Organización política de los aztecas, lo que aún desconoce

En este artículo haremos referencia a la organización política de los aztecas. Es bien conocido que la cultura azteca fue una de las más grandes en la historia de México, para su correcto funcionamiento debía tener un sistema de jerarquías que garantizara el orden. Aprenda sobre ello aquí.

organizacion politica de los aztecas 1

Historia de los aztecas

El Imperio azteca, también llamado minoría, Triple Alianza, Imperio Mexicano o Imperio Tenochca, fue un elemento de control regional, político y financiero que existía en la zona focal de Mesoamérica, en medio del Posclásico Tardío, antes de la conquista española. (ver: organización social maya)

Te Recomiendo Ver...

Formalmente, se hizo a partir de los espacios de la Triple Alianza (Ēxcān Tlahtolōyān, “las tres solicitudes donde se dan las solicitudes”),  con forma de Texcoco, Tlacopan y México-Tenochtitlan. De hecho, la mayor parte de los dominios bajo el estándar de los altépetl coaligados tenían un lugar con los mexicas.

En el momento en que los españoles tocaron tierra americana en 1519, los terrenos de la Alianza fueron administrados con éxito desde Tenochtitlan, mientras que otros cómplices en la colusión habían aceptado trabajos de respaldo. La religión suprema, en particular, fue la de Huitzilopochtli, el dios guerrero benefactor inconfundible de los mexicas.

El establecimiento y el posterior desarrollo de la Triple Alianza se produjeron una vez que Azcapotzalco fue derrotado, hasta ese momento capital del Imperio Tepaneca, abrumador en el Valle de México.

Te Recomiendo Ver...

Esta ciudad fue aplastada por la coalición de mexicas y acolhuas, hasta ese momento ellos mismos vasallos de los tepanecas, en 1430. Desde ese momento en adelante, los dominios del Imperio azteca se extendieron hasta el punto en que poseían el punto focal de México, el Zona focal de Oaxaca, el banco del golfo de México, Guerrero y el Soconusco.

El fin del Imperio azteca ocurrió el 19 de agosto de 1521, cuando los españoles, en coalición con los tlaxcaltecas y los totonacos, entre diferentes grupos de pueblos indígenas, vencieron la obstrucción mexica en Tenochtitlán.

Hacia el siglo XV, en el período posclásico tardío, se convirtió en el punto focal de un destacado entre los territorios más amplios que se conocían en Mesoamérica, asentados en un islote al oeste del lago Texcoco, en los bordes medio y sur de los lagos, como en Huexotla, Coatlinchan, Culhuacan, Iztapalapa, Chalco, Xico, Xochimilco, Tacuba, Azcapotzalco, Tenayuca y Xaltocan, hacia el final del Período Posclásico Temprano (900-1200).

Hoy para todos los intentos y propósitos desecados. En el islote se encuentra la actual Ciudad de México, y se compara con el área topográfica equivalente. Alineados con diferentes grupos de personas del tazón lacustre del Valle de México (Tlacopan y Texcoco), los mexicas frenaron a unas pocas poblaciones indígenas que se asentaron en el centro y sur de la actual región de México reunidas regionalmente en altépetl.

Los mexicas fueron descritos por el abuso de los rendimientos muy cooperativos, la amplia utilización de plumas para hacer prendas, la utilización de horarios cósmicos (una costumbre de 260 días y un horario común de 365), una metalurgia prehispánica avanzada decorativa y militar que depende del bronce, el oro y la plata.

Una escritura como pictogramas que se utilizó para la documentación de certezas y el recuento de trabajos estructurales que dependían de un sistema métrico propio,  que para las estimaciones de tierras equivale a otros marcos de estimación de la Edad Moderna,  la amplia utilización de los elementos se obtuvo de plantas del desierto y agaves, y la utilización de alfarería volcánica (obsidiana) para fines bélicos. (ver: economía de los mayas)

Unos pocos pueblos coincidieron en la última fase del avance mesoamericano, referido arqueológicamente como Posclásico tardío, que incluía los siglos VIII al XV durante cientos de años.

