mariscal del Perú mediante Ley de 30 de noviembre de 1989.

francisco bolognesi

Biografía de Francisco Bolognesi

Hijo del arreglista italiano Andrés Bolognesi y Juana Cervantes, nació en la ciudad de Lima el 4 de noviembre de 1816, como se registra en su autenticación bautismal. A los ocho años se mudó con su familia a Arequipa donde aprendió en el Seminario Conciliar de San Jerónimo.

Se desempeñó como empleado de una organización (1832-1840) y entró en el negocio totalmente productivo de cáscara y coca, y se dirigió a las montañas de Carabaya (Puno). En 1853 se unió al ejército en medio del riesgo de guerra entre Perú y Bolivia.

Él representó una autoridad considerable en los cañones. En poco tiempo, se unió a la insurgencia liberal de 1854 impulsada por Ramón Castilla contra la administración de José Rufino Echenique. Se mantuvo fiel a la legislatura de Castilla en medio de la guerra común de 1856-1858 y se interesó por la pesca de Arequipa.

Fue elevado a coronel y en poco tiempo se interesó en la batalla de Ecuador (1859-1860), y luego fue enviado a Europa para obtener armas para los militares y armas para las fortificaciones del Callao. En 1868 fue aceptado como Comandante General de Artillería.

En el momento en que estalló la guerra de Chile contra Perú y Bolivia en 1879, en ese momento renunció a la administración, pero pidió su restablecimiento y fue nombrado Jefe de la Tercera División en el Sur, al frente de que superó las expectativas en los enfrentamientos de San Francisco y Tarapacá.

En el momento en que los restos de la fuerza armada peruana se retiraron a Tacna, dependía de la salvaguardia de la Plaza de Arica con 2.000 hombres, uno similar que fue bloqueado por las potencias chilenas que prevalece en número y capacidad.

En el momento en que la dirección del enemigo, a través del comandante Juan de la Cruz Salvo, solicitó su rendición, se negó a dar su conocida respuesta: «He cumplido con mis obligaciones y las cumpliré hasta el momento en que consuma la última cartucho.» Sus oficiales y subordinados lo acompañaron sin temor en su elección.

El 7 de junio de 1880 se peleó la última batalla, donde, en una sangrienta batalla mano a mano, cumplió su garantía y pasó: una bala golpeó su corazón mientras que el mango de un rifle le rompió el cráneo.

Francisco Bolognesi y La Guerra del Pacífico

En el momento en que comenzó la Guerra del Pacífico en 1879, Francisco Bolognesi, de 62 años de edad, se reincorporó al ejército peruano y fue nombrado líder de la tercera División obligada a trabajar en la batalla terrestre del sur.

Se interesó por las actividades contra las potencias chilenas, incluidas las escaramuzas de San Francisco y Tarapacá; En lo último mencionado, luchado el 27 de noviembre de 1879, participó a pesar de estar extremadamente cansado por la fiebre, soportando las diez horas que duró la batalla.

En este evento se repasa lo que dijo hacia el final de la pelea: «Los proyectiles chilenos apenas alcanzan las plantas de mi bota», aludiendo divertidamente a un disparo que había arrancado un talón de sus granaderas.

La defensa de Arica

El 3 de abril de 1880, Bolognesi esperaba la dirección del puerto peruano de Arica, atacado por las potencias chilenas bajo el mando del general Manuel Baquedano.

Bolognesi apenas tenía más de 1500 hombres, armados de manera ineficaz y con un par de municiones; Sin embargo, reconoció la misión y, demostrando acción fenomenal y entusiasmo, continuó fabricando fortalezas en Arica. (ver: Pascual Orozco)

Solicitó el desarrollo de tres baterías o fortificaciones en la costa, que eran «San José», «Santa Clause Rosa» y «Dos de Mayo», y en el Morro, en el lado este, dos fortalezas diferentes, llamadas «Ciudadela» y el «Este», para protegerlo de un posible ataque de ese lado.

Entre las fortalezas de la costa y las del Morro, solicitó fabricar un divisor, igualmente con sacos de arena. Igualmente, enmarcó reuniones de guardabosques para observar el norte y el sur, fomentó el alimento de las tropas y solicitó la colocación de un triple sistema de minas (explosivo cubierto), que debe ser promulgado eléctricamente.

Este último trabajo fue el responsable para el diseñador Teodoro Elmore, que comenzó su ejecución el 2 de junio de 1880, sea como sea, debido a la falta de activos y tiempo, no funcionarían legítimamente. Además, lamentablemente, los chilenos capturaron a Elmore días antes de la batalla.

Aprenda más de este personaje en el siguiente vídeo:

Tocando en Arica la noticia de las palizas de las fuerzas armadas peruano-bolivianas en el choque de Tacna (que luchó el 26 de mayo), Bolognesi organizó una conferencia de sus pioneros, a la que asistieron 27 de ellos. El entendimiento consistente que se hizo fue transmitir antes de rendirse y acelerar el trabajo hecho por la fortaleza de la plaza. (Ver: Porfirio Diaz)

Solo había una voz áspera, la del coronel Agustín Belaunde, oficial de la legión de los Cazadores de Piérola, que apoyaba la capitulación. Se dice que no mucho después, Belaunde huyó a Tacna, alejándose de una captura que fue forzada como medida disciplinaria.

El 5 de junio de 1880, el comandante Juan de la Cruz Salvo fue enviado por la dirección chilena, como parlamentario para sugerir a Bolognesi la rendición de Arica. Pero subrayó que el enorme contraste numérico de oficiales, armas y coordinaciones entre los dos poderes, resultaría en una masacre inútil.

El 6 de junio, hubo un último esfuerzo por la orden chilena para asustar a la rendición a Bolognesi, enviando al ingeniero Elmore como parlamentario. Sea como fuere, la orden peruana declinó obtenerla de esta manera, ya que Elmore era un detenido peruano, en oposición a las soluciones militares del caso.

Antes de regresar al campamento chileno, Elmore aceptó la puerta abierta para retratar a sus camaradas la circunstancia en el lado chileno y les advirtió que el asalto enemigo atravesaría la parte oriental, para asegurarse de que ocurriera.

La batalla de Arica

Después de varios días de asedio y bombardeo, y debido a las numerosas víctimas recibidas en el intento de someter las defensas peruanas de Arica por mar, el comando chileno finalmente accedió a un ataque masivo por tierra. El coronel Pedro Lagos se encargó de dirigir la operación. Anteriormente, un bombardeo masivo se llevó a cabo en Arica. (ver: Jorge Eliecer Gaitan)

Al amanecer del 7 de junio de 1880, los chilenos desataron el asalto a Arica por parte del sector este, donde se encontraban los baluartes Ciudadela. Así comenzó la batalla de arica. El primer ataque chileno fue recibido por Fort Ciudadela, donde los batallones Granaderos de Tacna y Artesanos de Arica dieron fuerte resistencia.

Allí murió luchando valientemente contra el viejo coronel Justo Arias y Aragüez y el cabo Alfredo Maldonado, quienes volaron a expensas del barril de pólvora, en el que murieron diez soldados chilenos y otros peruanos. Esto provocó la feroz represión de los chilenos, quienes lanzaron el eslogan de no tomar prisioneros.

Cae la Ciudadela, el fuerte. Esto concentró el ataque chileno; su jefe, el coronel Marcelino Varela, fue herido y reemplazado por el comandante Francisco Chocano. José Joaquín Inclán (comandante en jefe de la VII División), Ricardo O’Donovan (jefe del Estado Mayor de la VII División) y Francisco Cornejo (segundo jefe del batallón de Cazadores de Piérola) derrotaron este fuerte.

Caída de la fuerte ciudadela y del este, Bolognesi ordenó a los batallones Iquique y Tarapacá  retirarse al Morro; Estos batallones estaban bajo el mando de Alfonso Ugarte. 

Otra escena considerada heroica fue dada por el Sargento Mayor Armando Blondel, tercer jefe de los Artesanos de Tacna, quien junto con cuatro soldados defendieron el pabellón peruano, hasta caer bajo las balas enemigas. Luego, el coronel Alfonso Ugarte, según la versión del historiador Clements Markham, tomó el pabellón y montó a caballo para luego lanzarse desde la cima del Morro hacia el precipicio. En el sector norte, el teniente coronel Juan Pablo Ayllón hizo estallar las baterías de San José, Dos de Mayo y Santa Rosa, para que no cayeran en el poder del enemigo.

Unos 900 luchadores peruanos fallecieron en Arica, es decir, casi dos tercios de las fuerzas totales; el resto fue hecho prisionero.  También hubo saqueos, incendios y ataques a los consulados, entre otros excesos desatados por las tropas victoriosas. Todos estos excesos ocurrieron, según los mismos chilenos, en represalia por la explosión de algunas minas durante la batalla, lo que causó algunas bajas.

Los restos de Bolognesi fueron trasladados a Perú en julio de 1880, a bordo del transporte de Limeña, junto con los restos de otros dos muertos en Arica: Juan Guillermo More y Ramón Zavala. Actualmente se encuentran en la Cripta de los Héroes del Cementerio Presbítero Maestro.

En este vídeo encontrará la forma en que Francisco Bolognesi inspiró a la historia peruana:

Dejar Comentario