En este momento, la sustancia política más desconcertante era México-Tenochtitlan, cuya raíz verificable retorna a una alianza militar conocida como la Triple Alianza, que se conectó a tres estados en ascenso: los mexicas, cuya capital era México-Tenochtitlan, ciudad célebre De ahora es el momento ideal; el Acolhua con Texcoco como una ciudad primordial, pensó en el enfoque social insuperable; y Tlacopan, que unió a los vencedores de la antigua casa que una vez abrumó el Valle de México.

Los aztecas forzaron hábilmente su cadena de importancia a sus socios, y extendieron su dominio a las costas del Océano Pacífico y el Golfo de México. Obtuvieron riquezas e influencia de los inconvenientes de una estricta ordenación de la recaudación de impuestos, de modo que, a partir de la entrada de los españoles a mediados del siglo XVI, su capital era considerada la ciudad más vital y eminente de la actualidad y es el momento ideal.

El dialecto predominante entre los socios fue el náhuatl, que se convirtió en el “lenguaje más utilizado” de bastante Mesoamérica, usado para nombrar la geología del antiguo México, sustituyendo incluso las voces de otros dialectos genealógicos.

Con respecto al expreso indígena alternativo, el Imperio tarasco, también llamado Purépecha, cuya ciudad fundamental era Tzintzuntzan, que al final de su período auténtico funcionó como su capital política, forzó su fuerza militar en una amplia región que incorporó el norte-focal y el oeste de México.

El dialecto de esta ciudad era el porhe o tarasco, en un sentido general único en relación con el náhuatl y que no está conectado a algún otro dialecto del México antiguo.

La extensión de los mexicas coincidió con la prospección de una convención ideológica étnica que conectaba a individuos que hablaban dialectos y dialectos distintivos. Este dialecto magistral impartió relatos, divinidades y ceremonias en las que se acordaron leyendas y convenciones tribales.

Territorio del imperio azteca

Los aztecas se asentaron en México, Tenochtitlán, en el punto focal del Valle de México, y aumentaron su control a ciudades-estado situadas en las condiciones actuales de México, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Guerrero, la costa de Chiapas, estado de Hidalgo y parte de Guatemala. (ver: pinturas mayas)

La región que fue derrotada no era una atmósfera triste, sino que incluía atmósferas tan diferentes como la atmósfera polar de alta montaña para calentar atmósferas.

Hubo un extraordinario surtido de sistemas biológicos de bosques de coníferas, ambientes deciduos combinados con cálidos, por ejemplo, bosques tropicales, desiertos desiguales, bosques caducifolios, manglares, bosques tropicales, entre otros.

Origen

Los aztecas eran un clan de migrantes que enmarcaron uno de los dominios más grandes y críticos de la América precolombina en solo 200 años.

Tenían la mejor innovación que se podía obtener dadas las condiciones en que vivían como canales de agua, residencias reales, pirámides y santuarios que ascendían como un tributo a sus seres divinos y como una declaración de intensidad para la humanidad.

Hacia el siglo XIII los aztecas se establecieron en Chapultepec, desde donde fueron expulsados ​​por una alianza de adversarios. Luego de ser expulsados, establecieron su asentamiento autoritario en Tenochtitlan alrededor de 1325.

Tenochtitlan se convirtió en la principal ciudad de la región, formando una colusión con otras dos áreas urbanas de habla náhuatl: Texcoco (acolhuas) y Tlacopan (tepanecas). Esta unión, conocida como Triple Alianza (Ēxcān Tlahtōlōyān) descubrió cómo construir una potencia militar increíble.

Con Moctezuma II (1502-1520), los aztecas se habían convertido en uno de los reinos primarios que dominaban una región tremenda y una gran cantidad de sujetos.

La Triple Alianza (mexicas, acolhuas y tepanecas), comúnmente llamada Imperio Azteca, fue el desarrollo político mexicano que se obtuvo del procedimiento de extensión regional del área financiera de la ciudad-estado México-Tenochtitlan, que prosperó en el siglo XIV en Mesoamérica.

Pasaba por los mexicas, también llamados aztecas, una ciudad que, según algunos archivos auténticos, por ejemplo, la Faja de Peregrinación, era inicialmente de un sitio, quizás legendario, conocido como Aztlán, que generalmente se encuentra fuera de los límites de mesoamerica.

Sea como sea, parece concebible que los mexicas fueran un pueblo con una costumbre social absolutamente mesoamericana y no los familiares de los grupos de chichimecas comprometidos con la persecución y la reunión.

En este vídeo aprenda datos interesantes sobre esta importante cultura:

Organización política de los aztecas

El estado de Mexica era un gobierno religioso encabezado por huey-tlatoani, el gobernante más asombroso elegido por un comité formado por delegados de las veinte reuniones de personas o grupos relacionados en los que el público en general estaba separado.

En el momento en que el tlatoani necesitaba tomar decisiones cruciales, por ejemplo, la declaración de guerra, reflexionó con algunos consejos. Lo más esencial fue el Cihuacoatl, quien trabajó junto con él en la administración y lo suplantó en caso de que se produjeran deficiencias desafortunadas.

En los niveles inferiores había numerosas autoridades; entre ellos, los jueces acusados ​​de administrar la consistencia con las normas y los guardianes de las estaciones de armas.

Organización política

La principal figura política fue el tlatoani (tlahtoāni, “hablante”), una especie de gobierno heredado, de la caída en picado de los toltecas, que gobernó con una cámara de notables nobles.

Huey Tlatoani (huēy tlahtoāni, “orador extraordinario”) o Tlacatecutli (tlācatēuctli, “maestro de los hombres”) fue el gobernante más elevado. Fue visto como ilustrativo de los seres divinos. Otras altas autoridades fueron:

  • El Cihuacoatl era una especie de “co-gobernante”. Fue responsable de la organización del deber, empresas religiosas e intereses legales.
  • El Tlacochcálcatl y el Tlacatécatl eran jefes de la fuerza armada.
  • El Huitzncahuatlailótlac y el Tizociahuácatl eran jueces centrales.
  • Un tlatoque (tlahtoqueh, “quien tiene el privilegio de hablar / ordenar”) era el jefe legislativo de un área.
  • Un Tecutli (tēuctli, “gobernante”) era el juez y el jefe de la entrega de deberes en los territorios.

Estructura del dominio

Los aztecas y sus socios establecieron su estándar en varias ciudades, particularmente en México focal, la localidad de Guerrero y la costa del Golfo de México, y además algunas zonas de Oaxaca.

Además, tenían enclaves en diferentes posiciones vitales en el local de Tabasco (Xicalanco) y gobernaron el curso entre el núcleo de Mesoamérica y el distrito rico de Xoconochco, ubicado en el sur del actual territorio mexicano de Chiapas, que fue dirigido directamente por los mexicas.

Los mexicas extendieron su control monetario, principalmente a través de la recaudación de impuestos, a través de un amplio escenario del México actual, con casos especiales críticos de control político en los argelinos inconformes.

Formalmente, fue un arreglo de áreas administradas al principio de las tres condiciones de la Triple Alianza (Texcoco, Tlacopan y México, Tenochtitlan), a pesar de que los hechos demuestran que los mexicas de Tenochtitlan dirigieron esta confederación y fueron los más expansionistas.

Condición de los tres referidos. Por otra parte, los mexicas nunca establecieron una autoridad inmediata sobre los grupos de personas vencidas.

Precisamente, la decisión de la clase mundial de la Triple Alianza se apropió de la generación de los otros países mesoamericanos por el inconveniente de un tributo, que se resolvió mediante la especialización monetaria y topográfica de los abrumados y reunidos por un calpixque o recolector.

Los dominadores no forzaron su religión o su dialecto a los mandados. A pesar de que los hechos demuestran que los estados sujetos no tenían una libertad política, todavía estaban representados por reuniones cercanas. Justo de vez en cuando, los mexicas establecieron un control militar en ciertos propósitos vitales de sus áreas.

Te Recomiendo Ver...

La manera en que los mexicas forzaron su control sobre otros grupos de personas mesoamericanas fue variada, no ajustándose a una estructura real tradicional como en los gobiernos europeos.

A pesar de que el carácter militar de algunos éxitos mexicas se observa con frecuencia, también establecieron un sistema enredado de uniones matrimoniales con elites cercanas para garantizar la fidelidad a la intensidad de México-Tenochtitlan. Tal fue la situación, por ejemplo, de los zapotecas del istmo de Tehuantepec.

El dominio del estado de México en Mesoamérica no se sumó. Algunos estados mesoamericanos podrían oponerse al impulso de los tenochcas y sus socios, entre ellos los popolocas de Teotitlán del Camino, los tlapanecos de Yopitzinco, el señorío de Metztitlán (norte de Hidalgo), los mixtecos de tututepec, la confederación de tlaxcalteca y la tarasca Provincia de Michoacán.

Es notable que los tlaxcaltecas eran enemigos desagradables de los mexicas, que habían forzado el compromiso de interesarse por los xochiyáoyotl a cambio de su autonomía. Tampoco debe hacerse referencia a que los mexicas nunca aplastarían a los tarascos, y que la cercanía de estos individuos mantuvo la extensión de sus áreas hacia el oeste.

El final de la rutina de dominio universal de los mexicas y sus socios en Mesoamérica terminó con la conquista española de México-Tenochtitlan. En esta ocasión, que normalmente se toma como el objetivo final de la mejora autónoma del desarrollo indígena mesoamericano, los expedicionarios europeos participaron, así como, inequívocamente, sus socios indígenas para varios países tributarios de la Triple Alianza que encontraron en los recién llegados la oportunidad de acabar con el espacio.

Gobernantes

El nombre Huey tlatoani es una articulación náhuatl usada para aludir a los gobernantes (tlahtoāni significa “orador”) de México-Tenochtitlan, Texcoco y Tlacopan, quienes practicaron su control sobre el Valle de México.

Retrata la convención de que la desaparición del caudillo Tenoch que los aztecas consideraron importante imitar en su asociación política y social con la ascendencia tolteca vecina y suplicó al Señor de Culhuacan que les diera un huey tlatoani “Acamapichtli”, que implica “el palo de azúcar”, que constantemente 1375 se convirtió en el principal huey-tlatoani de México-Tenochtitlan.

Esquema jerárquico

Para su correcto funcionamiento, el imperio azteca se regía por un sistema de jerarquía, que funcionaba de la siguiente manera:

Ejecutivo militar

  • Huetlatoani, el gobernante mayor o exterior.
  • Cihuacoatl, el gobernante menor o interior.

Comité de los Cuatro, una colección consultiva de oficiales y futura fuente Huey Tlatoani

  • Tlacochcalcatl
  • Tlacateccatl
  • Ezhuahuacatl
  • Tlillancalqui

Órdenes sociales militares

  • Cuachicqueh, o Shorn Ones
  • Cuāuhtli, o los caballeros del águila
  • Ocēlōmeh, o guerreros Jaguar
  • Otontin, o Otomies

Sistema de tributo

  • Petlacalcatl, líder focal del homenaje.
  • Huecalpixque, jefes de homenaje comunes.
  • Calpixque, conjuntos de supervisores de homenaje.

 Sistema de justicia

  • Corte suprema
  • Tribunales únicos
  • Tribunales de Apelación
  • Juzgados de Pochteca
  • Especialistas de la pochteca.

Sistema de provincias

  • Tlatoani, un líder subordinado de un territorio, generalmente representado por:
  • Cuauhtlatoani, un senador militar.
  • Líderes de las salas calpulli.
  • Jefes de familia dentro de las habitaciones de calpōlli que se llenaron como trabajo

Organización del Sistema de provincias

Inicialmente, el reino azteca era una unión libre entre tres áreas urbanas: Tenochtitlan, Texcoco y el cómplice más joven, Tlacopan. A fin de cuentas, se les conocía como la ‘Triple Alianza’. Este marco político era extremadamente normal en Mesoamérica, donde los sindicatos ciudad-estado cambiaron de manera confiable.

No obstante, los minutos adicionales fueron Tenochtitlan, que aceptó a un experto primordial en la coalición, y aunque cada ciudad cómplice compartió las joyas de la guerra y los derechos a los tributos estándar de las regiones y fue representada por su propio Huetlatoani, fue Tenochtitlan quien Se convirtió en la mejor, la más sorprendente y la más persuasiva de las tres comunidades urbanas. Fue el punto focal del reino verdadero y percibido.

A pesar del hecho de que no fueron representados por los aztecas en esta línea, hubo básicamente dos tipos de áreas: Tributaria y Estratégica. Los territorios vitales eran básicamente clientes subordinados que expresan ese tributo o ayuda dados al estado azteca bajo el “consentimiento común”.

Las regiones tributarias, por otra parte, dieron un tributo estándar al reino; Los compromisos de las áreas de evaluación fueron obligatorios más que consensuales.

Elección de cargos públicos

Las posiciones de la población general fueron asignadas por la honorabilidad de Tenochtitlan, Texcoco y Tlacopan. Ellos en su mayor parte escogieron una línea de sangre sucesora.

Sistema de justicia

Los principales tribunales legales se establecieron en México-Tenochtitlan y en Texcoco, donde las reclamaciones criminales y regionales que no tenían acuerdo con la equidad administrativa y cercana, cada una de las altepetl debe ser resuelta. Una estructura comparativa se salvó en las poblaciones indígenas después de la conquista de México.

Tribunales aztecas

Los aztecas tenían una asociación legal de varios niveles, que cambió de tecutli, una especie de juez predominantemente elegido, por un año, capaz de escuchar asuntos menores, a un tribunal de tres jueces para siempre, hoy en día, diríamos expertos, delegados por El cihuacoatl. Los objetivos podrían garantizarse, avanzarse con un mejor sistema legal, bajo la atenta mirada de la corte del señor.

En Texcoco se gestionó la equidad en el castillo imperial, que contenía tres salas con una suma de doce jueces nombrados por el gobernante, que podían solicitar; ayudado por unos pocos nobles. Además jueces de baja revisión, se apropiaron de toda la región.

Asimismo, los tribunales de negocios se encargaron de resolver los casos en los sectores empresariales (llamados tianguis). El método fue oral y en algunos casos fue registrado por jeroglíficos.

Organización social de los aztecas

El público en general se aisló en veinte facciones llamadas calpullis, donde la religión tuvo un impacto dominante, establecido por reuniones de personas conectadas por relaciones familiares, divisiones regionales, promoción a un dios específico y la continuación de familias anticuadas unidas por una relación natural de relación familiar y Religiosos que obtuvieron de la camarilla al dios principal.

Cada tribu había llegado, un santuario y un supervisor o calpullec. Fueron separados en tres clases; Nobles, ciudadanos medios y esclavos.

Nobles

El pīpiltin ([pī] pil-tin, “nobles”, es un tipo de plural enmarcado por reduplicación del particular: pil-li, “respetable”)  fue la clase mundial de decisión que controló el gobierno y la religión. Pagaron tributo y tenían su propio territorio que fue trabajado por los trabajadores.

Gente promedio (Mācēhualtin)

A esta reunión de la gente promedio (mācēhualtin) tenía un lugar donde los especialistas, los concesionarios y los trabajadores o los individuos básicos.

Esclavos (Tlātlācohtin)

Los tlātlācohtin (tipo plural de tlācohtli, “esclavo”) eran detenidos de guerra, personas que habían perpetrado un delito o personas con grandes obligaciones que no podían pagar por el momento y que estaban empleados independientemente como arrendatarios de las personas que debían ellos.

Aprenda mas sobre la organización social de los aztecas en este vídeo:

Organización económica

La economía era próspera. En cualquier caso, su autoridad sobre las ciudades alternativas les permitió tener un trabajo generoso. La asociación financiera azteca fue administrada por los calpulli, una reunión de familias a las que se asignó una cantidad de tierra para trabajarla, con el objetivo de que la generación fuera compartida entre las familias, los expresos, los clérigos y el líder de los calpulli.

Entonces, nuevamente, la acumulación de tributos hizo que los aztecas tuvieran una gran cantidad de materiales y artículos crudos. Otro factor que hizo concebible la prosperidad fue la utilización de procedimientos agrarios de vanguardia. Tenochtitlan, capital de los aztecas, se basaba en una isla en el punto focal del lago Texcoco.

Los aztecas utilizaron el marco de desarrollo conocido como chinampas, y con este marco llevaron la tierra al agua. Lo hicieron de forma complementaria: pegaron cuatro penachos de ahuehuete en los terrenos húmedos y formaron una forma cuadrada. Lo llenaron con palos y segmentos de hierba y lo aseguraron con barro; Las estacas establecieron y mantuvieron la tierra en los bordes.

La chinampa consumió el agua del lago y el lodo se rellenó como estiércol; a lo largo de estas líneas sembraron unas cuantas veces al año. También fabricaron porches de desarrollo en territorios escarpados. Utilizaron compost de plantas y criaturas.

Comercio

El intercambio de los aztecas dependía en su mayor parte del trato. Es más, probablemente habría ferias en el reino y además en el dominio inca. Regularmente los comerciantes mexicas (pochtecas) intercambiaban artículos de Tenochtitlan y regiones que abarcaban para obtener artículos extravagantes de diferentes áreas urbanas y países.

Debido a la medida de la población y la información de la rotonda, se confía en que Tenochtitlan en su mejor momento era el mercado más grande del planeta, y estaba situado en la plaza central de Tlatelolco, popularizada con esclavos, detenidos de guerra, cacao, productos orgánicos coloridos y así sucesivamente.

La edad de los excedentes, resultado del desarrollo de las chinampas, permitió mejorar el intercambio de trabajo minucioso. Intercambiaron objetos tallados en oro y plata, producción de loza, adornos de plumas y texturas de algodón.

Industrias

Minería, obsidiana (piedra cristalina del punto de inicio volcánico) se adquirió de la Sierra Madre Sur y Occidental, y se utilizó para fabricar armas y artículos regulares (cuchillas, placas, tiras para el cuello). El material, una industria vital entre los ocupantes del reino azteca, que tenía entre sus artículos principales el producto de las texturas de fibra de algodón y maguey.

En este vídeo, aprenda mas sobre la economía en la cultura azteca:

Organización militar

La extensión del área azteca fue el resultado de su asociación militar, la estimación de sus soldados en las luchas y la capacidad de sus gobernantes, quienes al principio dependían de la Triple Alianza. (ver: organización social maya)

Ellos explotaron las divisiones que existían entre sus enemigos y persuadieron coercitivamente a numerosos altépetl (señoríos) de que era mejor para ellos ser vasallos de Tenochtitlan que enfrentar los horrendos peligros de una guerra.

En general, la mayor parte de altépetl que abarca México-Tenochtitlan consintió en rendir homenaje a los mexicas y responsabilizó a la organización por la honradez del vecindario, que era responsable ante los líderes de la capital.

En ciertos lugares dispuestos de manera positiva, los mexicas construyeron fortalezas y batallones que protegían los dominios ordenados y la seguridad de los cursos de negocios, como en Oztoman cerca de la Purépecha, Zozolan con los Mixtecas, Xoconochco y en los puntos de corte con las casas Totonac. Solo algunos lugares conflictivos fueron representados directamente por las autoridades nombradas en Tenochtitlan con atribuciones políticas y militares.

Los cargadores eran una especie de campaña de trabajo encubierto, ya que estaban derribando al enemigo en sus áreas urbanas, por lo que las fuerzas armadas de intrusión aztecas llegaron más tarde.

En el momento en que hubo oposición, no se detuvieron hasta el punto en que vencieron a la región, con algunos casos especiales, o fueron igualmente vinculados al dominio mediante un matrimonio intelectual entre los dos nobles, lo que era en gran medida poco común que se produzca.

Los tributos llegaron a Tenochtitlan desde todos los lugares del dominio: sustento, materiales, artículos valiosos y, además, rehenes a los que se les debe devolver. Esa riqueza transformó México-Tenochtitlan en una ciudad asombrosa.

En este vídeo aprenda mas datos curiosos sobre la cultura azteca:

Dejar Comentario